novelas y cuentos - www.violetero.webege.com

www.violetero.webege.com
autos motos wallpapers imagenes vehiculos vehiculos terrestres acuaticos barcos yates aviones

         

 


novelas y cuentos

 

 





Descripcion:
La princesa de Babilonia.............................................................................................................................5 Prlogo: El problema de la fidelidad en los tiempos heroicos.................................................................5 I..................................................................................................................................................................6 II...............................................................................................................................................................11 III.............................................................................................................................................................12 IV.............................................................................................................................................................16 V...............................................................................................................................................................23 VI.............................................................................................................................................................26 VII............................................................................................................................................................28 VIII...........................................................................................................................................................29 IX.............................................................................................................................................................32 X...............................................................................................................................................................35 XI.............................................................................................................................................................39 Cndido o el optimismo ............................................................................................................................46 I. De cmo Cndido fue criado en un hermoso castillo y de cmo fue arrojado de all ........................46 II. Qu fue de Cndido entre los blgaros .............................................................................................47 III. De cmo se libr Cndido de los blgaros, y de lo que le sucedi ..................................................48 IV. De qu modo encontr Cndido a su maestro de filosofa, el doctor Pangloss, y de lo que a ste le aconteci .................................................................................................................................................49 V. Tormenta, naufragio, terremoto, y lo que le sucedi al doctor Pangloss, a Cndido y a Jacobo el anabaptista .............................................................................................................................................51 VI. De cmo se hizo un magnfico auto de fe para impedir los terremotos y de los doscientos azotes que pegaron a Cndido ..........................................................................................................................52 VII. De cmo una vieja cuid a Cndido y de cmo ste encontr a la que amaba ..............................53 VIII. Historia de Cunegunda ..................................................................................................................53 IX. Qu fue de Cunegunda, de Cndido, del Gran Inquisidor y de un judo .........................................55 X. De la triste situacin en que Cndido, Cunegunda y la vieja llegaron a Cdiz y de cmo se embarcaron para Amrica ......................................................................................................................56 XI. Historia de la vieja ...........................................................................................................................57 XII. Prosiguen las desgracias de la vieja ...............................................................................................58 XIII. De cmo Cndido tuvo que separarse de la hermosa Cunegunda y de la vieja ............................60 XIV. De cmo recibieron a Cndido y a Cacambo los jesuitas del Paraguay .......................................61 XV. De cmo Cndido mat al hermano de su querida Cunegunda ......................................................63 XVI. Qu fue de los dos viajeros con dos muchachas, dos monos y los salvajes llamados orejones ....64 XVII. Llegada de Cndido con su sirviente a El Dorado y lo que vieron all ........................................65 XVIII. Lo que vieron en El Dorado ........................................................................................................67 XIX. Lo que les ocurri en Surinam y de cmo Cndido conoci a Martn ..........................................69 XX. De lo que sucedi a Cndido y a Martn en alta mar .....................................................................72 XXI. De la pltica que sostuvieron Cndido y Martn al acercarse a las costas de Francia ................73

XXII. De lo que sucedi en Francia a Cndido y a Martn ....................................................................74 XXIII. Llegada de Cndido y Martn a las costas de Inglaterra. Lo que all vieron .............................78 XXIV. Que trata de fray Hilarin y de Paquita ......................................................................................79 XXV. Visita al seor Pococurante, noble veneciano ..............................................................................81 XXVI. De cmo Cndido y Martn cenaron con unos extranjeros y quines eran stos ........................84 XXVII. Del viaje de Cndido a Constantinopla .....................................................................................85 XXVIII. De lo que sucedi a Cndido, Cunegunda, Pangloss, Martn, etc. ..........................................87 XXIX. De cmo encontr Cndido a Cunegunda y a la vieja ................................................................88 XXX. Conclusin .....................................................................................................................................89 Zadig o el destino, historia oriental..........................................................................................................92 Dedicatoria de Zadig a la Sultana Cheraah, por Sadi. ..........................................................................92 I.- El tuerto. ............................................................................................................................................93 II.- Las narices. ......................................................................................................................................94 III.- El perro y el caballo.........................................................................................................................95 IV.- El envidioso. ....................................................................................................................................97 V.- El generoso. ......................................................................................................................................99 VI.- El ministro. ....................................................................................................................................100 VII.- Disputas y audiencias. .................................................................................................................101 VIII.- Los celos. ....................................................................................................................................103 IX.- La mujer aporreada. ......................................................................................................................105 X.- La esclavitud. ..................................................................................................................................106 XI.- La hoguera. ....................................................................................................................................107 XII.- La cena. ........................................................................................................................................109 XIII.- Las citas. .....................................................................................................................................110 XIV.- El baile. .......................................................................................................................................111 XV.- Los ojos azules. .............................................................................................................................113 XVI.- El bandolero. ...............................................................................................................................114 XVII.- El pescador. ...............................................................................................................................116 XVIII.- El basilisco. ..............................................................................................................................118 XIX.- Las justas. ....................................................................................................................................121 XX.- El ermitao. ..................................................................................................................................123 XXI.- Las adivinanzas. ..........................................................................................................................126 El hombre de los cuarenta escudos.........................................................................................................129 I.- Desgracias del hombre de los cuarenta escudos..............................................................................129 II.- Conversacin con un gemetra.......................................................................................................130 III.- Aventuras con un fraile carmelita..................................................................................................137 IV.- Audiencia del ministro de Hacienda..............................................................................................138 V.- Carta al hombre de los cuarenta escudos.......................................................................................139

VI.- Nuevos quebrantos procedentes de los nuevos sistemas (Fragmentos extrados del manuscrito de un viejo solitario)...................................................................................................................................141 VII.- Matrimonio del hombre de los cuarenta escudos.........................................................................143 VIII.- El hombre de los cuarenta escudos tiene un hijo, y discurre acerca de los frailes.....................145 IX.- De las contribuciones que se pagan al extranjero.........................................................................148 X.- De las proporciones.........................................................................................................................149 XI.- Del glico y las bubas....................................................................................................................151 XII.- Contienda reida...........................................................................................................................154 XIII.- Pcaro echado a la calle..............................................................................................................155 XIV.- La sana razn del seor Andr....................................................................................................156 XV.- Una buena cena en casa del seor Andr.....................................................................................157 XVI.- Es as, cabalmente, como se escribe la Historia..........................................................................158 Micromegas..............................................................................................................................................160 Captulo 1.- Viaje de un habitante de la estrella Sirio al planeta Saturno...........................................160 Captulo 2.- Conversacin del habitante de Sirio con el de Saturno....................................................161 Captulo 3.- Viaje de los dos habitantes de Sirio y Saturno..................................................................162 Captulo 4.- Lo que les sucedi en el globo terrqueo..........................................................................163 Captulo 5.- Experiencias y reflexiones.................................................................................................165 Captulo 6.- Lo que les sucedi con los hombres..................................................................................165 Captulo 7.-La conversacin que tuvieron............................................................................................167 El blanco y el negro..................................................................................................................................170 El mundo tal como va .............................................................................................................................178 Una aventura india..................................................................................................................................187 Historia de los viajes de escarmentado..................................................................................................189 Memnn o la sabidura humana.............................................................................................................194 Historia de un buen brahma...................................................................................................................198 Los dos consolados...................................................................................................................................200

Los hroes de la antigedad, aquellos que ocuparon el discurso pico, azoraban por su valenta y su sumisin a los dioses. Sufran, como sufren los simples mortales, pero se levantaban de su pesadumbre para torcer los designios funestos del destino. Y para conseguir lo que buscaban -un reino, una mujer, un objeto preciado- deban sortear infinitos peligros, realizar numerosas hazaas y burlarse de la muerte cientos de veces. Los hroes de la antigedad eran capaces de sentir los sentimientos ms nobles, capaces de renegar de sus ms hondas pasiones en virtud de conseguir lo que anhelaban, o de ser fieles a su objetivo. La princesa de Babilonia es un extenso relato maravilloso que recrea las caractersticas mgicas de la Antigedad. Voltaire, ese memorable escritor y filsofo francs del siglo XVIII que fue autor de estas pginas, debi encontrar en la Mesopotamia remota una cuna fecunda para desarrollar esta ficcin que tanto parece un relato para nios, como un complejo tratado sobre la fidelidad. La primera parte del texto donde tres reyes se disputan la mano de la princesa Formosanta sirve para poner de relieve las verdaderas caractersticas del hroe en contraposicin con los rasgos de aquellos que detentan el poder. El faran de Egipto, el Sha de las Indias y el gran Khan de los escitas son vulnerables ante la destreza y el talento de un joven desconocido que dice ser hijo de un pastor. Luego comienza un largo peregrinaje de la princesa detrs de este mancebo, Amazn, cuyo amor incorruptible lo lleva a rechazar a las doncellas ms dignas de la tierra y a huir de ella misma por creerla infiel: Hermosa princesa del linaje de China, merecis un corazn que no haya sido jams ms que vuestro; he jurado a los dioses inmortales no amar a nadie ms que a Formosanta, princesa de Babilonia, y ensearle cmo se pueden vencer las pasiones durante los viajes; ella tuvo la desgracia de sucumbir ante el indigno rey de Egipto; soy el ms desgraciado de los hombres; he perdido a mi padre y al fnix, y la esperanza de ser amado por Formosanta; he dejado a mi madre en la afliccin, a mi patria, ya no poda vivir ni un momento en los lugares donde supe que Formosanta amaba a otro que no era yo; he jurado recorrer la tierra y serle fiel. Lo curioso de este sacrificio de fidelidad que se impone el hroe, es que luego de recorrer numerosas: provincias, su constancia llega a la capital de los galos, y se tuercen los designios. All los hombres son ociosos y viven nicamente para el placer. La frivolidad y la, alegra los asisten. Amazn piensa desde la perspectiva de Voltaire que La libertad era decorosa, la alegra no era estridente, la ciencia nada tena de engorroso, ni el genio de spero. Se dio cuenta de que el trmino buena sociedad no es un trmino vano, aunque a menudo sea usurpado. Ser en ese sitio donde Amazn olvidar su promesa y se rendir a la belleza de una joven. Sin embargo, es la debilidad del hroe la que lo vuelve ms humano. Esta cada de Amazn no destruye su caracterizacin previa, la afianza. No desbarata su amor por Formosanta, lo incrementa con nuevas promesas. Lejos de ser simplemente una fbula sorprendente sobre tiempos heroicos, La princesa de Babilonia desarrolla temas universales. Sin duda fue mayor en Voltaire la intencin de retratar las costumbres de sus contemporneos, que historiar los amores de los tiempos remotos.

El anciano Belus, rey de Babilonia, se crea el hombre ms importante de la tierra, ya que todos sus cortesanos se lo decan y todos sus historiadores se lo probaban. Esta ridiculez poda disculprsele porque, efectivamente, sus antecesores haban construido ms de treinta mil aos atrs Babilonia y l la haba embellecido. Se sabe que su palacio y su parque, situados a algunas parasangas1 de Babilonia, se extendan entre el ufrates y el Tigris, que baaban estas riberas encantadas. Su vasta mansin de tres mil pasos de frente se elevaba hasta las nubes. Su plataforma estaba rodeada por una balaustrada de mrmol blanco, de cincuenta pies de altura, que sostena las estatuas de todos los reyes y todos los hombres clebres del imperio. Esta plataforma, compuesta de dos hileras de ladrillos recubiertos por una espesa capa de plomo de una extremidad a la otra, soportaba doce pies de tierra y sobre esta tierra se haban sembrado bosques de olivos, de naranjos, de limoneros, de palmeras, de claveros, de cocoteros, de canelos, que formaban avenidas impenetrables para los rayos del sol. Las aguas del ufrates, elevadas por medio de bombas dentro de cien columnas huecas, llegaban a esos jardines para llenar vastos estanques de mrmol y, cayendo luego a otros canales, iban a formar en el parque cascadas de seis mil pies de largo y cien mil surtidores cuya altura apenas poda percibirse, luego volvan al ufrates, de donde haban partido. Los jardines de Semiramis, que asombraron al Asia varios siglos despus, no eran ms que una dbil imitacin de estas antiguas maravillas: porque, en el tiempo de Semiramis, todo comenzaba a degenerarse, tanto entre los hombres como entre las mujeres. Pero lo ms admirable que haba en Babilonia, lo que eclipsaba todo el resto, era la hija nica del rey, llamada Formosanta2 . Con el correr de los siglos, inspirndose en sus retratos y estatuas, Praxteles esculpi su Afrodita y aquella que fue llamada la Venus de hermosas nalgas. Qu diferencia! Oh cielos, del original a las copias! Y era por eso que Belus se senta ms orgulloso de su hija que de su reino. Tena. dieciocho aos: necesitaba un marido digno de ella, pero, dnde hallarlo? Un antiguo orculo haba dicho que Formosanta slo poda pertenecer a aquel que tendiese el arco de Nemrod. Este Nemrod, poderoso cazador ante el Seor, haba dejado un arco de siete pies babilnicos de altura, de una madera de bano ms dura que el hierro del Cucaso, el que es trabajado en las forjas de Derbent3, y ningn mortal desde Nemrod, haba podido tensar este arco maravilloso. Haba sido dicho, adems, que el brazo que tendiese este arco deba matar al len ms terrible y peligroso que fuese soltado en el circo de Babilonia. Aquello no era todo: el que tensase el arco, el vencedor del len, deba derrotar a todos sus rivales, pero deba ser sobre todo muy talentoso, ser el ms magnfico de los hombres, el ms virtuoso, y poseer la cosa ms rara que hubiese en todo el universo. Tres reyes se presentaron osando disputar a Formosanta: el faran de Egipto, el Sha de las Indias y el gran Khan de los escitas. Belus eligi el da y, en la extremidad de su parque, design el lugar del combate, en el vasto espacio bordeado por las aguas del Tigris y del ufrates reunidas. Se levant alrededor de la liza un anfiteatro de mrmol que poda contener quinientos mil espectadores. Frente al anfiteatro se hallaba el trono del rey, el cual deba aparecer con Formosanta, acompaados con toda la corte, y a derecha e izquierda, entre el trono y el anfiteatro, se hallaban otros tronos y otros sitiales

para los tres reyes y para todos los otros soberanos que sintieran curiosidad por venir a ver esta augusta ceremonia. El rey de Egipto lleg primero, montado sobre el buey Apis, llevando en su mano el sistro de Isis. Lo seguan dos mil sacerdotes vestidos con ropajes de lino ms blanco que la nieve, dos mil eunucos, dos mil magos y dos mil guerreros. El rey de las Indias lleg poco despus, en un carro arrastrado por doce elefantes. Tena un cortejo an ms numeroso y ms brillante que el del faran de Egipto. El ltimo en aparecer fue el rey de los escitas. No llevaba tras l ms que guerreros elegidos, armados de arcos y flechas. Su montura era un soberbio tigre que l haba domado, tan alto como los ms bellos caballos de Persia. La altura de este monarca, imponente y majestuosa, borraba la de sus rivales; sus brazos desnudos, tan nervudos como blancos, parecan tender ya el arco de Nemrod. Los tres prncipes se prosternaron primero ante Belus y Formosanta. El rey de Egipto ofreci a la princesa los dos cocodrilos ms bellos del Nilo, dos hipoptamos, dos cebras, dos ratas de Egipto y dos momias, junto con los libros del gran Hermes, que l crea eran lo ms raro que exista sobre la tierra. El rey de las Indias le ofreci cien elefantes que llevaban cada uno una torre de madera dorada y puso a sus pies el veda, escrito por la mano del mismo Xaca4. El rey de los escitas, que no saba leer ni escribir, present cien caballos de batalla cubiertos por gualdrapas de pieles de zorros negros. La princesa baj los ojos ante sus pretendientes y se inclin con una gracia tan modesta como noble. Belus hizo conducir a estos monarcas a los tronos que les haban sido preparados. -Ojal hubiese tres hijas! -les dijo-, as hara felices hoy a seis personas. Luego hizo echar a suerte quin ensayara primero el arco de Nemrod. Se colocaron en un casco de oro los nombres de los tres pretendientes. El del rey de Egipto sali primero, luego apareci el nombre del rey de las Indias. El rey escita, mirando el arco y a sus rivales, no lament en absoluto ser el tercero. Mientras se preparaban estas brillantes pruebas, veinte mil pajes y veinte mil doncellas distribuyeron, sin confusin, refrescos a los espectadores entre las filas de asientos. Todo el mundo confesaba que los dioses slo haban creado a los reyes para que ofreciesen fiestas todos los das, siempre que stas fuesen diversas; que la vida es demasiado breve para utilizarla de otra manera, que los procesos, las intrigas, la guerra, las querellas entre los sacerdotes, que consumen la vida humana, son cosas absurdas y horribles, que el hombre no ha nacido sino para la alegra, que no le gustaran tan apasionada y continuamente los placeres si no hubiese sido ya conformado para ellos, que la esencia de la naturaleza humana es el goce y que todo el resto es locura. Esta excelente moral jams ha sido desmentida, a no ser por los hechos. Cuando iban a comenzar aquellas pruebas que decidiran la suerte de Formosanta, un joven desconocido montado sobre un unicornio, acompaado de su valet que iba montado de la misma manera y llevaba sobre su puo un gran pjaro, se presenta ante la barrera. Los guardias se asombraron de ver en semejante compaa a una figura que pareca una divinidad. Era, como despus se dijo, el rostro de Adonis sobre el cuerpo de Hrcules; era la majestad junto con la gracia. Sus cejas negras y sus rubios cabellos, mezcla de belleza desconocida en Babilonia, encantaron a toda la asamblea: todo el anfiteatro se puso de pie para admirarlo mejor; todas las mujeres de la corte fijaron sobre l miradas asombradas. La misma Formosanta, que siempre bajaba los ojos, los levant y enrojeci; los tres reyes palidecieron; todos los espectadores comparando a Formosanta con el desconocido exclamaban:

-En todo el mundo slo este joven es tan bello como la princesa! Los ujieres, asombrados, le preguntaron si era rey. El extranjero repuso que no tena ese honor, pero que por curiosidad haba venido desde muy lejos para ver si existan reyes que fueran dignos de Formosanta. Se lo ubic en la primera fila del anfiteatro, a l, a su valet, a sus dos unicornios y a su pjaro. Salud profundamente a Belus, a su hija, a los tres reyes y a la asamblea. Luego ocup su lugar sonrojndose, sus dos unicornios se acostaron a sus pies, su pjaro se pos sobre su espalda, y su criado, que llevaba una pequea bolsa, se sent a su lado. Comenzaron las pruebas. Sacaron de su estuche el arco de Nemrod. El gran maestro de ceremonias, seguido de cincuenta pajes y precedido de veinte trompetas, lo present al rey de Egipto. ste lo hizo bendecir por sus sacerdotes, y, posndose sobre la cabeza del buey Apis, no duda sobre que la primera victoria sea suya. Desciende al medio de la arena, lo intenta, agota sus fuerzas, hace contorsiones que excitan la risa del anfiteatro y que hacen sonrer hasta a la misma Formosanta. Su capelln mayor se le acerca: -Que su Majestad-le dice-renuncie a este vano honor, que slo pertenece a los msculos y los nervios; triunfaris en todo el resto. Venceris al len, puesto que tenis el sable de Osiris. La princesa de Babilonia debe pertenecer al prncipe que tenga mayor talento, y vos habis adivinado los enigmas. Ella debe desposar al ms virtuoso, vos lo sois, puesto que habis sido educados por los sacerdotes de Egipto. El ms generoso ser quien triunfe, y vos le habis regalado los ms hermosos cocodrilos y las ms hermosas ratas que se hallen en el Delta. Vos poseis el buey Apis y los libros de Hermes, que son la cosa ms rara del universo. Nadie puede disputaros a Formosanta. -Tenis razn-dijo el rey de Egipto y volvi a ubicarse sobre el trono. Se coloc luego el arco en las manos del rey de las Indias, quien a causa de eso, tuvo luego ampollas en las manos durante quince das. Y se consol suponiendo que el rey de los escitas no tendra ms suerte que l. Llegando su turno, el escita manipul a su vez el arco. Una la fuerza a la destreza; el arco pareci adquirir cierta elasticidad en sus manos, consigui doblarlo un poco, pero nunca lleg a tensarlo. El anfiteatro, a quien el buen aspecto de este prncipe inspiraba inclinaciones favorables gimi ante su falta de xito, y juzg que la bella princesa no se casara jams. Entonces el joven desconocido descendi de un salto a la arena y dirigindose al rey de los escitas dijo: -Que su majestad no se sienta asombrado por no haber logrado un xito absoluto. Estos arcos de bano se hacen en mi pas; existe una manera determinada de encararlos. Vos tenis mucho mayor mrito por haber logrado doblarlo que el que puedo tener yo en tensarlo. Inmediatamente tom una flecha, la ajust sobre la cuerda, tendi el arco de Nemrod e hizo volar la flecha mucho ms all de las barreras. Un milln de manos aplaudieron este prodigio. Babilonia reson con las exclamaciones y las mujeres decan: -Que fortuna que un mancebo tan hermoso tenga tanta fuerza! Luego sac de su bolsillo una plaquita de marfil, escribi sobre esta placa con una aguja de oro, at la placa de marfil al arco, y present todo a la princesa con una gracia que encantaba a todos los asistentes. Luego fue modestamente a ubicarse en su lugar, entre su pjaro y su valet. Babilonia entera se senta sorprendida, los tres reyes estaban confundidos pero el desconocido no pareci darse cuenta de ello. Formosanta se sinti aun ms sorprendida al leer sobre la plaqueta de marfil atada al arco estos breves versos escritos en lenguaje caldeo: Si el arco de Nemrod lanza la guerra

Aviva el de Amor la suave dicha. Vos lo tenis. Por vos ese dios brilla Y vence Y torna en dueo de la tierra. Tres reyes poderosos, rivales hoy a muerte Pretenden alto honor: el de agradaros. No s cul prefers; ms ese bravo El Universo envidiar la suerte. Este breve madrigal no disgust a la princesa. Fue criticado por algunos seores de la vieja corte, que dijeron que otrora, en los buenos tiempos, se hubiese comparado a Belus con el sol y a Formosanta con la luna, su cuello con una torre, y su pecho con un celemn de harina. Dijeron que el extranjero no tena imaginacin, que se apartaba de las reglas de la verdadera poesa, pero todas las damas juzgaron que estos versos eran muy galantes. Se sorprendieron de que un hombre que tenda tan bien el arco tuviese tanto ingenio. La dama de honor de la princesa le dijo: -Seora he aqu mucho talento desperdiciado. Para qu le servirn a este mancebo su ingenio y el arco de Belus? -Para ser admirado -repuso Formosanta. -Ah! -se dijo entre dientes la dama de lionor-, un madrigal ms y podra ser amado. Mientras tanto Belus, luego de haber consultado a sus magos, declar que, si bien ninguno de los tres reyes haba podido tender el arco de Nemrod, no era sta razn suficiente para que su hija no se casara, y que ella pertenecera a aquel que lograrse abatir al gran len que expresamente criaba en su casa de fieras. El rey de Egipto, que haba sido educado en la sabidura de su pas, hall muy ridculo que un rey se expusiera a las fieras para poder cazarlo. Reconoca que la posesin de Formosanta era algo muy valioso, pero pensaba que si el len lo mataba no podra jams desposar a esta hermosa babilnica. El rey de las Indias comparti el sentimiento del egipcio. Ambos llegaron a la conclusin de que el rey de Babilonia se burlaba de ellos, que deban llamar a sus ejrcitos para castigarlo, que tenan bastantes sbditos que se sentiran muy honrados de morir al servicio de sus seores, sin que esto costara un cabello de sus sacrosantas cabezas, que destronaran con facilidad al rey de Babilonia y luego echaran a suerte a la hermosa Formosanta. Habiendo llegado a este acuerdo, los dos reyes enviaron cada uno a su pas una orden expresa de reunir un ejrcito de trescientos mil hombres para raptar a Formosanta. Mientras tanto el rey de los escitas descendi solo a la arena cimitarra en mano. No se senta perdidamente enamorado de los encantos de Formosanta: la gloria haba sido hasta ese momento su nica pasin, ella haba sido quien lo haba conducido hasta Babilonia. Quera que se viera que si los reyes de India y de Egipto eran lo bastante prudentes como para no comprometerse con los leones, l era lo suficientemente valeroso como para no desdear este combate, y que reparara el honor de la corona. Su raro valor no le permite siquiera servirse de la ayuda de su tigre. Se adelanta slo, livianamente armado, cubierto con un casco de acero guarnecido de oro y sombreado por tres penachos de crines blancas como la nieve. Lanzan el len ms enorme que se haya criado jams en las montaas del Antilbano contra l. Sus terribles garras parecan capaces de desgarrar a los tres reyes a la vez, y sus enormes fauces, de devorarlos. Sus horribles rugidos hacan vibrar el anfiteatro. Los dos fieros campeones se precipitan uno contra otro en rpida carrera. El valiente escita hunde su espada en las fauces del len, pero la punta, chocando contra uno de esos dientes dursimos que nada puede perforar, se quiebra en astillas, y el monstruo de las selvas, furioso por su herida, imprime ya la marca de sus uas sangrientas en los flancos del monarca. El joven desconocido, conmovido por el peligro que corre un prncipe tan valiente,

se lanza a la arena ms rpido que un rayo, corta la cabeza del len con la misma destreza de que luego hicieron gala en nuestras calesitas los jvenes caballeros, diestros en arrancar cabezas de moros, o sortijas. Luego, sacando una cajita, la presenta al rey escita, dicindole: -Su Majestad hallar en esta cajita un blsamo verdadero que crece en mi pas. Vuestras gloriosas heridas se curarn en un instante. Slo el azar os ha impedido triunfar sobre el len, vuestro valor no es por ellos menos admirable. El rey escita, ms inclinado al reconocimiento que a la envidia, agradeci a su liberador y, luego de haberlo abrazado afectuosamente, volvi a su tienda para aplicar el blsamo sobre sus heridas. El desconocido entreg la cabeza del len a su criado, y ste, luego de haberla lavado en la gran fuente que estaba bajo el anfiteatro, y haber dejado que manara toda la sangre, tomando un hierro de su bolsita, arranc los cuarenta dientes del len y coloc en su lugar cuarenta diamantes de igual tamao. Su seor con su habitual modestia volvi a colocarse en su lugar y entreg la cabeza del len a su pjaro: -Hermoso pjaro -dijo-, ve a llevar a los pies de Formosanta este humilde homenaje. El pjaro parte, llevando en una de sus garras el terrible trofeo; lo presenta a la princesa inclinando humildemente el cuello y prosternndose ante ella. Los cuarenta brillantes deslumbraron todos los ojos. An no se conoca esta magnificencia en la soberbia Babilonia: la esmeralda, el topacio, el zafiro y el granate eran considerados como los ms bellos aderezos; Belus y su corte se sentan llenos de admiracin. El pjaro que entregaba este homenaje los sorprendi ms an. Era del tamao de un guila, pero sus ojos eran tan dulces y tiernos como fieros y amenazadores son los del guila. Su pico era de color rosa y pareca asemejarse en algo a la boca de Formosanta. Su cuello reuna todos los colores del arco iris, pero ms vivos y brillantes. El oro en sus mil matices chispeaba en su plumaje. Sus patas parecan una mezcla de plata y prpura, y la cola de los hermosos pjaros que luego se uncieron al carro de Juno no era tan hermosa como la suya. La atencin, la curiosidad, el asombro, el xtasis de toda la corte se dividan entre los cuarenta diamantes y el pjaro. Se haba posado sobre la balaustrada, entre Belus y su hija Formosanta; ella lo acariciaba, lo halagaba, lo besaba. l pareca recibir sus caricias con un placer mezclado con respeto. Cuando la princesa le daba besos se los devolva y luego la miraba con ojos enternecidos. Reciba de ella bizcochos y pistachos que tomaba con su pata purprea y plateada, llevndolos a su pico con gracia inexpresable. Belus, que haba examinado con atencin los diamantes, juzgaba que una de sus provincias apenas podra pagar un presente tan rico. Orden que se prepararan para el desconocido presente an ms magnficos que los que haban destinado a los tres monarcas. -Este mancebo -deca- es sin duda el hijo del rey de la China, o de esa parte del mundo llamada Europa, de la que he odo hablar, o del frica, que es, segn se dice, vecina del reino de Egipto. Envi de inmediato a su gran escudero para que llevase sus parabienes al desconocido y para que le preguntase si era soberano de alguno de estos imperios, y por qu, poseyendo tan inmensos tesoros, haba venido solo con un escudero y un bolso tan pequeo. Mientras que el escudero se adelantaba hacia el anfiteatro para cumplir su cometido, lleg otro valet sobre un unicornio. Este criado dirigiendo la palabra al mancebo, le dijo: -Ormar, vuestro padre llega al final de sus das, he venido a advertiros.

El desconocido elev sus ojos al cielo, derram algunas lgrimas y slo respondi con esta palabra: -Partamos. El gran escudero, luego de haber dado los parabienes de Belus al vencedor del len, al donador de los cuarenta diamantes, al dueo del hermoso pjaro, pregunt al criado de qu reino era soberano el padre de este joven hroe. El valet respondi: -Su padre es un viejo pastor muy amado en su regin. Durante esta breve conversacin el joven ya haba montado sobre el unicornio. Dijo al gran escudero: -Seor, dignaos ponerme a los pies de Belus y de su hija! Oso suplicarle tener gran cuidado del pjaro que le dejo; es tan nico como ella. Diciendo estas palabras parti como un rayo; sus dos valets lo siguieron y se perdi de vista. Formosanta no pudo evitar lanzar un fuerte grito. El pjaro volvindose hacia el anfiteatro donde su amigo estaba sentado, pareci muy afligido de no volver a verlo. Luego mirando fijamente a la princesa, y frotando suavemente su hermosa mano con su pico, pareci consagrarse a su servicio. Belus, ms asombrado que nunca, al saber que este joven tan extraordinario era hijo de un pastor, no pudo creerlo. Orden que corriesen tras l, pero pronto regresaron dicindole que los unicornios sobre los cuales los hombres montaban no podan ser alcanzados, y que, con el galope que llevaban deban hacer cien leguas por da.

Todo el mundo pensaba en esta extraa aventura, y se agotaba en vanas conjeturas. Cmo puede el hijo de un pastor regalar cuarenta grandes diamantes? Por qu monta sobre un unicornio? Nadie lo comprenda y Formosanta, acariciando su pjaro estaba sumida en un ensueo profundo. La princesa Ald, su prima segunda, de formas casi tan bellas como Formosanta, le dijo: -Prima ma, no s si este joven semidis es el hijo de un pastor, pero me parece que ha cumplido todas las condiciones relacionadas con vuestro matrimonio. Tens el arco de Nemrod, venci al len, tiene mucho talento puesto que improvis para vos una composicin muy hermosa. Luego de los cuarenta diamantes que os ha regalado no podis negar que sea el ms generoso de los hombres. Posea con su pjaro, lo ms raro que existe en el mundo. Su virtud no tiene igual, puesto que pudiendo quedarse junto a vos, parti sin vacilar apenas supo que su padre se hallaba enfermo. El orculo ha sido cumplido en todos sus puntos excepto en el que exige que venza a sus rivales. Pero ha hecho ms, ha salvado la vida del nico competidor que pudiera temer, y en cuanto a batir a los otros creo que no dudaris que lo lograr fcilmente. -Todo lo que me decs es bien cierto -repuso Formosanta- pero, es posible que el ms grande de los hombres, y quiz tambin el ms amable, sea el hijo de un pastor? La dama de honor, interviniendo en la conversacin, dijo que muy a menudo esta palabra pastor se aplica a los reyes, que se los llamaba pastores porque estn siempre listos para esquilar a su rebao, que sin duda se trataba de una chanza de mal gusto de su valet, que este joven hroe, deba haber venido tan mal acompaado slo para hacer notar que por su solo mrito se hallaba sobre el fasto de los reyes y para no deber Formosanta ms que a s mismo. La princesa slo respondi dando a su pjaro mil tiernos besos. Mientras, se preparaba un gran festn para los tres grandes reyes, y para todos los prncipes que haban venido a la fiesta. La hija y la sobrina del rey deban hacer los honores. Se llevaban a los reyes presentes dignos de la magnificencia de Babilonia. Belus, mientras aguardaba que el banquete fuera servido, reuni su consejo para tratar el

casamiento de la bella Formosanta y he aqu lo que, como gran poltico, dijo: -Soy viejo, no s ya qu hacer, ni a quin dar a mi hija. El que la mereca es un vil pastor, el rey de Egipto y el de Indias son unos cobardes; el rey de los escitas me parece bastante conveniente, pero no cumpli con ninguna de las condiciones impuestas. Voy a consultar nuevamente el orculo. Mientras me aguardis, deliberad y actuaremos siguiendo lo que el orculo haya dicho; porque un rey debe slo ajustar su conducta a las rdenes expresas de los dioses inmortales. Se dirige entonces a su capilla; el orculo le responde en pocas palabras, siguiendo su costumbre: -Tu hija slo se casar cuando haya recorrido el mundo. Todos los ministros sentan un profundo respeto por los orculos; todos convenan o fingan convenir que ellos eran los fundamentos de la religin; que la razn debe callar ante ellos, que es gracias a ellos que los reyes reinan sobre los pueblos y los magos sobre los reyes; que sin los orculos no habra ni virtud ni reposo sobre la tierra. Finalmente, luego de haber testimoniado a la mayor veneracin por ellos, casi todos concluyeron que ste era impertinente, que no haba que obedecerle, que nada era ms indecente para una doncella y sobre todo para la hija del gran rey de Babilonia, que ir a correr sin saber adnde, que sa era la verdadera manera de no casarse o de hacer un casamiento clandestino, vergonzoso y ridculo; en una palabra, que este orculo no tena sentido comn. El ms joven de los ministros, llamado Onadaso, que tena ms talento que ellos, dijo que sin duda el orculo se refera a algn peregrinaje de devocin, y que se ofreca para conducir a la princesa. El consejo estuvo de acuerdo con su opinin, pero cada uno quiso servir de escudero. El rey decidi que la princesa poda alejarse trescientas parasangas por el camino que va hacia Arabia, a un templo cuyo santo tena la reputacin de lograr buenos casamientos para las doncellas, y que sera el decano de los del consejo quien la acompaara. Luego de esta decisin se fueron a cenar.

En medio de los jardines entres dos cascadas, se levantaba un saln oval de trescientos pies de dimetro, cuya cpula de azur tachonada de estrellas de oro representaba todas las constelaciones con los planetas, cada uno en su verdadero lugar; esta cpula giraba, as como el cielo, por medio de mquinas tan invisibles como las que dirigen los movimientos celestes. Cien mil antorchas encerradas en cilindros de cristal de roca iluminaban el exterior y el interior del comedor. Un aparador de graderas soportaba mil jarras o platos de oro, y frente a este aparador, otras graderas estaban llenas de msicos. Otros dos anfiteatros estaban llenos, uno de frutos de todas las estaciones, el otro de nforas de cristal en las cuales brillaban todos los vinos de la tierra. Los convidados ocuparon sus lugares alrededor de una mesa dividida en compartimentos que figuraban frutas y flores, todos hechos en piedras preciosas. La hermosa Formosanta fue ubicada entre el rey de Indias y el de Egipto. La bella Ald, junto al rey de Escitia. Haba una treintena de prncipes y cada uno de ellos estaba al lado de una de las ms bellas damas del palacio. El rey de Babilonia, ubicado en el centro, frente a su hija, pareca dividido entre la pena de no haber podido casarla y el placer de tenerla an consigo. Formosanta le pidi permiso para colocar su pjaro sobre la mesa, al lado de ella. Al rey le pareci muy bien. La msica que se hizo or dio plena libertad a cada prncipe para conversar con su vecina. El festn pareci tan agradable como magnfico. Se haba servido ante Formosanta un rag que agradaba mucho a su padre. La princesa dijo que deba ser llevado a Su Majestad; inmediatamente el pjaro toma la fuente con una destreza

maravillosa y va a presentarla al rey. Nunca hubo mayor asombro en una cena. Belus le prodig tantas caricias como su hija. El pjaro emprendi nuevamente el vuelo para retornar cerca de ella. Desplegaba al volar una cola tan hermosa, sus alas extendidas mostraban colores tan brillantes, el oro de su plumaje echaba un brillo tan deslumbrador que ninguna mirada poda apartarse de l. Todos los concertistas cesaron su msica y permanecieron inmviles. Nadie coma, nadie hablaba, slo se oa un murmullo de admiracin. La princesa de Babilonia, lo bes durante la cena sin pensar siquiera que existan otros reyes en el mundo. Los de las Indias y Egipto sintieron redoblar su despecho y su indignacin, y cada uno de ellos se prometi apurar la marcha de sus trescientos mil hombres para vengarse. En cuanto al rey de los escitas, se hallaba ocupado en conversar con la hermosa Ald: su corazn altivo, desdeando sin rencor las desatenciones de Formosanta, haba concebido por ella ms indiferencia que clera. -Es bella -deca-, lo reconozco, pero me parece una de esas mujeres que slo se ocupan de su belleza, y que piensan que el gnero humano debe sentirse muy obligado cuando se dignan aparecer en pblico. No se adoran dolos en mi pas. Preferira una fea complaciente y atenta que esta bella estatua. Vos tenis, seora, tantos encantos como ella, y por lo menos os dignis conversar con los extranjeros. Os confieso, con la franqueza de un escita, que os prefiero a vuestra prima. Se equivocaba sin embargo sobre el carcter de Formosanta; no era tan desdeosa como lo pareca, pero su cumplido fue muy bien recibido por la princesa Ald. Su conversacin tornse muy interesante: estaban muy contentos y ya seguros el uno del otro antes de levantarse de la mesa. Despus de cenar fueron a pasear por los bosquecillos. El rey de Escitia y Ald no dejaron de buscar un retiro solitario; Ald, que era la franqueza misma, habl de esta manera al prncipe: -No odio a mi prima aunque sea ms hermosa que yo y est destinada al trono de Babilonia: el honor de agradaros me sirve de atractivo. Prefiero Escitia con vos, que la corona de Babilonia sin vos, pero esta corona me pertenece por derecho si es que existen derechos en el mundo; porque desciendo de la rama del hijo mayor de Nemrod, y Formosanta slo pertenece a la menor. Su abuelo destron al mo y lo hizo morir. -Tal es pues la fuerza de la sangre en la casa de Babilonia! -dijo el escita-Cmo se llamaba vuestro abuelo? -Se llamaba Ald, como yo. Mi padre llevaba el mismo nombre; fue relegado al fondo del imperio junto con mi madre, y Belus, despus de que ellos murieron, no temiendo nada de m, quiso educarme junto con su hija, pero decidi que no me desposara jams. -Quiero vengar a vuestro padre y a vuestro abuelo y a vos -dijo el rey de los escitas-. Os respondo que os desposaris; os raptar pasado maana muy temprano, porque debo cenar maana con el rey de Babilonia y regresar a defender vuestros derechos con un ejrcito de trescientos mil hombres. -Consiento en ello -dijo la bella Ald, y luego de haberse dado su palabra de honor, se separaron. Haca ya largo rato que la incomparable Formosanta se haba ido a acostar. Haba hecho colocar junto a su cama un pequeo naranjo en un cajn de plata para que su pjaro descansase. Sus cortinas se hallaban cerradas, pero no senta ningn deseo de dormir. Su corazn y su imaginacin estaban demasiado despiertos. El encantador desconocido se hallaba ante sus ojos, lo vea lanzando una flech con el arco de Nemrod, lo contemplaba cortando la cabeza del len, recitaba su madrigal, finalmente lo vea escapar de la muchedumbre montado sobre su unicornio; entonces estallaba en

sollozos y exclamaba entre lgrimas: -No lo ver nunca ms, no volver. -Volver, seora-le repuso el pjaro desde lo alto de su naranjo-, acaso puede alguien veros y no regresar para contemplaros? -Oh, cielos! Poderes eternos! Mi pjaro habla el ms puro caldeo! -Diciendo estas palabras, abre las cortinas, le tiende los brazos, se pone de rodillas sobre el lecho. -Sois acaso un dios que ha descendido sobre la tierra? Sois el gran Orosmade escondido bajo ese hermoso plumaje? Si sois dios, devolvedme a ese joven. -No soy ms que un ave -replic el otro-, pero nac en los tiempos en que todos los animales an hablaban, cuando los pjaros, las serpientes, los asnos, los caballos y los grifos conversaban familiarmente con los hombres. No he querido hablar ante la gente, por temor a que vuestras damas de honor me tomasen por un brujo; slo quiero descubrirme ante vos. Formosanta, sobrecogida, extraviada, embriagada de tantas maravillas, agitada por la premura de formular cien preguntas a la vez, le pregunt primero qu edad tena. -Veintisiete mil novecientos aos y seis meses, seora; tengo la edad de esa pequea revolucin del cielo que vuestros magos llaman la presesin de los equinoccios y que se cumple alrededor de cada veintiocho mil aos de los vuestros. Hay revoluciones infinitamente ms largas: por lo tanto nosotros tenemos seres mucho ms ancianos que yo. Hace ya veintids mil aos que aprend el caldeo en uno de mis viajes. Siempre he conservado mucho aprecio por la lengua caldea, pero otros animales compaeros mos han renunciado a hablar en vuestras regiones. -Y esto a qu se debe, divino pjaro? -Ay!, es porque los hombres tomaron finalmente la costumbre de comernos, en vez de conversar e instruirse con nosotros. Brbaros! No podan convencerse de que, teniendo los mismos rganos que ellos, las mismas necesidades, los mismos deseos, tenamos lo que se llama un alma tanto como ellos, que ramos sus hermanos, y que slo era necesario cocinar y comerse a los malvados? Hasta tal punto somos vuestros hermanos que el Gran Ser, El ser eterno y formador, al hacer un pacto con los hombres nos comprendi expresamente en su tratado. Os prohibi alimentaros con nuestra sangre y a nosotros, alimentamos con la vuestra5. Las fbulas de vuestro anciano Locmanb6 traducidas a tantas lenguas, sern un testimonio que subsistir eternamente del feliz comercio que habis tenido otrora con nosotros. Todos comienzan con estas palabras: En las pocas en que los animales hablaban. Es cierto que hay muchas mujeres entre vosotros que siempre hablan a sus perros, pero stos han decidido no responder desde que se los oblig a latigazos a participar en la caza y ser cmplices del asesinato de nuestros comunes, los ciervos, los gamos, las liebres y las perdices. An tenis antiguos poemas en los cuales los caballos hablan, y vuestros cocheros les dirigen la palabra todos los das; pero lo hacen tan groseramente y pronunciando palabras tan infames que los caballos, que antao os amaban tanto, os odian hoy en da. El pas donde habita vuestro encantador desconocido, el ms perfecto de los hombres, sigue siendo el nico donde vuestra especie sabe an amar a la nuestra y hablarle; es la nica regin de la tierra en donde los hombres son justos. -Y dnde se halla ese pas de mi querido desconocido? Cul es el nombre de este hroe? Cmo se llama su imperio? Porque tanto creer que l sea un pastor como que

Captulo IX del Gnesis y captulos 3, 18 y 19 del Eclesiasts. (Nota de Voltaire)) Se trata en realidad de 41 fbulas de Esopo traducidas en el siglo XIII al sirio ylidad de 41 fbulas de Esopo traducidas en el siglo XIII al sirio y luego al rabe y atribuidas a Locman el Sabio, soberano legendario del Asia preislmica.

vos seis un murcilago. -Su pas, seora, es el de los gangridas, pueblo virtuoso e invencible que habita en la orilla oriental del Ganges. El nombre de mi amigo es Amazn. No es rey y no s si deseara rebajarse a serlo; ama demasiado a sus compatriotas; es pastor como ellos. Pero no os imaginis que esos pastores se asemejan a los vuestros, que apenas cubiertos por harapos andrajosos cuidan ovejas infinitamente mejor vestidas que ellos; que gimen bajo el fardo de la pobreza y que pagan a un explorador la mitad de los miserables salarios que reciben de sus amos. Los pastores gangridas, nacidos todos iguales, son dueos de los rebaos innumerables que cubren sus prados eternamente floridos. Jams se los mata: es un crimen horrible cerca del Ganges matar y comer a un semejante. Su lana, ms fina y brillante que la seda ms hermosa, es el mayor comercio de Oriente. Por otra parte, la tierra de los gangridas produce todo lo que pueda halagar los deseos de los hombres. Esos grandes diamantes que Amazn tuvo el honor de ofreceros, son de una mina que le pertenece. Ese unicornio que le habis visto montar es la montura ordinaria de los gangridas. Es el ms bello animal, el ms fiero, el ms terrible y el ms suave que adorne la tierra. Bastaran cien gangridas y cien unicornios para disipar innumerable armadas. Hace alrededor de dos siglos un rey de las Indias fue lo suficientemente loco como para querer conquistar esta nacin: se present seguido de diez mil elefantes y de un milln de guerreros. Los unicornios atravesaron los elefantes, como he visto que se ensartan en un pinche de oro las alondras que se sirven en vuestra mesa. Los guerreros caan sobre la arena, bajo el sable de los gangridas como las cosechas de arroz son cortadas por las manos de los pueblos de Oriente. Se tom prisionero al rey con ms seiscientos mil hombres. Lo baaron con las aguas saludables del Ganges, lo pusieron al rgimen del pas, que consiste en alimentarse slo de vegetales prodigados por la naturaleza para nutrir a todo lo que respira. Los hombres alimentados con carne y abrevados con licores fuertes tienen la sangre agriada y adusta, que los vuelve locos de cien maneras diversas. Su principal demencia es la de verter sangre de sus hermanos y devastar las planicies frtiles para reinar sobre cementerios. Se emplearon seis meses enteros en curar al rey de las Indias de su enfermedad. Cuando los mdicos juzgaron finalmente que tena el pulso mas tranquilo y el espritu ms sereno, dieron el certificado al consejo de gangridas. Este consejo, luego de haber pedido su opinin a los unicornios, reenvi humildemente al rey de las Indias, a su tonta corte y a sus imbciles guerreros a su pas. Esta leccin los volvi juiciosos, y, desde entonces, los hindes respetan a los gangridas; como los ignorantes que desean instruirse respetan entre vosotros a los filsofos caldeos, a quienes no pueden igualar. -A propsito, mi querido pjaro -le dijo la princesa-, existe una religin entre los gangridas? -Si existe una? Seora, nos reunimos para dar gracias a Dios los das de luna llena; los hombres en un gran templo de cedro, las mujeres en otro, por temor a las distracciones. Todos los pjaros en un bosquecillo y los cuadrpedos en una bella pradera. Agradecemos a dios por todos los bienes que nos ha otorgado. Tenemos, sobre todo, unos loros que predican maravillas. Tal es la patria de mi querido Amazn; es donde yo vivo, y siento tanta amistad por l como amor vos a l inspirado. Si me creis, partiremos juntos y vos iris a visitarlo. -Verdaderamente, pjaro mo, cumpls muy bien con vuestro oficio -repuso sonriendo la princesa, que arda en deseos de emprender el viaje y no osaba decirlo. --Sirvo los deseos de mi amigo -dijo el pjaro- y, despus de la felicidad de amaros, el mayor es servir a vuestros amores. Formosanta ya ni saba dnde se hallaba; se crea transportada fuera de la tierra. Todo lo que haba visto durante aquel da, todo lo que vea, todo lo que oa y

especialmente lo que senta su corazn, la suma en un embelesamiento que sobrepasaba muy de lejos a aquel que experimentan hoy los afortunados musulmanes cuando, separados de sus lazos terrestres, se ven en el noveno cielo en brazos de los hures, rodeados y penetrados por la gloria y la felicidad celeste.

Pas toda la noche hablando de Amazn. Ya no lo llamaba ms que su pastor; y es desde entonces que las palabras pastor y amante son siempre empleadas la una por la otra en algunos pases. Ora preguntaba al pjaro si Amazn haba tenido otras amantes. l le responda que no y ella se senta en el colmo de la felicidad. Ora quera saber en qu ocupaba su vida; y se enteraba con arrebatos de alegra que la ocupaba en hacer el bien, en cultivar las artes, en penetrar los secretos de la naturaleza, en perfeccionar su persona. Ora quera saber si el alma de su pjaro era de la misma naturaleza que la de su amante; por qu haba vivido cerca de veintiocho mil aos, mientras qu su amante slo tena dieciocho o diecinueve aos. Haca cien preguntas parecidas, a las cuales el pjaro responda con una discrecin que irritaba su curiosidad. Finalmente, el sueo le cerr los ojos y entreg a Formosanta a la dulce ilusin de los sueos enviados por los dioses que sobrepasaban a veces a la misma realidad, y que toda la filosofa de los caldeos apenas puede explicar. Formosanta no despert hasta muy tarde. Su habitacin estaba en penumbras cuando su padre entr. El pjaro recibi a Su Majestad con una respetuosa gentileza, fue delante de l, bati las alas, estir el cuello y volvi a posarse sobre el naranjo. El rey se sent sobre el lecho de su hija, a quien los sueos haban embellecido ms an. Su barba frondosa se aproxim a este hermoso rostro y luego de haberle dado dos besos, le habl con estas palabras: -Mi querida hija, ayer no pudisteis hallar un marido, como yo lo esperaba; sin embargo necesitis uno; la salud de mi reino lo exige. He consultado el orculo, que como sabis, no miente jams, y que dirige toda mi conducta. Me ha ordenado haceros recorrer el mundo. Es necesario que viajis. -Ah!; al pas de los gangridas, sin duda -dijo la princesa, y al pronunciar estas palabras, que se le escaparon, se dio cuenta de que deca una tontera. El rey, que no saba una palabra de geografa, le pregunt qu entenda ella por gangridas. Hall ella fcilmente una excusa. El rey le hizo saber que deba realizar un peregrinaje, y que haba designado a las personas de su comitiva: el decano de sus consejeros de estado, el gran capelln, una dama de honor, un mdico, un boticario y su pjaro, como todos los sirvientes necesarios. Formosanta, que jams haba salido del palacio de su padre, el rey, y que hasta el da de Amazn y los tres reyes haba llevado una vida muy inspida en la etiqueta del fasto y en la apariencia de los placeres, estuvo encantada de realizar un peregrinaje. Quin sabe -deca ella por lo bajo a su corazn- si los dioses no inspirarn a mi querido gangrida el mismo deseo de ir a la misma capilla, y si no tendr la felicidad de volver a verlo como peregrino? Agradeci tiernamente a su padre, dicindole que siempre haba sentido una secreta devocin por el santo a quien la enviaban. Belus ofreci una excelente comida a sus huspedes; no concurrieron a ella ms que hombres. Se trataba de gente muy despareja: reyes, prncipes, ministros, pontfices; todos envidiosos unos de otros, todos pesando sus palabras, todos embarazados, con sus vecinos y consigo mismos. La comida fue triste aunque se bebi mucho. Las princesas permanecieron en sus departamentos, ocupadas cada una en su partida. Comieron poco.

Formosanta fue luego a pasear por los jardines con su querido pjaro, quien para divertirla, vol de rbol en rbol desplegando su cola soberbia y su divino plumaje. El rey de Egipto, que estaba acalorado por el vino, por no decir ebrio, pidi arco y flechas a uno de sus pajes. Este prncipe era en verdad el arquero ms torpe de todo su reino. Cuando tiraba al blanco el lugar donde uno se hallaba ms seguro era en el objetivo hacia el cual apuntaba. Pero el hermoso pjaro, volando tan rpido como la flecha, se expuso l mismo al golpe y cay sangrante en los brazos de Formosanta. El egipcio, riendo con una risa tonta, se retir a sus tiendas. La princesa atraves el cielo con sus gritos. Se deshizo en llanto, se golpe las mejillas y el pecho. El pjaro agonizante le dijo muy bajo: -Quemadme, y no dejis de llevar mis cenizas hacia la Arabia Feliz, al oriente de la antigua ciudad de Aden o de Edn, y exponerlas al sol sobre una pequea hoguera de clavo y de canela. Luego de haber pronunciado estas palabras, expir. Formosanta estuvo desvanecida largo rato, y slo volvi en s para estallar en sollozos. Su padre, compartiendo su dolor y profiriendo imprecaciones contra el rey de Egipto, no dud que este incidente fuese un presagio siniestro. Fue rpidamente a consultar el orculo de su capilla. El orculo respondi. Mezcla de todo; muerto viviente, infidelidad y constancia, prdida y ganancia, calamidad y felicidad. Ni l ni su consejo pudieron comprender nada, pero por lo menos era satisfactorio haber cumplido sus deberes religiosos. Su hija, desconsolada, mientras que l consultaba el orculo, hizo rendir al pjaro las honras fnebres que l haba ordenado, y resolvi llevarlo consigo a Arabia siguiendo los avatares de su vida. Fue quemado dentro de una tela de lino incombustible junto con el naranjo donde descansaba; la princesa guard sus cenizas en un pequeo vaso de oro rodeado de carbunclos y de diamantes que se tomaron de las fauces del len. Ojal hubiese podido, en vez de cumplir este funesto deber, quemar en vida al detestable rey de Egipto! Aqul era su mayor deseo. En su despecho hizo matar sus dos cocodrilos, sus dos hipoptamos, sus dos cebras, sus dos ratas, e hizo echar las dos momias al ufrates, si hubiese tenido a su buey Apis, no lo habra perdonado tampoco. El rey de Egipto, indignado por esta afrenta, parti inmediatamente para hacer avanzar a sus trescientos mil hombres. El rey de las Indias, viendo partir a su aliado, regres tambin el mismo da, con el firme designio de unir sus trescientos mil hindes al ejrcito egipcio. El rey de Escitia se march durante la noche con la princesa Ald, firmemente resuelto a regresar para combatir por ella a la cabeza de trescientos mil escitas, y de devolverle la herencia de Babilonia, que le era debida, ya que descenda de la rama de los mayores. Por su parte, la hermosa Formosanta se puso en camino a las tres de la maana con su caravana de peregrinos, acariciando la esperanza de poder ir a Arabia para ejecutar la ltima voluntad de su pjaro y de que la justicia de los dioses inmortales le devolviesen a su querido Amazn sin el cual no poda vivir. Fue as como al despertar el rey de Babilonia no hall a nadie. -Cmo terminan las grandes fiestas! -se deca-, y qu asombroso vaco dejan en el alma cuando el bullicio ha pasado. Pero se sinti transportado de una clera verdaderamente regia cuando supo que haban raptado a la princesa Ald. Dio orden de que se despertaran todos sus ministros y que se reuniera el consejo; esperando que llegasen, no dej de consultar a su orculo, pero slo logr que le dijese estas palabras tan clebres desde entonces en todo el universo: Cuando no se casa a las jvenes, ellas se encargan solas de casarse.

De inmediato fue dada la orden de enviar trescientos mil hombres contra el rey de los escitas. Y hete aqu que la guerra ms terrible se enciende por doquier, y ella tuvo origen en los placeres de la fiesta ms hermosa que haya sido dada jams en la tierra. Asia iba a ser asolada por cuatro armadas de trescientos mil hombres cada una. Puede suponerse que la guerra de Troya que asombr al mundo algunos siglos despus, slo era un juego de nios en comparacin con sta, pero tambin debe tenerse en cuenta que en la querella de los troyanos slo se trataba de una vieja mujer bastante libertina que se haba hecho raptar dos veces, mientras que aqu se trataba de dos doncellas y un pjaro. El rey de Indias fue a aguardar a su ejrcito sobre el gran y magnfico camino que conduca entonces directamente de Babilonia a Cachemira. El rey de los escitas corra con Ald por la hermosa ruta que llevaba al monte Immas 7. Todos estos caminos desaparecieron luego debido al mal gobierno. El rey de Egipto se haba dirigido hacia el occidente y costeaba el pequeo mar Mediterrneo, que los ignorantes hebreos han llamado luego el Gran Mar. En cuanto a la hermosa Formosanta, segua el camino de Bassora, bordeado de altas palmeras que proveen sombra perenne y frutos en todas las estaciones. El templo al cual se diriga en peregrinacin, se hallaba en la misma Bassora. El santo a quien este templo haba sido dedicado era parecido a aquel que luego se ador en Lampsaco8. No slo procuraba maridos a las jvenes, sino que a menudo haca las veces de marido. Era el santo ms venerado de toda el Asia. A Formosanta no le importaba en absoluto el santo de Bassora; slo invocaba a su amado pastor gangrida, a su hermoso Amazn. Esperaba embarcarse en Bassora y desembarcar en la Arabia Feliz para hacer lo que el pjaro le haba ordenado. La tercera vez que se hizo de noche, apenas haba entrado en el hospedaje donde sus enviados haban preparado todo para ella, cuando supo que el rey de Egipto tambin entraba en l. Informado del viaje de la princesa por sus espas, haba cambiado de inmediato su itinerario, seguido por una numerosa escolta. Llega, hace colocar centinelas en todas las puertas, sube a la habitacin de la hermosa Formosanta y le dice: -Princesa, es a vos justamente a quien buscaba; me tuviste muy poco en cuenta cuando yo estaba en Babilonia; justo es castigar a las desdeosas y a las caprichosas: tendris, os lo ruego, la bondad de cenar conmigo esta noche; no tendris otro lecho ms que el mo, y me conducir con vos como me plazca. Formosanta se dio cuenta claramente de que no era la ms fuerte; saba que la inteligencia consiste en conformarse con la situacin y tom la decisin de librarse del rey de Egipto mediante una inocente estratagema: lo mir de reojo, lo cual siglos despus se llam mirar de soslayo, y he aqu cmo le habl, con una modestia, una gracia, una suavidad, un embarazo y una cantidad de encantos que hubiesen enloquecido al ms juicioso de los hombres y cegado al ms clarividente: -Os confieso, seor, que siempre bajaba mis ojos ante vos cuando hicisteis al rey mi padre el honor de visitarlo. Tena mi corazn, tena mi simplicidad y, demasiado ingenua, temblaba al pensar que mi padre y vuestros rivales percibieran la preferencia que os otorgaba y que tambin merecis. Puedo ahora abandonarme a mis sentimientos. Juro por el buey Apis, que es, despus de vos, lo que ms respeto en el mundo, que vuestras propuestas me han encantado. Ya he cenado con vos en lo del rey mi padre, cenar aqu nuevamente sin que l comparta la mesa; todo lo que os pido es que vuestro gran capelln beba con nosotros, ya que en Babilonia me pareci un buen comensal; tengo un excelente vino de Chiraz, quiero que ambos lo degustis. Con respecto a vuestra segunda proposicin, es muy incitante, pero no es conveniente que una doncella

bien nacida hable de ella; que os baste saber que os considero el ms grande de los reyes y el ms atractivo de los hombres. Este discurso mare al rey de Egipto: acept de buena gana que el capelln participara en el festn. -An tengo otra gracia que pediros -le dijo la princesa-, es que permitis que mi boticario venga a hablar conmigo: las doncellas tienen siempre ciertas pequeas molestias que requieren ciertos cuidados, como vapores en la cabeza, sobresaltos del corazn, clicos, ahogos, a los que conviene poner en orden en ciertas circunstancias; en una palabra, tengo urgente necesidad de mi boticario y espero que no me neguis esta simple muestra de amor. -Seorita -dijo el rey de Egipto-, aunque un boticario tenga vas precisamente opuestas a las mas, y los objetos de su arte sean todo lo contrario del mo, tengo demasiado mundo para negaros un requerimiento tan justo; voy a ordenar que venga a hablaros mientras aguardamos la cena; comprendo que debis estar un poco fatigada del viaje; debis necesitar tambin una mucama, podis hacer venir la que prefierais, esperar luego vuestras rdenes y vuestra comodidad. Se retir; enseguida se presentaron el boticario y la mucama llamada Irla. La princesa tena en sta una confianza absoluta: le orden traer seis botellas de vino de Chiraz para la cena y de hacer beber otras tantas a todos los centinelas que tenan arrestados a sus oficiales; luego recomend al boticario que hiciera poner en todas las botellas ciertas drogas de su farmacia que hacan dormir a la gente veinticuatro horas seguidas y de las cuales siempre se hallaba provisto. El rey regres con el gran capelln al cabo de media hora; la comida fue muy alegre, el rey y el capelln vaciaron las seis botellas y confesaron que no haba un vino tan bueno en Egipto: la mucama cuid de hacrselo beber a los criados que haban servido. En cuanto a la princesa, tuvo gran cuidado de no beber de l, diciendo que su mdico la haba puesto a rgimen. Todos estuvieron pronto dormidos. El capelln del rey de Egipto tena la ms hermosa barba que pudiese llevar un hombre de su clase. Formosanta se la cort con mucha habilidad; luego, habindola hecho coser a una pequea cinta, la at a su mentn. Se disfraz con los vestidos del sacerdote y con todos los ornamentos de su dignidad, visti a su mucama de sacerdotisa de la diosa Isis; finalmente, tomando su urna y sus piedras preciosas, sali del hospedaje en medio de los centinelas, que dorman como su seor. La criada haba cuidado de tener en la puerta dos caballos listos. La princesa no poda llevar con ella a ninguno de los oficiales de su cortejo: habran sido arrestados por los guardias del rey. Formosanta e Irla pasaron a travs de las hileras de soldados que, tomando a la princesa por el gran prelado, la llamaban mi reverendsimo padre en Dios9 y le pedan su bendicin. Las dos fugitivas llegaron en veinticuatro horas a Bassora, antes de que el rey se hubiese despertado. Se quitaron entonces los disfraces, que hubieran podido despertar sospechas. Fletaron lo mas rpidamente un navo, que las transport por el estrecho de Ormuz hacia la bella orilla de Edn, en la Arabia Feliz. Los jardines de este Edn fueron tan renombrados que luego se hizo de ellos la morada d los justos; fueron el modelo de los Campos Elseos, de los jardines de las Hesprides y de las islas Afortunadas, porque en estos climas calientes los hombres no imaginaron mayor beatitud que las sombras y los murmullos de las aguas. Vivir eternamente en los cielos con el Ser Supremo, o ir a pasearse en el jardn, en el paraso, fue lo mismo para los hombres que siempre hablan sin entenderse y que an no han podido tener ideas claras ni expresiones justas.

Apenas la princesa se hall en esta tierra, su primer cuidado fue rendir a su amado pjaro las honras fnebres que l haba exigido de ella. Sus hermosas manos levantaron una pequea pira de clavo y de canela. Cul no sera su asombro cuando, al expandir las cenizas del pjaro sobre esta hoguera, la vio encenderse por s misma. Todo se consumi prontamente. Slo apareci, en el lugar de las cenizas, un gran huevo, del cual vio salir a su pjaro ms brillante de lo que haba sido jams. Fue el momento ms bello que la princesa hubiese experimentado en toda su vida; slo haba uno que hubiese podido serle querido: lo deseaba pero no lo esperaba. -Bien veo -dijo ella al pjaro- que eres el fnix del cual tanto me han hablado. Estoy a punto de morir de asombro y de alegra. No crea en absoluto en la resurreccin, pero mi felicidad me ha convencido. -La resurreccin, seora -le dijo el fnix-, es la cosa ms sencilla del mundo. No es ms sorprendente nacer dos veces que una sola. Todo es resurreccin en este mundo: las orugas resucitan en mariposas, un carozo colocado en la tierra resucita en el rbol, todos los animales enterrados en el suelo resucitan en hierbas, en plantas, y nutren a otros animales de los cuales pronto son parte de su substancia; todas las partculas que componan los cuerpos se cambian en otras diferentes. Aunque es verdad que soy el nico a quien el poderoso Orosmade haya concedido la gracia de resucitar en su propia naturaleza. Formosanta, que desde el da que haba visto a Amazn y al pjaro por primera vez haba pasado sus horas de asombro, le dijo: -Concibo que el gran Ser haya podido formar de vuestras cenizas un fnix muy parecido a vos; pero que seis precisamente la misma persona, que tengis la misma alma, confieso que no lo comprendo muy claramente. Qu fue de vuestra alma mientras os llevaba en mi bolsillo despus de vuestra muerte? -Oh!, por dios, seora!, acaso no le sera tan fcil al gran Orosmade continuar su accin sobre una pequea chispa de m mismo como iniciar esta accin? Me haba acordado ya anteriormente el sentimiento, la memoria y el pensamiento: me los ha vuelto a conceder; que haya concebido este favor a un tomo de fuego elemental escondido en m, o al conjunto de mis rganos, no significa nada en el fondo; tanto los fnix como los hombres ignorarn siempre cmo sucede la cosa en realidad; pero la mayor gracia que el Ser Supremo me haya acordado ha sido la de hacerme renacer para vos. Quin pudiera pasar los veintiocho mil aos que an me quedan por vivir hasta mi prximo resurreccin entre vos y mi querido Amazn! -Fnix mo -le repuso la princesa-, pensad que las primeras palabras que me dijisteis en Babilonia y que jams olvidar, me hicieron concebir la esperanza de volver a ver a ese querido pastor que idolatro: es absolutamente necesario que vayamos juntos a la tierra de los gangridas, y que lo lleve de regreso a Babilonia. -se es mi designio --dijo el fnix-. No hay un momento que perder, hay que ir a buscar a Amazn por el camino ms corto, es decir por los aires. En la Arabia Feliz hay dos grifos, ntimos amigos mos, que viven slo a cincuenta millas de aqu: les enviar un mensaje por medio de las palomas mensajeras; llegarn antes de la noche. Dispondremos del tiempo necesario para haceros preparar un cmodo y pequeo canap con cajones donde pondremos vuestras provisiones de alimentos. Os sentiris muy cmoda en este carruaje acompaada por vuestra doncella. Los dos grifos son los ms vigorosos de su especie; cada uno de ellos sostendr uno de los brazos del canap entre sus garras; pero lo repito una vez ms: cada instante es valioso. Fue de inmediato con Formosanta a encargar el canap de un tapicero que l conoca. En cuatro horas estuvo terminado. En sus cajones se colocaron pancitos reales, bizcochos mejores que los de Babilonia, limones ponces, anans, cocos, pistachos y

vino de Edn, que est tan por sobre encima del vino de Chiraz como el de Chiraz lo est sobre el Surenne. El canap era tan ligero como confortable y slido. Los dos grifos llegaron a Edn en el momento exacto. Formosanta y Irla se ubicaron en el carruaje; los dos grifos lo levantaron como si fuera una pluma. El fnix ora volaba cerca, ora se posaba sobre el respaldo. Los dos grifos singlaron hacia el Ganges con la rapidez de una flecha que hiende el aire. Slo se descansaba durante la noche el tiempo necesario para comer y para hacer beber un trago a los dos cocheros. Llegaron finalmente a la tierra de los gangridas. El corazn de la princesa palpitaba de esperanza, de amor y de alegra. El fnix hizo detener el carruaje delante de la casa de Amazn: pidi hablarle; pero ya haca tres horas que haba partido, sin que se supiese hacia dnde haba ido. No hay palabras, ni siquiera en la misma lengua de los gangridas, que puedan expresar la desesperacin que abrum a Formosanta. -Ay!, esto es lo que tema -dijo el fnix-; las tres horas que pasasteis en el hospedaje del camino a Bassora con ese malhadado rey de Egipto os han robado quiz para siempre la felicidad de vuestra vida: mucho me temo que hayamos perdido a Amazn sin remedio. Entonces pregunt a los criados si poda saludar a su seora madre. Respondieron que su marido haba muerto la vspera anterior y que no vea a nadie. El fnix, que tena crdito en la casa, hizo entrar a la princesa de Babilonia en un saln cuyas paredes estaban revestidas de madera de naranjo y fileteadas de marfil. Los subpastores y las subpastoras vestidos con largos trajes blancos ceidos por aderezos color aurora les sirvieron en cien cuencos de simple porcelana cien manjares deliciosos, entre los cuales no se vea ningn cadver disfrazado: haba arroz, harinas, sag, smola, fideos, macarrones, tortillas, huevos cocidos en leche, quesos cremosos, pastelera de toda especie, verduras, frutos de un perfume y un gusto desconocidos en los otros climas; haba una profusin de licores refrescantes, superiores a los mejores vinos. Mientras la princesa coma, acostada sobre un lecho de rosas, cuatro pavos reales, o pavones, felizmente mudos, la abanicaban con sus alas brillantes; doscientos pjaros y cien pastores y cien pastoras, cantaban a dos voces; los ruiseores, los canarios, las currucas, los pinzones cantaban el acompaamiento con las pastoras, los pastores hacan las voces de tenor y las bajas: en todo estaba la hermosura y la simple naturaleza. La princesa confes que si bien en Babilonia haba ms magnificencia, la naturaleza era mil veces ms agradable en el pas de los gangridas; pero, mientras que le ofrecan esta msica consoladora y voluptuosa, ella derramaba lgrimas y deca a la joven Irla, su acompaante: -Estos pastores y estas pastoras, estos ruiseores y estos canarios hacen el amor y yo estoy separada del hroe gangrida, digno objeto de mis muy tiernos y muy impacientes deseos. Mientras ella haca esta colacin, mientras lo admiraba todo y lloraba, el fnix deca a la madre de Amazn: -Seora, no podis dispensaros de ver a la princesa de Babilonia; vos sabis... -Todo lo s -dijo ella-, hasta su aventura en un hospedaje sobre el camino de Bassora; un mirlo me lo cont todo esta maana, y este cruel mirlo es la causa de que mi hijo presa de la desesperacin, se haya vuelto loco y haya abandonado la casa paterna. -Por lo tanto no sabis que la princesa me ha resucitado? -No, querido hijo, saba por el mirlo que habais muerto y estaba inconsolable. Me senta tan afligida por esta prdida, por la muerte de mi marido y por la precipitada partida de mi hijo que haba decidido no ver a nadie. Pero puesto que la princesa de

Babilonia me hace el honor de venir a verme, hacedla entrar lo ms rpido posible; tengo cosas de suma trascendencia que decirle y quiero que vos estis presente. Se dirigi inmediatamente al otro saln para recibir a la princesa. No caminaba ya con mucha ` facilidad: era una dama de alrededor de trescientos aos; pero tena an bellos rasgos y bien se vea que a los doscientos treinta o doscientos cuarenta aos haba sido encantadora. Recibi a Formosanta con una respetuosa nobleza, mezclada con un aire de inters y de dolor que hizo a la princesa la ms viva impresin. Formosanta comenz por presentarle sus condolencias por la muerte de su marido -Ay! -dijo la viuda-, os hallis afectada por su muerte ms de lo que creis. -Me siento dolida, sin duda -dijo Formosanta-; era el padre de... -al decir estas palabras se ech a llorar-. Slo vine por l, a travs de grandes peligros. Dej por l a mi padre y la corte ms brillante del universo; fui raptada por el rey de Egipto, a quien detesto. Al escaparme de este raptor, atraves los aires para venir a ver al que amo; llego y l huye de m... -el llanto y los sollozos no la dejaron proseguir. La madre le dijo entonces: -Seora, cuando el rey de Egipto os raptaba, cuando cenabais con l en una posada de Bassora, cuando vuestras hermosas manos le servan vino de Chiraz, recordis haber visto un mirlo que revoloteaba por la habitacin? -Verdaderamente, s, despertis mi memoria; no le haba prestado atencin, pero poniendo orden en mis ideas, recuerdo muy bien que en el momento en el que el rey de Egipto se levantaba de la mesa para darme un beso, el mirlo se vol por la ventana dando un gran chillido y no volvi a aparecer ms. -Ay, seora -respondi la madre de Amazn-, he ah justamente la causa de nuestras desdichas; mi hijo haba enviado justamente a este mirlo para informarle de vuestra salud y de todo lo que suceda en Babilonia; esperaba regresar pronto a ponerse a vuestros pies y consagraros la vida. No podis saber hasta qu punto os adora. Todos los gangridas son amantes, fieles, pero mi hijo es el ms apasionado y constante de todos. El mirlo os hall en una posada; bebas alegremente con el rey de Egipto y un desagradable sacerdote, os vio finalmente dar un tierno beso a este monarca que haba matado al fnix y hacia quien mi hijo siente un invencible horror. El mirlo, viendo esto, fue presa de una justa indignacin; se vol maldiciendo vuestros funestos amores; hoy regres y me cont todo; pero en qu momentos, oh cielo!, en el momento en que mi hijo lloraba conmigo la muerte de su padre y la del fnix, en el momento en que saba que es vuestro primo segundo. -Oh cielos! Mi primo!, seora, es posible?, por qu ventura?, cmo?, a tal extremo llegara mi felicidad?, y al mismo tiempo sera tan desgraciada por haberlo ofendido? -Mi hijo es vuestro primo, os lo digo - replic la madre- y pronto os voy a dar la prueba; pero al volveros parienta ma me arrancis a mi hijo; no podr sobrevivir al dolor que le ha causado el beso que disteis al rey de Egipto. -Ah!, ta ma-exclam la bella Formosanta-, os jur por l y por el poderoso Orosmade que este beso funesto, lejos de ser criminal, era la prueba ms fuerte de amor que pudiese dar a vuestro hijo. Desobedeca por l a mi padre. Iba por l del ufrates al Ganges. Al caer en manos del indigno faran de Egipto, slo poda escapar engandolo. Doy fe por las cenizas y el alma del fnix, que se hallaban entonces en mi bolsillo; l puede hacerme justicia; pero, cmo vuestro hijo, nacido a las orillas del Ganges, puede ser mi primo, si mi familia reina sobre las orillas del ufrates desde hace tantos siglos? -Sabis -le dijo la venerable gangrida que vuestro to abuelo Ald era rey de Babilonia y que fue destronado por el padre de Belus.

-S, seora. -Sabis que su hijo Ald haba tenido de su matrimonio a la princesa Ald, educada en vuestra corte. Es este prncipe quien, siendo perseguido por vuestro padre, vino a refugiarse en nuestra feliz comarca, bajo otro nombre: l fue quien me despos, tuve con l al joven prncipe Ald-Almazn, el ms hermoso, el ms fuerte, el ms valiente, el ms virtuoso de los mortales y hoy el ms loco. Fue a las fiestas de Babilonia atrado por la fama de vuestra belleza; desde entonces os idolatra, y quiz yo no vuelva a verlo jams. Entonces hizo desplegar ante la princesa todos los ttulos de la casa de los Ald; Formosanta apenas se dign mirarlos. -Ah, seora! -exclam- Acaso se examina lo que se desea? Bastante os cree mi corazn. Pero, dnde est Ald-Almazn?, dnde est mi pariente, mi amante, mi rey?, dnde est mi vida?, qu camino tom? Ira a buscarlo por todos los mundos que el Eterno ha formado y de los cuales l es el ms bello ornamento. Ira a la estrella Canopus, a Sheat10, a Aldebarn. Ira a convencerlo de mi amor y mi inocencia. El fnix testific que la princesa no haba dado, por amor, un beso al rey de Egipto, crimen que el mirlo le imputaba; pero haba que desengaar a mazn y traerlo de regreso. Enva sus pjaros por todos los caminos, pone en campaa a sus unicornios; se le informa finalmente que Amazn ha tomado el camino el que conduce a China. -Y bien, vamos a China-exclamaba la princesa-, el viaje no es largo, espero traeros de regreso a vuestro hijo, en quince das a ms tardar. Ante estas palabras, qu de lgrimas de ternura vertieron la madre gangrida y la princesa de Babilonia, qu de abrazos, qu de efusiones del corazn! El fnix pidi inmediatamente una carroza arrastrada por seis unicornios. La madre les provey doscientos caballeros y regal a la princesa, su sobrina, algunos millares de los ms bellos diamantes del pas. El fnix, afligido por el mal que la indiscrecin del mirlo haba provocado, hizo que se ordenara a todos los mirlos irse del pas, y es as como desde entonces no se encuentra ni uno sobre las orillas de Ganges.

Los unicornios, en menos de ocho das, llevaron a Formosanta, a Irla y al fnix a Cambalu11, capital de la China. Era una ciudad ms grande que Babilonia y de una magnificencia totalmente diferente. Los nuevos objetos, las nuevas costumbres, habran divertido a Formosanta si hubiese podido interesarse en otra cosa que no fuera Amazn. Apenas el emperador de la China supo que la princesa de Babilonia estaba ante una de las puertas de la ciudad, envi cuatro mil mandarines en traje de ceremonia; todos se prosternaron ante ella y le presentaron cada uno sus cumplidos escritos en letras de oro en una hoja de seda prpura. Formosanta les dijo que si ella supiese cuatro mil lenguas, no dejara de responder inmediatamente a cada mandarn, pero que sabiendo solamente una, les rogaba que aceptaran que se sirviese de ellas para agradecerles a todos en general. La condujeron respetuosamente ante el emperador. Era el monarca ms justo de la tierra, el ms corts y el ms sabio. Fue l 12 el primero en cultivar un terreno con sus manos imperiales para que la agricultura se tornase digna de respeto ante los ojos de su pueblo. Fue el primero en establecer premios a la virtud. Las leyes, como en todos lados por otra parte, se haban limitado vergonzosamente hasta entonces a castigar los crmenes. Este emperador acababa de echar de sus estados a un grupo de bonzos extranjeros que haban venido del extremo de

occidente, con el deseo insensato de obligar a toda la China a pensar como ellos y que, con el pretexto de anunciar verdades, haban adquirido ya riquezas y honores. Les haba dicho, al echarlos, estas palabras registradas exactamente en los anales del imperio: -Podrais hacer aqu tanto mal como habis hecho en otras partes; habis venido a predicar dogmas de intolerancia en la nacin ms tolerante de la tierra. Os envo de regreso para no estar obligado a castigaras: Seris vueltos a conducir honorablemente hasta mis fronteras; se os suministrar todo para que podis regresar a los lmites del hemisferio de donde habis partido. Id en paz si podis estar en paz, y no regresis ms. La princesa de Babilonia se enter con alegra de este razonamiento y de este discurso: se senta as ms segura de ser bien recibida en la corte, porque estaba bien lejos de sostener dogmas intolerantes. El emperador de la China, cenando con ella, tuvo la cortesa de eliminar toda molesta etiqueta; ella le present al fnix, quien fue muy acariciado por el emperador y se pos sobre un silln. Formosanta, al finalizar la comida, le confi ingenuamente el objeto de su viaje y le rog que hiciera buscar en Cambal al bello Amazn, cuya aventura le narr, sin ocultarle para nada la fatal pasin que en su corazn arda por este joven hroe. -A quin le hablis de esto? --dijo el emperador de la China- Me ha dado el placer de venir a mi corte; me ha encantado este amable Amazn; es cierto que se halla profundamente afligido; pero sus gracias slo se tornan as ms conmovedoras; ninguno de mis favoritos tiene ms talento que l, ningn mandaran de toga tiene conocimientos ms amplios; ningn mandarn que cia espada parece ms marcial ni ms heroico; su extrema juventud da mayor valor a todos sus talentos, si yo fuese tan infeliz, tan abandonado por Tien y Chagti13 como para querer ser un conquistador, pedira a Amazn que se pusiese a la cabeza de mis ejrcitos, y me sentira seguro de triunfar sobre el universo entero. Es realmente lamentable que su pena turbe algunas veces su inteligencia. -Ah, seor! -dijo Formosanta con aire excitado y con un tono de dolor, de emocin y de reproche-, por qu no me habis hecho cenar con l? Me hacis morir; ordenad que le rueguen venir enseguida. -Seora, ha partido esta maana y no ha dicho hacia qu comarca diriga sus pasos. Formosanta se volvi hacia el fnix: -Y bien -dijo-, oh fnix, habis visto alguna vez una doncella ms desgraciada que yo? Pero, seor -continu-, cmo, por qu ha podido abandonar una corte tan refinada como la vuestra, en la cual uno quisiera pasar toda la vida? -He aqu, seora, lo que ha sucedido. Una princesa de sangre real, de las ms dignas de amor, se apasion por l y le dio cita en su casa al medioda; l parti apenas despunt el da y dejo esta esquela, que cost muchas lgrimas a mi parienta: Hermosa princesa del linaje de China, merecis un corazn que no haya sido jams ms que vuestro; he jurado a los dioses inmortales no amara nadie ms que a Formosanta, princesa de Babilonia, y ensearle cmo se pueden vencer las pasiones durante los viajes; ella tuvo la desgracia de sucumbir ante el indigno rey de Egipto, soy el ms desgraciado de los hombres; he perdido a mi padre y al fnix, y la esperanza de ser amado por Formosanta; he dejado a mi madre . en la afliccin, a mi patria, ya no poda vivir ni un momento en los lugares donde supe que Formosanta amaba a otro que no era yo he jurado recorrer la tierra v serle fiel. Vos me despreciaras y los dioses me castigaran, si violase mi juramento; buscad un amante, seor, y sedle tan fiel como yo. --Ah, dadme esa carta asombrosa ---dijo la hermosa Formosanta-, ella ser mi consuelo; soy feliz en mi infortunio. Amazn me ama; Amazn renuncia por m a la

posesin de princesas de la China; l es el nico en toda la tierra capaz de obtener tal victoria; me da un maravilloso ejemplo; el fnix sabe bien que no lo necesito; es muy cruel ser privado de un amante por un beso inocente dado por pura fidelidad. Pero, finalmente, adnde ha ido? Qu camino ha tomado? Dignaos decrmelo y parto. El emperador de la China le respondi que crea, de acuerdo con los relatos que le haban hecho, que su amante haba tomado el camino que llevaba a Escitia. Inmediatamente se engancharon los unicornios y la princesa, despus de los ms tiernos adioses, se fue con el fnix, su mucama y todo su cortejo. Apenas estuvo en Escitia14, vio hasta qu punto los hombres y los gobiernos difieren y diferirn siempre que llegue el tiempo en que algn pueblo ms iluminado que los otros comunique su luz de uno a otro, despus de mil siglos de tinieblas, y se encuentren en los climas brbaros almas heroicas que tengan la fuerza y la perseverancia de cambiar los brutos en hombres. No haba ciudades en Escitia y por lo tanto tampoco artes agradables. No se vean ms que vastas praderas y naciones enteras bajo las carpas y sobre los carros. Su apariencia causaba terror. Formosanta pregunt en qu carpa o en qu carreta se albergaba el rey. Se le dijo que haca ocho das se haba puesto en marcha a la cabeza de trescientos mil hombres de caballera para ir al encuentro del rey de Babilonia, cuya sobrina, la hermosa princesa Ald haba raptado. -Rapt a mi prima! -exclam Formosanta-; no esperaba esta nueva aventura. Qu! Mi prima, que demasiado feliz deba sentirse al estar en mi corte, se ha vuelto reina y yo an no me he casado -se hizo conducir inmediatamente a las carpas de la reina. Su inesperada reunin en climas lejanos y las cosas singulares que mutuamente tenan para contarse, dieron a su entrevista un encanto que les hizo olvidar que nunca se haban querido; se volvieron a ver con entusiasmo; una dulce ilusin ocup el lugar de la verdadera ternura; se abrazaron llorando y hubo entre ellas cordialidad y franqueza dado que la entrevista no se realizaba en un palacio. Ald reconoci al fnix y a la confidente Irla; dio pieles de cibelina a su prima, quien a su vez le dio diamantes. Se habl de la guerra que los dos reyes emprendan, se lament la condicin de los hombres, a quien los monarcas envan al degello por diferencias que dos justos podran conciliar en una hora, pero sobre todo se habl del hermoso extranjero vencedor de los leones, dador de los diamantes ms grandes del universo, compositor de madrigales, poseedor del fnix, transformado en el ms desdichado de los hombres por el informe de un mirlo. -Es mi querido hermano -deca Ald. -Es mi amante -exclam Formosanta-, sin duda lo habis visto; quizs an se halla aqu, porque, prima ma, l sabe que es vuestro hermano: no os habr dejado tan bruscamente como dej al rey de la China. -S que lo he visto, grandes dioses! -replic Ald-. Pas cuatro das enteros conmigo. Ah, prima ma, cun digno de lstima es mi hermano! Un falso informe lo ha vuelto completamente loco, corre por el mundo sin saber adnde va. Figuraos que ha llevado su demencia hasta rechazar los favores de la ms hermosa escita de toda Escitia. Parti ayer despus de haberle escrito una carta que la ha desesperado. En cuanto a l, ha sido a la tierra de los cimerios. -Alabado sea Dios! -exclam Formosanta-, un rechazo ms a mi favor! Mi felicidad ha sobrepasado todos mis temores. Haced que me den esa carta encantadora as parto, as lo sigo, con las manos llenas de sus sacrificios. Adis, prima ma; Amazn est en la tierra de los cimerios, hacia all vuelo. A Ald le pareci que la princesa su prima estaba an ms loca que su hermano Amazn. Pero como ella misma haba sentido los efectos de esta epidemia, como haba dejado las delicias y la magnificencia de Babilonia por el rey de los escitas, como las

Muy pronto la princesa de Babilonia y el fnix llegaron al imperio de los cimerios 15, mucho menos poblado, en verdad, que la China, pero dos veces ms extenso; antiguamente era parecido a Escitia, habindose vuelto desde haca algn tiempo tan floreciente como los reinos que se jactaban de instruir a los dems Estados. Despus de algunos das de marcha llegaron a una gran ciudad que la emperatriz reinante haca embellecer16; pero ella no se hallaba all: viajaba entonces desde las fronteras de Europa a las del Asia para conocer sus Estados con sus propios ojos, para juzgar sus males y llevarles remedio, para acrecentar las ventajas, para brindar instruccin. Uno de los principales oficiales de esta antigua capital, informado de la llegada de la babilnica y el fnix, se apur a ofrecer su homenaje a la princesa y a hacerle los honores de su pas, seguro de que su seora, que era la ms corts y magnfica que las reinas, le estara agradecido por haber recibido a una tan gran dama con los mismos miramientos que ella misma habra prodigado. Se aloj a Formosanta en el palacio, del cual se alej a una cantidad de gente inoportuna; se le ofrecieron fiestas ingeniosas. El seor cimero, que era un gran naturalista, convers mucho con el fnix durante el tiempo que la princesa permaneca retirada en sus aposentos. El fnix le confes que haba viajado otrora al pas de los cimerios y que ya no lo reconoca. -Cmo cambios tan prodigiosos deca- pueden haberse operado en un tiempo tan corto? No hace trescientos aos que vi la naturaleza salvaje en todo horror; y encuentro ahora aqu las artes, el esplendor, la gloria y la cortesa. -Un solo hombre 17 comenz esta obra --repuso el cimerio-y una mujer la perfeccion; una mujer ha sido mejor legisladora que la Isis de los egipcios y la Ceres de los griegos. La mayora de los legisladores han tenido un genio desptico y estrecho que limit sus miras al pas que gobernaron; cada uno mir a su pueblo como si fuese el nico en la tierra o como si debiera ser el enemigo del resto de la tierra. Formaron instituciones slo para ese pueblo, introdujeron costumbres slo para l establecieron una religin para el solo. Es as como los egipcios, tan famosos por sus montones de piedras se embrutecieron y se deshonraron por sus brbaras supersticiones. Creen a las otras naciones profanas no se comunican con ellas: y exceptuada la corte, que se eleva a veces sobre los prejuicios vulgares, no hay un solo egipcio que quiera comer en el mismo plato del que haya comido un extranjero. Sus sacerdotes son crueles y absurdos. Mejor sera no tener leyes y slo escuchar a la Naturaleza que grab en nuestros corazones los principios de lo justo y de lo injusto, que someter la sociedad a leyes sociales. Nuestra emperatriz abraza proyectos enteramente opuestos: considera que su vasto Estado sobre el cual todos los meridianos vienen a unirse, debe corresponder a todos los pueblos que habitan bajo estos diversos meridianos. La primera de sus leyes fue la tolerancia de todas las religiones y la compasin por todos los errores. Su poderoso genio comprendi que si los cultos son diferentes,

la moral es en todos lados la misma; por medio de este principio ella uni su nacin a todas las naciones del mundo y los cimerios mirarn al escandinavo y al chino como hermanos suyos. He hecho ms: quiso que esta preciosa tolerancia, el primer lazo entre los hombres, se estableciera entre sus vecinos 18 ; as mereci el titulo de madre de la patria, y tendr el de benefactora de la humanidad si persevera. Antes de ella, hombres por desgracia poderosos enviaban sus tropas de asesinos a asolar las poblaciones desconocidas y a regar con su sangre las heredades de sus padres; se llamaban a estos asesinos hroes; sus pillajes eran considerados gloriosos. Nuestra soberana tiene otra gloria: hace marchar a sus ejrcitos para llevar la paz, para impedir a los hombres que se perjudiquen, para obligarlos a soportarse unos a otros; y sus estandartes han sido los de la concordia pblica. El fnix, encantado con todo lo que este seor le informaba, le dijo: -Seor, hace veintisiete mil novecientos aos y siete meses que estoy sobre el mundo; nunca he visto nada comparable a lo que me hacis saber. Le pidi noticias sobre su amigo Amazn; el cimerio le cont las mismas cosas que le haban dicho a la princesa en territorio de los chinos y de los escitas: Amazn hua de todas las cortes que visitaba apenas una dama le daba una cita en la que tema sucumbir. El fnix comunic enseguida a Formosanta esta nueva muestra de fidelidad que Amazn le daba, tanto ms asombrosa por cuanto l no poda suponer que su princesa la supiese jams. Haba partido hacia Escandinavia. Fue en estos climas donde espectculos nuevos asombraron sus ojos. Aqu la realeza y la libertad subsistan juntas19 gracias a un acuerdo que parece imposible en otros estados; los labradores tomaban parte en la legislacin tanto como los grandes del reino, y un joven prncipe haca concebir las mayores esperanzas de ser digno de dirigir una nacin libre. Ms all se daba un fenmeno de lo ms extrao: el nico rey desptico sobre la tierra, gracias a un contrato formal con su pueblo, era al mismo tiempo el ms joven y el ms justo de los reyes. En el pas de los srmatos Amazn vio a un filsofo en el trono: poda llamrselo el rey de la anarqua porque era el jefe de cien mil pequeos reyes de los cuales uno solo poda con una palabra anular las resoluciones de todos los otros. No le costaba ms a Eolo contener todos los vientos que se combaten sin cesar, que a este monarca conciliar los nimos: era un piloto rodeado de una tempestad constante; y sin embargo, el navo no naufragaba, porque el prncipe era un excelente piloto. Recorriendo todos estos pases tan diferentes de su patria, Amazn rechazaba constantemente todos los buenos partidos que se le presentaban, siempre desesperado por el beso que Formosanta habale dado al rey de Egipto, siempre firme en su inconcebible resolucin de dar a Formosanta el ejemplo de una fidelidad nica e inquebrantable. La princesa y el fnix seguan por todos lados su huella, y slo se les escapaba por un da o dos, sin que el uno se cansase de correr, sin que la otra dejase un momento de seguirlo. Atravesaron as toda la Germania; admiraron los progresos que la razn y la

Catalina II haba impuesto a Polonia la eleccin de Stanislav Poniatowski (1764). bajo pretexto deponer fin alas disensiones religiosas que al li reinaban, la emperatriz rusa intervena constantemente en Polonia.

En Suecia. Despus de la capitulacin del rey ante el poder parlamentario (17191720), Suecia haba entrado en lo que se llam la era de la libertad que dur hasta la revolucin de 1722, fecha en la que Gustavo 111 restaur el poder real.

filosofa lograban en el Norte; todos los prncipes eran instruidos all, todos autorizaban la libertad de pensamiento; su educacin no haba sido confiada a quienes tuviesen inters en engaarlos o que estuviesen ellos mismos en el engao: se los haba educado en el conocimiento de la moral universal, y en el desprecio de las supersticiones; se haba desterrado de todos aquellos Estados una costumbre insensata, que enervaba y despoblaba varios pases meridionales: esta costumbre era enterrar vivos en vastos calabozos a un nmero infinito de personas de ambos sexos, eternamente separadas unas de otras, y hacerles jurar no tener jams comunicacin entre ellas. Este exceso de demencia, acreditado durante siglos, haba devastado la tierra tanto como las guerras ms crueles. Los prncipes del Norte haban comprendido finalmente que, si se quiere tener un haras, no se deben separar los caballos ms fuertes de las yeguas. Haban destruido tambin errores no menos extravagantes y no en estos vastos pases, mientras en otras partes se crea todava que los hombres pueden ser gobernados slo cuando son imbciles.

Amazn lleg al pas de los btavos20; su corazn experiment una dulce satisfaccin al hallar all alguna tenue semejanza con el feliz pas de los gangridas: la libertad, la igualdad, la limpieza, la abundancia, la tolerancia; pero las damas del pas eran tan fras que ninguna se le insinu como haban hecho en todos los otros pases; no fue necesario que se resistiera. Si hubiera querido conquistar a estas seoras, las habra subyugado a todas, una despus de otra, sin ser amado por ninguna; pero estaba bien lejos de pensar en hacer conquistas. Formosanta estuvo a punto de atraparlo en esta nacin inspida: fue cuestin de segundos. Amazn haba odo hablar tan elogiosamente entre los btavos de cierta isla llamada Albin, que haba decidido embarcarse, l y sus unicornios, en una nave que, gracias un viento favorable del norte, lo condujo en cuatro horas a la orilla de esta tierra ms clebre que Tiro y que la isla de Atlntida. La hermosa Formosanta, que lo haba seguido por las riberas orillas del Duina, del Vstula, del Elba, del Vser, llega finalmente a la desembocadura del Rin, que entonces llevaba sus rpidas aguas al mar Germnico. Se entera de que su querido amante ha bogado hacia las costas de Albin, cree ver su navo; lanza gritos de alegra que sorprenden a todas las damas btavas, que no podan imaginar que un mancebo pudiese provocar tanta alegra; en cuanto al fnix, no le prestaron mucha atencin porque juzgaron que sus plumas no podran venderse tan bien como la de los patos y los nsares de sus pantanos. La princesa de Babilonia flet dos navos para que la llevaran con toda su gente a esa bienaventurada isla de Albin donde iba a poseer el nico objeto de todos sus deseos, el alma de su vida, el dios de su corazn. Un funesto viento de Occidente se levant repentinamente en el mismo momento en que el fiel y desventurado Amazn pona pie en tierra de Albin: los navos de la princesa de Babilonia no pudieron zarpar. Una congoja de corazn, un amargo dolor, una profunda melancola se apoderaron de Formosanta: se meti en cama con su dolor, esperando que el viento cambiara; pero sopl ocho das enteros con una violencia desesperante. La princesa, durante ese siglo de ocho das, se haca leer novelas por Irla: no es que los btavos supiesen escribirlas; pero, como eran los comerciantes del universo, vendan la inteligencia de las otras naciones, as como sus productos. La princesa hizo comprar en lo

de Marc-Michel Rey21 todos los cuentos que haban sido escritos entre los ausonios y los velches22 y cuya venta haba sido prohibida juiciosamente en estos pases para enriquecer a los btavos; esperaba hallar en estas historias alguna aventura que se asemejase a la suya y calmase su dolor. Irla lea, el fnix daba su opinin, y la princesa no hallaba nada en la paysanne parvenue ni en el Sopha, ni en los Quatre Facardins 23, que tuviese la menor relacin con sus aventuras; interrumpa constantemente la lectura para preguntar de qu lado vena el viento.

Mientras tanto Amazn estaba ya en camino a la capital de Albin, en su carroza tirada por seis unicornios, y soaba con su princesa. Vio un coche cado en una zanja; los criados se haban alejado para buscar ayuda; el dueo del coche permaneca tranquilamente en su vehculo, sin mostrar la menor impaciencia y divirtindose en fumar porque en esa poca se fumaba: se llamaba milord What-then, lo que significa aproximadamente Ya m que en la lengua a la cual traduzco estas memorias. Amazn se precipit en su direccin para ayudarlo; enderez solo el coche, hasta tal punto su fuerza era superior a la de los otros hombres. Milord Y a mi qu se content con decir: He aqu un hombre bien vigoroso. Los rsticos, que haban acudido de la vecindad, montaron en clera porque se los haba hecho ir intilmente y se la tomaron con el extranjero: lo amenazaron llamndolo perro extranjero y quisieron golpearlo. Amazn tom a dos en cada mano y los arroj a veinte pasos; los otros lo respetaron, lo saludaron, le pidieron dinero del que jams haban visto en su vida. Milord Y a mi qu le dijo: -Os estimo; venid a beber conmigo a mi casa de campo, que slo se halla a tres millas. Subi en el vehculo de Amazn, porque el suyo haba quedado maltrecho luego del golpe. Luego de un cuarto de hora de silencio, mir un instante a Amazn y le dijo: How dye do; literalmente. Cmo hace usted hacer?, y en la lengua del traductor Cmo est usted?, lo cual no quiere decir absolutamente nada en ningn idioma; luego agreg: Tiene usted seis lindos unicornios y sigui fumando. El viajero le dijo que pona sus unicornios a su servicio; que vena con ellos del pas de los gangridas; aprovech la ocasin para hablarle de la princesa de Babilonia y del beso fatal que le haba dado al rey de Egipto; a todo lo cual el otro no replic absolutamente nada, preocupndole bien poco que hubiese en el mundo un rey de Egipto y una princesa de Babilonia. Estuvo nuevamente un cuarto de hora sin hablar, despus de lo cual volvi a preguntar a su compaero cmo haca hacer y si se coma buen roast-beef en el pas de los gangridas. El viajero le respondi con su habitual cortesa que no se coma a los hermanos en las orillas del Ganges. Le explic luego el sistema que fue, despus de muchos siglos, el de Pitgoras, Porfirio, Jmblico24. Despus de lo cual el milord se durmi y continu durmiendo de un tirn hasta que lleg a su casa. Tena una mujer joven y encantadora, a quien la naturaleza haba dado un alma tan viva y sensible como indiferente era la de su marido. Varios seores albionenses haban venido ese da a cenar con ella. Haba all toda clase de caracteres porque no habiendo estado el pas gobernado casi nunca sino por extranjeros, las familias que vinieron con

Librera de msterdam En Italia y en Francia 23 Novelas de la poca 24 Filsofo griego (ca. 283-333 a. J.C.): ense a Alejandro y retuvo algunas ideas de Pitgoras y Profirio; como ellos, fue vegetariano

estos prncipes haban trado cada una de ellas costumbres diferentes. Amazn se hall en compaa de personas muy amables. La duea de casa no tena nada de esa apariencia falsa y torpe, de esa rigidez, de ese falso pudor que se reprochaba por entonces a los jvenes de Albin. No esconda, tras un porte desdeoso y un silencio afectado, la esterilidad de sus ideas y el embarazo humillante de no tener nada que decir: ninguna mujer era ms entusiasta. Recibi a Amazn con la cortesa y la gracia que le eran naturales. La extrema belleza de este joven extranjero y la repentina comparacin que hizo entre l y su marido, la impresionaron vivamente al comienzo. Sirvieron la comida. Ella hizo sentar a Amazn a su lado y le hizo comer puddings de todas clases, habiendo sabido por l que los gangridas no se alimentaban con nada que hubiese recibido de los dioses el don celeste de la vida. Su belleza, su fuerza, las costumbres de los gangridas, el progreso de las artes, la religin y el gobierno, fueron el tema de una conversacin tan agradable como instructiva, que dur hasta la noche y durante la cual milord Y a mi qu bebi mucho y no dijo una sola palabra. Despus de la cena, mientras milady serva el t y devoraba con los ojos al mancebo, ste convers con un miembro del parlamento: porque, como todos saben, por ese entonces haba un parlamento y se llamaba Wittenagemot25 lo cual significa la asamblea de la gente inteligente. Amazn se informaba de la constitucin, las costumbres, las leyes, los conocimientos, los usos, las artes que tornaban a este pas tan recomendable; el seor le hablaba en estos trminos: -Durante mucho tiempo anduvimos completamente desnudos, a pesar de que el pas no es clido. Durante mucho tiempo fuimos tratados como esclavos por gente que vena de la antigua tierra de Saturno26 regada por las aguas del Tber; pero nosotros mismos nos hicimos males mucho mayores que aquellos que debimos enjugar de nuestros primeros conquistadores. Uno de nuestros reyes27 llev su bajeza hasta declararse sbdito de un prelado que habitaba tambin en las orillas del Tber y a quien se llamaba el Viejo de las siete montaas: hasta tal punto el destino de estas siete montaas fue durante mucho tiempo dominar una gran parte de Europa, habitada entonces por brutos. Despus de esos tiempos de envilecimiento, vinieron siglos de ferocidad y de anarqua. Nuestra tierra, ms tempestuosa que los mares que la rodean, fue saqueada y ensangrentada por nuestras discordias. Varias cabezas coronadas perecieron en el ltimo suplicio. Ms de cien prncipes de sangre real terminaron sus das en el cadalso; se arranc el corazn de todos sus seguidores y se azotaron sus mejillas. Era el verdugo a quien corresponda escribir la historia de nuestra isla, puesto que era l quien haba terminado con todos los grandes debates. No hace mucho tiempo que, para colmo de horror, algunas personas que llevaban un manto negro y otras que usaban una camisa blanca encima de su chaqueta 28, al ser mordidas por perros rabiosos, comunicaron su rabia a la nacin entera. Todos los ciudadanos fueron o asesinados o degollados, o verdugos o ajusticiados, o depredadores o esclavos, en el nombre del cielo y buscando al Seor. Quin creera que de este abismo escalofriante, de este caso de disensiones, atrocidades, ignorancia y fanatismo, result finalmente el ms perfecto gobierno que pueda existir hoy en el mundo? Un rey honrado y rico todopoderoso para hacer el bien, impotente para hacer el mal, se halla a la cabeza de una nacin libre, guerrera,

El Wittene-Gemet, parlamento anglosajn Los romanos. Juan sin Tierra, que dio en feudo Inglaterra e Irlanda en 1213 Los puritanos opuestos a los sacerdotes anglicanos que vestan sobrepellices

comerciante y esclarecida. Los grandes por un lado y los representantes de las ciudades por el otro, comparten la legislacin con el monarca. Se haba visto, por una singular fatalidad, al desorden, a las guerras civiles, a la anarqua y a la pobreza, desolar el pas cuando los reyes detentaban el poder arbitrario. La tranquilidad, la riqueza, la felicidad pblica slo reinaron entre nosotros cuando los reyes reconocieron que no eran absolutos. Todo se hallaba subvertido cuando se disputaba sobre cosas ininteligibles; todo estuvo en orden cuando se las desde. Nuestras flotas victoriosas llevan nuestra gloria por todos los mares y las leyes aseguran nuestras fortunas: un juez jams puede aplicarlas arbitrariamente; nunca se arresta a nadie sin motivo. Castigaramos como asesinos a los jueces que osaran enviar a la muerte un ciudadano sin manifestar los testimonios que lo acusan y la ley que lo condena. Es cierto que siempre hay entre nosotros dos partidos 29 que se combaten con la pluma y con intrigas; pero tambin es cierto que siempre se unen cuando se trata de tomar las armas para defender la patria y la libertad. Estos dos partidos velan el uno por el otro; se impiden mutuamente violar el depsito sagrado de las leyes; se odian, pero aman al Estado: son amantes celosos que sirven a porfa a la misma querida. El mismo poder espiritual que nos ha hecho conocer y sostener los derechos de la naturaleza humana ha llevado a las ciencias al ms alto grado que puedan alcanzar entre los hombres. Vuestros egipcios, que son considerados tan grandes como mecnicos; vuestros hindes, a quienes se cree tan grandes filsofos; vuestros babilonios que se jactan de haber observado los astros durante cuatrocientos treinta mil aos; los griegos que ha escrito tantas frases y tan pocas cosas, no saben nada con precisin en comparacin con nuestros ms pequeos escolares, que han estudiado los descubrimientos de nuestros grandes maestros. Hemos arrancado ms secretos a la naturaleza en el lapso de cien aos que los que el gnero humano haba descubierto en la multitud de los siglos. He aqu en realidad el estado en que nos hallamos. No os he escondido el bien, ni el mal, ni nuestros oprobios, ni nuestra gloria; y no he exagerado nada. Amazn, ante este discurso, se sinti invadido por el penetrante deseo de instruirse en las ciencias sublimes de las cuales se le hablaba; y si su pasin por la princesa de Babilonia, su respeto filial por su madre, a la cual haba dejado abandonada no hubiesen hablado con fuerza a su corazn desgarrado, habra querido pasar su vida en la isla de Albin; pero aquel malhadado beso dado por su princesa al rey de Egipto no daba suficiente libertad a su nimo para estudiar las altas ciencias. -Os confieso --dijo- que habindome impuesto la ley de recorrer el mundo huyendo de m mismo, siento bastante curiosidad por ver esa antigua tierra de Saturno, ese pueblo del Tber y de las siete montaas a quien habis obedecido otrora; debe ser, sin duda, el primer pueblo de la tierra. -Os aconsejo emprender ese viaje-le repuso el albionense-, por poco que amis la pintura y la msica. Nosotros mismos vamos muy a menudo a llevar nuestro aburrimiento hacia las siete montaas. Pero os sentiris muy asombrado al ver a los descendientes de nuestros vencedores. Esta conversacin fue larga. A pesar de que el hermoso Amazn tena el cerebro un poco afectado hablaba con tanto encanto, su voz era tan conmovedora, su porte tan noble y tan suave, que la duea de casa no pudo evitar a su vez conversar con l a solas. Al hablarle le estrech tiernamente la mano mirndolo con ojos hmedos y brillantes que llevaban el deseo a todos los resortes de la vida. Lo hizo quedarse a comer y a dormir. Cada instante, cada palabra, cada mirada, inflamaron su pasin. Apenas todos se

hubieron retirado, le escribi una esquelita, sin dudar que l vendra a hacerle la corte a su lecho, mientras que milord Y a mi qu dorma en el suyo. Nuevamente Amazn tuvo el coraje de resistir; hasta tal punto un grano de locura produce efectos milagrosos en un alma fuerte y profundamente herida. Amazn, siguiendo su costumbre, escribi a la dama una respuesta respetuosa en la cual le informaba de la santidad de su juramento y la fuerte obligacin en la que se hallaba de ensear a la princesa de Babilonia a dominar sus pasiones; despus de lo cual hizo uncir sus unicornios y volvi a partir hacia la Batavia, dejando a todos los huspedes maravillados de l, y a la duea de casa desesperada. En el exceso de su dolor, ley al da siguiente. -sas son -dijo, encogindose de hombros- necedades bien aburridas. Y se fue a una cacera de zorro con algunos borrachos de la vecindad. Amazn ya bogaba sobre el mar, provisto de un mapa geogrfico que le haba obsequiado el sabio albionense que haba conversado con l en la casa de milord Y a un qu Vea con sorpresa gran parte de la tierra sobre una hoja de papel. Sus ojos y su imaginacin se perdan en ese pequeo espacio; miraba el Rin. el Danubio, los Apees del Tirol, llamados entonces de otra manera, y todos los pases por donde deba pasar antes de llegar a la ciudad de las siete montaas; pero sus miradas se dirigan sobre todo al pas de los gangridas, a Babilonia, donde haba visto a su querida princesa y al fatal pas de Bassora, donde ella haba dado un beso al rey de Egipto. Suspiraba, derramaba lgrimas, pero estaba de acuerdo en que el albionense, que le haba regalado un universo en pequeo, no se haba equivocado al decirle que la gente era ms instruida en las orillas del Tmesis que en las del Nilo, del ufrates y del Ganges. Mientras l regresaba a Batavia, Formosanta volaba hacia Albin con sus dos navos que singlaban a toda vela; el de Amazn y el de la princesa se cruzaron, casi se tocaron: los dos amantes estaban cerca el uno del otro y no podan sospecharlo. Ah, si lo hubiesen sabido! Pero el imperioso destino no lo permiti

Apenas Amazn desembarc sobre el terreno parejo y fangoso de Batavia, parti como un relmpago hacia la ciudad de las siete montaas. Debi atravesar la parte meridional de la Germania. Cada cuatro millas se hallaba un prncipe y una princesa, damas de honor y pordioseros. Estaba asombrado de las coqueteras que estas seoras y estas damas de honor le hacan en todos lados con la buena fe germnica, y slo les responda con modestas negativas. Despus de haber atravesado los Alpes, se embarc en el mar de Dalmacia y desembarc en una ciudad30 que no se pareca en absoluto a las que haba visto hasta entonces. El mar formaba sus calles; las casas estaban edificadas sobre el agua. Las pocas plazas pblicas que adornaban esta ciudad estaban llenas de hombres y mujeres que tenan un doble rostro, aquel que la naturaleza les haba dado y un rostro de cartn mal pintado que se aplicaban sobre el otro; de tal manera que la nacin pareca compuesta por espectros. Los extranjeros que llegaban a esta comarca comenzaban por comprarse un rostro, as como en otras partes uno se provee de gorros y de zapatos. Amazn desde esta moda que iba contra la naturaleza: se present tal como era. Haba en la ciudad doce mil mujerzuelas inscriptas en el gran libro de la repblica: mujerzuelas tiles al Estado, encargadas del comercio ms ventajoso y ms agradable

que haya enriquecido nunca una nacin. Los comerciantes comunes enviaban a gran costo y a grandes riesgos sus telas a Oriente; estas hermosas negociantes realizaban sin ningn riesgo un trfico que siempre volva a renacer de sus propios atractivos. Vinieron todas a presentarse al bello mazn y le ofrecieron elegir. Huy lo ms pronto que pudo pronunciando el nombre de la incomparable princesa de Babilonia y jurando por los dioses inmortales que era ms hermosa que las doce mil mujerzuelas venecianas. -Sublime bribona -gritaba en sus arrebatos-, os ensear a ser fiel. Finalmente las ondas amarillentas del Tber, pantanos apestados, habitantes macilentos, descarnados y raros, cubiertos con viejos mantos agujereados que dejaban ver la piel seca y curtida, se presentaron ante sus ojos y le anunciaron que se hallaba ante la puerta de la ciudad de las siete montaas, esa ciudad de hroes y legisladores que haba conquistado y civilizado una gran parte del globo. Se haba imaginado que vera en la puerta triunfal quinientos batallones comandados por hroes, y en el senado una asamblea de semidioses dando sus leyes a la tierra. Hall, por todo ejrcito, una treintena de pillos que montaban guardia bajo una sombrilla, por miedo al sol. Al entrar a un templo que le pareci muy hermoso, pero menos que el de Babilonia, se sinti bastante sorprendido al or una msica ejecutaba por hombres que tenan voces de mujer. -S que es un pas gracioso esta tierra de Saturno -dijo-. He visto una ciudad donde nadie tena rostro; he aqu donde los hombres no tienen ni voz ni barba. Se le dijo que estos cantores ya no eran hombres; que se los haba despojado de su virilidad a fin de que cantasen ms agradablemente las alabanzas de una prodigiosa cantidad de gente de mrito. Amazn no comprendi nada de lo que le decan. Estos seores le pidieron que cantara; cant una cancin gangrida con su gracia habitual. Su voz era un contralto muy bello. -Ah, seor -le dijeron-, qu hermosa voz de soprano tendrais. Ah, si... -Cmo, si? Qu pretendis decir? -Ah, monseor... -Y bien? -Si no tuvierais barba! Entonces le explicaron de buena gana, con gestos sumamente cmicos, segn su costumbre de qu se trataba. Amazn qued muy confundido. -He viajado -dijo- y jams he odo hablar de tal fantasa. Cuando se hubo cantado bastante, el Viejo de las siete montaas fue con gran cortejo a la puerta del templo; cort el aire en cuatro con el pulgar levantado, dos dedos extendidos y otros dos plegados, diciendo estas palabras en un idioma que ya no se hablaba: A la ciudad y al universo31 . El gangrida no poda comprender que dos dedos pudiesen llegar tan lejos. Pronto vio desfilar toda la corte del dueo del mundo: estaba compuesta de graves personajes, algunos con trajes rojos, otros violetas; casi todos miraban al bello Amazn con ojos tiernos y se decan el uno al otro: San Martino, che bel ragazzo! San Pancratio que bel fanciullo!32 Los ardientes33, cuyo oficio era mostrar a los extranjeros las curiosidades de la ciudad, se apresuraron a hacerle ver casas en ruinas donde un mozo de mulas no hubiese querido pasar la noche pero que haban sido otrora dignos monumentos de la grandeza de un pueblo real. Y vio tambin cuadros de doscientos aos, y estatuas de ms de veinte siglos que le parecieron obras maestras. -Hacis vosotros an obras semejantes? -No, vuestra Excelencia -le respondi uno

de los ardientes-, pero despreciamos al resto de la tierra, porque conservamos estas rarezas. Somos como ropavejeros; ponemos nuestra gloria en los viejos trajes que an quedan en nuestras tiendas. Amazn quiso ver el palacio del prncipe; lo llevaron a l. Vio a los hombres de violeta que contaban el dinero de las rentas del Estado: ya de una tierra situada sobre el Danubio, ya de otra sobre el Loria, o sobre el Guadalquivir, o sobre el Vstula. -Oh!, oh! --dijo Amazn despus de haber consultado su mapa geogrfico-, vuestro seor posee pues toda Europa, como esos hroes antiguos de las siete montaas? -Debe poseer el universo entero por derecho divino ----le respondi el violeta- y aun hubo un tiempo en que sus predecesores se acercaron a la monarqua universal; pero sus sucesores tienen la bondad de contentarse hoy con algn dinero que los reyes, sus vasallos, le hacen pagar en forma de tributo. -Vuestro seor es pues efectivamente el rey de los reyes? Es ste pues su ttulo? -dijo Amazn. -No, Excelencia, su ttulo es servidor de los servidores; es por su origen pescador y portero34 y es por eso que los emblemas de su dignidad son las redes y las llaves; pero siempre da rdenes a todos los reyes. No hace mucho que envi ciento un mandatos a un rey del pas de los celtas y el rey obedeci35. -Vuestro pescador -dijo Amazn- envi acaso cinco o seis mil hombres para hacer ejecutar sus ciento y una voluntades? -En absoluto, Vuestra Excelencia; nuestro santo dueo no es lo suficientemente rico para asalariar a diez mil soldados; pero tiene de cuatro a cinco mil profetas divinos distribuidos en los otros pases. Estos profetas de todos los colores son, como es justo, alimentados a expensas de los pueblos; anuncian de parte de los cielos que mi seor puede con sus llaves abrir y cerrar todas las cerraduras, y sobre todo las de las cajas fuertes. Un prelado normando 36, que tena ante el rey del que os hablo el cargo de confidente de sus pensamientos, lo convenci de que debi obedecer sin rplica los ciento un pensamientos de mi seor: porque debis saber que una de las prerrogativas del Viejo de las siete montaas es la de tener siempre razn, sea que se digne hablar, sea que se digne escribir. -Caramba! -dijo Amazn-, he aqu un hombre bien singular. Me agradara cenar con l. -Vuestra Excelencia, aunque fueras rey, no podras cenar en su mesa; todo lo que l podra hacer por vos sera hacer servir una a su lado, ms pequea y ms baja que la suya. Pero, si queris tener el honor de hablarle os pedir audiencia con l, mediando una buena mancia 37 que tendris la bondad de darme. -Con sumo gusto -respondi el gangrida. El violeta se inclin. -Os introducir maana -dijo-. Haris tres genuflexiones y besaris el pie del Viejo de las siete montaas. Ante estas palabras Amazn estall en tales carcajadas que estuvo a punto de ahogarse; sali sujetndose las costillas y ri hasta las lgrimas durante todo el camino hasta que lleg a su hospedaje, donde sigui; riendo an largo tiempo.

Durante su cena se presentaron veinte hombres sin barba y veinte violines que le ofrecieron un concierto. Fue cortejado durante el resto del da por los seores ms importantes de la ciudad: le hicieron proposiciones an ms extraas que la de besar los pies del Viejo de las siete montaas. Como era sumamente corts, crey al comienzo que estos seores lo tomaban por una dama, y les advirti de su error con la ms circunspecta honestidad. Pero, siendo apremiado un poco vivamente por dos o tres de los violetas ms destacados, los tir por las ventanas sin creer que estuviera ofrecindole un gran sacrificio a la hermosa Formosanta. Abandon lo ms pronto posible esta ciudad de los dueos del mundo, donde haba que besar a un viejo en el dedo del pie, como si su mejilla estuviese en el pie, y donde slo se abordaba a los mancebos con ceremonias an ms estrafalarias.

De provincia en provincia, siempre rechazando arrumacos de toda especie, siempre fiel a la princesa de Babilonia, siempre en clera contra el rey de Egipto, este modelo de constancia lleg a la nueva capital de los galos. Esta ciudad haba pasado, como tantas otras, por todos los grados de la barbarie, de la ignorancia, de la estupidez y de la miseria. Su primer nombre haba sido barro y .fango 38 , luego haba tomado el de Isis, por el culto de Isis que haba legado hasta ella. Su primer senado haba sido una compaa de barqueros39. Haba sido durante largo tiempo esclava de los hroes depredadores de las siete montaas, y despus de algunos siglos, otros bandidos, llegados de la orilla ulterior del Rin, se haban apropiado de su pequeo terreno. El tiempo, que todo lo cambia, haba hecho de ella una ciudad de la cual una mitad era muy noble y muy agradable, la otra un poco grosera y ridcula: era el emblema de sus habitantes. Haba dentro de su recinto por lo menos cien mil personas que no tenan otra cosa que hacer ms que jugar y divertirse. Este pueblo de ociosos juzgaba las artes que los otros cultivaban. No saban nada de lo que suceda en la corte; aunque slo se hallaba a cuatro cortas millas de all; pareca que estuviese a seiscientas millas por lo menos. El placer de la buena sociedad, la alegra, la frivolidad, eran para ellos lo importante y su nica preocupacin; se los gobernaba como a nios a quienes se prodiga juguetes para impedirles llorar. Si se les hablaba de los horrores que haba, dos siglos antes, desolado su patria, y de aquellos tiempos espantosos en que la mitad de la nacin haba masacrado a la otra por sofismas 40 decan que efectivamente aquello no estaba bien y luego se echaban a rer y a cantar vaudevilles. Cuanto ms corteses, divertidos y amables eran los ociosos, ms se observaba un triste contraste entre ellos y los grupos de ocupados. Haba, entre estos ocupados, o que pretendan serlo, una tropa de sombros fanticos41, mitad absurdos, mitad pillos, cuyo solo aspecto entristeca la tierra, a la que habran desquiciado, si hubiesen podido, para darse un poco de crdito; pero la nacin de los ociosos, cantando y bailando, los haca retornar a sus cavernas, as como los pjaros nos obligan a los autillos a zumbillarse en los agujeros de las ruinas.

Se refiere a Lutecia, cuyo nombre proviene de lutum, barro que sucedi a Lyon como capital de la Galia y luego tom el nombre de Pars, al que una falsa etimologa de derivaba de Isis 39 Bajo el reinado de Tiberio la corporacin de nautas (barqueros) levant un altar a Jpiter cerca de donde hoy se halla la cabecera del Notre-Dame. 40 Se refiere a las guerras de religin.

Otros ocupados42, en menor nmero, eran los conservadores de las antiguas costumbres brbaras contra las cuales la naturaleza horrorizada reclamaba a viva voz; slo consultaban sus registros rodos por los gusanos. Si vean una costumbre insensata y horrible, la miraban como ley sagrada. Es por esta costumbre cobarde de no osar pensar por s mismos y de extraer las ideas de los desechos de los tiempos en que no se pensaba, que, en la ciudad de los placeres, haba an costumbres atroces. Es por esta razn que no haba ninguna proporcin entre los delitos y las penas. Se haca a veces sufrir mil muertes a un inocente para hacerle confesar un delito que no haba cometido. Se castigaba el atolondramiento de un mancebo 43 como se habra castigado un envenenamiento o un parricidio. Los ociosos lanzaban gritos agudos y al da siguiente ya no pensaban ms en ello, y slo hablaban de modas nuevas. Este pueblo haba visto transcurrir un siglo durante el cual las bellas artes se elevaron a un grado de perfeccin que no se habra jams osado esperar; los extranjeros venan entonces, como a Babilonia, a admirar los grandes monumentos de la arquitectura, los prodigios de los jardines, los sublimes esfuerzos de la pintura y de la escultura. Se sentan encantados por una msica que iba al alma sin aturdir los odos. La verdadera poesa, es decir aquella que es natural y armoniosa, la que halaga al corazn tanto como al espritu, slo fue conocida por la nacin durante este siglo bienaventurado. Nuevos gneros de elocuencia desplegaron bellezas sublimes. Los teatros, sobre todo, resonaron con obras de arte como ningn pueblo pudo alcanzar jams. Finalmente, el buen gusto se expandi en todas las profesiones, hasta tal punto que incluso entre los druidas hubo buenos escritores. Tantos laureles, que haban levantado su copa hasta las nubes, pronto se secaron en una tierra agotada. Slo quedaron unos pocos cuyas hojas eran de un verde plido y moribundo. La decadencia fue producida por la facilidad en el hacer y por la pereza de hacer las cosas bien, por la saciedad de la belleza y por el gusto por lo extravagante. La vanidad protegi a los artistas que volvan a traer los tiempos de la barbarie; y esta misma vanidad, al perseguir a los verdaderos talentos, los oblig a abandonar la patria; los insectos hicieron desaparecer a las abejas. Ya casi sin artes verdaderas, ya casi sin genio, el mrito consista en razonar a tontas y locas sobre el mrito del siglo anterior: el embadurnador de paredes de una taberna criticaba sabiamente los cuadros de los grandes pintores; los borroneadores de papel desfiguraban las obras de los grandes escritores. La ignorancia y el mal gusto tenan otros borroneadores a sus expensas; se repetan las mismas cosas en cien volmenes bajo diferentes ttulos. Todo era o diccionario o folletn. Un druida gacetillero escriba dos veces por semana los anales oscuros de algunos energmenos ignorados por la nacin, y sobre los prodigios operados en los desvanes por pequeos mendigos y pequeas mendigas 44; otros ex druidas, vestidos de negro 45, a punto de morir de clera y de hambre, se quejaban en cien escritos porque no se les permita ms engaar a los hombres y porque se dejaba ese derecho a chicos vestidos de gris. Algunos archidruidas impriman libelos difamatorios. Amazn no saba nada de todo esto y, aun cuando lo hubiese sabido, no se habra molestado en absoluto, ya que tena la mente puesta en la princesa de Babilonia, en el

Los funcionarios de la justicia Alusin al caballero de La Barre, ejecutado en 1766 por diversas manifestaciones antirreligiosas. Haba sido detenido por no descubrirse al paso del Santo Sacramento 44 Los convulsionarios.

rey de Egipto, y en su juramento inviolable de desdear todas las coqueteras de las damas, cualquiera fuese el pas adonde la pena condujese sus pasos. El populacho ligero, ignorante, que siempre lleva hasta el exceso esa curiosidad que es natural al gnero humano, se afan durante largo tiempo alrededor de sus unicornios; las mujeres, ms sensatas, forzaron las puertas de su hotel para contemplarlo a l. Al comienzo testimoni a su husped algn deseo de ir a la corte, pero los ociosos de buena sociedad, que se hallaban por azar all, le dijeron que ya no estaba de moda, que los tiempos haban cambiado mucho y que los placeres slo se encontraban en la ciudad. La misma noche fue invitado a cenar por una dama cuya inteligencia y talento eran conocidos fuera de su patria, y que haba viajado por algunos pases a travs de los cuales Amazn haba pasado. Le agrad a muchos esta dama y la buena sociedad reunida en su casa. La libertad era decorosa, la alegra no era estridente, la ciencia nada tena de engorroso, ni el ingenio de spero. Se dio cuenta de que el trmino buena sociedad no es un trmino vano, aunque a menudo sea usurpado. Al da siguiente cen en una compaia no menos amable, pero mucho menos voluptuosa. Cuando ms se sinti l satisfecho con sus comensales ms se sinti la gente contenta con l. Amazn senta que su alma se ablandaba y se disolva as como las especias de su pas se fundan suavemente a fuego moderado exhalando deliciosos perfumes. Despus de cenar, lo llevaron a presenciar un encantador espectculo, condenado por los druidas porque les quitaba el auditorio del que eran ms celosos. Este espectculo estaba compuesto por versos agradables, por cantos deliciosos, por danzas que expresaban los movimientos del alma y por engaosas perspectivas que encantaban los ojos. Esta especie de placer, que reuna tantos gneros, slo era conocido bajo un nombre extranjero: se llamaba pera, lo que significaba antao en la lengua de las siete montaas trabajo, cuidado, ocupacin, industria, empresa, tarea, negocio. Este negocio le encant. Una joven sobre todo lo sedujo a causa de su voz melodiosa y los atractivos que la adornaban: esta joven de negocios le fue presentada despus del espectculo por sus nuevos amigos. l le obsequi un puado de diamantes. Ella se sinti tan agradecida que no pudo dejarlo el resto del da. Cen con ella y, durante la comida, olvid su sobriedad: y, despus de la comida, olvid su juramento de ser siempre insensible a la belleza, e inexorable ante las tiernas coqueteras. Qu ejemplo de debilidad humana! La princesa de Babilonia llegaba en esos momentos con el fnix, su mucama Irla y sus doscientos caballeros gangridas montados sobre sus unicornios. Hubo que esperar largo tiempo antes de que abriesen las puertas. Pregunt primero si el ms hermoso de los hombres, el ms valiente, el ms talentoso y el ms fiel se hallaba an en esa ciudad. Los magistrados se dieron cuenta de que hablaba de Amazn. Se hizo conducir a su hotel; entr, con el corazn palpitante de amor: toda su alma se hallaba anegada de la inexpresable felicidad de volver a ver finalmente en su amante el modelo de la constancia. Nada le pudo impedir penetrar en su dormitorio; las cortinas estaban descorridas: vio al bello Amazn durmiendo entre los brazos de una linda morena. Ambos tenan mucha necesidad de reposo. Formosanta lanz un grito de dolor que reson en toda la casa, pero que no pudo despertar ni a su primo ni a la joven de negocios. Cay desmayada en los brazos de Irla. Apenas recobr el sentido, sali de esta fatal habitacin con un sentimiento de dolor mezclado con rabia. Irla se inform sobre quin era esta joven que pasaba tan dulces horas con el bello Amazn. Se le dijo que era una joven de negocios muy complaciente, que juntaba a sus talentos el de cantar con bastante gracia. -Oh, justos cielos, poderoso Orosmade! -exclamaba la princesa de Babilonia

baada en lgrimas- Por quin soy traicionada, y a cambio de quin! He aqu pues que el que ha rechazado por m tantas princesas me abandona por una comedianta de las Galias. No, no podr sobrevivir a esta afrenta. -Seora-le dijo Irla-, as son los jvenes de uno a otro extremo del mundo: aunque estuviesen enamorados de una belleza descendida del cielo, le seran, en ciertos momentos, infieles por una sirvienta de taberna. -Ya est decidido -dijo la princesa-, no lo volver a ver en toda mi vida. Partamos en este mismo instante, y que se aten mis unicornios. El fnix la conjur a esperar por lo menos que Amazn se despertara, y que tuviera la oportunidad de hablarle. No lo merece-dijo la princesa-; me ofenderais cruelmente: creera que os he pedido que le reprochis su conducta, y queris reconciliarme con l. Si me amis, no agregues esta injuria a la injuria que me ha hecho. El fnix, que despus de todo deba su vida a la hija del rey de Babilonia, no pudo desobedecerla. Ella volvi a partir con todo su acompaamiento. -Adnde vamos, seora? -le pregunt Irla. No lo s-repuso la princesa-; tomaremos el primer camino que encontremos; con tal de huir para siempre de Amazn, estoy contenta. El fnix, que era ms juicioso que Formosanta, puesto que no albergaba una pasin, la consolaba durante el camino; le adverta suavemente que era triste castigarse por las faltas de los otros, que Amazn le haba dado pruebas bastante manifiestas y bastante numerosas de fidelidad como para que ella pudiera perdonarle haber flaqueado un momento; que l era un justo a quien la gracia de Orosmade haba faltado; que en adelante slo se mostrara ms constante en el amor y en la virtud; que el deseo de expiar su falta lo colocara por encima de si mismo; que ella slo se sentira ms feliz; que varias grandes princesas antes que ella haban perdonado desvos semejantes y haban sido felices; le citaba ejemplos y hasta tal punto era buen narrador que el corazn de Formosanta se fue calmando y apaciguando; hubiese querido no partir tan rpido , pero no osaba volver sobre sus pasos; combatiendo entre el deseo de perdonar y, el de mostrar su clera, entre su amor y su vanidad, dejaba correr a sus unicornios; recorra el mundo, siguiendo la prediccin del orculo a su padre. mazn, al despertar, se entera de la llegada y la partida de Formosanta y del fnix; se entera de la desesperacin y la indignacin de la princesa; le dicen que ha jurado no perdonarlo jams. -Ya no me queda -exclama- ms que seguirla y matarme a sus pies. Sus amigos, los ociosos de la buena sociedad, acudieron al escndalo de esta aventura; todos le hicieron ver que le vala infinitamente ms permanecer con ellos; que nada era comparable a la dulce vida que llevaban en medio de las artes y de una voluptuosidad tranquila y delicada; que varios extranjeros e incluso reyes haban preferido este reposo, tan agradablemente ocupado y tan encantador, a su patria y a su trono; que por otra parte su carruaje estaba roto y que un talabartero le estaba haciendo uno a la nueva moda; que el mejor sastre le haba cortado ya una docena de trajes al nuevo estilo; que las damas ms ingeniosas y ms amables de la ciudad, en casa de quienes se representaban muy bien las comedias, se haban reservado cada una un da para agasajarlo con fiestas. La joven de negocios, mientras tanto, beba chocolate en su tocador, rea, cantaba, y haca tales arrumacos al bello Amazn, que ste finalmente cay en la cuenta de que ella no tena ms cerebro que un pjaro. Como la sinceridad, la cordialidad, la franqueza, as como la magnanimidad y el valor componan el carcter de este gran prncipe, haba contado sus desventuras y sus

viajes a sus amigos; saban que era primo segundo de la princesa; estaban informados del beso funesto dado por ella al rey de Egipto. -Se perdona-le dijeron-esas pequeas travesuras entre parientes; si no, habra que pasar la vida en eternas querellas. Nada quebrant su designio de correr en pos de Formosanta, pero, al no estar listo su carruaje, se vio obligado a pasar tres das con los ociosos en medio de fiestas y placeres. Finalmente se despidi de ellos abrazndolos, obligndolos a aceptar los diamantes mejor engarzados de su pas y recomendndoles ser siempre ligeros y frvolos, puesto que as eran ms amables y ms felices. -Los germanos-deca- son los viejos de Europa; los pobladores de Albin son los hombres hechos y derechos; los habitantes de Galia son los nios, y me gusta jugar con ellos.

No result difcil a sus guas seguir el rastro de la princesa; no se hablaba ms que de ella y de su gran pjaro. Todos los habitantes se hallaban an sumidos en el entusiasmo de la admiracin. Los pueblos de Damasco y de la Marca de Ancona experimentaron luego una sorpresa menos deliciosa cuando vieron volar una casa por el aire46; las orilla del Loria, del Dordoa, del Garrona, del Gironda, resonaban an de aclamaciones. Cuando Amazn estuvo al pie de los Pirineos, los magistrados y los druidas del pas le hicieron bailar a pesar suyo al son de la pandereta, pero apenas hubo atravesado los Pirineos, no vio ms jbilo ni alegra. Si escuch algunas canciones de tarde en tarde, eran todas de tono triste: los habitantes caminaban gravemente con cuentas enhebradas y un pual en su cintura. La nacin, vestida de negro, pareca estar de duelo. Si los criados de Amazn interrogaban a los pasantes, stos les respondan por medio de seales; si se entraba a un hospedaje, el dueo de casa haca saber a la gente en tres palabras que no haba nada en la casa, y que se poda enviar a buscar a algunas millas las cosas que necesitaran con urgencia. Cuando se preguntaba a estos taciturnos si haban visto pasar a la princesa de Babilonia, respondan ms locuazmente: -La hemos visto, no es tan bella: slo es bella la tez morena; ella ostenta una garganta alabastrina que es la cosa ms agradable del mundo, y que es casi desconocida en nuestras regiones. Amazn avanzaba hacia la provincia regada por el Betis. No haban transcurrido ms de doce mil aos desde que este pas haba sido descubierto por los tirios, hacia la misma poca en que descubrieron la gran isla de Atlntida, que se sumergi algunos aos despus. Los tirios cultivaron la Bltica, que los naturales del pas dejaban yerma, pretendiendo que no deban preocuparse por nada, y que corresponda a los galos vecinos suyos venir a cultivar sus tierras. Los tirios haban llevado consigo a los palestinos, que desde esa poca andaban por todas partes, por poco que fuese el dinero que pudiesen ganar. Estos palestinos, prestando al cincuenta por ciento, haban atrado para s casi todas las riquezas del pas. Eso hizo creer a los pueblos de Btica que los palestinos eran brujos, y todos aquellos acusados de magia eran quemados sin misericordia por una sociedad de druidas a quienes se llamaba los investigadores, o los antropokaios47. Estos sacerdotes los vestan primero con un hbito provisto de una capucha que les tapaba la cabeza48, se adueaban de sus bienes, y recitaban devotamente

Los inquisidores (del latin incluirere, buscar) y quemadores de hombres (del griego anthropos-chai). Antes de 1786, existan por lo menos tres continuaciones del cndido. En 1756, el ex capuchino Maubert de

las propias oraciones de los palestinos mientras los cocinaban a fuego lento por l 'amor de Dios49.La princesa de Babilonia se haba detenido en la ciudad que luego se llam Sevilla. Su intencin era embarcarse en el Betis y regresar a Babilonia por Tiro, para volver a ver al rey Belus, su padre, y olvidar, si poda, a su infiel amante, o bien pedirlo en casamiento. Hizo venir a su casa a dos palestinos que se ocupaban de todos los negocios de la corte. Deban proporcionarle tres navos. El fnix hizo con ellos todos los arreglos necesarios y convino un precio luego de haber discutido un poco. La hospedera era muy devota, y su marido, no menos devoto, era familiar, es decir espa de los druidas investigadores antropokaios: no dej de advertirles que en su casa haba una bruja y dos palestinos que hacan un pacto con el diablo, disfrazado de gran pjaro dorado. Los investigadores, sabiendo que la dama tena una prodigiosa cantidad de diamantes, la juzgaron bruja de inmediato y esperaron que llegara la noche para encerrar los doscientos caballeros y los unicornios, que dorman en vastos establos, porque los investigadores son cobardes. Despus de haber asegurado bien las puertas, se apoderaron de la princesa y de Irla; pero no pudieron apresar al fnix, que se vol a todo lo que daban sus alas: sospechaba que hallara a Amazn en el camino que va de Galia a Sevilla. Lo hall en la frontera de Btica, y lo inform de la desgracia de la princesa. Amazn no pudo hablar: estaba demasiado sobrecogido, demasiado furioso. Se arma de una coraza de acero damasquinada en oro, una lanza de doce pies, dos jabalinas y una espada tajante, llamada la, fulminante, que poda hendir de un slo golpe rboles, rocas y druidas; cubre su hermosa cabeza con un casco de oro bordeado de plumas de garza y de avestruz. Era la antigua armadura de Magog, que su hermana Ald le haba regalado en su viaje a Escitia; los pocos servidores que lo acompaaban montan, como l, cada uno en su unicornio. Amazn, abrazando a su querido fnix, no le dijo ms que estas tristes palabras: -Soy culpable; si no me hubiese acostado con una joven de negocios en la ciudad de los ociosos, la hermosa princesa de Babilonia no se hallara en este espantoso estado; ataquemos a los antropokaios. Pronto entra en Sevilla: quince mil alguaciles guardaban las puertas del recinto donde doscientos gangridas y sus unicornios estaban encerrados sin tener qu comer; todo estaba preparado para el sacrificio de la princesa de Babilonia, de su mucama Irla, y de los dos ricos palestinos. El gran antropokaio, rodeado de su pequeos antropokaios, estaba ya en su tribunal sagrado; un gento de sevillanos, llevando cuentas enhebradas en sus cinturas, juntaban sus manos sin decir una palabra; mientras, traan a la bella princesa, a Irla y a los dos palestinos con las manos atadas detrs de la espalda y vestidos con un hbito encapuchado. El fnix entra, por un tragaluz, a la prisin donde los gangridas comenzaban ya a derribar las puertas. El invencible Amazn las rompa desde afuera. Salen completamente armados, todos sobre sus unicornios; Amazn se coloca al frente. No le cost mucho derribar a los alguaciles, a los familiares, a los sacerdotes antropokaios; cada unicornio atravesaba doce a la vez. La fulminante de Amazn cortaba en dos a todos los que hallaba; el pueblo hua con sus mantos negros y sus gorgueras sucias, siempre teniendo en sus manos las cuentas benditas por amor de Dios. Amazn toma con la mano al gran investigador en su tribunal y lo tira sobre la hoguera que estaba preparada a cuarenta pasos; arroja tambin a ella, uno tras otro, a

los dems pequeos investigadores. Se prosterna luego ante los pies de Formosanta. -Ah, cun amable sois -dice ella-; cunto os adorara si no me hubierais sido infiel con una joven de negocios! Mientras Amazn haca las paces con la princesa, mientras los gangridas apilaban sobre la hoguera los cuerpos de todos los antropokaios, y las llamas se elevaban hasta las nubes, Amazn vio a lo lejos cmo todo un ejrcito vena hacia l. Un viejo monarcas50, con su corona avanzaba en un carro tirado por mulas enganchadas con cuerdas; otros cien carros los seguan. Estaban acompaados por graves personajes de manto negro y gorgueras, montados sobre caballos muy hermosos; una multitud de gente a pie los segua con la cabeza descubierta, y en silencio. Al principio Amazn hizo formar alrededor de l a sus gangridas, y se adelant, lanza en ristre. Apenas el rey lo percibi, se quit la corona, descendi de su carro, abraz el estribo de Amazn y le dijo: -Hombre enviado por Dios, sois el vengador del gnero humano, el liberador de mi patria, mi protector. Estos monstruos sagrados, de los cuales habis purgado la tierra, eran mis seores en nombre del Viejo de las siete montaas; estaba obligado a soportar mi poder criminal. Mi pueblo me habra abandonado si hubiese querido tan slo moderar sus abominables atrocidades. Desde hoy respiro, reino, y os lo debo. Luego bes respetuosamente la mano de Formosanta, y le suplic que quisiese subir con Amazn, Irla, y el fnix, a su carroza tirada por ocho mulas. Los dos palestinos, banqueros de la corte, prosternados an en tierra de terror y de agradecimiento, se pusieron de pie, y a la tropa de unicornios sigui el rey de Bltica a su palacio. Como la dignidad del rey de un pueblo grave exiga que sus mulas fuesen al paso, Amazn y Formosanta tuvieron tiempo de contarle sus aventuras. Convers tambin con el fnix; lo admir y lo bes cien veces. Comprendi hasta qu punto los pueblos de Occidente, que coman animales y slo comprendan su propia lengua, eran ignorantes, brutales y brbaros; qu nicamente los gangridas haban conservado la naturaleza y la dignidad que los ms brbaros de los mortales eran estos investigadores antropokaios, de los que Amazn acaba de purgar el mundo. No cesaba de ser bendecido y de agradecerle. La hermosa Formosanta olvidaba ya la aventura de la joven de negocios y slo tena el alma llena del valor del hroe que le haba salvado la vida. Amazn, sabedor de la inocencia del beso dado al rey de Egipto, y de la resurreccin del fnix, disfrutaba una alegra pura y se hallaba embriagado por el ms violento amor. Se cen en el palacio, y bastante mal. Los cocineros de Btica eran los peores de Europa. Amazn aconsej hacer llamar a los galos. Los msicos del rey ejecutaron durante la comida esa clebre meloda que se llam con el correr de los siglos Las locuras de Espaa. Despus de la comida se habl de negocios. El rey pregunt al hermoso Amazn, a la hermosa Formosanta y al hermoso fnix, qu pensaban hacer. -En cuanto a m -dijo Amazn-, mi intencin es regresar a Babilonia, cuyo presunto heredero soy, y pedir a mi to Belus mi prima hermana, la incomparable Formosanta, a menos que ella prefiera vivir conmigo entre los gangridas. -Mi intencin -dijo la princesa- es por cierto no separarme nunca de mi primo segundo. Pero creo que conviene que regrese junto al rey mi padre, tanto ms que l

me dio permiso para ir en peregrinaje a Bassora y yo he recorrido el mundo. -En cuanto a m -dijo el fnix-, seguir por doquier a estos dos tiernos y generosos amantes. -Tenis razn-dijo el rey-, pero el regreso a Babilonia no es tan fcil como pensis. Todos los das tengo noticias de ese pas a travs de los navos tirios, y por medio de mis banqueros palestinos, que mantienen correspondencia con todos los pueblos de la tierra. Todo est en armas contra el ufrates y el Nilo. El rey de Escitia a la cabeza de trescientos mil guerreros de a caballos, pide que le d la herencia de su mujer. El rey de Egipto y el rey de las Indias asolan tambin las orillas del Tigris y del ufrates, cada uno al frente de trescientos mil hombres, para vengar la burla de la que han sido objeto. Mientras que el rey de Egipto se halla fuera de su pas, su enemigo, el rey de Etiopa, saquea Egipto con tres mil hombres y el rey de Babilonia no tiene ms que seiscientos mil hombres en pie para defenderse. -Os confieso-continu el rey- que cuando oigo hablar de esos prodigiosos ejrcitos que Oriente vomita de su seno, y de su asombrosa magnificencia, cuando los comparo con nuestros pequeos cuerpos de veinte a treinta mil soldados, que resultan tan difciles de vestir y de alimentar, me siento tentado de creer que Oriente ha sido hecho mucho antes que Occidente. Parece que hubisemos salido anteayer del caos, y ayer de la barbarie. -Sire -dijo Amazn-, los recin llegados ganan a veces a los que han comenzado primero la carrera. Se piensa en mi pas que el hombre es originario de la India, pero no tengo ninguna certeza. -Y vos -dijo el rey de Btica al fnix-, qu pensis de esto? -Sire -respondi el fnix -, an soy muy joven para estar instruido sobre la antigedad. No he vivido ms que unos veintisiete mil aos: pero mi padre, que haba vivido cinco veces esta edad, me deca que haba aprendido de su padre que las comarcas de Oriente haban sido siempre ms pobladas y ms ricas que las otras. Saba por sus antepasados que las generaciones de todos los animales haban comenzado a orillas del Ganges. En cuanto a m, no caigo en la vanidad de compartir esta opinin. No puedo creer que los zorros de Albin, las marmotas de los Alpes, y los lobos de Galia provengan de mi pas, del mismo modo que no creo que los pinos y los robles de vuestras comarcas desciendan de las palmeras y los cocoteros de la India. -Pero, de dnde provenimos, pues? dijo el rey. -Nada s --dijo el fnix-, quisiera saber tan slo dnde podrn ir la hermosa princesa de Babilonia y mi amigo. -Mucho dudo --continu el rey-que con sus doscientos unicornios se encuentren en estado de atravesar tantos ejrcitos de trescientos mil hombres cada uno. -Por qu no? -dijo Amazn. El rey de Btica sinti lo sublime del por qu no?, pero crey que lo sublime no bastaba contra ejrcitos innumerables. -Os aconsejo -dijo- ir a buscar al rey de Miopa; estoy en relacin con este prncipe negro por medio de mis palestinos. Os dar carta para l. Puesto lue es enemigo del rey de Egipto, se sentir feliz de verse fortalecido por medio de vuestra alianza. Os puedo ayudar con dos mil hombres muy sobrios y muy valientes; slo depende de vosotros contratar otros tantos entre los pueblos que viven, o mejor dicho que saltan, al pie de los Pirineos, y a quienes se llama vascos o vascongados. Enviad a uno de vuestros guerreros montados sobre un unicornio con algunos diamantes: no hay vasco que abandone su castel, es decir la choza de su padre, para serviros. Son infatigables, valientes y alegres, os sentiris muy satisfechos con ellos. Mientras esperamos que ellos leguen, os agasajaremos con fiestas y os preparemos barcos. No puedo agradeceros en demasa el favor que ne habis hecho.

Amazn disfrutaba de la felicidad de haber reencontrado a Formosanta, y de gustar en paz de todos os encantos del amor reconciliado, que valen casi pomo los del amor naciente. Pronto una tropa orgullosa y alegre de vascos leg bailando al son del tamboril; la otra tropa orgullosa y seria, de bticos se hallaba lista. El viejo rey atezado abraz tiernamente a los jvenes amantes; lizo cargar sus navos con armas, lechos, juegos de ajedrez, vestidos negros, golillas, cebollas, ovejas, pollos, harina y mucho ajo, desendoles una feliz travesa, amor constante y muchas victorias. La flota abord la orilla, donde se dice que tantos aos despus la fenicia Dido, hermana de Pigmalin, esposa de Siqueo, despus de haber abandonado la ciudad de Tiro, vino a fundar la soberbia ciudad de Cartago cortando un cuero de buey en tiras, segn el testimonio de los ms graves autores de la antigedad, quienes jams han contado fbulas, y segn los profesores que han escrito para nios, aunque despus de todo no haya habido jams nadie en Tiro que se haya llamado Pigmalin, o Dido, o Siqueo, ya que son nombres totalmente griegos y, finalmente, aunque no haya habido rey en Tiro en esa poca. La soberbia Cartago no era ms que un puerto de mar; slo haba all algunos nmidas que hacan secar los pescados al sol. Costearon Bizancio y Sirtes, las orillas frtiles donde estuvieron despus de Cirene y la gran Quersoneso. Finalmente llegaron a la primera desembocadura del sagrado ro Nilo. Es en la extremidad de esta tierra frtil donde el puerto de Canopus reciba ya las naves de todas las naciones comerciantes, sin que se supiera si el dios Canopus haba fundado el puerto, o si los habitantes haban fabricado al dios; ni si la estrella Canopus haba dado su nombre a la ciudad, o si la ciudad haba dado el suyo a la estrella. Todo lo que se saba, es que tanto la ciudad como la estrella eran sumamente antiguas, que es todo lo que se puede saber del origen de las cosas, cualquiera sea su naturaleza. Fue all donde el rey de Etiopa, habiendo asolado todo Egipto, vio desembarcar al invencible Amazn y a la adorable Formosanta. Tom al uno por el dios de las batallas, y a la otra por la diosa de la belleza. Amazn le present la carta de recomendacin de Espaa. El rey de Etiopa ofreci fiestas admirables, siguiendo la indispensable costumbre de los tiempos heroicos; luego se habl de ir a exterminar a los trescientos mil hombres del rey de Egipto, los trescientos mil del emperador de las Indias., y los trescientos mil del gran kan de los escitas, que asediaban la inmensa, orgullosa, y voluptuosa ciudad de Babilonia. Los dos mil espaoles que Amazn haba trado con l dijeron que no necesitaban al rey de Etiopa para socorrer a Babilonia; que era suficiente que su rey les mandase ir a liberarla; que bastaba con ellos para esta expedicin. Los vascos dijeron que ya haban hecho otras por el estilo; que venceran solos a todos los egipcios, los indios y los escitas, y que slo marcharan junto con los espaoles si stos iban a la retaguardia. Los doscientos gangridas se echaron a rer de las pretensiones de sus aliados, y sostuvieron que con cien unicornios solamente haran huir a todos los reyes de la tierra. La hermosa Formosanta los apacigu con su prudencia y sus encantadores discursos. Amazn present al monarca negro sus gangridas, sus unicornios, los espaoles, los vascos y el hermoso pjaro. Todo estuvo prontamente listo para marchar por Menfis, y por Helipolis, y por Arsnoe, por Petra, por Artemisa, por Sora, por Apame, para ir a atacar a los tres reyes y para hacer esa guerra memorable ante la cual todas las guerras que los hombres han hecho despus no han sido ms que rias de gallos y codornices. Todos sabemos cmo el rey de Etiopa se enamor de la hermosa Formosanta, y

cmo la sorprendi en el lecho, cuando un dulce sueo abata sus largas pestaas. Se recuerda que Amazn, testigo de este espectculo, crey ver al da y a la noche acostados juntos. No se ignora que Amazn, indignado por la afrenta, lanz repentinamente su fulminante, y cort la cabeza perversa del negro insolente, y ech a todos los etopes de Egipto. No estn escritos estos prodigios en el libro de las crnicas de Egipto? La fama no ha publicado con sus cien bocas las victorias que obtuvo sobre los tres reyes con sus espaoles, sus vascos y sus unicornios. Devolvi la hermosa Formosanta a su padre; liber todo el cortejo de su seora, que el rey de Egipto haba reducido a la esclavitud. El gran kan de los escitas se declar vasallo, y su casamiento con la princesa Ald fue confirmado. El invencible y el generoso Amazn, reconocido como heredero del reino de Babilonia, entr triunfante en la ciudad, con el fnix, en presencia de cien reyes tributarios. La fiesta de su casamiento sobrepas en todo a la que el rey Belus haba dado. Se sirvi en la mesa el buey Apis asado. El rey de Egipto y el de Indias sirvieron de beber a los dos esposos, y las bodas fueron celebradas por quinientos grandes poetas de Babilonia. Oh musas!, a quienes se invoca siempre al comienzo de la obra, slo os imploro al final. Es en vano que me se reprocha dar gracias sin haber dicho benedcite. Musas!, no seris menos por estos mis protectoras. Impedid que los continuadores temerarios estropeen por medio de sus fbulas las verdades que he enseado a los mortales en este fiel relato, as como han osado falsificar Cndido, el Ingenuo y las castas aventuras de la casta Juana, que un ex capuchino ha desfigurado por medio de versos dignos de los capuchinos, en ediciones btavas 51 . Que no hagan este dao a mi tipgrafo, cargado de una numerosa familia y que apenas tiene con qu comprar los tipos, el papel y la tinta. Oh Musas! Imponed silencio al detestable Cog 52profesor de charlatanera en el colegio de Mazarin, quien no se sinti satisfecho con los discursos morales de Belisario y del emperador Justiniano, y que escribi malvados libelos difamatorios contra estos dos grandes hombres. Colocad una mordaza al pedante Larcher 53, que sin saber una palabra del babilonio antiguo, sin haber viajado como yo por las orillas del ufrates y del Tigris, tuvo la Formosanta, hija del mayor rey del mundo, y la princesa Ald, y todas las mujeres de esa corte respetable, se acostaban por dinero con todos los palafreneros del Asia en el gran templo de Babilonia, obedeciendo a sus principios religiosos. Este libertino de colegio, enemigo vuestro y del pudor, acusa a las bellas egipcias de Mends 54 de haber amado slo a los chicos, proponindose en secreto, ante este ejemplo, darse una vuelta por Egipto para poder disfrutar finalmente alguna aventura. Como no sabe ms sobre lo actual que sobre lo antiguo, insina, con la esperanza de acercarse a alguna vieja, que nuestra incomparable Ninon, a la edad de ochenta aos, se acost con el abate Gdoyn, de la Academia Francesa y de la Academia de Inscripciones y Bellas Letras. Nunca oy hablar del abate de Chteauneuf, a quien toma por el abate Gdoyn55. Conoce tan bien a Ninon como a las jvenes de Babilonia.

El abate de Chteauneuf muerto en 1708, era el padrino de Voltaire. El abate Gdoyn (1667-1744) es traducido sobre todo como traductor. Sobre la pederastia entre los persas cf Philosoplue de !'historie, cap. 11. 53 Sobre la pederastia entre los persas Cf. philosophie de l`historie, cap11

54 Elie Frron (1718-1776) clebre con sus disputas con los filsofos, fue un crtico bastante talentoso. 55 Lugar donde se hallaba una prisin. 56 Comedia de Voltaire donde se ataca violentamente a Frron.

Musas, hijas del cielo, vuestro amigo Larcher va ms all: se deshace en elogios sobre la pederastia; osa decir que todos los chiquillos de mi pas estn sujetos a esta infamia. Cree salvarse aumentando el nmero de los culpables56. Nobles y castas Musas, que detestis por igual al pedantismo y la pederastia, protegedme contra el maestro Larcher. Y vos, maestro Aliboron, llamado Frron57, antes supuestamente jesuita, vos cuyo Parnaso se halla ya en Bictre 58 tanto como en la taberna de la esquina, vos a quien todos los teatros de Europa han hecho justicia con la honesta comedia l`cossaise 59 , vos, digno hijo del sacerdote Desfontaines 60 que nacisteis de sus amores con uno de esos hermosos nios que llevan un hierro y una venda como el hijo de Venus 61 y que como l se lanzan al aire, aunque no vayan nunca ms all de lo alto de las chimeneas; mi querido Aliboron, por quien siempre he experimentado tanta ternura, y que habis hecho rer un mes seguido para la poca de aquella cossaise, os recomiendo a mi princesa de Babilonia: hablad mal de ella a fin de se la lea. No os olvidar aqu, gacetillero eclesistico62, ilustre orador de los convulsionarios, padre de la Iglesia, fundada por el abate Bcherand y por Abraham Chaumeix63 ; no dejis de decir en vuestras hojas, tan piadosas como elocuentes y sensatas, que La princesa de Babilonia es hertica, desta y atea. Tratad sobre todo de comprometer a ese tal Riballier 64 para que haga condenar a La princesa de Babilonia por la Sorbona; daris con esto un gran placer a mi librero, a quien he dado esta corta historia en carcter de primicia.

57 El abate Desfontaine fue acusado de un crimen vergonzoso y encarcelado en Bictre. A pesar que voltaire lo hizo salir, el abate lo sigui atacando en sus escritos. Un desollinador que, como el amor, lleva una venda. Comedia de Voltaire donde se ataca violentamente a Fren 60 El abate Desfontaine fue acusado de un crimen vergonzoso y encarcelado en Bictre,. A pesar de que Voltaire lo hizo salir, el abate lo sigui atacando con sus escritos. 61 Un desollinador que como el amor lleva una venda 62 sin duda el autor annimo de la Gazette Eclessiastique 63 El abate Bcherand fue el primero que tuvo convulsiones en 1731. Abraham Chaumeix (1730-1790)escribi contra los enciclopedistas 64 Doctor se la Sorbona

Traducido de un manuscrito alemn del doctor Ralph con las adiciones encontradas en el bolsillo del doctor, cuando muri en Minden, en el ao de gracia de 1759. I. De cmo Cndido fue criado en un hermoso castillo y de cmo fue arrojado de all

Viva en Westfalia, en el castillo del seor barn de Thunder-ten-tronckh, un mancebo a quien la naturaleza haba dotado de la ndole ms apacible. Su fisonoma anunciaba su alma; tena juicio bastante recto y espritu muy simple; por eso, creo, lo llamaban Cndido. Los antiguos criados de la casa sospechaban que era hijo de la hermana del seor barn y de un bondadoso y honrado hidalgo de la vecindad, con quien jams consinti en casarse la doncella porque l no poda probar arriba de setenta y un cuarteles, debido a que la injuria de los tiempos haba acabado con el resto de su rbol genealgico. Era el seor barn uno de los caballeros ms poderosos de Westfalia, pues su castillo tena puerta y ventanas; en la sala principal hasta haba una colgadura. Los perros del corral componan una jaura cuando era menester; sus palafreneros eran sus picadores, y el vicario de la aldea, su primer capelln; todos lo trataban de Monseor, todos se echaban a rer cuando deca algn chiste. La seora baronesa, que pesaba unas trescientas cincuenta libras, se haba granjeado por ello gran consideracin, y reciba las visitas con tal dignidad que la haca an ms respetable. Su hija Cunegunda, doncella de diecisiete aos, era rubicunda, fresca, rolliza, apetitosa. El hijo del barn era en todo digno de su padre. El preceptor Pangloss era el orculo de la casa, y el pequeo Cndido escuchaba sus lecciones con la docilidad propia de su edad y su carcter. Pangloss enseaba metafsico-telogo-cosmlogo-nigologa. Probaba admirablemente que no hay efecto sin causa, y que, en el mejor de los mundos posibles, el castillo de monseor el barn era el ms hermoso de los castillos, y que la seora baronesa era la mejor de las baronesas posibles. Demostrado est, deca Pangloss que no pueden ser las cosas de otro modo, porque habindose hecho todo con un fin, ste no puede menos de ser el mejor de los fines. Ntese que las narices se hicieron para llevar anteojos; por eso nos ponemos anteojos; las piernas notoriamente para las calzas, y usamos calzas; las piedras para ser talladas y hacer castillos; por eso su seora tiene un hermoso castillo: el barn principal de la provincia ha de estar mejor aposentado que ninguno; y como los marranos nacieron para que se los coman, todo el ao comemos tocino: en consecuencia, los que afirmaron que todo est bien, han dicho una tontera; debieron decir que nada puede estar mejor. Cndido escuchaba atentamente y crea inocentemente, porque la seorita Cunegunda le pareca muy hermosa, aunque nunca se haba atrevido a decrselo. Deduca que despus de la felicidad de haber nacido barn de Thunder-ten-tronckh, el segundo grado de felicidad era ser la seorita Cunegunda; el tercero, verla cada da; y el cuarto, or al maestro Pangloss, el filsofo ms ilustre de la provincia, y, por consiguiente, de todo el orbe. Cunegunda, pasendose un da por los alrededores del castillo, vio entre las matas, en un tallar que llamaban el parque, al doctor Pangloss que daba una leccin de fsica

experimental a la doncella de su madre, morenita muy graciosa y muy dcil. Como la seorita Cunegunda tena gran disposicin para las ciencias, observ sin pestaear las reiteradas experiencias de que era testigo; vio con claridad la razn suficiente del doctor, sus efectos y sus causas, y regres agitada, pensativa, deseosa de aprender, figurndose que bien podra ser ella la razn suficiente de Cndido, quien podra tambin ser la suya. Encontr a Cndido de vuelta al castillo, y enrojeci; Cndido tambin enrojeci. Saludle Cunegunda con voz trmula, y contest Cndido sin saber lo que deca. Al da siguiente, despus de comer, al levantarse de la mesa, se encontraron detrs de un biombo; Cunegunda dej caer su pauelo, Cndido lo recogi; ella le tom inocentemente la mano y el joven bes inocentemente la mano de la seorita con singular vivacidad, sensibilidad y gracia; sus bocas se encontraron, sus ojos se inflamaron, sus rodillas temblaron, sus manos se extraviaron. En esto estaban cuando acert a pasar junto al biombo el seor barn de Thunder-ten-tronckh, y reparando en tal causa y tal efecto, ech a Cndido del castillo a patadas en el trasero. Cunegunda se desvaneci; cuando volvi en s, la seora baronesa le dio de bofetadas; y todo fue consternacin en el ms hermoso y agradable de los castillos posibles.

Cndido, arrojado del paraso terrenal, fue andando mucho tiempo sin saber a dnde, lloroso, alzando los ojos al cielo, volvindolos una y otra vez hacia el ms hermoso de los castillos, que encerraba a la ms linda de las baronesitas; se acost sin cenar en mitad del campo entre dos surcos. Caan gruesos copos de nieve al da siguiente. Cndido, empapado, lleg arrastrndose como pudo al pueblo inmediato, que se llama Valdberghoff-trarbk-dikdorff, sin un ochavo en la faltriquera y muerto de hambre y fatiga. Parse lleno de pesar a la puerta de una taberna, y repararon en l dos hombres con vestidos azules. Camarada, dijo uno, aqu tenemos un gallardo mozo, de la estatura requerida. Acercronse a Cndido y lo convidaron a comer con mucha cortesa. Seores, les dijo Cndido con encantadora modestia, mucho favor me hacen ustedes, pero no tengo para pagar mi parte. Seor, le dijo uno de los azules, las personas de su aspecto y de su mrito nunca pagan. No tiene usted cinco pies y cinco pulgadas de alto? S, seores, sa es mi estatura, dijo haciendo una cortesa. Vamos, caballero, sintese usted a la mesa, que no slo pagaremos, sino que no consentiremos que un hombre como usted ande sin dinero; los hombres han sido hechos para socorrerse unos a otros. Razn tienen ustedes, dijo Cndido; as me lo ha dicho mil veces el seor Pangloss, y ya veo que todo es perfecto. Le ruegan que admita unos escudos; los toma y quiere dar un vale; pero no lo quieren, y se sientan a la mesa. No ama usted tiernamente?... S, seores, respondi Cndido, amo tiernamente a la seorita Cunegunda. No preguntamos eso, le dijo uno de aquellos dos seores, preguntamos si no ama usted tiernamente al rey de los blgaros. En modo alguno, dijo, porque no le he visto en mi vida. Vaya, pues es el ms encantador de los reyes. Quiere usted que brindemos a su salud? Con mucho gusto, seores; y brinda. Basta con eso, le dijeron, ya es usted el apoyo, el defensor, el adalid, el hroe de los blgaros; su fortuna est hecha, su gloria afianzada. Echronle al punto un grillete al pie y se lo llevan al regimiento; lo hacen volverse a derecha e izquierda, meter la baqueta, sacar la baqueta, apuntar, hacer fuego, acelerar el paso, y le dan treinta palos: al otro da hizo el ejercicio un poco menos mal y no le dieron ms de veinte; al tercero recibe solamente diez, y sus camaradas le tuvieron por un portento. Cndido, estupefacto, an no poda entender bien de qu modo era un hroe. Un da de primavera se le ocurri irse a paseo, y sigui su camino derecho, creyendo que era

privilegio de la especie humana y de la especie animal, servirse de sus piernas a su antojo. No haba andado dos leguas, cuando surgen otros cuatro hroes de seis pies que lo alcanzan, lo atan y lo llevan a un calabozo. Le preguntan jurdicamente si prefera ser fustigado treinta y seis veces por las baquetas de todo el regimiento, o recibir una vez sola doce balazos en la mollera. Intilmente aleg que las voluntades eran libres y que no quera ni una cosa ni otra; fue forzoso que escogiera, y en virtud de la ddiva de Dios que llaman libertad , se resolvi a pasar treinta y seis veces por las baquetas, y sufri dos tandas. Componase el regimiento de dos mil hombres, lo cual hizo justamente cuatro mil baquetazos que de la nuca al trasero le descubrieron msculos y nervios. Iban a proceder a la tercera tanda, cuando Cndido, no pudiendo aguantar ms, pidi por favor que tuvieran la bondad de levantarle la tapa de los sesos; obtiene ese favor, se le vendan los ojos, lo hacen hincar de rodillas. En ese momento pasa el rey de los blgaros, se informa del delito del paciente, y como este rey era hombre de grandes luces, por todo cuanto le dicen de Cndido comprende que es ste un joven metafsico muy ignorante en las cosas del mundo y le otorga el perdn con una clemencia que ser muy loada en todas las gacetas y en todos los siglos. Un diestro cirujano cur a Cndido con los emolientes que ensea Dioscrides. Un poco de cutis tena ya, y empezaba a poder andar, cuando dio el rey de los blgaros batalla al de los varos.

No haba nada ms hermoso, ms diestro, ms brillante, ms bien ordenado que ambos ejrcitos: las trompetas, los pfanos, los oboes, los tambores, y los caones formaban tal armona cual nunca hubo en los infiernos. Primeramente, los caones derribaron unos seis mil hombres de cada parte, despus la fusilera barri del mejor de los mundos unos nueve o diez mil bribones que infectaban su superficie y, por ltimo, la bayoneta fue la razn suficiente de la muerte de otros cuantos miles. Todo ello poda sumar cosa de treinta millares. Cndido, que temblaba como un filsofo, se escondi lo mejor que pudo durante esta heroica carnicera. En fin, mientras ambos reyes hacan cantar un Te Deum , cada uno en su campo, se resolvi nuestro hroe ir a discurrir a otra parte sobre los efectos y las causas. Pas por encima de muertos y moribundos hacinados y lleg a un lugar inmediato; estaba hecho cenizas; era una aldea vara que, conforme a las leyes de derecho pblico, haban incendiado los blgaros; aqu unos ancianos acribillados de heridas contemplaban morir a sus esposas degolladas, con los nios apretados a sus pechos ensangrentados. Ms all, exhalaban el postrer suspiro muchachas destripadas, despus de haber saciado los deseos naturales de algunos hroes; otras, medio tostadas, clamaban por que las acabaran de matar; la tierra estaba sembrada de sesos al lado de brazos y piernas cortadas. Cndido huy a toda prisa a otra aldea que perteneca a los blgaros, y que haba sido igualmente tratada por los hroes varos. Al fin, caminando sin cesar por cima de miembros palpitantes, o atravesando ruinas, sali del teatro de la guerra, con algunas cortas provisiones en la mochila y sin olvidar nunca a Cunegunda. Al llegar a Holanda se le acabaron las provisiones; mas habiendo odo decir que la gente era muy rica en este pas y que eran cristianos, no le qued duda de que le daran tan buen trato como el que le dieron en el castillo del seor barn, antes que lo echaran a causa de los bellos ojos de la seorita Cunegunda. Pidi limosna a muchos sujetos graves; todos le dijeron que si segua en aquel oficio lo encerraran en una casa de correccin para ensearle a vivir. Dirigise luego a un hombre que acababa de hablar una hora seguida en una crecida asamblea sobre la

caridad, y el orador, mirndole de reojo, le dijo: A qu vienes aqu? Ests por la buena causa? No hay efecto sin causa, respondi modestamente Cndido; todo est encadenado necesariamente y ordenado para lo mejor; ha sido menester que me echaran de casa de la seorita Cunegunda y que me dieran carreras de baquetas, y es menester que mendigue el pan hasta que lo pueda ganar; nada de esto poda ser de otra manera. Amiguito, le dijo el orador, crees que el Papa es el anticristo? Nunca lo haba odo, respondi Cndido; pero salo o no, yo no tengo pan que comer. Ni lo mereces, replic el otro; anda, bribn, anda, miserable, y que no te vuelva a ver en mi vida. Asomse en esto a la ventana la mujer del ministro, y viendo a uno que dudaba de que el Papa fuera el anticristo, le tir a la cabeza un vaso lleno de... Oh cielos, a qu excesos se entregan las damas por celo religioso! Uno que no haba sido bautizado, un buen anabaptista, llamado Jacobo, testigo de la crueldad y la ignominia con que trataban a uno de sus hermanos, a un ser bpedo y sin plumas, que tena alma, lo llev a su casa, lo limpi, le dio pan y cerveza y dos florines, y adems quiso ensearle a trabajar en su fbrica de tejidos de Persia que se hacen en Holanda. Cndido, arrodillndose casi a sus plantas, clamaba: Bien deca el maestro Pangloss, que todo era para mejor en este mundo, porque infinitamente ms me conmueve la mucha generosidad de usted que la inhumanidad de aquel seor de capa negra y de su seora mujer. Yendo al otro da de paseo se encontr con un mendigo cubierto de lepra, casi ciego, la punta de la nariz carcomida, la boca torcida, los dientes ennegrecidos y el habla gangosa, atormentado por una violenta tos, y que a cada esfuerzo escupa una muela.

Cndido, movido a piedad, ms que a horror, dio a este espantoso pordiosero los dos florines que haba recibido del honrado anabaptista. Mirle de hito en hito la fantasma, y vertiendo lgrimas se le colg al cuello. Cndido retrocedi asustado. Ay!, dijo el infeliz al otro infeliz. Conque no conoces a tu amado maestro Pangloss? Qu oigo? Usted, mi amado maestro! Usted, en tan horrible estado! Qu desdicha le ha sucedido? Por qu no est en el ms hermoso de los castillos? Qu se ha hecho de la seorita Cunegunda, la perla de las doncellas, la obra maestra de la naturaleza? No puedo ms, dijo Pangloss. Llevle sin tardanza Cndido al establo del anabaptista, le dio un mendrugo de pan, y cuando Pangloss hubo cobrado aliento, Cndido le pregunt: qu es de Cunegunda? Ha muerto, respondi el otro. Desmayse Cndido al orlo y su amigo le volvi a la vida con un poco de mal vinagre que encontr fortuitamente en el pajar. Abri Cndido los ojos y exclam: Cunegunda muerta! Ah, el mejor de los mundos!, dnde ests? Pero de qu enfermedad ha muerto? Ha sido, por ventura, la pesadumbre de verme echar a patadas del hermoso castillo de su padre? No, dijo Pangloss, unos soldados blgaros la destriparon despus que la hubieron violado hasta ms no poder; al seor barn, que quiso defenderla, le rompieron la cabeza. La seora baronesa fue cortada en pedazos; mi pobre alumno, tratado lo mismo que su hermana; y en el castillo no ha quedado piedra sobre piedra, ni trojes, ni siquiera un carnero, ni un pato, ni un rbol; pero bien nos han vengado, porque los varos han hecho lo mismo a una barona vecina que era de un seor blgaro. Desmayse otra vez Cndido al or esta lamentable historia; pero vuelto en s, y habiendo dicho cuanto tena que decir, se inform de la causa y del efecto y de la razn suficiente que haba puesto a Pangloss en tan lastimoso estado. Ay!, dijo el otro, es el amor: el amor, el consolador del gnero humano, el conservador del universo, el alma

de todos los seres sensibles, el tierno amor. Ah!, dijo Cndido, yo he conocido ese amor, he conocido a ese rbitro de los corazones, a esa alma de nuestra alma; tan slo me ha valido un beso y veinte patadas en el trasero. Cmo tan bella causa ha podido producir en usted tan abominable efecto? Pangloss respondi en los trminos siguientes: Ya conociste, amado Cndido, a Paquita, esa linda doncella de nuestra augusta baronesa; en sus brazos goc las delicias del paraso, que han producido los tormentos del infierno que ahora me consumen: estaba infestada por ellos, quizs haya muerto por ellos. Paquita debi este don a un franciscano instruidsimo, que haba averiguado el origen de su achaque: se lo haba dado una vieja condesa, la cual lo haba recibido de un capitn de caballera que lo hubo de una marquesa, a quien se lo dio un paje, que lo cogi de un jesuita, el cual, siendo novicio, lo haba recibido en lnea recta de uno de los compaeros de Cristbal Coln. Yo, por m, no se lo dar a nadie, porque he de morir muy pronto. Oh Pangloss, exclam Cndido, qu extraa genealoga! Fue acaso el diablo su fundador? En modo alguno, replic aquel varn eminente, era algo indispensable en el mejor de los mundos, un ingrediente necesario; pues si Coln no hubiera atrapado en una isla de Amrica esta enfermedad que envenena el manantial de la generacin, y que a menudo hasta llega a impedirla, y que manifiestamente se opone al gran objetivo de la naturaleza, no tendramos chocolate ni cochinilla, y se ha de notar que hasta el da de hoy, en nuestro continente, esta dolencia nos es peculiar, no menos que la teologa escolstica. Todava no se ha introducido en Turqua, en la India, en Persia, en China, en Siam ni en el Japn; pero hay razn suficiente para que all la padezcan dentro de algunos siglos. Mientras tanto, ha hecho maravillosos progresos entre nosotros, especialmente en los grandes ejrcitos, que constan de honrados mercenarios muy bien educados, los cuales deciden la suerte de los pases; y se puede afirmar con certeza que cuando pelean treinta mil hombres en una batalla campal contra un ejrcito igualmente numeroso, hay cerca de veinte mil galicosos por una y otra parte. Es algo portentoso, dijo Cndido; pero usted debe tratar de curarse. Y cmo me he curar, amiguito, dijo Pangloss, si no tengo un ochavo, y en todo este vasto globo a nadie sangran ni le administran una lavativa sin que pague o sin que alguien pague por l? Estas ltimas razones determinaron a Cndido; fue a echarse a los pies de su caritativo anabaptista Jacobo, a quien pint tan tiernamente la situacin a que se vea reducido su amigo, que el buen hombre no vacil en hospedar al doctor Pangloss y en hacerlo curar a su costa. La curacin no cost a Pangloss ms que un ojo y una oreja. Como saba escribir y contar a la perfeccin, el anabaptista lo hizo su tenedor de libros. Vindose precisado al cabo de dos meses a ir a Lisboa para asuntos de su comercio, se embarc con sus dos filsofos. Pangloss le explicaba de qu modo todas las cosas se arreglaban a la perfeccin. Jacobo no era de su parecer. Fuerza es, deca, que los hombres hayan estragado en algo la naturaleza, porque no nacieron lobos y se han convertido en lobos. Dios no les dio ni caones de veinticuatro ni bayonetas, y ellos, para destruirse, han fraguado bayonetas y caones. Tambin podra mentar las quiebras y la justicia que embarga los bienes de los fallidos para frustrar a los acreedores. Todo eso era indispensable, replicaba el doctor tuerto, y de los males individuales se compone el bien general; de suerte que cuanto ms males individuales hay, mejor est el todo. Mientras argumentaba, se oscureci el cielo, soplaron los vientos de los cuatro ngulos del mundo, y a vista del puerto de Lisboa fue embestido el navo por la tormenta ms horrorosa.

La mitad de los pasajeros, afligidos y sufriendo esas inconcebibles angustias que el balanceo de un barco produce en los nervios y en todos los humores del cuerpo, agitados, en direcciones opuestas, no tenan siquiera fuerzas para inquietarse por el peligro. La otra mitad gritaba y rezaba; las velas estaban rasgadas, los mstiles rotos y abierta la nave; quien poda trabajaba, nadie escuchaba, nadie mandaba. Algo ayudaba a la faena el anabaptista, que estaba sobre el combs, cuando un furioso marinero le pega un rudo empelln y lo derriba sobre las tablas; pero fue tal el esfuerzo que hizo al empujarlo que se cay de cabeza fuera del navo y qued colgado y agarrado de una porcin del mstil roto. Acudi el buen Jacobo a socorrerlo y lo ayud a subir; pero con la fuerza que para ello hizo, se cay en el mar a vista del marinero, que lo dej ahogarse sin dignarse mirarlo. Cndido se acerca, ve a su bienhechor que reaparece un instante y se hunde para siempre; quiere tirarse tras l al mar; pero lo detiene el filsofo Pangloss, demostrndole que la baha de Lisboa ha sido hecha expresamente para que en ella se ahogara el anabaptista. Probndolo estaba a priori , cuando se abri el navo, y todos perecieron, menos Pangloss, Cndido y el brutal marinero que haba ahogado al virtuoso anabaptista; el bribn lleg nadando hasta la orilla, adonde Cndido y Pangloss fueron arrastrados sobre una tabla. As que se recobran un poco del susto y del cansancio, se encaminaron a Lisboa. Llevaban algn dinero, con el cual esperaban librarse del hambre, despus de haberse zafado de la tormenta. Apenas pusieron los pies en la ciudad, lamentndose de la muerte de su bienhechor, el mar hirviente embisti el puerto y arrebat cuantos navos se hallaban en l anclados; calles y plazas se cubrieron de torbellinos, de llamas y cenizas; hundanse las casas, caanse los techos sobre los cimientos, y los cimientos se dispersaban, y treinta mil moradores de todas edades y sexos eran sepultados entre ruinas. El marinero, tarareando y blasfemando, deca: Algo ganaremos con esto. Cul puede ser la razn suficiente de este fenmeno?, deca Pangloss; y Cndido exclamaba: ste es el da del juicio final. El marinero corri sin detenerse en medio de las ruinas, arrostrando la muerte para buscar dinero; con el dinero encontrado se fue a emborrachar, y despus de haber dormido su borrachera compra los favores de la primera prostituta de buena voluntad que encuentra en medio de las ruinas de los desplomados edificios y entre los moribundos y los cadveres. Pangloss, sin embargo, le tiraba de la casaca, dicindole: Amigo, eso no est bien; eso es pecar contra la razn universal; ahora no es ocasin de holgarse. Por vida del Padre Eterno!, respondi el otro, soy marinero y nacido en Batavia; cuatro veces he pisado el crucifijo en cuatro viajes que tengo hechos al Japn. Pues no vienes mal ahora con tu razn universal! Cndido, que la cada de unas piedras haba herido, tendido en mitad de la calle y cubierto de ruinas, clamaba a Pangloss: Ay! Trigame usted un poco de vino y aceite, que me muero. Este temblor de tierra, respondi Pangloss, no es cosa nueva: el mismo azote sufri Lima aos pasados; las mismas causas producen los mismos efectos; sin duda hay una veta subterrnea de azufre que va de Lisboa a Lima. Nada es tan probable, dijo Cndido, pero, por Dios, un poco de aceite y vino. Cmo probable?, replic el filsofo, sostengo que est demostrado. Cndido perdi el sentido, y Pangloss le llev un trago de agua de una fuente vecina. Al da siguiente, metindose por entre los escombros, encontraron algunos alimentos y recobraron un poco sus fuerzas. Despus trabajaron, a ejemplo de los dems, para aliviar a los habitantes que haban escapado de la muerte. Algunos vecinos

socorridos por ellos, les dieron la mejor comida que en tamao desastre se poda esperar: verdad que fue muy triste el banquete; los convidados baaban el pan con sus lgrimas, pero Pangloss los consolaba afirmando que no podan suceder las cosas de otra manera, porque todo esto, deca, es conforme a lo mejor; porque si hay un volcn en Lisboa, no poda estar en otra parte; porque es imposible que las cosas dejen de estar donde estn, pues todo est bien. Un hombrecito vestido de negro, familiar de la Inquisicin, que junto a l estaba sentado, tom cortsmente la palabra: Sin duda, caballero, no cree usted en el pecado original, porque si todo es para mejor, no ha habido cada ni castigo. Perdneme su excelencia, le respondi con ms cortesa Pangloss, porque la cada del hombre y su maldicin entran necesariamente en el mejor de los mundos posibles. Por lo tanto este caballero no cree que seamos libres?, dijo el familiar de la Inquisicin. Otra vez ha de perdonar su excelencia, replic Pangloss, la libertad puede subsistir con la necesidad absoluta; porque era necesario que furamos libres; porque finalmente la voluntad determinada... En medio de la frase estaba Pangloss, cuando hizo el familiar una sea a su secretario que le escanciaba vino de Porto o de Oporto.

Pasado el terremoto que haba destruido las tres cuartas partes de Lisboa, los sabios del pas no encontraron un medio ms eficaz para prevenir una total ruina que ofrecer al pueblo un magnfico auto de fe. La Universidad de Coimbra decidi que el espectculo de unas cuantas personas quemadas a fuego lento con toda solemnidad es infalible secreto para impedir que la tierra tiemble. Con este objeto se haba apresado a un vizcano, convicto de haberse casado con su comadre, y a dos portugueses que al comer un pollo le haban sacado la grasa: despus de la comida se llevaron atados al doctor Pangloss y a su discpulo, a uno por haber hablado, y al otro por haber escuchado con aire de aprobacin. Pusironlos separados en unos aposentos muy frescos, donde nunca incomodaba el sol, y de all a ocho das los vistieron con un sambenito y les engalanaron la cabeza con unas mitras de papel: la coraza y el sambenito de Cndido llevaban llamas boca abajo y diablos sin garras ni rabos; pero los diablos de Pangloss tenan rabo y garras, y las llamas ardan hacia arriba. As vestidos salieron en procesin, y oyeron un sermn muy pattico, al cual se sigui una bellsima salmodia. Cndido, mientras dur la msica, fue azotado a comps, el vizcano y los dos que no haban querido comer la grasa del pollo fueron quemados y Pangloss fue ahorcado, aun cuando sa no era la costumbre. Aquel mismo da la tierra tembl de nuevo con un estruendo espantoso. Cndido, aterrado, sobrecogido, desesperado, ensangrentado, se deca: Si ste es el mejor de los mundos posibles, cmo sern los otros? Vaya con Dios, si no hubieran hecho ms que azotarme; ya lo haban hecho los blgaros. Pero t, querido Pangloss, el ms grande de los filsofos, era necesario verte ahorcar sin saber por qu? Oh, mi amado anabaptista, el mejor de los hombres! Era necesario que te ahogaras en el puerto? Oh, seorita Cunegunda, perla de las doncellas! Era necesario que te abrieran el vientre? Por qu te han sacado el redao? Volvase a su casa, sin poder tenerse en pie, predicado, azotado, absuelto y bendito, cuando se le acerc una vieja que le dijo: Hijo mo, nimo y sgueme!

No cobr nimo Cndido, pero sigui a la vieja a una casucha, donde le dio su conductora un pote de pomada para untarse y le dej de comer y de beber; luego le ense una camita muy aseada; junto a la camita haba un vestido completo. Come, hijo, bebe y duerme, le dijo y que Nuestra Seora de Atocha, el seor San Antonio de Padua y el seor Santiago de Compostela te asistan; maana volver. Cndido, asombrado de cuanto haba visto y padecido, y ms aun de la caridad de la vieja, quiso besarle la mano. No es mi mano la que has de besar, le dijo la vieja; maana volver. ntate con la pomada, come y duerme. Cndido comi y durmi, no obstante sus muchas desventuras. Al da siguiente le trae la vieja de almorzar, le observa la espalda, se la restriega con otra pomada y luego le trae de comer; a la noche vuelve y le trae de cenar. Al tercer da fue la misma ceremonia. Quin es usted?, le deca Cndido; quin le ha inspirado tanta bondad? Cmo puedo agradecerle? La buena mujer no responda, pero volvi aquella noche y no trajo de cenar. Ven conmigo, le dijo y no chistes; diciendo esto cogi a Cndido del brazo y ech a andar con l por el campo. Hacen medio cuarto de legua aproximadamente y llegan a una casa, cercada de canales y jardines. Llama la vieja a un postigo, abren y lleva a Cndido por una escalera secreta a un gabinete dorado, le deja sobre un canap de terciopelo, cierra la puerta y se marcha. Cndido crea soar, y miraba su vida entera como un sueo funesto y el momento presente como un sueo delicioso. Pronto volvi la vieja, sustentando con dificultad del brazo a una trmula mujer, de majestuosa estatura, cubierta de piedras preciosas y cubierta con un velo. Alza ese velo, dijo a Cndido la vieja. Arrmase el mozo y alza con mano tmida el velo. Qu instante! Qu sorpresa! Cree estar viendo a la seorita Cunegunda, y as era. Fltale el aliento, no puede articular palabra y cae a sus pies. Cunegunda se deja caer sobre el canap; la vieja los inunda con vinagre aromtico; vuelven en s, se hablan; primero son palabras entrecortadas, preguntas y respuestas que se cruzan, suspiros, lgrimas, gritos. La vieja, recomendndoles que hagan menos bulla, los deja libres. Conque es usted!, dice Cndido. Conque usted vive y yo la encuentro en Portugal! No ha sido, pues, violada? No le han abierto el vientre, como me haba asegurado el filsofo Pangloss? S, replic la hermosa Cunegunda, pero no siempre son mortales esos accidentes. Y mataron a su padre y a su madre? Por desgracia, respondi llorando Cunegunda. Y su hermano? Tambin mataron a mi hermano. Pues por qu est usted en Portugal? Cmo ha sabido que tambin yo lo estaba? Por qu me ha hecho venir a esta casa? Se lo dir, replic la dama; pero antes es necesario que usted me cuente todo aquello que le ha sucedido desde el inocente beso que me dio y las patadas con que se lo hicieron pagar. Obedeci Cndido con profundo respeto, y como estaba confuso, tena dbil y trmula la voz, y aunque an le dola no poco el espinazo, cont con la mayor ingenuidad todo lo que haba padecido desde el momento de su separacin. Alzaba Cunegunda los ojos al cielo; lloraba tiernas lgrimas por la muerte del buen anabaptista y de Pangloss; habl despus como sigue a Cndido, quien no perda una palabra y se la devoraba con los ojos.

hermano e hicieron tajadas a mi madre. Un blgaro, de seis pies de altura, viendo que me haba desmayado con esta escena, se puso a violarme; con lo cual volv en m, y empec a debatirme, a morderlo, araarlo y a intentar sacarle los ojos, no sabiendo que era cosa de estilo cuanto suceda en el castillo de mi padre: pero el belitre me dio una cuchillada en el costado izquierdo, de la cual conservo todava la seal. Ah! Espero verla, dijo el ingenuo Cndido. Ya la ver usted, dijo Cunegunda; pero continuemos. Contine usted, dijo Cndido. Cunegunda volvi a tomar el hilo de su historia: Entr un capitn blgaro; me vio llena de sangre, debajo del soldado, que no se incomodaba. El capitn se indign por el poco respeto que le demostraba ese brbaro y lo mat sobre mi cuerpo; hzome luego vendar la herida y me llev prisionera de guerra a su guarnicin. All lavaba las pocas camisas que l tena y le guisaba la comida; l deca que era muy bonita y tambin he de confesar que era muy lindo mozo, que tena la piel suave y blanca, pero poco entendimiento y menos filosofa; pronto se echaba de ver que no lo haba educado el doctor Pangloss. Al cabo de tres meses perdi todo su dinero y, harto de m, me vendi a un judo llamado don Isacar, que comerciaba en Holanda y en Portugal y amaba apasionadamente a las mujeres. Prendse mucho de m el tal judo; pero nada pudo conseguir, que me he resistido a l mejor que al soldado blgaro; porque una mujer decente bien puede ser violada una vez; pero eso mismo fortalece su virtud. El judo, para domesticarme, me ha trado a la casa de campo que usted ve. Hasta ahora haba credo que no haba nada en la tierra ms hermoso que el castillo de Thunder-tentronckh, pero he salido de mi error. El gran inquisidor me vio un da en misa; no me quit los ojos de encima y me hizo decir que tena que hablar de un asunto secreto. Llevronme a su palacio y yo le dije quines eran mis padres. Representme entonces cun indigno de mi jerarqua era pertenecer a un israelita. Su Ilustrsima propuso a don Isacar que le hiciera cesin de m, y ste, que es banquero de palacio y hombre de mucho poder, no quiso consentirlo. El inquisidor le amenaz con un auto de fe. Al fin atemorizse mi judo e hizo un ajuste en virtud del cual la casa y yo haban de ser de ambos en condominio; el judo se reserv los lunes, los mircoles, y los sbados, y el inquisidor los dems das de la semana. Seis meses ha que subsiste este convenio, aunque no sin frecuentes contiendas, porque muchas veces han disputado sobre si la noche de sbado a domingo perteneca a la ley antigua o a la nueva. Hasta ahora me he resistido a los dos; y por este motivo pienso que me quieren tanto. Finalmente, por conjurar la plaga de los terremotos e intimidar a don Isacar, le plugo al ilustrsimo seor inquisidor celebrar un auto de fe. Honrme convidndome a la fiesta; me dieron uno de los mejores asientos, y se sirvieron refrescos a las seoras en el intervalo de la misa y la ejecucin. Confieso que estaba sobrecogida de horror al ver quemar a los dos judos y al honrado vizcano casado con su comadre; pero cul no fue mi sorpresa, mi espanto, mi turbacin cuando vi cubierto por un sambenito y bajo una mitra un rostro parecido al de Pangloss! Restregume los ojos, mir con atencin, le vi ahorcar y me desmay. Apenas haba vuelto en m, cuando le vi a usted desnudo; all mi horror, mi consternacin, mi desconsuelo y mi desesperacin. La piel de usted, lo digo de veras, es ms blanca y ms encarnada que la de mi capitn de blgaros, y eso redobl los sentimientos que me abrumaban, que me devoraban. Iba a decir a gritos: Deteneos, brbaros; pero me falt la voz, y habra sido intil. Mientras azotaban a usted, yo me deca: Cmo es posible que se encuentren en Lisboa el amable Cndido y el sabio Pangloss, uno para recibir doscientos azotes y el otro para ser ahorcado por orden del ilustrsimo seor inquisidor que tanto me ama? Qu cruelmente me engaaba Pangloss cuando me deca que todo es perfecto en el mundo!

Agitada, desesperada, fuera de m unas veces y murindome otras de pesar, pensaba en la matanza de mi padre, mi madre y mi hermano, en la insolencia de aquel soez soldado blgaro que me dio una cuchillada, en mi oficio de lavandera y cocinera, en mi capitn blgaro, en mi ruin don Isacar, en mi abominable inquisidor, en el ahorcamiento del doctor Pangloss, en ese gran miserere con salmodias durante el cual le dieron a usted doscientos azotes y sobre todo en el beso que di a usted detrs del biombo la ltima vez que nos vimos. Agradec a Dios que nos volva a reunir por medio de tantas pruebas, y encargu a mi criada vieja que cuidara de usted y me le trajera cuando fuese posible. Ha desempeado muy bien mi encargo y he disfrutado el imponderable gusto de ver a usted nuevamente, de orle, de hablarle. Debe de tener un hambre devoradora; yo tambin tengo apetito; empecemos por cenar. Sentronse, pues, ambos a la mesa, y despus de cenar volvieron al hermoso canap de que ya he hablado. Sobre l estaban, cuando lleg el signor don Isacar, uno de los amos de casa; que era sbado y vena a gozar de sus derechos y a explicar su tierno amor.

Isacar era el hebreo ms colrico que se haya visto en Israel desde la cautividad de Babilonia. Qu es esto, dijo, perra galilea? Conque no te basta con el seor inquisidor? Tambin ese pcaro debe compartirte? Al decir esto saca un largo pual que siempre llevaba en el cinto, y creyendo que su contrario no traa armas, se lanza sobre l. Pero la vieja haba dado a nuestro buen westfaliano una espada con el vestido completo de que hablamos; desenvainla Cndido, a pesar de su mansedumbre, y mat al israelita, que cay a los pies de la bella Cunegunda. Virgen Santsima!, exclam sta; qu ser de nosotros? Un hombre muerto en mi casa! Si viene la justicia, estamos perdidos. Si no hubieran ahorcado a Pangloss, dijo Cndido, l nos dara un consejo en este apuro, porque era gran filsofo, pero, a falta de Pangloss, consultemos a la vieja. Era sta muy discreta, y empezaba a dar su parecer, cuando abrieron otra puertecilla. Era la una de la madrugada; haba ya principiado el domingo, da que perteneca al gran inquisidor. Al entrar ste ve al azotado Cndido con la espada en la mano, un muerto en el suelo, Cunegunda, asustada y la vieja dando consejos. En este instante se le ocurrieron a Cndido las siguientes ideas y discurri as: Si pido auxilio, este santo varn me har quemar infaliblemente, y otro tanto podr hacer a Cunegunda; me ha hecho azotar sin misericordia, es mi rival y yo estoy en vena de matar: no hay que detenerse. Este discurso fue tan bien hilado como pronto, y sin dar tiempo a que se recobrase el inquisidor de su sorpresa, lo atraves de parte a parte de una estocada, y lo dej tendido junto al israelita. Buena la tenemos, dijo Cunegunda; ya no hay remisin: estamos excomulgados y ha llegado nuestra ltima hora. Cmo ha hecho usted, siendo de tan mansa condicin, para matar en dos minutos a un prelado y a un judo? Hermosa seorita, respondi Cndido, cuando uno est enamorado, celoso y azotado por la Inquisicin, no sabe lo que hace. Rompi entonces la vieja el silencio, y dijo: En la caballeriza hay tres caballos andaluces con sus sillas y frenos; ensllelos el esforzado Cndido; esta seora tiene doblones y diamantes, montemos a caballo y vamos a Cdiz, aunque yo slo puedo sentarme sobre una nalga. El tiempo est hermossimo y da contento viajar con el fresco de la noche. Cndido ensill volando los tres caballos, y Cunegunda, l y la vieja anduvieron diecisis leguas sin parar. Mientras iban andando, vino a la casa de Cunegunda la Santa

Hermandad, enterraron a Su Ilustrsima en una suntuosa iglesia y a Isacar lo tiraron a un muladar. Ya estaban Cndido, Cunegunda y la vieja en la aldea de Aracena, en mitad de los montes de Sierra Morena, y decan lo que sigue en un mesn.

Quin me habr robado mis doblones y mis diamantes?, deca llorando Cunegunda; cmo hemos de vivir? Qu hemos de hacer? Dnde he de hallar inquisidores y judos que me den otros? Ay!, dijo la vieja, mucho me sospecho de un reverendo padre franciscano que ayer durmi en Badajoz en nuestra posada. Lbreme Dios de hacer juicios temerarios; pero dos veces entr en nuestro cuarto y se fue mucho antes que nosotros. Ah!, dijo Cndido, muchas veces me ha probado el buen Pangloss que los bienes de la tierra son comunes a todos y que cada uno tiene igual derecho a su posesin. Conforme a estos principios, el franciscano nos haba de haber dejado con qu acabar nuestro camino. Conque nada te queda, hermosa Cunegunda? Ni un maraved, respondi sta. Y qu haremos?, exclam Cndido. Vendamos uno de los caballos, dijo la vieja; yo montar a la grupa del de la Seorita, aunque slo puedo tenerme sobre una nalga, y as llegaremos a Cdiz. En el mismo mesn haba un prior de los benedictinos, que compr barato el caballo. Cndido, Cunegunda y la vieja atravesaron Lucena, Chilla, Lebrija, y llegaron por fin a Cdiz, donde estaban equipando una escuadra para poner en razn a los reverendos padres jesuitas del Paraguay, que haban excitado a una de sus rancheras de indios contra los reyes de Espaa y Portugal, cerca de la colonia del Sacramento. Cndido, que haba servido en la tropa blgara, hizo el ejercicio a la blgara con tanto donaire, ligereza, maa, agilidad y desembarazo, ante el general del pequeo ejrcito, que ste le dio el mando de una compaa de infantera. Helo, pues, capitn; con esta graduacin se embarc en compaa de su seorita Cunegunda, de la vieja, de dos criados y de los dos caballos andaluces que haban pertenecido al Gran Inquisidor de Portugal. Durante todo el viaje discurrieron largamente sobre la filosofa del pobre Pangloss. Vamos a otro mundo, deca Cndido, y es en l, sin duda, donde todo est bien; porque debemos confesar que este nuestro mundo tiene sus defectillos fsicos y morales. Te quiero con toda mi alma, deca Cunegunda; pero todava llevo el corazn traspasado con lo que he visto y padecido. Todo ir bien, replic Cndido; ya el mar de este nuevo mundo vale ms que nuestros mares de Europa; es ms tranquilo y los vientos son ms constantes; no cabe duda de que el Nuevo Mundo es el mejor de los mundos posibles. Dios lo quiera!, dijo Cunegunda; pero tan horrendas catstrofes he sufrido en el mo, que apenas si me queda en el corazn resquicio de esperanza. Ustedes se quejan, les dijo la vieja; pues sepan que no han pasado por infortunios como los mos. Sonrise Cunegunda del disparate de la buena mujer, que se alababa de ser ms desgraciada que ella. Ay!, le dijo, a menos que usted haya sido violada por dos blgaros, que le hayan dado dos cuchilladas en el vientre, que hayan demolido dos de sus castillos, que hayan degollado en su presencia a dos padres y a dos madres y que haya visto a dos de sus amantes azotados en un auto de fe, no s cmo pueda ganarme; sin contar que he nacido baronesa con setenta y dos cuarteles en mi escudo de armas y despus he descendido a cocinera. Seorita, replic la vieja, usted no sabe cul ha sido mi cuna; y si le enseara mi trasero, no hablara del modo que habla y suspendera su juicio. Este discurso provoc una gran curiosidad en Cndido y Cunegunda; la vieja la satisfizo con las palabras siguientes.

No siempre he tenido los ojos legaosos y ribeteados de escarlata; no siempre la nariz me ha tocado el mentn, ni he sido siempre fregona. Soy hija del papa Urbano X y de la princesa de Palestrina.40 Hasta que tuve catorce aos me criaron en un palacio, al cual no hubieran podido servir de caballeriza todos los castillos de vuestros barones tudescos, y era ms rico uno de mis trajes que todas las magnificencias de la Westfalia. Creca en gracia, en talento y beldad, en medio de placeres, respetos y esperanzas, y ya inspiraba amor. Formbase mi pecho; pero, qu pecho! Blanco, firme, tallado como el de la Venus de Mdicis; y qu ojos! Qu prpados! Qu negras cejas! Qu llamas salan de mis pupilas y borraban el centelleo de los astros, segn decan los poetas del barrio! Las doncellas que me desnudaban y me vestan se quedaban absortas cuando me contemplaban por detrs y por delante, y todos los hombres hubieran querido estar en su lugar. Celebrronse mis desposorios con un prncipe soberano de Masa Carrara. Dios mo, qu prncipe! Tan hermoso como yo, lleno de dulzura y atractivos, brillante el ingenio, ardiente de amor: yo lo amaba como quien quiere por vez primera, con idolatra, con arrebato. Dispusironse las bodas con pompa y magnificencia nunca vistas: todo era fiestas, torneos, peras bufas, y en toda Italia se hicieron sonetos en mi elogio, de los cuales ni siquiera hubo uno pasable. Ya rayaba la aurora de mi felicidad, cuando una marquesa vieja, a quien haba cortejado mi prncipe, lo convid a tomar chocolate con ella y el desventurado muri al cabo de dos horas, presa de horribles convulsiones; pero esto es friolera para lo que falta. Mi madre, desesperada, pero mucho menos afligida que yo, quiso perder de vista por algn tiempo esta funesta mansin. Tenamos una hacienda muy pinge en las inmediaciones de Gaeta y nos embarcamos para este puerto en una galera del pas, dorada como el altar de San Pedro en Roma. He aqu que un pirata de Sal nos da caza y nos aborda; nuestros soldados se defendieron como buenos soldados del Papa: tiraron las armas y se hincaron de rodillas, pidiendo al pirata la absolucin in articulo mortis . En breve los desnudaron como monos, y lo mismo hicieron con mi madre, con nuestras doncellas, conmigo. Es portentosa la presteza con que estos caballeros desnudan a la gente; pero lo que ms me extra fue que a todos nos metieron el dedo en un sitio donde nosotras, las mujeres, no estamos acostumbradas a meter sino cnulas. Parecime muy rara esta ceremonia: as juzga de todo el que no ha salido de su pas; muy pronto supe que era para ver si en aquel sitio habamos escondido algunos diamantes; es una costumbre establecida de tiempo inmemorial en las naciones civilizadas que vigilan los mares; los religiosos caballeros de Malta nunca lo omiten cuando apresan a turcos y a turcas, porque es ley del derecho de gentes que nunca ha sido derogada. No dir si fue cosa dura para una joven princesa que la llevaran cautiva a Marruecos con su madre; bien pueden ustedes figurarse cuanto padeceramos en el navo pirata. Mi madre todava era muy hermosa; nuestras camareras, y hasta simples criadas, eran ms lindas que cuantas mujeres pueden hallarse en toda frica; yo era un embeleso, la beldad, la gracia misma, y era doncella; pero no lo fui mucho tiempo, pues el capitn corsario me rob la flor que estaba destinada al hermoso prncipe de Masa Carrara. Tratbase de un negro abominable, que crea que me honraba con sus caricias. Sin duda la princesa de Palestrina y yo debamos de ser muy robustas cuando resistimos a todo cuanto pasamos hasta llegar a Marruecos. Pero, adelante!, son cosas tan comunes, que no merecen mentarse siquiera. Cuando llegamos corran ros de sangre por Marruecos; cada uno de los cincuenta

hijos del emperador Muley-Ismael tena su partido, lo que produca cincuenta guerras civiles de negros contra negros, de negros contra moros, de moros contra moros, de mulatos contra mulatos, y todo el mbito del imperio era una continua carnicera. Apenas hubimos desembarcado, acudieron unos negros de una faccin enemiga de la de mi pirata para quitarle el botn. Despus del oro y los diamantes, la cosa de ms precio que haba ramos nosotras, y presenci un combate como nunca se ve en nuestros climas europeos, porque los pueblos septentrionales no tienen la sangre tan ardiente, ni es en ellos la pasin por las mujeres lo que es entre africanos. Parece que los europeos tienen leche en las venas; vitriolo, fuego, parece correr por las de los habitantes del monte Atlante y de los pases vecinos. Pelearon con la furia de los leones, los tigres y las sierpes de la comarca para saber quin haba de ser nuestro dueo. Agarr un moro a mi madre por el brazo derecho, el asistente de mi capitn retvola por el izquierdo; un soldado moro la cogi de una pierna y uno de nuestros piratas se asa de la otra, y casi todas nuestras doncellas se encontraron en un momento tiradas por cuatro soldados. Mi capitn se haba puesto delante de m, y blandiendo la cimitarra daba muerte a cuantos se oponan a su furor. Finalmente, vi a todas nuestras italianas y a mi madre desgarradas, acribilladas de heridas y hechas pedazos; mis compaeros cautivos, aquellos que los haban cautivado, soldados, marineros, negros, moros, blancos, mulatos, y mi capitn por ltimo, todos murieron, y yo qued agonizando sobre un montn de cadveres. Las mismas escenas se repetan, como es sabido, en un espacio de ms de trescientas leguas, sin que nadie faltase a las cinco oraciones diarias que ordena Mahoma. Zafme con mucho trabajo de tanta multitud de sangrientos cadveres amontonados, y llegu arrastrndome al pie de un gran naranjo que haba a orillas de un arroyo; all ca, rendida del susto, del cansancio, del horror, de la desesperacin y del hambre. Muy pronto mis sentidos postrados se entregaron a un sueo que ms que sosiego era letargo. En este estado de insensibilidad y flaqueza estaba entre la vida y la muerte, cuando me sent comprimida por una cosa que bulla sobre mi cuerpo; y abriendo los ojos vi a un hombre blanco y de buena traza, que suspirando deca entre dientes: Oh che sciagura d'essere senza cogl...

Atnita y alborozada de or el idioma de mi patria y no menos sorprendida de las palabras que deca aquel hombre, le respond que mayores desgracias haba que el desmn de que se lamentaba, informndole en pocas palabras de los horrores que haba sufrido; despus de esto volv a desmayarme. Llevme a una casa vecina, hizo que me metieran en la cama, y me dieran de comer, me sirvi, me consol, me halag, me dijo que no haba visto nunca en su vida criatura ms hermosa ni haba sentido nunca ms que ahora la falta de aquello que nadie poda devolverle. Nac en Npoles, me dijo, donde castran todos los aos a dos o tres mil chiquillos; unos se mueren, otros adquieren mejor voz que las mujeres y otros van a gobernar Estados. Me hicieron esta operacin con suma felicidad, y he sido msico de la capilla de la seora princesa de Palestrina. De mi madre!, exclam. De su madre!, exclam llorando. Conque es usted aquella princesita que cri yo hasta que tuvo seis aos y daba muestras de ser tan hermosa como es usted! sa misma soy, y mi madre est a cuatrocientos pasos de aqu, hecha tajadas, bajo un montn de cadveres... Contle entonces cuanto me haba sucedido, y l tambin me narr sus aventuras, y me dijo que era ministro plenipotenciario de una potencia cristiana ante el rey de Marruecos, para firmar un tratado con este monarca, en virtud del cual se le suministraran navos, caones y plvora para ayudarle a exterminar el comercio de los

dems cristianos. Ya he terminado mi misin, aadi el honrado eunuco, y me voy a embarcar a Ceuta, de donde la llevar a usted a Italia. Ma che sciagura d'essere senza cogl... Dile las gracias vertiendo tiernas lgrimas, y en vez de llevarme a Italia me condujo a Argel, y me vendi al Dey. Apenas me haba vendido, se manifest en la ciudad con toda su furia aquella peste que ha dado la vuelta por frica, Europa y Asia. Seorita, usted ha visto temblores de tierra; pero ha padecido la peste? Nunca, respondi la baronesa. Si la hubiera padecido confesara usted que con ella no tienen comparacin los terremotos. Es muy frecuente en frica, y yo la he padecido. Figrese usted qu situacin para la hija de un papa, de quince aos de edad, que en el espacio de tres meses haba sufrido pobreza y esclavitud, haba sido violada casi todos los das, haba visto hacer cuatro pedazos a su madre, haba padecido las plagas de la guerra y del hambre y se mora de la peste en Argel. Verdad es que no mor; pero pereci mi eunuco, el Dey y casi todo el serrallo. Cuando calm un poco la desolacin de esta espantosa peste, vendieron a los esclavos del Dey. Comprme un mercader que me llev a Tnez, donde me vendi a otro mercader, el cual me revendi en Trpoli; de Trpoli me revendieron en Alejandra, de Alejandra en Esmirna y de Esmirna en Constantinopla: al cabo vine a parar a manos de un ag de los genzaros que en breve recibi orden de ir a defender a Azof contra los rusos, que la tenan sitiada. El ag, hombre muy elegante, llev consigo a todo su serrallo, y nos aloj en un fortn sobre la laguna Metides, guardado por dos eunucos negros y veinte soldados. Fueron muertos millares de rusos, pero nos pagaron con creces: entraron en Azof a sangre y fuego y no se perdon edad ni sexo; slo qued nuestro fortn, que los enemigos quisieron tomar por hambre. Los veinte genzaros juraron no rendirse; los apuros del hambre a que se vieron reducidos los forzaron a comerse a los dos eunucos por no faltar al juramento, y al cabo de pocos das resolvieron comerse a las mujeres. Tenamos un imn, muy piadoso y caritativo, que les predic un sermn elocuente, exhortndolos a que no nos mataran del todo. Cortad, dijo, una nalga a cada una de estas seoras, con la cual os regalaris a vuestro paladar; si es menester, les cortaris la otra dentro de algunos das: el cielo remunerar obra tan caritativa y recibiris socorro. Como era tan elocuente, los persuadi y nos hicieron tan horrorosa operacin. Psonos el imn el mismo ungento que se pone a las criaturas recin circuncidadas: todas estbamos a punto de morir. Apenas haban comido los genzaros la carne que nos haban quitado, desembarcaron los rusos en unos barcos chatos, y no se escap con vida ni siquiera un genzaro: los rusos no tuvieron consideracin por el estado en que nos hallbamos. En todas partes se encuentran cirujanos franceses; uno que era muy hbil nos tom a su cargo y nos cur, y toda mi vida recordar que, as que se cerraron mis llagas, me requiri de amores. Nos exhort luego a tener paciencia, afirmndonos que lo mismo haba sucedido en otros muchos sitios y que era sa la ley de la guerra. Luego que pudieron andar mis compaeras, las condujeron a Mosc, y yo cupe en suerte a un boyardo que me hizo su hortelana y me daba veinte zurrazos diarios. Al cabo de dos aos fue descuartizado este seor, con una treintena de boyardos, por no s qu enredo de palacio; aprovechndome de la ocasin me escap, atraves la Rusia entera y serv mucho tiempo en los mesones, primero de Riga y luego de Rostock, de Vismar, de Lipsia, de Casel, de Utrech, de Leyden, de La Haya y de Roterdam. As he envejecido en el oprobio y la miseria, con no ms que la mitad del trasero, siempre acordndome de que era hija de un papa. Cien veces he querido suicidarme; mas me senta con apego a la

vida. Acaso esta ridcula flaqueza es una de nuestras propensiones ms funestas; hay mayor necedad que empearse en llevar continuamente encima una carga que siempre anhela uno tirar por tierra; horrorizarse de su existencia y querer existir, acariciar la serpiente que nos devora hasta que nos haya comido el corazn? En los pases a donde me ha llevado mi suerte, y en los mesones donde he servido, he visto infinita cantidad de personas que execraban su existencia; pero slo he visto doce que pusieron fin voluntariamente a sus cuitas: tres negros, cuatro ingleses, cuatro ginebrinos y un alemn llamado Robek. Al fin me tom por criada el judo don Isacar, y me llev junto a usted, hermosa seorita, donde slo he pensado en su felicidad, interesndome ms en sus aventuras que en las mas; y nunca hubiera mentado mis desgracias si no me hubiera usted picado un poco, y si no fuese costumbre de los que viajan contar cuentos para matar el tiempo. Seorita, tengo experiencia y s lo que es el mundo; vaya usted preguntando a cada pasajero, uno por uno, la historia de su vida, y mande que me arrojen de cabeza al mar si encuentra uno solo que no haya maldecido cien veces de la existencia y que no se haya credo el ms desventurado de los mortales.

Oda la historia de la vieja, la hermosa Cunegunda la trat con toda la urbanidad y el decoro que se mereca una persona de tan alta jerarqua y de tanto mrito, y admiti su propuesta. Rog a todos los pasajeros que le contaran sus aventuras, uno despus de otro, y Cndido y ella confesaron que tena razn la vieja. Lstima es, deca Cndido, que hayan ahorcado, contra lo que es prctica, al sabio Pangloss en un auto de fe! Cosas maravillosas nos dira acerca del mal fsico y del mal moral que cubren mares y tierras, y yo me sentira con valor para hacerle algunas objeciones. Mientras contaba cada uno su historia, iba andando el navo, y al fin lleg a Buenos Aires. Cunegunda, el capitn Cndido y la vieja se presentaron ante el gobernador don Fernando de Ibarra Figueroa Mascareas Lampurdos y Souza, cuya arrogancia era propia de un hombre poseedor de tantos apellidos. Hablaba a los otros hombres con la ms noble altivez, levantando la nariz y alzando implacablemente la voz, en un tono tan imponente, afectando ademanes tan orgullosos, que cuantos lo saludaban sentan tentaciones de abofetearlo. Amaba furiosamente a las mujeres, y Cunegunda le pareci la ms hermosa criatura del mundo. Lo primero que hizo fue preguntar si era mujer del capitn. Sobresaltse Cndido del tono con que acompa esta pregunta y no se atrevi a decir que fuese su mujer, porque verdaderamente no lo era, ni menos que fuese su hermana, porque no lo era tampoco, y aunque esta mentira oficiosa era muy frecuentemente usada por los antiguos y hubiera podido ser de utilidad a los modernos, el alma de Cndido era demasiado pura para traicionar la verdad. Esta seorita, dijo, me ha de favorecer con su mano y suplicamos ambos a su excelencia que se digne ser nuestro padrino. Oyendo esto, don Fernando de Ibarra Figueroa Mascareas Lampurdos y Souza, se atus con la izquierda el bigote, ri amargamente y orden al Capitn Cndido que fuera a pasar revista a su compaa. Obedeci ste y se qued el gobernador a solas con la seorita Cunegunda; le declar su amor, previnindole que al da siguiente sera su esposo por delante o por detrs de la iglesia, como ms placiera a Cunegunda. Pidile sta un cuarto de hora para pensarlo bien, consultarlo con la vieja y resolverse. La vieja dijo a Cunegunda: seorita, usted tiene setenta y dos cuarteles y ni un ochavo, y est en su mano ser la mujer del seor ms principal de la Amrica meridional, que tiene unos bigotes estupendos, es del caso mostrar una fidelidad a toda prueba? Los blgaros la violaron a usted, un inquisidor y un judo han disfrutado sus

favores; la desdicha da legtimos derechos. Si yo fuera usted, confieso que no tendra reparo ninguno en casarme con el seor gobernador, y hacer rico al seor capitn Cndido. Mientras as hablaba la vieja, con la autoridad que su prudencia y sus canas le daban, vieron entrar al puerto un barquito que traa un alcalde y dos alguaciles; y era sta la causa de su arribo. No se haba equivocado la vieja en sospechar que el ladrn del dinero y las joyas de Cunegunda, en Badajoz, cuando vena huyendo con Cndido, era un franciscano de manga ancha. El fraile quiso vender a un joyero algunas de las piedras preciosas robadas, y ste advirti que eran las mismas que l le haba vendido al gran inquisidor. El franciscano, antes de que lo ahorcaran confes a quin y cmo las haba robado y el camino que llevaban Cndido y Cunegunda. Ya se saba la fuga de ambos: fueron, pues, en su seguimiento hasta Cdiz, y sin perder tiempo sali un navo en su demanda. Ya estaba la embarcacin al ancla en el puerto de Buenos Aires, y corri la voz de que iba a desembarcar un alcalde del crimen, que vena en busca de los asesinos del ilustrsimo gran inquisidor. Al punto comprendi la discreta vieja lo que haba que hacer. Usted no puede escaparse, dijo a Cunegunda, ni tiene nada que temer, que no fue usted quien mat a Su Ilustrsima; y fuera de eso, el gobernador enamorado no consentir que la maltraten; con que no hay que afligirse. Va luego corriendo a Cndido y le dice: Escpate, hijo mo, si no quieres que dentro de una hora te quemen vivo. No quedaba un momento que perder; pero, cmo se haba de apartar de Cunegunda? Y dnde hallara asilo?

Cndido haba trado consigo de Cdiz un criado, como se encuentran muchos en los puertos de mar de Espaa. Era un cuartern, hijo de un mestizo de Tucumn, y haba sido monaguillo, sacristn, marinero, monje, comisionista, soldado, lacayo. Llambase Cacambo y quera mucho a su amo, porque su amo era muy bueno. Ensill en un abrir y cerrar de ojos los dos caballos andaluces, y dijo a Cndido: Vamos, seor, sigamos el consejo de la vieja y echemos a correr sin mirar siquiera hacia atrs. Cndido lloraba: Oh, mi amada Cunegunda! Conque es fuerza que te abandone cuando iba el seor gobernador a ser padrino de nuestras bodas? Qu ser de mi Cunegunda, que traje de tan lejos? Ser lo que Dios quiera, dijo Cacambo: las mujeres para todo encuentran salida; Dios las proteje, vmonos. Adnde me llevas? Adnde vamos? Qu nos haremos sin Cunegunda?, deca Cndido. Voto a Santiago de Compostela, replic Cacambo; usted vena con nimo de pelear contra los jesuitas, pues vamos a pelear en su favor. Yo s el camino y le llevar a usted a su reino; y tendrn mucha complacencia en poseer un capitn que hace el ejercicio a la blgara. Usted har una fortuna prodigiosa; que cuando no tiene uno lo que ha menester en un mundo, lo busca en el otro, y es gran satisfaccin ver y hacer cosas nuevas. Conque t ya has estado en el Paraguay?, le pregunt Cndido. Por cierto, replic Cacambo; he sido fmulo en el colegio de la Asuncin y conozco el reino de los padres lo mismo que las calles de Cdiz. Es un reino admirable. Ya tiene ms de trescientas leguas de dimetro, y se divide en treinta provincias. Los padres son dueos de todo y los pueblos no tienen nada; es la obra maestra de la razn y la justicia. No s de nada ms divino que esos padres, que aqu hacen la guerra a los reyes de Espaa y Portugal y los confiesan en Europa; aqu matan a los espaoles y en Madrid les abren el cielo; vaya, es cosa que me encanta. Vamos a prisa, que va usted a ser el ms afortunado de los hombres. Qu gusto para los padres cuando sepan que les llega un capitn que sabe el ejercicio blgaro!

As que llegaron a la primera barrera, dijo Cacambo a la guardia avanzada que un capitn quera hablar con el seor comandante. Avisaron a la gran guardia y un oficial paraguayo fue corriendo a echarse a los pies del comandante para darle parte de esta nueva. Desarmaron primero a Cndido y a Cacambo, y les cogieron sus caballos andaluces; introdujronlos luego entre dos filas de soldados, al cabo de los cuales estaba el comandante, con su tricornio, la espada ceida, la sotana remangada, y una alabarda en la mano: hizo una sea y al punto, veinticuatro soldados rodearon a los recin venidos. Djoles un sargento que esperasen, porque no les poda hablar el comandante, habiendo mandado el padre provincial que ningn espaol abriera la boca como no fuese en su presencia, ni se detuviera arriba de tres horas en el pas. Y dnde est el reverendo padre provincial?, dijo Cacambo. En la parada, desde que dijo misa, y no podrn ustedes besarle las espuelas hasta de aqu a tres horas. Pero el seor capitn, que se est muriendo de hambre lo mismo que yo, dijo Cacambo, no es espaol: es alemn, y me parece que podramos almorzar mientras llega Su Ilustrsima. Fuese incontinenti el sargento a dar cuenta al comandante. Bendito sea Dios, dijo este seor; si es alemn, bien podemos hablar; llvenle a mi enramada. Llevaron al punto a Cndido a un gabinete de verdura, ornado de una muy bonita columnata de mrmol verde y oro, y de jaulas con papagayos, picaflores, pjaros-moscas, gallinas de Guinea y otros pjaros extraos. Los esperaba un excelente almuerzo servido en vajilla de oro y, mientras los paraguayos coman maz en escudillas de madera, y en campo raso, al calor del sol, el reverendo padre comandante entr en la enramada. Era un hermoso joven, blanco y rosado, las cejas arqueadas, los ojos despiertos, encarnadas las orejas, rojos los labios, el ademn altivo, pero con una altivez que no era la de un espaol ni la de un jesuita. Fueron restituidas a Cndido y a Cacambo las armas que les haban quitado, y con ellas los dos caballos andaluces; Cacambo les ech un pienso cerca de la enramada, sin perderlos de vista, temiendo que le jugaran alguna treta. Bes Cndido la sotana del comandante y se sentaron ambos a la mesa. Conque es usted alemn?, le dijo el jesuita en este idioma. S, padre reverendsimo, dijo Cndido. Mirronse uno y otro, al pronunciar estas palabras, con una sorpresa y una emocin que no podan contener en el pecho. De qu pas de Alemania es usted?, dijo el jesuita. De la sucia provincia de Westfalia, replic Cndido; he nacido en el castillo de Thunderten-tronckh. Dios mo! Es posible?, exclam el comandante. Qu milagro!, gritaba Cndido. Es usted?, deca el comandante. No puede ser, replicaba Cndido. Se lanzan uno sobre otro, se abrazan, derraman un mar de lgrimas. Conque es usted mi reverendo padre?, usted, el hermano de la hermosa Cunegunda, usted, que fue muerto por los blgaros: usted, hijo del seor barn; usted, jesuita en el Paraguay! Vaya que en este mundo se ven cosas extraas. Oh Pangloss, Pangloss, qu jbilo fuera el tuyo si no te hubieran ahorcado! Hizo retirar el comandante a los esclavos negros y a los paraguayos, que le escanciaban vino en vasos de cristal de roca y dio mil veces gracias a Dios y a San Ignacio, estrechando en sus brazos a Cndido, mientras que por los rostros de ambos corran las lgrimas. Ms se enternecer usted, se asombrar y perder el juicio, continu Cndido, cuando sepa que la seorita Cunegunda, su hermana, a quien cree destripada, goza de buena salud. En dnde? Aqu cerca, en casa del seor gobernador de Buenos Aires, y yo he venido con ella a la guerra. Cada palabra que en esta larga conversacin decan era un prodigio nuevo: toda su alma la tenan pendiente de la lengua, atenta en los odos y brillndoles en los ojos. A fuer de alemanes, estuvieron largo rato sentados a la mesa, mientras vena el reverendo padre provincial, y el comandante habl as a su amado Cndido.

Toda mi vida recordar aquel espantoso da en que vi matar a mi padre y a mi madre y violar a mi hermana. Cuando se retiraron los blgaros, nadie pudo dar razn de esta adorable hermana, y echaron en una carreta a mi madre, a mi padre, y a m, a dos criados y a tres muchachos degollados, para enterrarnos en una iglesia de jesuitas que dista dos leguas del castillo de mi padre. Un jesuita nos roci con agua bendita, que estaba muy salada; me entraron una gotas en los ojos, y advirti el padre que hacan mis prpados un movimiento de contraccin: psome la mano en el corazn, y lo sinti latir: me socorrieron y al cabo de tres semanas me hall sano. Ya sabe usted, querido Cndido, que era yo muy bonito; creci mi hermosura con la edad, de suerte que el reverendo padre Croust, rector de la casa, me tom mucho cario, y me dio el hbito de novicio: poco despus me enviaron a Roma. El padre general necesitaba una leva de jvenes jesuitas alemanes. Los soberanos del Paraguay reciben la menor cantidad posible de jesuitas espaoles, y prefieren a los extranjeros, de quien se tienen por ms seguros. El reverendo padre general me crey bueno para el cultivo de esta via, y vinimos juntos un polaco, un tirols y yo. As que llegu, me ordenaron de subdicono, y me dieron una tenencia: y ya soy coronel y sacerdote. Las tropas del rey de Espaa sern recibidas con bro, y yo salgo fiador de que se han de volver excomulgadas y vencidas. La Providencia le ha trado a usted aqu para secundarnos. Pero, es cierto que mi querida Cunegunda est muy cerca, en casa del gobernador de Buenos Aires? Cndido jur que nada era ms cierto, y de nuevo se echaron a llorar. No se hartaba el barn de abrazar a Cndido, llamndolo su hermano y su libertador. Acaso podremos, querido Cndido, le dijo, entrar vencedores los dos juntos en Buenos Aires, y recuperar a mi hermana Cunegunda. No deseo otra cosa, respondi Cndido, porque me iba a casar con ella y todava espero ser su esposo. Insolente!, replic el barn: Pretender casarte con mi hermana, que tiene setenta y dos cuarteles!, y tienes el descaro de hablarme de tan temerario pensamiento! Confuso Cndido al or estas razones, le respondi: Reverendo padre, importan un bledo todos los cuarteles de este mundo; yo he sacado a la hermana de vuestra reverencia de los brazos de un judo y un inquisidor; ella me est agradecida y quiere ser mi mujer; el maestro Pangloss me ha dicho que todos los hombres somos iguales, y Cunegunda ha de ser ma. Eso lo veremos, bribn, dijo el jesuita barn de Thunder-ten-tronckh, desenvainando la espada y pegndole un planazo en la mejilla. Cndido desenvaina la suya y la hunde hasta el mango en el vientre del barn jesuita; pero al sacarla humeando en sangre, se ech a llorar. Ah, Dios mo, dijo, he quitado la vida a mi antiguo amo, mi amigo, mi cuado! Soy el mejor hombre del mundo, y ya llevo muertos tres hombres, y de estos tres, dos son clrigos. Acudi Cacambo, que estaba de centinela a la puerta de la enramada. Tenemos que vender caras nuestras vidas, le dijo su amo; sin duda van a entrar en la enramada: muramos con las armas en la mano. Cacambo sin inmutarse, cogi la sotana del barn, se la ech a Cndido por encima, le puso el tricornio del cadver y lo hizo montar a caballo; todo esto se ejecut en un momento. Galopemos, seor; creern que es usted un jesuita que lleva rdenes, y antes que vengan tras de nosotros habremos ya pasado la frontera. Volaba ya al pronunciar estas palabras, gritando en espaol: Sitio, sitio para el reverendo padre coronel!

Ya haban pasado las barreras Cndido y su criado, y todava ninguno en el campo saba la muerte del jesuita tudesco. El vigilante Cacambo no se haba olvidado de hacer buena provisin de pan, chocolate, jamn, fruta y botas de vino, y as se metieron con sus caballos andaluces en un pas desconocido, donde no descubrieron ningn sendero trillado: al cabo se ofreci a su vista una hermosa pradera regada de arroyuelos, y nuestros dos caminantes dejaron pacer sus caballeras. Cacambo propuso a su amo que comiese, dndole con el consejo el ejemplo. Cmo quieres, le dijo Cndido, que coma jamn, despus de haber muerto al hijo del seor barn, y vindome condenado a no mirar nunca ms a la bella Cunegunda? Qu me valdr alargar mis desventurados aos, debiendo pasarlos lejos de ella, en el remordimiento y la desesperacin? Qu dir el Diario de Trevoux? Y mientras hablaba, no dejaba de comer. El sol iba a ponerse, cuando los dos extraviados caminantes oyen unos blandos quejidos como de mujeres; pero no saban si eran de dolor o de alegra: levantronse, empero, a toda prisa con el susto y la inquietud que cualquiera cosa infunde en un pas desconocido. Daban estos gritos dos muchachas desnudas, que corran con mucha ligereza por la pradera, y en su seguimiento iban dos monos mordindoles las nalgas. Movise Cndido a compasin; haba aprendido a tirar con los blgaros, y era tan diestro que derribaba una avellana del rbol sin tocar hojas; cogi, pues, su escopeta madrilea de dos caos, tir y mat ambos monos. Bendito sea Dios, querido Cacambo, dijo, que de tamao peligro he librado a esas dos pobres criaturas; si comet un pecado en matar a un inquisidor y a un jesuita, ya he satisfecho a Dios librando de la muerte a dos muchachas, que acaso son dos seoritas de gran condicin; y esta aventura no puede menos de granjearnos mucho provecho en el pas. Iba a decir ms, pero se le hel la sangre y el habla cuando vio que las dos muchachas abrazaban amorosamente a los monos, inundaban de llanto los cadveres y henchan el viento con los ms dolientes gritos. No esperaba yo tanta bondad, dijo a Cacambo, el cual replic: Buena la hemos hecho, seor. Los que usted ha matado eran los amantes de estas dos seoritas Amantes! Cmo es posible? Cacambo, t te ests burlando. Cmo quieres que te crea? Amado seor, replic Cacambo, usted de todo se asombra. Por qu extraa tanto que en algunos pases sean los monos favorecidos de las damas, si son cuarterones de hombre, lo mismo que yo soy cuartern de espaol? Ah!, repuso Cndido, bien me acuerdo haber odo decir a mi maestro Pangloss que antiguamente sucedan esos casos, y que de estas mezclas procedieron los egipanes, los faunos, los stiros que vieron muchos principales personajes de la antigedad; pero yo lo tena por fbulas. Ya puede usted convencerse ahora, dijo Cacambo, de que son verdades, y ya ve cmo procede la gente que no ha tenido cierta educacin; lo que me temo es que estas damas nos metan en algn atolladero. Persuadido Cndido por tan slidas reflexiones, se desvi de la pradera y se meti en una selva donde cen con Cacambo; y despus que hubieron ambos echado sendas maldiciones al inquisidor de Portugal, al gobernador de Buenos Aires y al barn, se quedaron dormidos sobre la hierba. Al despertar sintieron que no se podan mover y era la causa que, por la noche, los orejones, moradores del pas, a quienes los haban denunciado las dos damas, los haban atado con cuerdas hechas de cortezas de rboles. Cercbanlos unos cincuenta orejones desnudos y armados con flechas, mazas y hachas de pedernal: unos hacan hervir un grandsimo caldero, otros aguzaban asadores, y todos clamaban: Un jesuita, un jesuita; ahora nos vengaremos y nos regalaremos; a comer jesuita, a comer jesuita.

Bien se lo haba dicho a usted, dijo con triste voz Cacambo, que las muchachas aquellas nos jugaran una mala pasada. Cndido mirando los asadores y el caldero, dijo: sin duda que van a cocernos o asarnos. Ah! Qu dira el doctor Pangloss si viera lo que es la pura naturaleza? Todo est bien, enhorabuena; pero confesemos que es muy triste haber perdido a la seorita Cunegunda y ser ensartado en un asador por los orejones. Cacambo, que nunca se alteraba por nada, dijo al desconsolado Cndido: No se aflija usted, que yo entiendo algo la jerga de estos pueblos y les voy a hablar. No dejes de recordarles, dijo Cndido, que es una atroz inhumanidad cocer a la gente en agua hirviendo, y muy poco cristiano. Seores, dijo alzando la voz Cacambo: ustedes piensan que se van a comer a un jesuita, y fuera muy bien hecho, que no hay cosa ms conforme a la justicia que tratar as a sus enemigos. Efectivamente, el derecho natural ensea a matar al prjimo, y as es costumbre en todo el mundo: nosotros no ejercitamos el derecho de comrnoslo porque tenemos otros manjares con que regalarnos; pero ustedes no estn en el mismo caso, y ms vale comerse a sus enemigos que abandonar a los cuervos y a las cornejas el fruto de la victoria: Mas ustedes, seores, no se querrn comer a sus amigos. Ustedes creen que van a ensartar a un jesuita en el asador, pero asarn al defensor de ustedes, al enemigo de sus enemigos. Yo he nacido en vuestro mismo pas, este seor que estis viendo es mi amo, y lejos de ser jesuita, acaba de matar a un jesuita y se ha trado los despojos: ste es el motivo de vuestro error. Para verificar lo que os digo, coged su sotana, llevadla a la primera barrera del reino de los Padres, e informaos si es cierto que mi amo ha matado a un jesuita. Poco tiempo ser necesario, y luego nos podis comer si averiguis que es mentira; pero si os he dicho la verdad, harto bien sabis los principios de derecho pblico, la moral y las leyes, para que no seamos absueltos. Pareci justa la proposicin a los orejones, y comisionaron a dos prohombres para que con la mayor presteza se informaran de la verdad: los diputados desempearon su comisin con mucha sagacidad, y volvieron con buenas noticias. Desataron, pues, los orejones a los dos presos, les hicieron mil agasajos, les dieron vveres y los condujeron hasta los confines de su Estado, gritando muy alegremente: No es jesuita, no es jesuita. No se hartaba Cndido de admirar el motivo por que le haban puesto en libertad. Qu pueblo, deca, qu gente, qu costumbres! Si no hubiera tenido la fortuna de atravesar de una estocada de parte a parte al hermano de la seorita Cunegunda, me coman sin remisin. Verdad es que la naturaleza pura es buena, cuando en vez de comerme me han agasajado tanto estas gentes desde que supieron que no era yo jesuita.

Cuando estuvieron en la frontera de los orejones, ya ve usted, dijo Cacambo a Cndido, que este hemisferio vale tan poco como el otro; crame, y volvmonos a Europa por el camino ms corto. Cmo volver, respondi Cndido, y adnde ir? Si me vuelvo a mi pas, los varos y los blgaros arrasan todo a sangre y fuego; si a Portugal, me queman; si nos quedamos en este pas, correremos peligro de que nos asen vivos. Y cmo abandonar esta parte del mundo donde habita Cunegunda? Encaminmonos a Cayena, dijo Cacambo; all encontraremos franceses que andan por todo el mundo y que podrn auxiliarnos. Acaso Dios tenga misericordia de nosotros. No era fcil ir a Cayena; bien saban, poco ms o menos, hacia qu parte se haban de dirigir; pero las montaas, los ros, los precipicios, los salteadores y los salvajes eran obstculos terribles. Los caballos se murieron de cansancio, las provisiones se acabaron y Cndido y Cacambo se mantuvieron por espacio de un mes con frutas silvestres. Al cabo llegaron a orillas de un riachuelo poblado de cocoteros, que les conservaron la vida

y la esperanza. Cacambo, que era de tan buen consejo como la vieja, dijo a Cndido: Ya no podemos ir ms tiempo a pie, sobrado hemos andado; una canoa vaca estoy viendo a la orilla del ro, llenmosla de cocos, metmonos dentro y dejmonos llevar de la corriente; un ro va a parar siempre a algn lugar habitado, y si no vemos cosas gratas, a lo menos veremos cosas nuevas. Vamos all, dijo Cndido, y encomendmonos a la Providencia. Navegaron por espacio de algunas leguas entre riberas, unas veces amenas, otras ridas, aqu llanas y all escarpadas. El ro iba continuamente ensanchando, y al cabo se perdi bajo una bveda de atroces peascos que casi llegaban al ro. Tuvieron ambos caminantes la osada de dejarse arrastrar por las olas debajo de esta bveda, y el ro, que en ese sitio se estrechaba, los llev con horroroso estrpito y nunca vista velocidad. Al cabo de veinticuatro horas vieron de nuevo la luz; pero la canoa se hizo aicos en los escollos y tuvieron que andar a gatas de uno en otro peasco una legua entera; finalmente avistaron un inmenso horizonte cercado de inaccesibles montaas. Todo el pas estaba cultivado, no menos para recrear el gusto que para satisfacer las necesidades; en todas partes lo til se una con lo agradable; veanse los caminos reales cubiertos, o mejor dicho, ornados de carruajes de forma elegante y de luciente material, llevando mujeres y hombres de peregrina hermosura, y tirados rpidamente por grandes carneros encarnados, ms ligeros que los mejores caballos de Andaluca, Tetun y Mequnez. Mejor tierra es sta, dijo Cndido, que la Westfalia; y se ape con Cacambo en el primer pueblo que hall. Algunos muchachos de la aldea, vestidos de tis de oro hecho pedazos, estaban jugando al tejo a la entrada del lugar; nuestros dos hombres del viejo mundo se divertan en mirarlos. Eran los tejos unas piezas redondas muy anchas, amarillas, encarnadas y verdes, que lanzaban brillo singular: cogieron algunas y eran oro, esmeraldas, rubes, de tanto valor, que el de menos precio hubiera sido la ms rica joya del trono del Gran Mongol. Estos muchachos, dijo Cacambo, son sin duda los hijos del rey que estn jugando al tejo. En esto se asom el maestro de primeras letras del lugar, y dijo a los muchachos que ya era hora de entrar en la escuela. se es, dijo Cndido, el preceptor de la familia real. Los chicos del lugar abandonaron al punto el juego, y tiraron los tejos y cuanto para divertirse les haba servido. Cogilos Cndido, y acercndose a todo correr al preceptor, se los present con mucha humildad, dicindole por seas que sus Altezas Reales se haban dejado olvidado aquel oro y aquellas piedras preciosas. Echse a rer el maestro, y los tir al suelo; mir luego atentamente a Cndido, y sigui su camino. Los caminantes se dieron prisa en coger el oro, los rubes y las esmeraldas. Dnde estamos?, deca Cndido; es necesario que los hijos del rey de este pas hayan sido bien educados, pues les ensean a no hacer caso del oro ni de las piedras preciosas. No estaba Cacambo menos atnito que Cndido. Al fin llegaron a la primera casa del lugar, construida como un palacio de Europa; a la puerta haba agolpada una muchedumbre de gente, de dentro oase resonar una msica melodiosa, y se respiraba un delicioso olor de manjares. Arrimse Cacambo a la puerta y oy hablar peruano, que era su lengua materna, pues ya sabe todo el mundo que Cacambo haba nacido en Tucumn, en un pueblo donde no se conoce otro idioma. Yo le servir a usted de intrprete, dijo a Cndido; entremos, que ste es un mesn. Al punto dos mozos y dos criadas del mesn, vestidos de tela de oro, y los cabellos prendidos con lazos de seda, los convidaron a que se sentaran a la mesa. Sirvieron en ella cuatro sopas con dos papagayos cada una, un cndor cocido que pesaba doscientas libras, dos monos asados, de un sabor muy delicado, trescientos picaflores en un plato, y seiscientos pjaros-moscas en otro, exquisitas frutas y pastelera deliciosa, todo en platos de cristal de roca; los mozos y sirvientas del mesn escanciaban varios licores

hechos con caa de azcar. Casi todos los comensales eran mercaderes y cocheros, de una imponderable urbanidad, que con la discrecin ms circunspecta hicieron a Cacambo algunas preguntas y respondieron a las de ste, dejndole muy satisfecho con sus respuestas. Cuando se acab la comida, Cacambo y Cndido creyeron que pagaban muy bien el gasto tirando en la mesa dos de aquellas grandes piezas de oro que haban cogido; pero soltaron la carcajada el husped y la huspeda, y no pudieron durante largo rato contener la risa: al fin se serenaron y el husped les dijo: Bien vemos, seores, que son ustedes extranjeros; y como no estamos acostumbrados a ver ninguno, ustedes perdonen si nos hemos echado a rer cuando nos han querido pagar con las piedras de nuestros caminos reales. Sin duda usted no tiene moneda del pas; pero tampoco se necesita para comer aqu, porque todas las posadas, establecidas para comodidad del comercio, las paga el gobierno. Aqu han comido ustedes mal, porque estn en una pobre aldea; pero en las dems partes los recibirn como se merecen. Explicaba Cacambo a Cndido todo cuanto deca el husped, y lo escuchaba Cndido con tanto asombro y maravilla como Cacambo pona en hablarle. Qu pas es ste, decan ambos, ignorado por los otros de la tierra, donde la naturaleza difiere tanto de la nuestra? Probablemente, es el pas donde todo est bien, aada Cndido, que alguno ha de haber de esa especie; y, diga lo que quiera mi maestro Pangloss, muchas veces he advertido que todo andaba bastante mal en Westfalia.

Cacambo manifest su curiosidad al husped, y ste le dijo: Yo soy un ignorante, y no me arrepiento de serlo; pero en el pueblo tenemos a un anciano retirado de la corte, que es el hombre ms docto del reino, y el ms comunicativo. Dicho esto, llev a Cacambo a casa del anciano. Cndido, desempeando un papel secundario, acompaaba a su criado. Entraron ambos en una casa sin pompa, porque las puertas no eran ms que de plata y los techos de los aposentos de oro, pero estaban labrados con tan fino gusto, que los ms ricos techos no eran superiores a ellos; la antesala slo estaba incrustada de rubes y esmeraldas, pero el orden con que todo estaba arreglado reparaba esta excesiva simplicidad. Recibi el anciano a los dos extranjeros en un sof de plumas de picaflor y les ofreci varios licores en vasos de diamante; luego satisfizo su curiosidad en estos trminos: Yo tengo ciento sesenta y dos aos, y mi difunto padre, caballerizo del rey, me cont las asombrosas revoluciones del Per que l haba presenciado. El reino donde estamos es la antigua patria de los Incas, que cometieron el disparate de abandonarla por ir a sojuzgar parte del mundo, y que al fin fueron destruidos por los espaoles. Ms prudentes fueron los prncipes de su familia que permanecieron en su patria y por consentimiento de la nacin dispusieron que no saliera nunca ningn habitante de nuestro pequeo reino, por lo cual se ha mantenido intacta nuestra inocencia y felicidad. Los espaoles han tenido una confusa idea de este pas, que han llamado El Dorado , y un ingls, el caballero Raleigh, lleg aqu hace unos cien aos; pero como estamos rodeados de peascos inabordables y de precipicios, siempre hemos vivido exentos de la rapacidad de los europeos, que aman con furor inconcebible los pedruscos y el lodo de nuestra tierra y que, para apoderarse de ellos hubieran acabado con todos nosotros sin dejar uno vivo. Fue larga la conversacin, y se trat en ella de la forma de gobierno, de las costumbres, de las mujeres, de los teatros y de las artes; finalmente, Cndido, que era muy aficionado a la metafsica, pregunt, por medio de Cacambo, si tenan religin los moradores.

Sonrojse un poco el anciano y respondi: Pues cmo lo dudis? Creis que tan ingratos somos? Pregunt Cacambo con mucha humildad qu religin era la de El Dorado. Otra vez se abochorn el anciano y le replic: Acaso puede haber dos religiones? Nuestra religin es la de todo el mundo: adoramos a Dios noche y da. Y no adoris ms que un solo Dios?, repuso Cacambo, sirviendo de intrprete a las dudas de Cndido. Como si hubiera dos, o tres, o cuatro!, dijo el anciano. Vaya, que las personas de vuestro mundo hacen preguntas muy raras! No se hartaba Cndido de preguntar al buen viejo, y quera saber qu era lo que pedan a Dios en El Dorado. No le pedimos nada, dijo el respetable y buen sabio, y nada tenemos que pedirle, pues nos ha dado todo cuanto necesitamos; pero le tributamos sin cesar accin de gracias. Cndido tuvo curiosidad de ver a los sacerdotes y pregunt dnde estaban; el venerable anciano le dijo sonrindose: Amigo mo, aqu todos somos sacerdotes; el rey y todos los jefes de familia cantan todas las maanas solemnes cnticos de accin de gracias, que acompaan cinco o seis msicos. No tenis frailes que enseen, disputen, gobiernen, enreden y quemen a los que no son de su parecer? Menester sera que estuviramos locos, respondi el anciano; aqu todos somos de un mismo parecer y no entendemos qu significan vuestros frailes. Estaba Cndido como exttico oyendo estas razones y deca para s: Muy distinto pas es ste de Westfalia y del castillo del seor barn; si nuestro amigo Pangloss hubiera visto El Dorado, no dira que el castillo de Thunderten-tronckh era lo mejor que haba en la tierra. Es necesario viajar. Acabada esta larga conversacin, hizo el buen anciano preparar un coche tirado por seis carneros, y dio a los dos caminantes doce de sus criados para que los llevaran a la corte. Perdonad, les dijo, si me priva mi edad de la honra de acompaaros; pero el rey os agasajar de modo que quedis gustosos, y sin duda disculparis las costumbres del pas, si alguna de ellas os desagrada. Montaron en coche Cndido y Cacambo; los seis carneros iban volando, y en menos de cuatro horas llegaron al palacio del rey, situado en un extremo de la capital. La puerta principal tena doscientos veinte pies de alto y cien de ancho, y no es dable decir de qu materia era; harto se ve qu superioridad prodigiosa necesitaba tener sobre esos pedruscos y esa arena que nosotros llamamos oro y piedras preciosas. Al apearse Cndido y Cacambo del coche, fueron recibidos por veinte hermosas doncellas de la guardia real, que los llevaron al bao y los vistieron con un ropaje de plumn de picaflor; luego los principales oficiales y oficialas de palacio los condujeron al aposento de Su Majestad, entre dos filas de mil msicos cada una. Cuando estuvieron cerca de la sala del trono, pregunt Cacambo a uno de los oficiales principales cmo haban de saludar a Su Majestad, si hincados de rodillas o arrastrndose por el suelo; si haban de poner las manos en la cabeza o en el trasero; si haban de lamer el polvo de la sala; en resumen: cules eran las ceremonias. La prctica, dijo el oficial, es dar un abrazo al rey y besarle en ambas mejillas. Abalanzronse, pues, Cndido y Cacambo al cuello de Su Majestad, el cual correspondi con la mayor afabilidad, y los convid cortsmente a cenar. Entre tanto les ensearon la ciudad, los edificios pblicos que escalaban las nubes, las plazas del mercado, ornadas de mil columnas, las fuentes de agua clara, las de agua rosada, las de licores de caa, que sin parar corran en vastas plazas empedradas con una especie de piedras preciosas que esparcan un olor parecido al del clavo y la canela. Quiso Cndido ver la sala del crimen y el tribunal, y le dijeron que no los haba, porque ninguno litigaba; se inform si haba crcel y le fue dicho que no; pero lo que ms sorpresa y satisfaccin le caus fue el palacio de las Ciencias, donde vio una galera de dos mil pasos, llena toda de instrumentos de fsica y matemticas. Habiendo recorrido aquella tarde como la milsima parte de la ciudad, los trajeron

de vuelta a palacio. Cndido se sent a la mesa entre Su Majestad, su criado Cacambo y muchas seoras, y no se puede ponderar la delicadeza de los manjares, ni los dichos agudos que de boca del monarca se oan. Cacambo le explicaba a Cndido las frases ingeniosas del rey, y, aunque traducidas, parecan siempre ingeniosas; de todo cuanto asombraba a Cndido, no fue esto lo que menos lo asombr. Un mes estuvieron en este hospicio, Cndido deca continuamente a Cacambo: Es cierto, amigo mo, que el castillo donde nac no puede compararse con el pas donde estamos; pero la seorita Cunegunda no habita en l, y sin duda que a ti tampoco te falta en Europa una mujer que quieras. Si nos quedamos aqu seremos uno de tantos, pero si volvemos a nuestro mundo con slo una docena de carneros cargados de piedras de El Dorado, seremos ms ricos que todos los monarcas juntos, no tendremos que temer a los inquisidores, y con facilidad podremos recobrar a la seorita Cunegunda. Este razonamiento placi a Cacambo: tal es la mana de correr mundo, de ser considerado entre los suyos, de hacer alarde de lo que ha visto uno en sus viajes, que los dos afortunados resolvieron dejar de serlo, y se despidieron de Su Majestad. Cometis un disparate, les dijo el rey. Bien s que mi pas vale poco; mas cuando se halla uno medianamente bien en un lugar debe quedarse en l. Yo no tengo, por cierto, derecho para detener a los extranjeros, tirana tan opuesta a nuestra prctica como a nuestras leyes. Todo hombre es libre, y os podis ir cuando queris; pero es muy ardua empresa salir de este pas: no es posible subir al raudo ro por el cual habis llegado milagrosamente, y que corre bajo bvedas de peascos: las montaas que cercan mis dominios tienen cuatro mil varas de altura, y son derechas como torres; su anchura abarca un espacio de diez leguas, y no es posible bajarlas como no sea despendose. Pero si estis resueltos a iros, voy a dar orden a los intendentes de mquinas para que hagan una que os transporte con comodidad; y cuando os hayan conducido al otro lado de las montaas, nadie os podr acompaar, porque tienen hecho voto mis vasallos de no pasar nunca su recinto, y no son tan imprudentes que lo quebranten: en cuanto a lo dems, pedidme lo que ms os acomode. No pedimos que Vuestra Majestad nos d otra cosa, dijo Cacambo, que algunos carneros cargados de vveres, de piedras y barro del pas. Rise el rey, y dijo: No s qu pasin sienten los europeos por nuestro barro amarillo; pero llevaos todo el que podis, y buen provecho os haga. Inmediatamente dio orden a sus ingenieros de que hicieran una mquina para izar fuera del reino a estos dos hombres extraordinarios: tres mil buenos fsicos trabajaron en ella, y se concluy al cabo de quince das, sin costar arriba de cien millones de duros, moneda del pas. Metieron en la mquina a Cndido y a Cacambo: dos carneros grandes encarnados tenan puesta la silla y el freno para que montasen en ellos as que hubiesen pasado los montes, y los seguan otros veinte cargados de vveres, treinta con preseas de las cosas ms curiosas que en el pas haba y cincuenta con oro, diamantes y otras piedras preciosas. El rey dio un carioso abrazo a los dos vagabundos. Fue cosa de ver su partida, y el ingenioso modo con que los izaron a ellos y a sus carneros hasta la cumbre de las montaas. Habindolos dejado en paraje seguro, se despidieron de ellos los fsicos, y Cndido no tuvo otro deseo ni otra idea que ir a presentar sus carneros a la seorita Cunegunda. Llevamos, deca, con qu pagar al gobernador de Buenos Aires, si es dable poner precio a mi Cunegunda; vamos a la isla de Cayena, embarqumonos y en seguida veremos qu reino podremos comprar.

frica se podan reunir. El enamorado Cndido grab el nombre de Cunegunda en las cortezas de los rboles. En la segunda jornada se hundieron en pantanos dos carneros y perecieron con la carga que llevaban, otros dos se murieron de cansancio algunos das despus; luego perecieron de hambre de siete a ocho en un desierto; de all a algunos das se cayeron otros en unos precipicios; por fin, a los cien das de viaje no les quedaron ms que dos carneros. Cndido dijo a Cacambo: Ya ves, amigo, qu deleznables son las riquezas de este mundo; nada hay slido, como no sea la virtud y la dicha de ver nuevamente a la seorita Cunegunda. Confisolo as, dijo Cacambo; pero todava tenemos dos carneros con ms tesoros que cuantos podr poseer el rey de Espaa, y desde aqu diviso una ciudad que presumo ha de ser Surinm, colonia holandesa. Al trmino de nuestras miserias tocamos y al principio de nuestra ventura. En las inmediaciones del pueblo encontraron a un negro tendido en el suelo, que no tena ms que la mitad de su vestido, esto es, unos calzoncillos de lienzo azul; al pobre le faltaba la pierna izquierda y la mano derecha. Dios mo!, le dijo Cndido, qu haces ah, amigo, en la terrible situacin en que te veo? Estoy aguardando a mi amo el seor de Vanderdendur, famoso negociante, respondi el negro. Ha sido, por ventura, el seor Vanderdendur quien tal te ha parado?, dijo Cndido. S, seor, respondi el negro; as es de prctica: nos dan un par de calzoncillos de lienzo dos veces al ao para que nos vistamos; cuando trabajamos en los ingenios de azcar, y nos coge un dedo la piedra del molino, nos cortan la mano; cuando nos queremos escapar, nos cortan una pierna; yo me he visto en ambos casos, y a ese precio se come azcar en Europa. Sin embargo, cuando mi madre me vendi en la costa de Guinea, por dos escudos patagones, me dijo: Hijo mo, da gracias a nuestros fetiches y adralos sin cesar para que vivas feliz; ya logras de ellos la gracia de ser esclavo de nuestros seores los blancos y de hacer afortunados a tu padre y a tu madre. Yo no s, ay!, si los he hecho afortunados; lo que s es que ellos me han hecho muy desdichado, y que los perros, los monos y los papagayos lo son mil veces menos que nosotros. Los fetiches holandeses que me han convertido, dicen que los blancos y los negros somos hijos de Adn. Yo no soy genealogista: pero si los predicadores dicen la verdad, todos somos primos hermanos; y no es posible portarse de un modo ms horroroso con sus propios parientes. Oh, Pangloss!, exclam Cndido, esta abominacin no la habas adivinado: se acab, ser fuerza que abjure de tu optimismo. Qu es el optimismo?, dijo Cacambo. Ah!, respondi Cndido, es la mana de sustentar que todo est bien cuando est uno muy mal. Verta lgrimas al decirlo, contemplando al negro, y entr llorando en Surinm. Lo primero que preguntaron fue si haba en el puerto algn navo que se pudiera fletar a Buenos Aires. El hombre a quien se lo preguntaron era justamente un patrn espaol, que se ofreci a negociar honradamente con ellos, y les dio cita en una hostera, adonde Cndido y Cacambo le fueron a esperar con sus carneros. Cndido, que llevaba siempre el corazn en las manos, cont todas sus aventuras al espaol y le confes que quera raptar a la seorita Cunegunda. Ya me guardar yo, le respondi aqul, de pasarles a ustedes a Buenos Aires, porque sera irremisiblemente ahorcado, y ustedes ni ms ni menos; la hermosa Cunegunda es la favorita de Monseor. Este dicho fue una pualada en el corazn de Cndido; llor amargamente, y despus de su llanto, llamando aparte a Cacambo, le dijo: Escucha, querido amigo, lo que tienes que hacer: cada uno de nosotros lleva en el bolsillo uno o dos millones de pesos en diamantes, y t eres ms astuto que yo; vete a Buenos Aires en busca de Cunegunda. Si pone el gobernador alguna dificultad, dale cien mil duros; si no basta, dale doscientos mil: t no has muerto a inquisidor ninguno y nadie te perseguir. Yo fletar otro navo y te ir a esperar a Venecia, que es pas libre, donde no hay ni

blgaros, ni varos, ni judos, ni inquisidores que temer. Parecile bien a Cacambo tan prudente determinacin. Lo afliga separarse de un amo tan bueno; pero la satisfaccin de servirle pudo ms que el sentimiento de dejarle. Abrazronse derramando muchas lgrimas, Cndido le encomend que no se olvidara de la buena vieja, y Cacambo parti aquel mismo da; el tal Cacambo era un excelente individuo. Detvose algn tiempo Cndido en Surinm, esperando a que hubiese otro patrn que lo llevase a Italia con los dos carneros que le haban quedado. Tom criados para su servicio, y compr todo cuanto era necesario para un largo viaje; finalmente, se le present el seor Vanderdendur, armador de una gruesa embarcacin. Cunto pide usted, le pregunt, por llevarme directamente a Venecia, con mis criados, mi bagaje y los dos carneros que usted ve? El patrn pidi diez mil duros y Cndido se los ofreci sin rebaja. Hola, hola!, dijo entre s el prudente Vanderdendur. Conque este extranjero da diez mil duros sin regatear? Menester es que sea muy rico. Volvi de all a un rato y dijo que no poda hacer el viaje por menos de veinte mil. Veinte mil le dar a usted, dijo Cndido. Toma, dijo en voz baja el mercader, conque da veinte mil duros con la misma facilidad que diez mil? Otra vez volvi, y dijo que no le poda llevar a Venecia si no le daba treinta mil duros. Pues treinta mil sern, respondi Cndido. Ah!, ah!, murmur el holands; treinta mil duros no le cuestan nada a este hombre; sin duda que en los dos carneros lleva inmensos tesoros; no insistamos ms; hagamos que nos pague los treinta mil duros, y luego veremos. Vendi Cndido los diamantes, que el ms chico vala ms que todo cuanto dinero le haba pedido el patrn, y le pag adelantado. Estaban ya embarcados los dos carneros, y segua Cndido de lejos en una lancha para ir al navo que estaba en la rada; el patrn se aprovecha de la ocasin, leva anclas y sesga el mar llevando el viento en popa. En breve lo pierde de vista Cndido, confuso y estupefacto. Ay!, exclamaba, esta picarda es digna del antiguo hemisferio. Vulvese a la playa anegado en su dolor, y habiendo perdido lo que bastaba para hacer ricos a veinte monarcas. Fuera de s, se va a dar parte al juez holands, y en el arrebato de su turbacin llama muy recio a la puerta; entra, cuenta su cuita, y alza la voz algo ms de lo que era regular. Lo primero que hizo el juez fue condenarle a pagar diez mil duros por la bulla que haba metido: oyle luego con mucha pachorra, le prometi que examinara el asunto as que volviera el mercader, y exigi otros diez mil duros por los derechos de audiencia. Esta conducta acab de desesperar a Cndido; y aunque a la verdad haba padecido otras desgracias mil veces ms crueles, la calma del juez y del patrn que le haba robado le exaltaron la clera y le ocasionaron una negra melancola. Presentbase a su mente la maldad humana en toda su fealdad, y slo pensamientos tristes revolva. Por fin, estando dispuesto a salir para Burdeos un navo francs, y no quedndole carneros cargados de diamantes que embarcar, ajust en lo que vala un camarote del navo, y mand pregonar en la ciudad que pagaba el viaje, la manutencin y daba dos mil duros a un hombre de bien que le quisiera acompaar, con la condicin de que fuese el ms descontento de su suerte y el ms desdichado de la provincia. Presentse una cfila tal de pretendientes, que no hubieran podido caber en una escuadra. Queriendo Cndido escoger los que mejor educados parecan, seal hasta unos veinte que le parecieron ms sociables, y todos pretendan que merecan la preferencia. Reunilos en su posada y los convid a cenar, poniendo por condicin que hiciese cada uno de ellos juramento de contar con sinceridad su propia historia, y prometiendo escoger al que ms digno de compasin y, a justo ttulo, ms descontento de su suerte le pareciese, y dar a los dems una gratificacin. Dur la sesin hasta las cuatro de la madrugada; y al or sus aventuras o desventuras se acordaba Cndido de lo que le haba dicho la vieja cuando iban a Buenos Aires y de la apuesta que haba hecho

de que no haba uno en el navo a quien no hubiesen acontecido gravsimas desdichas. A cada desgracia que contaban, pensaba en Pangloss y deca: el tal Pangloss apurado se haba de ver para demostrar su sistema: yo quisiera que se hallase aqu. Es cierto que si todo est bien es en El Dorado, pero no en el resto del mundo. Finalmente, se determin en favor de un hombre docto y pobre, que haba trabajado diez aos para los libreros de Amsterdam. Cndido pens que no haba en el mundo otro oficio ms lamentable. Este sabio, que era hombre de muy buena pasta, haba sido robado por su mujer, aporreado por su hijo, y su hija le haba abandonado para escaparse con un portugus. Le acababan de quitar un miserable empleo del cual viva y lo perseguan los predicadores de Surinm porque lo tachaban de sociniano. Hase de confesar que los dems eran por lo menos tan desventurados como l; pero Cndido esperaba que con el sabio se aburrira menos en el viaje. Todos sus competidores se quejaron de la injusticia manifiesta de Cndido; mas ste los calm repartiendo cien duros a cada uno.

Embarcse, pues, para Burdeos con Cndido, el docto anciano, cuyo nombre era Martn. Ambos haban visto y haban padecido mucho; y aun cuando el navo hubiera ido de Surinm al Japn por el cabo de Buena Esperanza, no les hubiera en todo el viaje faltado materia para discurrir acerca del mal fsico y el mal moral. Verdad es que Cndido le sacaba muchas ventajas a Martn, porque ste no tena cosa ninguna que esperar, y aqul llevaba la esperanza de ver nuevamente a la seorita Cunegunda y le quedaban oro y diamantes; de suerte que si bien haba perdido cien carneros cargados de las mayores riquezas de la tierra, y le roa continuamente la bribonada del patrn holands, cuando pensaba en lo que an llevaba en su bolsillo, y hablaba de Cunegunda, sobre todo despus de comer, se inclinaba hacia el sistema de Pangloss. Y usted, seor Martn, le dijo al sabio, qu piensa de todo esto? Qu opina del mal fsico y el mal moral? Seor, respondi Martn, los clrigos me han acusado de ser sociniano; pero la verdad es que soy maniqueo. Usted se burla, replic Cndido, ya no hay maniqueos en el mundo. Pues yo en el mundo estoy, dijo Martn, y no creo en otra cosa. Menester es que tenga usted el diablo en el cuerpo, repuso Cndido. Tanto se mezcla en los asuntos de este mundo, dijo Martn, que bien puede ser que est en mi cuerpo lo mismo que en todas partes. Confieso que cuando tiendo la vista por este globo o glbulo, se me figura que Dios le ha dejado a disposicin de un ser malfico, exceptuando siempre a El Dorado. An no he visto un pueblo que no desee la ruina del pueblo vecino, ni una familia que no quiera exterminar otra familia. En todas partes los dbiles execran a los poderosos y se postran a sus plantas, y los poderosos los tratan como rebaos, desollndolos y comindoselos. Un milln de asesinos en regimientos recorren Europa entera, saqueando y matando con disciplina, porque no saben oficio ms honroso; en las ciudades que en apariencia disfrutan paz y en que florecen las artes, estn rodos los hombres de ms envidia, inquietudes y afanes que cuantas plagas padece una ciudad sitiada. Todava son ms crueles los pesares secretos que las miserias pblicas; en resumen: he visto tanto y he padecido tanto, que soy maniqueo. Cosas buenas hay, no obstante, replic Cndido. Podr ser, deca Martn, mas no las conozco. En esta disputa estaban cuando se oyeron descargas de artillera. De uno en otro instante creca el estruendo y todos se armaron de un anteojo. Veanse como a distancia de tres millas dos navos que combatan, y los trajo el viento tan cerca del navo francs a uno y a otro, que tuvieron el gusto de mirar el combate muy a su sabor. Al cabo uno de los navos descarg una andanada con tanto tino y acierto, y tan a flor de agua, que ech a pique a su contrario. Martn y Cndido distinguieron con mucha claridad la

cubierta de la nave donde zozobraban unos cien hombres; todos alzaban las manos al cielo dando espantosos gritos; al momento fueron tragados por el mar. Vea usted, dijo Martn, pues as se tratan los hombres unos a otros. Verdad es, dijo Cndido, que anda aqu la mano del diablo. Diciendo esto advirti algo de un encarnado muy subido, que nadaba junto al navo; echaron la lancha para ver qu era, y result ser uno de sus carneros. Ms se alegr Cndido por haber recobrado este carnero, que lo que haba sentido la prdida de los otros cien cargados con gruesos diamantes de El Dorado. En breve reconoci el capitn del navo francs que el del navo sumergidor era espaol, y el del navo sumergido un pirata holands, el mismo que haba robado a Cndido. Con el pirata se hundieron en el mar las inmensas riquezas de que se haba apoderado el infame y slo se libert un carnero. Ya ve usted, dijo Cndido a Martn, que a veces llevan los delitos su merecido: este pcaro holands ha sufrido una pena digna de sus maldades. Est bien, dijo Martn, mas por qu han muerto los pasajeros que venan en su navo?; Dios ha castigado al malo y el diablo ha ahogado a los buenos. Seguan en tanto su ruta el navo francs y el espaol, y Cndido continuaba sus conversaciones con Martn. Quince das sin parar disputaron, y tan adelantados estaban el ltimo da como el primero; pero hablaban, se comunicaban sus ideas y se consolaban. Cndido, pasando la mano por el lomo a su carnero, le deca: Si he podido hallarte a ti, tambin podr hallar a Cunegunda.

Avistronse al fin las costas de Francia. Ha estado usted en Francia, seor Martn?, dijo Cndido. S, seor, respondi Martn, y he recorrido muchas provincias: en unas la mitad de los habitantes son locos, en otras, demasiado astutos; en stas, bastante buenazos y bastante tontos; en aqullas se dan de inteligentes. En todas la ocupacin principal es el amor, murmurar la segunda, decir majaderas la tercera. Y conoce usted Pars, seor Martn? Conozco Pars; all hay de todas clases, es un caos, un gento donde todos anhelan placeres y casi nadie los halla, a lo menos segn me ha parecido. Estuve poco tiempo; al llegar me robaron cuanto traa unos rateros en la feria de San Germn; luego me tomaron a m por ladrn y me tuvieron ocho das en la crcel, y al salir libre entr como corrector en una imprenta para ganar con qu volverme a pie a Holanda. He conocido la gentuza escritora, la gentuza enredadora y la gentuza religiosa. Dicen que hay algunas personas muy cultas en esa ciudad: quiero creerlo. Por m no tengo ninguna curiosidad por ver Francia, dijo Cndido; bien puede usted considerar que quien ha vivido un mes en El Dorado no se preocupa de ver nada en este mundo, como no sea la seorita Cunegunda. Voy a esperarla a Venecia y atravesaremos Francia para ir a Italia. Me acompaar usted? Con mil amores, respondi Martn; dicen que Venecia slo es buena para los nobles venecianos, pero que agasajan mucho a los extranjeros que llevan dinero; yo no lo tengo, pero usted, s, y le seguir adondequiera que fuere. Hablando de otra cosa, dijo Cndido, cree usted que la tierra haya sido antiguamente mar, como lo afirma ese libraco que pertenece al capitn del buque? No, por cierto, replic Martn, ni tampoco los dems adefesios que nos quieren hacer tragar de un tiempo a esta parte. Pues para qu piensa usted que fue creado el mundo?, continu Cndido. Para hacernos rabiar, respondi Martn. No se asombra usted, sigui Cndido, del amor de dos muchachas del pas de los orejones por los dos monos cuya aventura le cont? Muy lejos de eso, repuso Martn; no veo que tenga nada de extrao esa pasin, y he visto tantas cosas extraordinarias, que nada me parece extraordinario. Cree usted, le dijo Cndido, que en todo tiempo se hayan degollado los

hombres como hacen hoy, y que siempre hayan sido embusteros, aleves, prfidos, ingratos, bribones, flacos, volubles, cobardes, envidiosos, glotones, borrachos, codiciosos, ambiciosos, sanguinarios, calumniadores, disolutos, fanticos, hipcritas y necios? Cree usted, replic Martn, que los milanos se hayan siempre engullido las palomas cuando han podido dar con ellas? Sin duda, dijo Cndido. Pues bien, continu Martn, si los milanos siempre han tenido las mismas inclinaciones, por qu quiere usted que las de los hombres hayan variado? Oh, dijo Cndido, eso es muy diferente, porque el libre albedro!... As discurran cuando arribaron a Burdeos.

No se detuvo Cndido en Burdeos ms tiempo que el que le fue necesario para vender algunos pedruscos de El Dorado y comprar una buena silla de posta de dos asientos, porque no poda ya vivir sin su filsofo Martn. Lo nico que sinti fue tenerse que separar de la Academia de Ciencias de Burdeos, la cual propuso por asunto del premio de aquel ao determinar por qu la lana de aquel carnero era encarnada, y se le adjudic a un sabio del Norte, que demostr por A ms B, menos C dividido por Z, que era forzoso que aquel carnero fuera encarnado y que se muriera de la morria. Cuantos caminantes encontraba Cndido en los mesones le decan: Vamos a Pars. Este general prurito le inspir al fin deseos de ver esta capital, con lo cual no se desviaba mucho de Venecia. Entr por el arrabal de San Marcelo, y crey que estaba en la ms sucia aldea de Westfalia. Apenas lleg a la posada, le acometi una ligera enfermedad originada por sus fatigas; y como llevaba al dedo un enorme diamante, y haban advertido en su coche una caja muy pesada, al punto se le acercaron dos doctores mdicos que no haba mandado llamar, varios ntimos amigos que no se apartaban de l, y dos devotas que le hacan caldos. Deca Martn: Bien me acuerdo de haber estado yo malo en Pars, cuando mi primer viaje; pero era muy pobre: por eso no tuve amigos, ni devotas, ni mdicos, y san muy pronto. A fuerza de sangras, recetas y mdicos, se agrav la enfermedad de Cndido. Un cura del barrio le ofreci, con mucha dulzura, una entrada para el otro mundo pagadera al portador. Cndido no la quiso. Las devotas le aseguraron que era una moda nueva. Cndido respondi que l no era hombre a la moda. Martn quiso tirar al cura por la ventana. El cura jur que no se enterrara a Cndido. Martn jur que enterrara al cura si ste continuaba importunndolos. La pelea subi de tono: Martn tom al cura por los hombros y lo ech groseramente; por esto, que caus gran escndalo, se hizo un proceso verbal. Al fin san Cndido, y mientras estaba convaleciente, le visitaron muchos sujetos de fino trato, que cenaban con l. Haba juego fuerte y Cndido se asombraba de que nunca le venan buenos naipes; pero Martn no se asombraba. Entre los que ms concurran a su casa haba un abate que era de aquellos hombres diligentes, siempre listos para todo cuanto les mandan, serviciales, entremetidos, halagadores, descarados, buenos para todo, que atisbaban a los forasteros, les cuentan los sucesos ms escandalosos de la ciudad y les ofrecen placeres a cualquier precio. Lo primero que hizo fue llevar a la Comedia a Martn y a Cndido. Representaban una tragedia nueva, y Cndido se encontr al lado de unos cuantos hipercrticos, lo cual no le impidi llorar al ver algunas escenas representadas a la perfeccin. Uno de los hipercrticos que junto a l estaban, le dijo en un entreacto: Hace usted muy mal en llorar; esa actriz es malsima, y el que representa con ella es peor actor todava y peor la tragedia que los actores; el autor no sabe palabra de rabe, y, sin embargo, la escena ocurre en Arabia; sin contar con que es hombre que no cree en las ideas innatas; maana le traer a usted veinte folletos contra l. Caballero, cuntas composiciones dramticas tienen ustedes en Francia?, dijo Cndido al abate; y ste respondi: Cinco o seis mil.

Mucho es, dijo Cndido; y cuntas buenas hay? Quince o diecisis, replic el otro. Mucho es, dijo Martn. Sali Cndido muy satisfecho con una cmica que haca el papel de la reina Isabel de Inglaterra en una tragedia muy insulsa que algunas veces se representa.41 Mucho me gusta esta actriz, le dijo a Martn, porque se parece a la seorita Cunegunda; quisiera saludarla. El abate le ofreci presentrsela. Cndido, educado en Alemania, pregunt qu ceremonias se estilaban en Francia para tratar con las reinas de Inglaterra. Hay que distinguir, dijo el abate: en las provincias las llevan a comer a los mesones, en Pars las respetan cuando son bonitas y las tiran al muladar despus de muertas. Al muladar las reinas?, dijo Cndido. Verdad es, dijo Martn; razn tiene el seor abate: en Pars estaba yo cuando la seora Mnica42 pas, como dicen, a mejor vida, y le negaron lo que esta gente llama los honores de la sepultura , lo cual significa podrirse con toda la pobretera de la parroquia en un hediondo cementerio, y la enterraron sola en una esquina de la calle de Borgoa, lo cual le caus, sin duda, muchsima pesadumbre, porque era de natural muy noble. Accin de mala crianza fue, en efecto, dijo Cndido. Qu quiere usted, dijo Martn, si estas gentes son as? Imagnese usted todas las contradicciones y todas las incompatibilidades posibles, y las hallar reunidas en el gobierno, en los tribunales, en las iglesias y en los espectculos de esta extraa nacin. Y es cierto que en Pars se re la gente de todo? Verdad es, dijo el abate; pero se ren rabiando; se lamentan de todo a carcajadas y rindose se cometen las ms detestables acciones. Quin es, dijo Cndido, aquel marrano que tan mal hablaba de la tragedia que tanto me ha hecho llorar, y de los actores que tanto placer me han dado? Un malandrn, respondi el abate, que se gana la vida hablando mal de todas las composiciones dramticas y de todos los libros que salen; que aborrece a todo aquel que es aplaudido, como aborrecen los eunucos a los que gozan; una sierpe de la literatura, que vive de ponzoa y cieno; un folletista. Qu llama usted folletista?, dijo Cndido. Un autor de folletos, dijo el abate, un Frron. As discurran Cndido, Martn y el abate en la escalera del Coliseo, mientras iba saliendo la gente, concluida la comedia. Aunque tengo muchos deseos de ver a la seorita Cunegunda, dijo Cndido, bien quisiera cenar con la primera actriz, la seorita Clairon, que me ha parecido un portento. No era hombre el abate que tuviese entrada en casa de la seorita Clairon, que slo reciba personas de calidad. Est ocupada esta noche, respondi; pero tendr la honra de llevar a usted a casa de una seora muy distinguida, y conocer a Pars como si hubiera vivido en l cuatro aos. Cndido, que naturalmente era amigo de saber, se dej llevar a casa de tal seora; estaban ocupados los tertulianos en jugar al faran, y doce tristes apuntes tenan cada uno en la mano un juego de naipes, archivo de su mala ventura. Reinaba un profundo silencio, teido estaba el semblante de los apuntes de una macilenta amarillez y se lea la zozobra en el del banquero; y la seora de la casa, sentada junto al despiadado banquero, anotaba con ojos de lince todos los prolis y todos los sietelevares con que doblaba cada jugador sus naipes, hacindoselos desdoblar con un cuidado muy escrupuloso, pero con cortesa y sin enfadarse, por temor de perder sus parroquianos. Hacase llamar la marquesa de Parolignac; su hija, una muchacha de quince aos, era uno de los apuntes y con un guiar de ojos adverta a su madre las trampas de los pobres apuntes, que procuraban enmendar los rigores de la suerte. Entraron el abate, Cndido y Martn, y nadie se levant a darles las buenas noches ni los salud, ni los mir siquiera; tan ocupados estaban todos en sus naipes. Ms corts era la seora baronesa de Thunder-ten-tronckh, pens Cndido. Acercse en esto el abate al odo de la marquesa, la cual se levant a medias de la

silla, honr a Cndido con una graciosa sonrisa y salud a Martn con aire majestuoso; mand luego que trajeran a Cndido asiento y una baraja, y ste perdi cincuenta mil francos en dos tallas. Cenaron luego con mucha jovialidad, y todos estaban atnitos de que Cndido no sintiese ms lo que perdi. Los lacayos, en su idioma de lacayos, se decan unos a otros: preciso es que sea un milord ingls. La cena se pareca a casi todas las cenas de Pars; primero mucho silencio, luego un estrpito de palabras que no se entendan, luego chistes, casi todos muy insulsos, noticias falsas, malos razonamientos, algo de poltica y mucha murmuracin; despus hablaron de libros nuevos. Han ledo ustedes, pregunt el abate, la novela del seor Gauchat, doctor en teologa? S, respondi uno de los convidados, pero no he podido acabarla. Tenemos una multitud de obras insulsas, pero todas juntas no llegan a la del seor Gauchat, doctor en teologa;43 estoy tan hastiado de la inmensidad de libros malos que nos inundan, que me he dedicado a jugar al faran. Y qu me dice usted de las Miscelneas del arcediano Trublet?, dijo el abate. Valiente majadero!, dijo madama de Parolignac. Con qu minuciosidad dice lo que todo el mundo sabe! Con qu pesadez discute lo que no merece indicarse someramente! Con qu falta de ingenio se aprovecha del de los dems! Y cmo echa a perder cuanto toca! Cmo me fatiga! Pero ya nunca volver a fatigarme. Me basta haber ledo algunas pginas suyas. Haba en la mesa un hombre de fino gusto que asinti a cuanto deca la marquesa. Pasaron luego a tratar de teatros, y la duea de casa pregunt por qu haba ciertas tragedias que se representaban con frecuencia y que nadie poda leer. El hombre de fino gusto explic con mucha claridad cmo poda interesar una tragedia que tuviera poqusimo mrito, probando con breves razones que no bastaba traer por los cabellos una o dos situaciones de aquellas que tan frecuentes son en las novelas y siempre embelesan a los oyentes, sino que es menester ser original sin ser extravagante, a menudo sublime y siempre natural; conocer el corazn humano y saber expresarlo; ser gran poeta, sin que parezca poeta ninguno de los personajes; saber con perfeccin su idioma, hablarlo con pureza y con armona continua, sin sacrificar nunca el sentido a la rima. Todo aquel que no observara estas reglas, aadi, podr componer una o dos tragedias que sean aplaudidas en el teatro, mas nunca sentar plaza de buen escritor. Poqusimas tragedias hay buenas: unas son idilios en dilogos bien escritos y bien versificados; otras, disertaciones de poltica que infunden sueo, o amplificaciones que cansan; otras, ensueos de energmenos en estilo brbaro, razones deshilvanadas, apstrofes interminables a los dioses, porque no se sabe qu decir a los hombres, falsas mximas y ampulosos lugares comunes. Escuchaba con mucha atencin Cndido este razonamiento y formse por l altsima idea del orador; y como la marquesa haba tenido la atencin de colocarle a su lado, se tom la licencia de preguntarle al odo quin era un hombre que con tanta justedad hablaba. Es un docto, dijo la dama, que nunca juega y que me trae a cenar algunas veces el abate, que entiende perfectamente de tragedias y libros, y que ha compuesto una tragedia que silbaron, y un libro del cual un solo ejemplar que me dedic ha salido de la tienda de su librero. Qu varn tan eminente!, dijo Cndido, es otro Pangloss; y volvindose hacia l, le dijo: Sin duda, caballero, que para usted todo est perfectamente en el mundo fsico y en el moral y nada puede suceder de otra manera? Yo, caballero!, le respondi el docto; pienso lo contrario. Todo me parece que va al revs en nuestro pas y que nadie sabe ni cul es su estado ni cul su cargo ni lo que hace, ni lo que debiera hacer, y que, excepto la cena, que es bastante jovial, y donde la gente est bastante acorde, todo el resto del tiempo se consume en impertinentes contiendas de jansenistas con molinistas, de parlamentarios con eclesisticos, de literatos con literatos, de Palaciegos con Palaciegos, de financieros con el pueblo, de

mujeres con maridos y de parientes con parientes; es una guerra interminable. Replic Cndido: Cosas peores he visto yo; pero un sabio que despus tuvo la desgracia de ser ahorcado, me ense que todas esas cosas son un dechado de perfecciones; son las sombras de una hermosa pintura. Ese ahorcado se rea de la gente, dijo Martn, y esas sombras son manchas horrorosas. Los hombres son los que echan esas manchas, dijo Cndido, y no pueden menos. Conque no es culpa de ellos?, replic Martn. Beban en tanto la mayor parte de los apuntes, que no entendan una palabra de la materia; Martn discurra con el hombre docto y Cndido contaba parte de sus aventuras al ama de casa. Despus de cenar llev la marquesa a su gabinete a Cndido y le sent en un canap. Conque est usted enamorado perdido de la seorita Cunegunda, de Thunderten-tronckh? S, seora, respondi Cndido. Replicle la marquesa con una tierna sonrisa: Usted responde como un mozo de Westfalia; un francs me hubiera dicho: Verdad es, seora, que he querido a la seorita Cunegunda; pero cuando la miro a usted me temo no quererla. Yo, seora, dijo Cndido, responder como usted quiera. La pasin de usted, dijo la marquesa, empez alzando un pauelo, y yo quiero que usted alce mi liga. Con toda mi alma, dijo Cndido, y la levant del suelo. Ahora quiero que me la ponga, continu la dama, y Cndido se la puso. Mire usted, repuso la dama, usted es extranjero; a mis amantes de Pars los hago yo penar a veces quince das seguidos, pero a usted me rindo desde la primera noche porque es menester tratar cortsmente a un buen mozo de Westfalia. La hermosa haba reparado en dos diamantes enormes de dos sortijas de su joven extranjero, y tanto se los alab, que de los dedos de Cndido pasaron a los de la marquesa. Al volver Cndido a su casa con el abate, sinti algunos remordimientos por haber cometido una infidelidad a la seorita Cunegunda, y el seor abate tom en parte su sentimiento, porque le haba cabido una muy pequea parte en los diez mil duros perdidos por Cndido en el juego y en el valor de los dos brillantes medio dados y medio estafados, y era su nimo aprovecharse todo cuanto pudiera de lo que el trato de Cndido le poda valer. Hablbale sin cesar de Cunegunda, y Cndido le dijo que cuando la viera en Venecia le pedira perdn de la infidelidad que acababa de cometer. Cada da estaba el abate ms corts y ms atento, interesndole todo cuanto deca Cndido, todo cuanto haca y cuanto quera hacer. Conque tiene usted una cita en Venecia?, le dijo. S, seor abate, respondi Cndido, tengo urgencia de reunirme con la seorita Cunegunda. Llevado entonces del gusto de hablar de su amada, le cont, como era su costumbre, parte de sus venturas con esta ilustre westfaliana. Bien creo, dijo el abate, que esa seorita tiene mucho talento, y escribe muy bonitas cartas. Nunca me ha escrito, dijo Cndido; figrese usted que cuando me echaron del castillo por amor a ella, no le pude escribir; despus la cre muerta, despus me la encontr, y la volv a perder, y le he despachado un mensajero a dos mil y quinientas leguas de aqu, que aguardo con su respuesta. Escuchle con mucha atencin el abate, pareci algo pensativo y se despidi luego de ambos extranjeros, abrazndolos tiernamente. Al otro da, antes de levantarse de la cama, dieron a Cndido la esquela siguiente: Muy seor mo y querido amante: Ocho das hace que estoy mala en esta ciudad, y acabo de saber que se encuentra usted en ella. Hubiera ido volando a echarme en sus brazos si me pudiera mover. He sabido que haba usted pasado por Burdeos, donde se ha quedado el fiel Cacambo y la vieja, que llegarn muy en breve. El gobernador de Buenos Aires se ha quedado con todo cuanto Cacambo llevaba; pero el corazn de usted me queda. Venga usted a verme; su presencia me dar la vida o har que me muera de placer. Una carta tan tierna y tan inesperada, puso a Cndido en una indecible alegra, pero

la enfermedad de su amada Cunegunda le traspasaba de dolor. Fluctuante entre estos dos sentimientos, agarra a puados el oro y los diamantes y hace que le lleven con Martn a la posada donde estaba Cunegunda alojada; entra temblando, con la ternura latindole el corazn y el habla interrumpida con sollozos; quiere descorrer las cortinas de la cama y manda que traigan luz. No haga usted tal, le dijo la criada, la luz le hace mal; y volvi a correr la cortina. Amada Cunegunda, dijo llorando Cndido, cmo te hallas? No puede hablar, dijo la criada. Entonces la enferma sac fuera de la cama una mano muy suave que ba Cndido un largo rato con lgrimas, y que luego llen de diamantes, dejando un saco de oro encima del taburete. En medio de sus arrebatos aparece un alguacil acompaado del abate y de seis corchetes. Conque stos son, dijo, los dos extranjeros sospechosos?, y mand incontinenti que los ataran y los llevaran a la crcel. No tratan de esta manera en El Dorado a los extranjeros, dijo Cndido. Ms maniqueo soy que nunca, replic Martn. Pero, seor, adnde nos lleva usted?, dijo Cndido. A un calabozo, respondi el alguacil. Martn, que se haba recobrado del primer sobresalto, sospech que la seora que se deca Cunegunda era una bribona, el seor abate un bribn que haba abusado de Cndido, y el alguacil otro bribn de quien no era difcil desprenderse. Por no exponerse a tener que lidiar con la justicia, y con la impaciencia que tena de ver a la verdadera Cunegunda, Cndido, por consejo de Martn, ofreci al alguacil tres diamantillos de tres mil duros cada uno. Ah!, seor, le dijo el alguacil, aunque hubiere usted cometido todos los delitos imaginables, sera el hombre ms honrado del mundo. Tres diamantes de tres mil duros cada uno! La vida perdera yo por usted, antes que enviarlo a un calabozo. Todos los extranjeros son arrestados, pero djelo de mi cuenta, que yo tengo un hermano en Dieppe, en la Normanda, y le llevar all, y si tiene usted algunos diamantes que darle, le tratar como yo. Y por qu arrestan a todos los extranjeros?, dijo Cndido. El abate, tomando entonces la palabra, respondi: Porque un miserable andrajoso del pas de Atrebacia,44 que haba odo decir disparates, ha cometido un parricidio, no como el del mes de mayo de 1610,45 sino como el del mes de diciembre de 1594,46 y como otros muchos cometidos otros aos y otros meses por andrajosos que haban odo decir disparates. Entonces explic el alguacil lo que haba dicho el abate. Qu monstruos!, exclam Cndido. Cmo se cometen tamaas atrocidades en un pueblo que canta y baila? Cundo saldr yo de este pas donde los monos irritan a los tigres? En mi pas he visto osos; slo en El Dorado he visto hombres. En nombre de Dios, seor alguacil, llveme usted a Venecia, donde aguardo a la seorita Cunegunda. Donde yo puedo llevar a usted es a Normanda, dijo el cabo de ronda. Hzole luego quitar los grillos, dijo que se haba equivocado, despidi a sus corchetes, y se llev a Cndido y a Martn a Dieppe, entregndolos a su hermano. Haba un buque holands pequeo en la rada, y el normando, que con el cebo de otros tres diamantes era el ms servicial de los mortales, embarc a Cndido y a su acompaante en el tal navo, que iba a dar a la vela para Portsmouth en Inglaterra. No era el camino de Venecia; pero Cndido crey que sala del infierno, y estaba resuelto a dirigirse a Venecia cuando se le presentase la ocasin.

Ah, Pangloss, Pangloss! Ah, Martn, Martn! Ah, mi querida Cunegunda! Lo que es este mundo!, deca Cndido en el navo holands. Cosa muy desatinada y muy abominable, respondi Martn. Usted ha estado en Inglaterra: son tan locos como en Francia? Es locura de otra especie, dijo Martn; ya sabe usted que ambas naciones estn

en guerra por algunas aranzadas de nieve en el Canad, y por tan discreta guerra gastan mucho ms que lo que vale todo el Canad. Decir a usted a punto fijo en cul de los dos pases hay ms locos de atar, mis cortas luces no alcanzan; lo que s s es que en el pas que vamos a ver son locos atrabiliarios. Diciendo esto abordaron Portsmouth; la orilla del mar estaba cubierta de gente que miraba con atencin a un hombre gordo,47 hincado de rodillas y vendados los ojos, en el combs de uno de los navos de la escuadra. Cuatro soldados, apostados frente a l le tiraron cada uno tres balas en el crneo con el mayor sosiego, y toda la asamblea se fue muy satisfecha. Qu quiere decir esto?, dijo Cndido. Qu perverso demonio reina en todas partes? Pregunt quin era aquel hombre gordo que acababan de matar con tanta solemnidad. Un almirante, le dijeron. Y por qu han muerto a ese almirante? Porque no ha hecho matar bastante gente; ha dado batalla a un almirante francs y han considerado que no estaba bastante cerca del enemigo. Pues el almirante francs tan lejos estaba del ingls como ste del francs, replic Cndido. Sin duda, le dijeron; pero en esta tierra es conveniente matar de cuando en cuando algn almirante para dar ms nimo a los otros. Tanto se irrit y se asombr Cndido con lo que oa y vea, que no quiso siquiera poner pie en tierra, y arregl trato con el patrn holands, a riesgo de que lo robara como el de Surinam, para que lo condujera sin ms tardanza a Venecia. Al cabo de dos das estuvo listo el patrn. Costearon la Francia, pasaron a vista de Lisboa y se estremeci Cndido; desembocaron por el Estrecho en el Mediterrneo y finalmente llegaron a Venecia. Bendito sea Dios, dijo Cndido dando un abrazo a Martn, que aqu ver a la hermosa Cunegunda. Con Cacambo cuento igual que con m mismo. Todo est bien, todo va bien, todo va lo mejor posible.

Cuando lleg a Venecia, hizo buscar a Cacambo en todas las posadas, en todos los cafs y en casa de todas las mozas de vida alegre; pero no le fue posible dar con l. Todos los das iba a informarse de todos los navos y barcos y nadie saba de Cacambo. Conque he tenido yo tiempo, le deca a Martn, para pasar de Surinm a Burdeos, para ir de Burdeos a Pars, de Pars a Dieppe, de Dieppe a Portsmouth, para costear Portugal y Espaa, para atravesar todo el Mediterrneo y pasar algunos meses en Venecia, y an no ha llegado la hermosa Cunegunda, y en su lugar he topado con una buscona y un abate! Sin duda ha muerto Cunegunda y a m no me queda ms remedio que morir. Ah, cunto ms me hubiera valido quedarme en aquel paraso terrenal de El Dorado, que volver a esta maldita Europa! Razn tiene usted, amado Martn, todo es ilusin y calamidad. Acometile una negra melancola y no fue ni a la pera alla moda , ni a las dems diversiones del carnaval, ni hubo dama que le causara la ms leve tentacin. Djole Martn: Qu sencillo es usted si se figura que un criado mestizo, que lleva cinco o seis millones en la faltriquera, ir a buscar a su amada al fin del mundo para trarsela a Venecia; la guardar para s, si la encuentra, y, si no, tomar otra; aconsejo a usted que olvide a Cacambo y a Cunegunda. Martn no era hombre que daba consuelos. Creca la melancola de Cndido, y Martn no se hartaba de probarle que eran muy raras la virtud y la felicidad sobre la tierra, excepto acaso en El Dorado, donde nadie poda entrar. Sobre esta importante materia disputaban, esperando a Cunegunda, cuando repar Cndido en un joven fraile teatino que se paseaba por la plaza de San Marcos, llevando del brazo a una moza. El teatino era robusto, fuerte y de buenos colores, los ojos brillantes, la cabeza erguida, el continente reposado y el paso sereno; la moza, que era muy linda, iba cantando y miraba con enamorados ojos a su teatino, y de cuando en cuando le pellizcaba las mejillas. Me confesar a lo menos, dijo Cndido a Martn, que

estos dos son dichosos. Excepto en El Dorado, no he encontrado hasta ahora en el mundo habitable ms que desventurados; pero apuesto a que esa moza y ese fraile son felicsimas criaturas. Yo apuesto a que no, dijo Martn. Convidmoslos a comer, dijo Cndido, y veremos si me equivoco. Acercse a ellos, hzoles una reverencia y los convid a su posada a comer macarrones, perdices de Lombarda, huevos de sollo, y a beber vino de Montepulciano, Lacrima Christi , Chipre y Samos. Sonrojse la mozuela; acept el teatino el convite, y le sigui la muchacha mirando a Cndido pasmada y confusa, y vertiendo algunas lgrimas. Apenas entr la mozuela en el aposento de Cndido, le dijo: Pues qu ya no conoce el Cndido a Paquita? Cndido, que oy estas palabras, y que hasta entonces no la haba mirado con atencin, porque slo en Cunegunda pensaba, le dijo: Ah, pobre chica! Conque t eres la que puso al doctor Pangloss en el lindo estado en que le vi? Ay, seor!, soy yo en persona, dijo Paquita; ya veo que est usted informado de todo. Supe las horribles desgracias que sucedieron a la seora baronesa y a la hermosa Cunegunda, y jrole a usted que no ha sido menos adversa mi estrella. Cuando usted me vio era yo una inocente, y un capuchino, que era mi confesor, me enga con mucha facilidad; las resultas fueron horribles, y me vi precisada a salir del castillo, poco despus que le ech a usted el seor barn a patadas en el trasero. Si no hubiera tenido lstima de m un mdico famoso, me hubiera muerto; por agradecrselo, fui poco despus la querida del tal mdico, y su mujer, endiablada de celos, me aporreaba sin misericordia todos los das. Era ella una furia; l, el ms feo de los hombres, y yo, la ms desventurada de las mujeres, aporreada sin cesar por un hombre a quien no poda ver. Bien sabe usted, seor, los peligros que corre una mujer desapacible que se ha casado con un mdico: aburrido el mo de los rompimientos de cabeza que le daba su mujer, un da, para curarla de un resfriado, le administr un remedio tan eficaz que muri en dos horas, presa de horrendas convulsiones. Los parientes de la difunta formaron causa criminal al doctor, el cual se escap, y a m me metieron en la crcel; y si no hubiera sido algo bonita, no me hubiera salvado mi inocencia. El juez me declar libre, con la condicin de ser el sucesor del mdico, y muy en breve me sustituy por otra; me despidi sin darme un cuarto, y tuve que proseguir en este abominable oficio que a vosotros los hombres os parece tan gustoso y que para nosotras es un pilago de desventuras. Vneme a ejercitar mi profesin a Venecia. Ah, seor, si se figurara usted qu cosa tan inaguantable es halagar sin diferencia al negociante viejo, al letrado, al gondolero y al abate; estar expuesta a tanto insulto, a tantos malos tratamientos; verse a cada paso obligada a pedir prestada una falda para hacrsela remangar por un hombre asqueroso; robada por ste de lo que ha ganado con aqul, estafada por los alguaciles y sin tener otra perspectiva que una horrible vejez, un hospital y un muladar, confesara que soy la ms desgraciada criatura de este mundo! As descubra Paquita su corazn al buen Cndido, en su gabinete, en presencia de Martn, quien dijo: Ya llevo ganada, como usted ve, la mitad de la apuesta. Habase quedado fray Hilarin en el comedor, bebiendo un trago mientras servan la comida. Cndido le dijo a Paquita: Pero si parecas tan alegre y tan contenta cuando te encontr; si cantabas y halagabas al teatino con tanta naturalidad, que te tuve por tan feliz, cmo dices que eres desdichada? Ah, seor, respondi Paquita, sa es otra de las lacras de nuestro oficio! Ayer me rob y me aporre un oficial, y hoy tengo que fingir que estoy alegre para agradar a un fraile. No quiso Cndido or ms, y confes que Martn tena razn. Sentronse luego a la mesa con Paquita y el teatino; fue bastante alegre la comida, y de sobremesa hablaron con alguna confianza. Djole Cndido al fraile: Parceme, padre, que disfruta vuestra reverencia de una suerte envidiable. En su semblante brilla la salud y la robustez, su

fisonoma indica el bienestar, tiene una muy linda moza para su recreo y me parece muy satisfecho con su hbito de teatino. Por Dios santo, caballero, respondi fray Hilarin, que quisiera que todos los teatinos estuvieran en el fondo del mar y que mil veces me han dado tentaciones de pegar fuego al convento y de hacerme turco! Cuando tena quince aos, mis padres, por dejar ms caudal a un maldito hermano mayor (condenado sea), me obligaron a tomar este execrable hbito. El convento es un nido de celos, de rencillas y de desesperacin. Verdad es que por algunas misiones de cuaresma que he predicado me han dado algunos cuartos, que la mitad me ha robado el padre guardin; el resto me sirve para mantener mozas; pero cuando por la noche entro en mi celda me dan ganas de romperme la cabeza contra las paredes, y lo mismo sucede a todos los dems religiosos. Volvindose entonces Martn a Cndido, con su acostumbrada impasibilidad, le dijo: Qu tal? He ganado o no la apuesta? Cndido regal dos mil duros a Paquita y mil a fray Hilarin. Confo, dijo, que con este dinero sern felices. No lo creo, dijo Martn; con esos miles los har usted ms infelices todava. Sea lo que fuere, dijo Cndido, un consuelo tengo, y es que a veces encuentra uno gentes que crea no encontrar nunca; y muy bien podr suceder que despus de haber topado con mi carnero encarnado y con Paquita, me halle un da de manos a boca con Cunegunda. Mucho deseo, dijo Martn, que sea para la mayor felicidad de usted; pero lo dudo. Es usted escptico, replic Cndido. Porque he vivido, dijo Martn. Pues no ve usted esos gondoleros, dijo Cndido, que no cesan de cantar? Pero no los ve usted en su casa con sus mujeres y sus chiquillos, repuso Martn. Sus pesadumbres tiene el Dux, y los gondoleros las suyas. Verdad es que, pesndolo todo, ms feliz suerte que la del Dux es la del gondolero; pero es tan poca la diferencia, que no merece la pena de un detenido examen. Me han hablado, dijo Cndido, del seor Pococurante, que vive en ese suntuoso palacio situado sobre el Brenta, y que agasaja mucho a los forasteros, y dicen que es un hombre que nunca ha sabido qu cosa es tener pesadumbre. Mucho me diera por ver un ente tan raro, dijo Martn. Sin ms dilacin mand Cndido a pedir licencia al seor Pococurante para hacerle una visita al da siguiente.

Embarcronse Cndido y Martn en una gndola y fueron por el Brenta al palacio del noble Pococurante. Los jardines eran amenos y ornados con hermosas estatuas de mrmol, el palacio de una bella arquitectura y el dueo un hombre como de sesenta aos y muy rico. Recibi a los dos curiosos forasteros con urbanidad, pero sin mucho cumplimiento, cosa que intimid a Cndido y no le pareci mal a Martn. Al instante dos muchachas bonitas y muy aseadas sirvieron el chocolate: Cndido no pudo menos de elogiar sus gracias y su hermosura. No son malas chicas, dijo el senador; algunas veces mando que duerman conmigo, porque estoy aburrido de las seoras del pueblo, de sus coqueteras, sus celos, sus contiendas, su mal genio, sus pequeeces, su orgullo, sus tonteras, y ms aun de los sonetos que tiene uno que hacer o mandar hacer en elogio suyo; mas con todo ya empiezan a fastidiarme estas muchachas. Despus de almorzar se fueron a pasear a una espaciosa galera, y Cndido, asombrado de la hermosura de las pinturas, pregunt de qu maestro eran las dos primeras. Son de Rafael, dijo el senador, y las compr muy caras por vanidad algunos aos ha; dicen que son las ms hermosas que tiene Italia, pero a m no me gustan; los colores son muy oscuros, las figuras no estn bien perfiladas, ni tienen bastante relieve; los ropajes no se parecen en nada al pao; y en una palabra, digan lo que quisieran, yo no alcanzo a ver aqu una feliz imitacin de la naturaleza, y no dar mi aprobacin a un

cuadro hasta que me parezca ver en l a la propia naturaleza; mas no los hay de esta especie. Yo tengo muchos, pero ya no los miro. Pococurante, antes de comer, mand que dieran un concierto; la msica le pareci deliciosa a Cndido. Bien puede este estruendo, dijo Pococurante, divertir media hora, pero cuando dura ms, a todo el mundo cansa, aunque nadie se atreve a confesarlo. La msica del da no es otra cosa que el arte de ejecutar cosas dificultosas, y lo que slo es difcil no gusta mucho tiempo. Ms me agradara la pera, si no hubieran descubierto el secreto de convertirla en un monstruo que me repugna. Vaya quien quisiere a ver malas tragedias en msica, cuyas escenas no paran en ms que en traer dos o tres ridculas coplas donde luce sus gorjeos una cantarina; saborese otro en or a un castrado tararear el papel de Csar o Catn, pasearse torpemente por las tablas; yo, por m, muchos aos hace que no veo semejantes majaderas de que tanto se ufana hoy Italia y que tan caras pagan los soberanos extranjeros. Cndido contradijo un poco, pero con prudencia, y Martn fue enteramente del parecer del senador. Sentronse a la mesa, y despus de una oppara comida entraron en la biblioteca. Cndido, que vio un Homero magnficamente encuadernado, alab mucho el fino gusto de Su Ilustrsima. ste es el libro, dijo, que haca las delicias de Pangloss, el mejor filsofo de Alemania. Pues no hace las mas, dijo con mucha frialdad Pococurante; en otro tiempo me hicieron creer que senta placer en leerle, pero esa constante repeticin de batallas que todas son parecidas, esos dioses siempre en accin, y que nunca hacen nada decisivo; esa Elena, causa de la guerra, y que apenas tiene accin en el poema; esa Troya siempre sitiada, y nunca tomada; todo esto me causaba fastidio mortal. Algunas veces he preguntado a varios hombres doctos si les aburra esta lectura tanto como a m, y todos los que hablaban sinceramente me han confesado que se les caa el libro de las manos, pero que era indispensable tenerle en su biblioteca como un monumento de la antigedad o como una medalla enmohecida que no es materia de comercio. No piensa as Su Excelencia de Virgilio, dijo Cndido. Convengo, dijo Pococurante, en que el segundo, el cuarto y el sexto libro de su Eneida son excelentes; mas por lo que hace a su piadoso Eneas, al fuerte Cloanto, al amigo Acates, al nio Ascanio, al tonto del rey Latino, a la zafia Amata y a la insulsa Lavinia, creo que no hay cosa ms fra ni ms desagradable, y ms me gusta el Tasso y los cuentos, para arrullar criaturas, del Ariosto. Me har Su Excelencia el gusto de decirme, repuso Cndido, si no le causa gran placer la lectura de Horacio? Mximas hay en l, dijo Pococurante, que pueden ser tiles a un hombre de mundo, y que reducidas a enrgicos versos se graban con facilidad en la memoria; pero no me interesa su viaje a Brindis, ni su descripcin de una mala comida, ni la disputa, digna de unos ganapanes, entre no s qu Pupilo cuyas razones, dice, estaban llenas de podre , y las de su contrincante llenas de vinagre . He ledo con asco sus groseros versos contra viejas y hechiceras, y no veo qu mrito tiene decir a su amigo Mecenas que si lo pone en la categora de los poetas lricos, tocar los astros con su erguida frente. A los tontos todo les maravilla en un autor apreciado; pero yo, que leo para m, slo apruebo lo que me gusta. Cndido, que le haban enseado a no juzgar nada por s mismo, estaba muy atnito con todo cuanto oa, y a Martn le pareca el modo de pensar de Pococurante muy conforme a la razn. Ah! Aqu hay un Cicern, dijo Cndido; sin duda no se cansa Su Excelencia de leerle. Nunca lo creo, respondi el veneciano. Qu me importa que haya defendido a Rabirio o a Cluencio? Sobrados pleitos tengo yo sin esos que fallar. Ms me hubieran agradado sus obras filosficas; pero cuando he visto que de todo dudaba, he inferido que lo mismo saba yo que l, y que para ser ignorante no precisaba de nadie. Hola! Ochenta tomos de la Academia de Ciencias! Algo bueno podr haber en

ellos, exclam Martn. S que lo habra, dijo Pococurante, si uno de los autores de ese frrago hubiese inventado siquiera el arte de hacer alfileres; pero en todos esos libros no se hallan ms que sistemas vanos y ninguna cosa til. Cuntas composiciones estoy viendo, dijo Cndido, en italiano, en castellano y en francs! Es verdad, dijo el senador; de tres mil pasan y no hay treinta buenas. En cuanto a esas recopilaciones de sermones, que todos juntos no equivalen a una pgina de Sneca, estos librotes de teologa, ya presumirn ustedes que no los abro nunca, ni yo ni nadie. Repar Martn en unos estantes cargados de libros ingleses. Creo, dijo, que un republicano se complacer con la mayor parte de estas obras con tanta libertad escritas. S, respondi Pococurante, bella cosa es escribir lo que se siente, que es la prerrogativa del hombre. En nuestra Italia slo se escribe lo que no se siente, y los moradores de la patria de los Csares y los Antoninos no se atreven a concebir una idea sin la venia de un dominico. Mucho me contentara la libertad que inspira a los ingenios ingleses, si no estragaran la pasin y el espritu de partido cuantas dotes apreciables aqulla tiene. Reparando Cndido en un Milton, le pregunt si tena por un hombre sublime a este autor. A quin?, dijo Pococurante. A ese brbaro que en diez libros de duros versos ha hecho un prolijo comentario del Gnesis? A ese zafio imitador de los griegos, que desfigura la creacin, y mientras que Moiss pinta al Ser Eterno creando el mundo por su palabra, hace que el Mesas coja en un armario del cielo un inmenso comps para trazar su obra? Yo estimar a quien ha echado a perder el infierno y el diablo del Tasso, a quien disfraza a Lucifer, unas veces de sapo, otras de pigmeo, le hace repetir cien veces el mismo discurso y disputar sobre teologa; a quien imitando seriamente la cmica invencin de las armas de fuego de Ariosto, representa a los diablos tirando caonazos en el cielo! Ni yo ni nadie en Italia ha podido gustar de todas esas tristes extravagancias. Las Bodas del pecado y de la muerte , y las culebras que pare el pecado, hacen vomitar a todo hombre de gusto algo delicado, y su prolija descripcin de un hospital, slo para un enterrador es buena. Este poema oscuro, estrambtico y repugnante fue despreciado en su cuna, y yo le trato hoy como le trataron en su patria sus contemporneos. Por lo dems, digo lo que pienso sin curarme de si los dems piensan como yo. Cndido estaba muy afligido con estas razones, porque respetaba a Homero y no le desagradaba Milton. Ay!, dijo en voz baja a Martn, mucho me temo que profese este hombre un profundo desprecio por nuestros poetas alemanes. Poco inconveniente sera, replic Martn. Oh, qu hombre tan superior, deca entre dientes Cndido, qu genio tan divino este Pococurante! Nada le agrada. Despus de pasar revista a todos los libros, bajaron al jardn, y Cndido alab mucho sus preciosidades. No hay cosa de peor gusto, dijo Pococurante; aqu no tenemos otra cosa que frusleras; bien es verdad que maana voy a disponer que planten otro de un estilo ms noble. Despidironse, en fin, ambos de su excelencia, y al volverse a su casa, dijo Cndido a Martn: Confiese usted que el seor Pococurante es el ms feliz de los humanos, porque es un hombre superior a todo cuanto tiene. Pues no considera usted, dijo Martn, que est aburrido de todo cuanto tiene? Mucho tiempo ha que dijo Platn que no son los mejores estmagos los que vomitan todos los alimentos. Pero no es un gusto, respondi Cndido, criticarlo todo, y hallar defectos donde los dems slo perfecciones encuentran? Eso es lo mismo, replic Martn, que decir que da mucho placer no sentir placer. Segn eso, dijo Cndido, no hay otro hombre ms feliz que yo cuando vea de nuevo a la seorita Cunegunda. Buena cosa es la esperanza, respondi Martn. Corran en tanto los das y las semanas, y Cacambo no apareca, y estaba Cndido

Un da, yendo Cndido y Martn a sentarse a la mesa con los forasteros alojados en su misma posada, se acerc por detrs al primero uno que tena la cara de color de holln de chimenea, y, agarrndole del brazo, le dijo: Dispngase usted a venir con nosotros y no se descuide. Vuelve Cndido el rostro y reconoce a Cacambo; slo la vista de Cacambo poda causarle tanta extraeza y contento. Poco le falt para volverse loco de alegra; y dando mil abrazos a su caro amigo, le dijo: Conque sin duda est contigo Cunegunda? Dnde est? Llvame a verla y a morir de gozo a sus plantas. Cunegunda no est aqu, dijo Cacambo; est en Constantinopla. Dios mo, en Constantinopla! Pero aunque estuviera en la China, voy all volando: vamos. Despus de cenar nos iremos, respondi Cacambo; soy esclavo y me est esperando mi amo, y as es menester que le vaya a servir a la mesa; no diga usted una palabra; cene y estse pronto. Preocupado Cndido de jbilo y sentimiento, gozoso por haber vuelto a ver a su fiel agente, atnito de verle esclavo, rebosando de la alegra de encontrar a su amada, palpitndole el pecho y vacilante su razn, se sent a la mesa con Martn, el cual, sin inmutarse, contemplaba todas estas aventuras, y con otros seis extranjeros que haban venido a pasar el carnaval a Venecia. Cacambo, que era el copero de uno de los extranjeros, arrimndose a su amo, al fin de la comida, le dijo al odo: Vuestra Majestad puede irse cuando quiera: el buque est pronto; y se fue. Atnitos los convidados se miraban sin chistar, cuando llegndose otro sirviente a su amo, le dijo: Seor, el coche de Vuestra Majestad est en Padua y el barco listo. El amo hizo una sea, y se fue el criado. Otra vez se miraron a la cara los convidados y creci el asombro. Arrimndose luego el tercer criado a otro extranjero, le dijo: Seor, crame Vuestra Majestad que no se debe detener ms aqu; yo voy a disponerlo todo, y desapareci. Entonces no dudaron Cndido ni Martn de que era mojiganga de carnaval. El cuarto criado dijo al cuarto amo: Vuestra Majestad se podr ir cuando quiera, y se fue lo mismo que los dems. Otro tanto dijo el criado quinto al amo; pero el sexto se explic de muy diferente modo con el sexto forastero, que estaba al lado de Cndido, y le dijo: A fe, seor, que nadie quiere fiar un ochavo a Vuestra Majestad, ni a m tampoco, y que esta misma noche pudiera ser muy bien que nos metieran en la crcel, y as voy a ponerme en salvo: qudese con Dios Vuestra Majestad. Habindose marchado todos los criados, se quedaron en silencio Cndido, Martn y los seis forasteros. Rompile al fin Cndido, diciendo: Cierto, seores, que es donosa la burla; por qu todos ustedes son reyes? Yo por m declaro que ni el seor Martn ni yo lo somos. Respondiendo entonces con mucha dignidad el amo de Cacambo, dijo en italiano: Yo no soy un bufn; mi nombre es Acmet III; he sido gran sultn por espacio de muchos aos; haba destronado a mi hermano, y mi sobrino me ha destronado a m; a mis visires les han cortado la cabeza y yo acabo mis das en el viejo serrallo. Mi sobrino, el gran sultn Mahamud, me da licencia para viajar de cuando en cuando para restablecer mi salud, y he venido a pasar el carnaval a Venecia. Despus de Acmet habl un mancebo que junto a l estaba, y dijo: Yo me llamo Ivn, he sido emperador de Rusia, y destronado en la cuna. Mi padre y mi madre fueron encarcelados, y a m me criaron en una crcel. Algunas veces me dan licencia para viajar en compaa de mis guardianes, y he venido a pasar el carnaval a Venecia.

Dijo luego el tercero: Yo soy Carlos Eduardo, rey de Inglaterra, habindome cedido mi padre sus derechos a la corona. He peleado por sustentarlos; a ochocientos partidarios mos les han arrancado el corazn y les han sacudido con l en la cara: a m me han tenido preso, y ahora voy a ver al rey mi padre a Roma, el cual ha sido destronado, as como mi abuelo, y as como yo, y he venido a pasar el carnaval a Venecia. Habl entonces el cuarto, y dijo: Yo soy rey de los polacos; la suerte de la guerra me ha privado de mis Estados hereditarios; los mismos contratiempos ha sufrido mi padre; me resigno a los decretos de la Providencia, como hacen el sultn Acmet, el emperador Ivn, y el rey Carlos Eduardo, que Dios guarde dilatados aos, y he venido a pasar el carnaval a Venecia. Dijo despus el quinto: Tambin yo soy rey de los polacos,48 y dos veces he perdido mi reino; pero la Providencia me ha dado otro Estado, en el cual he hecho ms bienes que cuantos han podido hacer en las riberas del Vstula todos los reyes de la Samarcia juntos; tambin me resigno a los designios de la Providencia, y he venido a pasar el carnaval a Venecia. Habl por ltimo el sexto monarca, y dijo: Caballeros, yo no soy tan gran seor como ustedes, mas al cabo rey he sido como el ms pintado; mi nombre es Teodoro; fui electo rey en Crcega, me llamaban Majestad , y ahora apenas se dignan decirme Monseor : he hecho acuar moneda y no tengo un maraved; tena dos secretarios de Estado, y apenas me queda un lacayo; me he visto en un trono y he estado mucho tiempo en Londres en una crcel acostado sobre paja, y recelo que me suceda aqu lo mismo, aunque he venido, como Vuestras Majestades, a pasar el carnaval a Venecia. Escucharon con magnnima compasin los otros cinco monarcas este razonamiento, y dio cada uno veinte ceques al rey Teodoro para que comprara vestidos y ropa blanca. Cndido le regal un brillante de dos mil ceques. Quin es este particular, dijeron los cinco reyes, que puede hacer una ddiva cien veces ms cuantiosa que cualquiera de nosotros, y que efectivamente la hace? Al levantarse de la mesa, llegaron a la misma posada cuatro Altezas Serensimas, que tambin haban perdido sus Estados por la suerte de la guerra, y que venan a pasar el carnaval a Venecia; pero no se inform siquiera Cndido de las aventuras de los recin venidos, no pensando sino en ir a buscar a su amada Cunegunda a Constantinopla.

Ya el fiel Cacambo haba concertado con el capitn turco, que haba de llevar a Constantinopla al sultn Acmet, que recibiera a bordo a Cndido y a Martn, y ambos se embarcaron, habindose prosternado el primero ante su miserable Alteza. Cndido, en el camino, deca a Martn: Conque hemos cenado con seis reyes destronados, y, de los seis, a uno he tenido que darle una limosna! Acaso hay otros muchos prncipes ms desgraciados. Yo, a la verdad, no he perdido ms que cien carneros y voy a descansar de mis fatigas en brazos de Cunegunda. Razn tena Pangloss, amado Martn, todo est bien. Sea enhorabuena, dijo Martn. Increble aventura es, empero, continu Cndido, la que en Venecia nos ha sucedido; porque nunca se ha visto ni odo cosa tal en la misma posada seis monarcas destronados. No es eso ms extraordinario, replic Martn, que otras muchas cosas que nos han sucedido. Con frecuencia ocurre que un rey sea destronado; y por lo que respecta a la honra que hemos tenido de cenar con ellos es una friolera que ni siquiera merece mentarse. Apenas estaba Cndido en el navo, se arroj en brazos de su antiguo criado y amigo Cacambo. Y qu hace Cunegunda?, le dijo. Es todava un portento de beldad?

Me quiere an? Cmo est? Sin duda que le has comprado un palacio en Constantinopla. Seor mi amo, le respondi Cacambo, Cunegunda est fregando platos a orillas del Propntide, en casa de un prncipe que tiene poqusimos platos, porque es esclava de un antiguo soberano llamado Ragotski, a quien da el Gran Turco tres duros diarios en un asilo; y lo peor es que ha perdido su hermosura y que est atrozmente fea. Ay!, fea o hermosa, dijo Cndido, yo soy hombre de bien, y mi obligacin es quererla siempre. Pero cmo se puede encontrar en tan miserable estado con el milln de duros que t le llevaste? Bueno est eso, respondi Cacambo; pues no tuve que dar doscientos mil al seor don Fernando de Ibarra Figueroa Mascareas Lampurdos y Souza, gobernador de Buenos Aires, para obtener el permiso de traer a Cunegunda? Y no nos ha robado un pirata todo cuanto nos haba quedado? No nos ha conducido dicho pirata al cabo de Matapn, a Milo, a Nicaria, a Samos, a Petri, a los Dardanelos, a Mrmara y a Esctari? Cunegunda y la vieja estn sirviendo al prncipe y yo soy esclavo del sultn destronado. Cun espantosas calamidades!, dijo Cndido. Sin embargo, an me quedan algunos diamantes, y con facilidad rescatar a Cunegunda. Lstima que est tan fea! Volvindose luego a Martn, le dijo: Quin piensa usted que es ms digno de compasin, el sultn Acmet, el emperador Ivn, el rey Carlos Eduardo o yo? No lo s, dijo Martn, y menester fuera hallarme dentro del pecho de ustedes para saberlo. Ah!, dijo Cndido, si estuviera aqu Pangloss, l lo sabra, y nos lo dira. Yo no poseo, respondi Martn, la balanza con que pesaba ese seor Pangloss las miserias y valuaba las cuitas humanas; mas presumo que hay en la tierra millones de hombres ms dignos de lstima que el rey Carlos Eduardo, el emperador Ivn, y el sultn Acmet. Bien puede ser, dijo Cndido. Pocos das despus llegaron al canal del Mar Negro. Cndido rescat a precio muy subido a Cacambo, y sin perder un instante se meti con sus compaeros en una galera para ir a orillas del Propntido en demanda de Cunegunda, por ms fea que estuviese. Haba entre la chusma dos galeotes que remaban muy mal, y a quienes el arrez levantino aplicaba de cuando en cuando sendos latigazos en las espaldas con el rebenque. Por un movimiento natural los mir Cndido con ms atencin que a los dems forzados, arrimndose a ellos con lstima; y en algunos rasgos de sus caras desfiguradas crey reconocer cierto parecido con Pangloss y con el desventurado jesuita, el barn, hermano de Cunegunda. Enternecido y movido a compasin con esta idea, los contempl con mayor atencin, y dijo a Cacambo: Por mi vida que si no hubiera visto ahorcar al maestro Pangloss, y no hubiera tenido la desgracia de matar al barn, creera que son esos que van remando en la galera. Oyendo los nombres del barn y de Pangloss, dieron un agudo grito ambos galeotes, se pararon en el banco, y dejaron caer los remos. Al punto se lanz sobre ellos el arrez, menudeando los latigazos con el rebenque. Detngase, detngase, seor, exclam Cndido, que le dar el dinero que me pidiere. Conque es Cndido?, deca uno de los forzados. Conque es Cndido?, repeta el otro. Es sueo?, deca Cndido; estoy en esta galera? Estoy despierto? Es el seor barn a quien yo mat? Es el maestro Pangloss a quien vi ahorcar? Nosotros somos, nosotros somos, respondan a la par. Conque ste es aquel insigne filsofo?, deca Martn. Ah!, seor arrez levantino, cunto quiere por el rescate del seor barn de Thunder-ten-tronckh, uno de los primeros barones del imperio, y del seor Pangloss, el metafsico ms profundo de Alemania? Perro cristiano, respondi el arrez, ya que esos dos perros de galeotes cristianos son barones y metafsicos, lo cual es, sin duda, un cargo muy alto en su pas, me has de dar por ellos cincuenta mil ceques. Yo se los dar, seor; llveme de un vuelo a Constantinopla, y al punto ser satisfecho; pero no, llveme a casa de la seorita Cunegunda. El arrez, as que oy la oferta de Cndido, puso la proa a la ciudad e hizo

que remaran con ms ligereza que un pjaro sesga el aire. Dio Cndido cien abrazos a Pangloss y al barn. Pues cmo no he matado a usted, mi amado barn? Y usted, mi amado Pangloss, cmo est vivo habiendo sido ahorcado? Y por qu estn ambos en galeras en Turqua? Es cierto que mi querida hermana se encuentra en esta tierra?, dijo el barn. S, seor; respondi Cacambo. Al fin vuelvo a ver a mi querido Cndido, exclamaba Pangloss. Cndido le presentaba a Martn y a Cacambo: todos se abrazaban, todos hablaban a la par; bogaba la galera y estaban ya dentro del puerto. Llamaron a un judo, a quien vendi Cndido por cincuenta mil ceques un diamante que vala cien mil, y el judo le jur por Abrahn, que no poda dar un ochavo ms. Incontinenti pag el rescate del barn y Pangloss: ste se arroj a las plantas de su libertador, bandolas en lgrimas; aqul le dio las gracias bajando la cabeza, y le prometi pagarle su dinero as que tuviese con qu. Pero es posible, deca, que est en Turqua mi hermana? Tan posible, replic Cacambo, que est fregando platos en casa de un prncipe de Transilvania. Llamaron al punto a otros judos, vendi Cndido otros diamantes y partieron todos en otra galera para ir a librar a Cunegunda.

Mil perdones pido a usted, dijo Cndido al barn, mil perdones, padre reverendsimo, de haberlo traspasado de una estocada. No tratemos ms de eso, dijo el barn; yo confieso que me exced un poco. Pero una vez que desea usted saber cmo me he visto en galeras, le contar que despus que me hubo sanado de mi herida el hermano boticario del colegio, me acometi y me hizo prisionero una partida espaola, y me pusieron en la crcel de Buenos Aires cuando acababa mi hermana de embarcarse para Europa. Ped que me enviaran a Roma al padre general, y me nombraron para ir a Constantinopla de capelln de la embajada de Francia. Haca apenas ocho das que estaba desempeando las obligaciones de mi empleo, cuando encontr una noche a un icogln muy joven y muy lindo; y como haca mucho calor quiso el mozo baarse, y yo tambin me met con l en el bao, no sabiendo que era delito capital en un cristiano que le hallaran desnudo con un mancebo musulmn. Un cad me mand dar cien palos en la planta de los pies, y me conden a galeras; y pienso que jams se ha cometido injusticia ms horrorosa. Ahora querra saber por qu se halla mi hermana de fregona de un prncipe de Transilvania refugiado en Turqua. Y usted, mi amado Pangloss, cmo es posible que lo vuelva a ver? Verdad es, dijo Pangloss, que me viste ahorcar; iban a quemarme, pero ya te acuerdas que llova a chaparrones cuando me haban de echar a la hoguera, y que no fue posible encender el fuego; as que me ahorcaron sencillamente: y un cirujano, que compr mi cuerpo, me llev a su casa, y me disec; primero me hizo una incisin crucial desde el ombligo hasta la clavcula. Yo estaba muy mal ahorcado: el ejecutor de las sentencias de la Santa Inquisicin, que era subdicono, quemaba las personas con la mayor habilidad, pero no tena prctica en materia de ahorcar: la soga, que estaba mojada, apret poco; en fin, todava estaba vivo. La incisin crucial me hizo dar un grito tan desaforado, que el cirujano, atemorizado, se cay de espaldas; y creyendo que estaba disecando a Lucifer se escap muerto de miedo, y volvi a caer escalera abajo. Al estrpito acudi su mujer de un cuarto inmediato, y vindome tendido en la mesa, con la incisin crucial, se asust ms que su marido, y cay encima de l. Cuando volvieron en s, o que deca la cirujana a su marido: Quin te meti a disecar a un hereje? Acaso no sabes que todos ellos tienen metido el diablo en el cuerpo? Me voy corriendo a llamar a un clrigo que le exorcice. Asustado con estas palabras junt las pocas fuerzas que me quedaban, y me

puse a gritar: Tengan lstima de m! Al fin cobr nimo el barbero portugus, me dio unos cuantos puntos en la incisin, su mujer me cuid y al cabo de quince das estaba ya bueno. El barbero me acomod de lacayo de un caballero de Malta que iba a Venecia; pero, no teniendo mi amo con qu mantenerme, me puse a servir a un mercader veneciano, y le acompa a Constantinopla. Ocurrime un da la idea de entrar en una mezquita, donde no haba ms que un imn viejo y una joven beata muy bonita, que rezaba sus padrenuestros; tena descubiertos los pechos y entre las dos tetas un ramillete muy hermoso de tulipanes, rosas, anmonas, rannculos, jacintos y aurculas. Caysele el ramillete, y yo lo cog, y se lo puse con tanta cortesa como respeto. Tanto tardaba en ponrselo, que se enfad el imn; y advirtiendo que era yo cristiano, llam gente. Llevronme a casa del cad, que me mand dar cien varazos en los pies y me envi a galeras, amarrndome justamente en la misma galera y al mismo banco que el seor barn. En ella haba cuatro mozos de Marsella, cinco clrigos napolitanos, y dos frailes de Corf, que nos aseguraron que casi todos los das sucedan aventuras como las nuestras. Pretenda el seor barn que le haban hecho ms injusticia que a m, y yo defenda que mucho ms permitido era volver a poner un ramillete al pecho de una moza que ser hallado desnudo con un icogln; disputbamos continuamente y nos sacudan cien latigazos al da con la penca, cuando te condujo a nuestra galera la cadena de los sucesos de este universo, y nos rescataste. Y, pues, amado Pangloss, le dijo Cndido, cuando se vio usted ahorcado, disecado, molido a palos y remando en galeras, pensaba que todo iba perfectamente? Siempre me estoy en mis trece, respondi Pangloss; que al fin soy filsofo, y un filsofo no se ha de desdecir, porque no se puede engaar Leibniz, aparte que la armona preestablecida es la cosa ms bella del mundo, no menos que el lleno y la materia sutil.

Mientras se contaban sus aventuras Cndido, el barn, Pangloss, Martn y Cacambo; mientras discurran acerca de los sucesos contingentes o no contingentes de este mundo, disputaban sobre los efectos y las causas, sobre el mal moral y el fsico, sobre la libertad y la necesidad, sobre los consuelos que puede recibir quien est en galeras en Turqua, llegaron a las playas de la Propntida, junto a la morada del prncipe de Transilvania. Lo primero que se les present fue Cunegunda y la vieja, que estaban tendiendo al sol unas servilletas. Al ver esta escena, se puso amarillo el barn, y el tierno y enamorado Cndido, contemplando a Cunegunda ennegrecida, los ojos legaosos, enjutos los pechos, la cara arrugada y los brazos amoratados, retrocedi tres pasos y luego avanz con buena crianza. Abraz Cunegunda a Cndido y a su hermano, todos abrazaron a la vieja, y Cndido las rescat a ambas. Haba un cortijillo en las inmediaciones, y propuso la vieja a Cndido que lo comprase, hasta que toda la compaa hallara mejor acomodo. Cunegunda, que no saba que estaba fea, no habindoselo dicho nadie, record sus promesas a Cndido en tono tan resuelto, que no se atrevi el pobre a replicar. Declar, pues, al barn, que se iba a casar con su hermana; pero ste dijo: Nunca consentir yo semejante vileza de su parte, y tamaa osada de la tuya, ni nunca me podrn echar en cara tal ignominia. Conque los hijos de mi hermana no podrn entrar en los cabildos de Alemania? No, mi hermana no se ha de casar como no sea con un barn del imperio. Cunegunda se postr a sus plantas y las ba en llanto; pero fue en balde. Insensato y fatuo, le dijo Cndido, te he librado de galeras, he pagado tu rescate y el de tu hermana, que estaba fregando platos y que es fea; soy tan bueno que quiero que sea mi mujer, y todava quieres t estorbrmelo! Si me dejara llevar de la ira te matara por segunda vez. Otras ciento me puedes matar, respondi el barn, pero no te has de casar con mi hermana mientras yo

En el fondo de su corazn, no tena Cndido ganas ningunas de casarse con Cunegunda; pero la mucha insolencia del barn lo determin a acelerar las bodas, sin contar que Cunegunda insista tanto, que no las poda dilatar ms. Consult, pues a Pangloss, a Martn y al fiel Cacambo. Pangloss compuso una erudita memoria probando que no tena el barn derecho ninguno sobre su hermana, y que segn todas las leyes del imperio poda Cunegunda casarse con Cndido dndole la mano izquierda; Martn fue de parecer de que tiraran al barn al mar, y Cacambo de que lo entregaran al arrez levantino, el cual le volvera a poner a remar en la galera, nterin le enviaban al padre general por la primera embarcacin que diese a la vela para Roma. Pareci bien esta idea; aprob la vieja, y sin decir palabra a Cunegunda se puso en ejecucin mediante algn dinero, teniendo as la satisfaccin de engaar a un jesuita y escarmentar la vanidad de un barn alemn. Cosa natural era pensar que despus de tantas desgracias, Cndido, casado con su amada, viviendo en compaa del filsofo Pangloss, del filsofo Martn, del prudente Cacambo y de la vieja, y habiendo trado tantos diamantes de la patria de los antiguos Incas, disfrutara la vida ms feliz; pero tanto lo estafaron los judos, que no le quedaron ms bienes que su pobre cortijo. Su mujer, que cada da era ms fea, se hizo desapacible e inaguantable, y la vieja cay enferma, y era ms regaona todava que Cunegunda. Cacambo, que cavaba el huerto y llevaba a vender las hortalizas a Constantinopla, estaba rendido de faena y maldeca su suerte. Pangloss se desesperaba porque no luca su saber en alguna Universidad de Alemania; slo Martn, firmemente convencido de que en todas partes el hombre se encuentra mal, llevaba las cosas con paciencia. Algunas veces disputaban Cndido, Martn y Pangloss sobre metafsica y moral. Por las ventanas del cortijo se vean pasar con mucha frecuencia barcos cargados de efendis, bajes y cades que iban desterrados a Lemnos, Mitilene y Erzerum, y llegar otros bajes y otros efendis, que ocupaban el lugar de los depuestos y que lo eran ellos luego; y se vean cabezas rellenas adecuadamente con paja que se llevaban de regalo a la Sublime Puerta. Estas escenas daban materia a nuevas disertaciones, y cuando no disputaban se aburran tanto, que la vieja se aventur a decirles un da: Quisiera yo saber qu es peor, ser violada cien veces al da por piratas negros, verse cortar una nalga, pasar por baquetas entre los blgaros, ser azotado y ahorcado en un auto de fe, ser disecado, remar en galeras, y finalmente padecer cuantas desventuras hemos pasado, o estar aqu sin hacer nada? Ardua es la cuestin, dijo Cndido. Suscit este razonamiento nuevas reflexiones, y coligi Martn que el destino del hombre era vivir en las convulsiones de la angustia o en el letargo del tedio; Cndido no se lo conceda, pero no afirmaba nada; Pangloss confesaba que toda su vida haba sido una serie de horrorosos infortunios; pero como una vez haba sustentado que todo estaba perfecto, segua sustentndolo sin creerlo. Lo que acab de cimentar los detestables principios de Martn, de hacer titubear ms que nunca a Cndido y de poner en confusin a Pangloss, fue que un da vieron llegar a su cortijo a Paquita y a fray Hilarin en la ms horrenda miseria. En breve tiempo se haban comido los tres mil duros, se haban dejado, vuelto a juntar y vuelto a reir, haban sido puestos en la crcel, se haban escapado, y finalmente fray Hilarin se haba hecho turco. Paquita segua ejerciendo su oficio, pero ya no ganaba con l para comer. Bien haba yo pronosticado, dijo Martn a Cndido, que en breve disiparan las ddivas de usted, y seran ms miserables. Usted y Cacambo han rebosado en millones de pesos y no son ms afortunados que fray Hilarin y Paquita. Ah, dijo Pangloss a Paquita, conque te ha

trado el cielo con nosotros! Sabes, pobre muchacha, que me has costado la punta de la nariz, un ojo y una oreja? Qu mudada ests! Vlgame Dios, lo que es este mundo! Esta nueva aventura les dio margen a que filosofaran ms que nunca. En la vecindad viva un derviche que gozaba la reputacin del mejor filsofo de Turqua. Fueron a consultarle; habl Pangloss por los dems y le dijo: Maestro, venimos a rogarte que nos digas para qu fue creado un animal tan extrao como el hombre. Quin te mete en eso?, le dijo el derviche; te importa para algo? Pero, reverendo padre, horribles males hay en la tierra. Qu hace al caso que haya bienes o que haya males? Cuando enva Su Alteza un navo a Egipto se informa de si se hallan bien o mal los ratones que van en l? Pues qu se ha de hacer?, dijo Pangloss. Que te calles, respondi el derviche. Yo esperaba, dijo Pangloss, discurrir con vos acerca de las causas y los efectos del mejor de los mundos, del origen del mal, de la naturaleza del alma y de la armona preestablecida. En respuesta les dio el derviche con la puerta en las narices. Mientras estaban en esta conversacin, se esparci la voz de que acababan de ahorcar en Constantinopla a dos visires del banco y al muft y de empalar a varios de sus amigos, catstrofe que meti mucha bulla por espacio de algunas horas. Al volverse Pangloss, Cndido y Martn a su cortijo encontraron a un buen anciano que estaba tomando el fresco a la puerta de su casa, bajo un emparrado de naranjos. Pangloss, que no era menos curioso que razonador le pregunt cmo se llamaba el muft que acababan de ahorcar. No lo s, respondi el buen hombre, ni nunca he sabido el nombre de muft ni de visir alguno. Ignoro absolutamente la aventura de que me hablis; presumo, s, que generalmente los que manejan los negocios pblicos perecen a veces miserablemente, y que bien se lo merecen; pero jams me informo de los sucesos de Constantinopla, contentndome con enviar a vender all las frutas del huerto que labro. Dicho esto, convid a los extranjeros a entrar en su casa; y sus dos hijas y dos hijos les presentaron muchas especies de sorbetes que ellos mismos fabricaban, de kaimak, guarnecido de cscaras de azamboa confitadas, de naranjas, limones, limas, pias, alfncigos y caf de Moka, que no estaba mezclado con los malos cafs de Batavia y las islas de Amrica; y luego las dos hijas del buen musulmn sahumaron las barbas de Cndido, Pangloss y Martn. Sin duda que tenis, dijo Cndido al turco, una vasta y magnfica posesin. Nada ms que veinte fanegas de tierra, respondi el turco, que labro con mis hijos; y el trabajo nos libra de tres insufribles calamidades: el aburrimiento, el vicio y la necesidad. Mientras se volva Cndido a su cortijo iba haciendo profundas reflexiones en las razones del turco, y le dijo a Pangloss y a Martn: Se me figura que se ha sabido este buen viejo labrar una suerte muy ms feliz que la de los seis monarcas con quien tuvimos la honra de cenar en Venecia. Las grandezas, dijo Pangloss, son muy peligrosas, segn opinan todos los filsofos: Egln, rey de los moabitas, fue asesinado por Ahod; Absaln colgado de los cabellos y atravesado con tres saetas; el rey Nadab, hijo de Jeroboam, muerto por Baza; el rey Ela por Zambri; Ocosas por Jeh; Atala por Joyada; y los reyes Joaqun, Jeconas y Sedecas fueron esclavos. Sabido es de qu modo murieron Creso, Astiago, Daro, Dionisio de Siracusa, Pirro, Perseo, Anbal, Yugurta, Ariovisto, Csar, Pompeyo, Nern, Otn, Vitelio, Domiciano, Ricardo II de Inglaterra, Eduardo II, Enrique VI, Ricardo III, Mara Estuardo, Carlos I, los tres Enriques de Francia, el emperador Enrique IV; y nadie ignora... Tampoco ignoro yo, dijo Cndido, que es menester cultivar nuestra huerta. Razn tienes, dijo Pangloss; porque cuando fue colocado el hombre en el paraso del Edn, fue para labrarle, ut operaretur eum , lo cual prueba que no naci para el sosiego. Trabajemos, pues, sin argumentar, dijo Martn, que es el nico medio de que sea la vida tolerable. Toda la compaa aprob tan loable determinacin. Empez cada uno a ejercitar su habilidad, y el cortijo rindi mucho. Verdad es que Cunegunda era muy fea, pero haca

excelentes pasteles; Paquita bordaba y la vieja cuidaba de la ropa blanca. Hasta fray Hilarin sirvi, pues aprendi a la perfeccin el oficio de carpintero y par en ser hombre de bien. Pangloss deca algunas veces a Cndido: Todos los sucesos estn encadenados en el mejor de los mundos posibles; porque si no te hubieran echado a patadas en el trasero de un magnfico castillo por el amor de Cunegunda, si no te hubieran metido en la Inquisicin, si no hubieras andado a pie por las soledades de la Amrica, si no hubieras pegado una buena estocada al barn y si no hubieras perdido todos tus carneros del buen pas de El Dorado, no estaras aqu ahora comiendo azamboas en dulce y alfncigos. Bien dice usted, respondi Cndido; pero es necesario cultivar nuestra huerta.

A 18 del mes de Cheval, ao 837 de la hgira. Embeleso de las nias de los ojos, tormento del corazn, luz del nimo, no beso yo el polvo de tus pies, porque o no andas a pi, o si andas, pisas o rosas o tapetes de Irn. Ofrzcote la versin de un libro de un sabio de la antigedad, que siendo tan feliz que nada tenia que hacer, goz la dicha mayor de divertirse con escribir la historia de Zadig, libro que dice ms de lo que parece. Rugote que le leas y le aprecies en lo que valiere; pues aunque todava est tu vida en su primavera, aunque te embisten de rondn los pasatiempos todos, aunque eres hermosa, y tu talento da a tu hermosura mayor realce, aunque te elogian de da y de noche, motivos concomitantes que son mas que suficientes para que no tengas pizca de sentido comn, con todo eso tienes agudeza, discrecin, y finsimo gusto, y te he odo discurrir con mas tino que ciertos derviches viejos de luenga barba, y gorra piramidal. Eres prudente sin ser desconfiada, piadosa sin flaqueza, benfica con acierto, amiga de tus amigos, sin colrar enemigos. Nunca cifras en decir pullas el chiste de tus agudezas, ni dices mal de nadie, ni a nadie se le haces, puesto que tan fcil cosa te seria lo uno y lo otro. Tu alma siempre me ha parecido tan perfecta como tu hermosura. Ni te falta cierto caudalejo de filosofa, que me ha persuadido a que te agradara ms que a otra este escrito de un sabio. Escribise primero en el antiguo caldeo, que ni t ni yo sabemos, y fue traducido en rabe para recreacin del nombrado sultn Ulugbeg, en los tiempos que rabes y Persianos se daban a escribir las Mil y una Noches, los Mil y un Das, etc. Ulug ms gustaba de leer a Zadig, pero las sultanas se divertan ms con los Mil y uno. Decales el sabio Ulug, que como podan llevar en paciencia unos cuentos sin pies ni cabeza, que nada queran decir. Pues por eso mismo son de nuestro gusto, respondieron las sultanas. Espero que t no te parezcas a ellas, y que seas un verdadero Ulug; y no desconfo de que cuando te halles fatigada de conversaciones tan instructivas como los Mil y uno, aunque mucho menos recreativas, podr yo tener la honra de que te ocupes algunos minutos de vagar en orme cosas dichas en razn. Si en tiempo de Scander, hijo de Filipo, hubieras sido Talestris, o la reina de Sabea en tiempo de Solimn, estos reyes hubieran sido los que hubieran peregrinado por verte. Ruego a las virtudes celestiales que tus deleites no lleven acbar, que sea duradera tu hermosura, y tu ventura perpetua. SADI.

Reinando el rey Moabdar, viva en Babilonia un mozo llamado Zadig, de buena ndole, que con la educacin se haba mejorado. Sabia enfrenar sus pasiones, aunque mozo y rico; ni gastaba afectacin, ni se empeaba en que le dieran siempre la razn, y respetaba la flaqueza humana. Pasmbanse todos viendo que puesto que le sobraba agudeza, nunca se mofaba con chufletas de los desconciertos mal hilados, de las murmuraciones sin fundamento, de los disparatados fallos, de las burlas de juglares, que llamaban conversacin los Babilonios. En el libro primero de Zoroastro haba visto que es el amor propio una pelota llena de viento, y que salen de ella borrascas as, que la pican. No se alababa Zadig de que no hacia aprecio de las mujeres, y de que las dominaba. Era liberal, sin que le arredrase el temor de hacer bien a desagradecidos, cumpliendo con aquel gran mandamiento de Zoroastro, que dice: Da de comer a los perros cuando t comieres, aunque te muerdan luego. Era sabio cuanto puede serlo el hombre, pues procuraba vivir en compaa de los sabios: haba aprendido las ciencias de los Caldeos, y estaba instruido en cuanto acerca de los principios fsicos de la naturaleza en su tiempo se conoca; y de metafsica sabia todo cuanto en todos tiempos se ha sabido, que es decir muy poca cosa. Crea firmsimamente que un ao tiene trescientos sesenta y cinco das y un cuarto, contra lo que enseaba la moderna filosofa de su tiempo, y que estaba el sol en el centro del mundo; y cuando los principales magos le decan en tono de improperio, y mirndole de reojo, que sustentaba principios sapientes haeresim, y que solo un enemigo de Dios y del estado poda decir que giraba el sol sobre su eje, y que era el ao de doce meses, se callaba Zadig, sin fruncir las cejas ni encogerse de hombros. Opulento, y por tanto no faltndole amigos, disfrutando salud, siendo buen mozo, prudente y moderado, con pecho ingenuo, y elevado nimo, crey que poda aspirar a ser feliz. Estaba apalabrado su matrimonio con Semira, que por su hermosura, su dote, y su cuna, era el mejor casamiento de Babilonia. Profesbale Zadig un sincero y virtuoso cario, y Semira le amaba con pasin. Rayaba ya el venturoso da que a enlazarlos iba, cuando pasendose ambos amantes fuera de las puertas de Babilonia, bajo unas palmas que daban sombra a las riberas del Efrates, vieron acercarse unos hombres armados con alfanjes y flechas. Eran estos unos sayones del mancebo Orcan, sobrino de un ministro, y en calidad de tal los aduladores de su to le haban persuadido a que poda hacer cuanto se le antojase. Ninguna de las prendas y virtudes de Zadig posea; pero credo que se le aventajaba mucho, estaba desesperado por no ser el preferido. Estos celos, meros hijos de su vanidad, le hicieron creer que estaba enamorado de Semira, y quiso robarla. Habanla cogido los robadores, y con el arrebato de su violencia la haban herido, vertiendo la sangre de una persona que con su presencia los tigres del monte Imao habra amansado. Traspasaba Semira el cielo con sus lamentos, gritando: Querido esposo, que me llevan de aquel a quien adoro! No la mova el peligro en que se vea, que solo en su caro Zadig pensaba. Defendala este con todo el denuedo del amor y la valenta, y con ayuda de solos dos esclavos ahuyent a los robadores, y se trajo a Semira ensangrentada y desmayada, que al abrir los ojos conoci su libertador. O Zadig! le dijo, os quera como a mi esposo, y ahora os quiero como aquel a quien de vida y honra soy deudora. Nunca rebos un pecho en ms tiernos afectos que el de Semira, nunca tan linda boca pronunci con tanta viveza de aquellas inflamadas expresiones que de la gratitud del ms alto beneficio y de los mas tiernos raptos del cario mas legitimo son hijas. Era leve su herida, y san en breve. Zadig estaba herido de ms peligro, porque una flecha le haba hecho una honda llaga junto al ojo. Semira importunaba a los Dioses por la cura de su amante: da y noche baados los ojos en

llanto, aguardaba con impaciencia el instante que los de Zadig se pudieran gozar en mirarla; pero una apostema que se form en el ojo herido caus el mayor temor. Enviaron a llamar a Menfis al clebre mdico Hermes, que vino con una crecida comitiva; y habiendo visitado al enfermo declar que irremediablemente perda el ojo, pronosticando hasta el da y la hora que haba de suceder tan fatal desmn. Si hubiera sido, dijo, el ojo derecho, yo le curara; pero las heridas del izquierdo no tienen cura. Toda Babilonia se doli de la suerte de Zadig, al paso que qued asombrada con la profunda ciencia de Hermes. Dos das despus revent naturalmente la apostema, y san Zadig. Hermes escribi un libro, probndole que no deba haber sanado, el cual Zadig no ley; pero luego que pudo salir, fue a ver a aquella de quien esperaba su felicidad, y por quien nicamente quera tener ojos, Hallbase Semira en su quinta, tres das hacia, y supo Zadig en el camino, que despus de declarar resueltamente que tenia una invencible antipata a los tuertos, la hermosa dama se haba casado con Orcan aquella misma noche. Desmayse al or esta nueva, y estuvo en poco que su dolor le condujera al sepulcro; mas despus de una larga enfermedad pudo mas la razn que el sentimiento, y fue no poca parte de su consuelo la misma atrocidad del agravio. Pues he sido vctima, dijo, de tan cruel antojo de una mujer criada en palacio, me casar con una hija de un honrado vecino. Escogi pues por mujer a Azora, doncella muy cuerda y de la mejor ndole, en quien no not mas defecto que alguna insustancialidad, y no poca inclinacin a creer que los mozos mas lindos eran siempre los mas cuerdos y virtuosos.

Un da que volva del paseo Azora toda inmutada, y haciendo descompuestos ademanes: Qu tienes, querida? le dijo Zadig; qu es lo que tan fuera de ti te ha puesto? Ay! le respondi Azora, lo mismo hicieras t, si hubieses visto la escena que acabo yo de presenciar, haba ido a consolar a Cosra, la viuda joven que ha erigido, dos das ha, un mausoleo al difunto mancebo, marido suyo, cabe el arroyo que baa esta pradera, jurando a los Dioses, en su dolor, que no se apartara de las inmediaciones de este sepulcro, mientras el arroyo no mudara su corriente. Bien est, dijo Zadig; eso es seal de que es una mujer de bien, que amaba de veras a su marido. Ha, replico Azora, si t supieras cual era su ocupacin cuando entr a verla. Cul era, hermosa Azora? Dar otro cauce al arroyo. Aadi luego Azora tantas invectivas, prorumpi en tan agrias acusaciones contra la viuda moza, que disgust mucho a Zadig virtud tan jactanciosa. Un amigo suyo, llamado Cador, era uno de los mozos que reputaba Azora por de mayor mrito y probidad que otros; Zadig le fi su secreto, afianzando, en cuanto le fue posible, su fidelidad con cuantiosas ddivas. Despus de haber pasado Azora dos das en una quinta de una amiga suya, se volvi a su casa al tercero. Los criados le anunciaron llorando que aquella misma noche se haba cado muerto de repente su marido, que no se haban atrevido a llevarle tan mala noticia, y que acababan de enterrar a Zadig en el sepulcro de sus padres al cabo del jardn. Lloraba Azora, mesbase los cabellos, y juraba que no quera vivir. Aquella noche pidi Cador licencia para hablar con ella, y lloraron, ambos. El siguiente da lloraron menos, y comieron juntos. File Cador que le haba dejado su amigo la mayor parte de su caudal, y le dio a entender que su mayor dicha seria poder partirle con ella. Llor con esto la dama, enojse, y se apacigu luego; y como la cena fue mas larga que la comida, hablaron ambos con mas confianza. Hizo Azora el panegrico del difunto, confesando empero que adoleca de ciertos defectillos que en Cador no se hallaban. En mitad de la cena se quej Cador de un vehemente dolor en el bazo, y la dama inquieta y asustada mand le trajeran todas las esencias con que se sahumaba, para probar si alguna era un remedio contra los dolores de bazo; sintiendo mucho que se

hubiera ido ya de Babilonia el sapientsimo Hermes, y dignndose hasta de tocar el lado donde senta Cador tan fuertes dolores. Suele daros este dolor tan cruel? le dijo compasiva. A dos dedos de la sepultura me pone a veces, le respondi Cador, y no hay ms que un remedio para aliviarme, que es aplicarme al costado las narices de un hombre que haya muerto el da antes. Raro remedio! dijo Azora. No es mas raro, respondi Cador, que los cuernos de ciervo que ponen a los nios para preservarlos del mal de ojos. Esta ltima razn con el mucho mrito del mozo determinaron al cabo a la Seora. Por fin, dijo, si las narices de mi marido son un poco mas cortas en la segunda vida que en la primera, no por eso le ha de impedir el paso el ngel Asrael, cuando atraviese el puente Sebinavar, para transitar del mundo de ayer al de maana. Diciendo esto, cogi una navaja, llegse al sepulcro de su esposo bandole en llanto, y se baj para cortarle las narices; pero Zadig que estaba tendido en el sepulcro, agarrando con una mano sus narices, y desviando la navaja con la otra, se alz de repente exclamando; Otra vez no digas tanto mal de Cosra, que la idea de cortarme las narices bien se las puede apostar a la de mudar la corriente de un arroyo.

En breve experiment Zadig que, como dice el libro de ZendaVesta, si el primer mes de matrimonio es la luna de miel, el segundo es la de acbar. Vise muy presto precisado a repudiar a Azora, que se haba tornado inaguantable, y procur ser feliz estudiando la naturaleza. No hay ser mas venturoso, deca, que el filsofo que estudia el gran libro abierto por Dios a los ojos de los hombres. Las verdades que descubre son propiedad suya: sustenta y enaltece su nimo, y vive con sosiego, sin temor de los dems, y sin que venga su tierna esposa a cortarle las narices. Empapado en estas ideas, se retir a una quinta a orillas del Efrates, donde no se ocupaba en calcular cuantas pulgadas de agua pasan cada segundo bajo los arcos de un puente, ni si el mes del ratn llueve una lnea cbica de agua mas que el del carnero; ni ideaba hacer seda con telaraas, o porcelana con botellas quebradas; estudiaba, s, las propiedades de los animales y las plantas, y en poco tiempo granje una sagacidad que le hacia tocar millares de diferencias donde los otros solo uniformidad vean. Pasendose un da junto a un bosquecillo, vio venir corriendo un eunuco de la reina, acompaado de varios empleados de palacio: todos parecan llenos de zozobra, y corran a todas partes como locos que andan buscando lo ms precioso que han perdido. Mancebo, le dijo el principal eunuco, visteis al perro de la reina? Respondile Zadig con modestia: Es perra que no perro. Tenis razn, replic el primer eunuco. Es una perra fina muy chiquita, continu Zadig, que ha parido poco ha, coja del pi izquierdo delantero, y que tiene las orejas muy largas. Con que la habis visto? dijo el primer eunuco fuera de s. No por cierto, respondi Zadig; ni la he visto, ni sabia que la reina tuviese perra ninguna. Aconteci que por un capricho del acaso se hubiese escapado al mismo tiempo de manos de un palafrenero del rey el mejor caballo de las caballerizas reales, y andaba corriendo por la vega de Babilonia. Iban tras de l el caballerizo mayor y todos sus subalternos con no menos premura que el primer eunuco tras de la perra, Dirigise el caballerizo a Zadig, preguntndole si haba visto el caballo del rey. Ese es un caballo, dijo Zadig, que tiene el mejor galope, dos varas de alto, la pezua muy pequea, la cola de vara y cuarta de largo; el bocado del freno es de oro de veinte y tres quilates, y las herraduras de plata de once dineros. Y por donde ha ido? dnde est? pregunt el caballerizo mayor. Ni le he visto, repuso Zadig, ni he odo nunca hablar de l. Ni al caballerizo mayor ni al primer eunuco les qued duda de que haba robado Zadig el caballo del rey y la perra de la reina; condujeronle pues a la asamblea del gran

Desterham, que le conden a doscientos azotes y seis aos de presidio. No bien hubieron dado la sentencia, cuando parecieron el caballo y la perra, de suerte que se vieron los jueces en la dolorosa precisin de anular su sentencia; condenaron empero a Zadig a una multa de cuatrocientas onzas de oro, porque haba dicho que no haba visto habiendo visto. Primero pag la multa, y luego se le permiti defender su pleito ante el consejo del gran Desterliam, donde dijo as: Astros de justicia, pozos de ciencia, espejos de la verdad, que con la gravedad del plomo uns la dureza del hierro, el brillo del diamante, y no poca afinidad con el oro, sindome permitido hablar ante esta augusta asamblea, juro por Orosmades, que nunca vi ni la respetable perra de la reina, ni el sagrado caballo del rey de reyes. El suceso ha sido como voy a contar. Andaba paseando por el bosquecillo donde luego encontr al venerable eunuco, y al ilustrsimo caballerizo mayor. Observ en la arena las huellas de un animal, y fcilmente conoc que era un perro chico. Unos surcos largos y ligeros, impresos en montoncillos de arena entre las huellas de las patas, me dieron a conocer que era una perra, y que le colgaban las tetas, de donde coleg que haba parido pocos das hacia. Otros vestigios en otra direccin, que se dejaban ver siempre al ras de la arena al lado de los pies delanteros, me demostraron que tenia las orejas largas; y como las pisadas del un pi eran menos hondas en la arena que las de los otros tres, saqu por consecuencia que era, si soy osado a decirlo, algo coja la perra de nuestra augusta reina. En cuanto al caballo del rey de reyes, la verdad es que pasendome por las veredas de dicho bosque, not las seales de las herraduras de un caballo, que estaban todas a igual distancia. Este caballo, dije, tiene el galope perfecto. En una senda angosta que no tiene ms de dos varas y media de ancho, estaba a izquierda y a derecha barrido el polvo en algunos parajes. El caballo, conjetur yo, tiene una cola de vara y cuarta, que con sus movimientos a derecha y a izquierda ha barrido este polvo. Debajo de los rboles que formaban una enramada de dos varas de alto, estaban recin cadas las hojas de las ramas, y conoc que las haba dejado caer el caballo, que por tanto tena dos varas. Su freno ha de ser de oro de veinte y tres quilates, porque habiendo estregado la cabeza del bocado contra una piedra que he visto que era de toque, hice la prueba. Por fin, las marcas que han dejado las herraduras en piedras de otra especie me han probado que eran de plata de once dineros. Quedronse pasmados todos los jueces con el profundo y sagaz tino de Zadig, y lleg la noticia al rey y la reina. En antesalas, salas, y gabinetes no se hablaba ms que de Zadig, y el rey mand que se le restituyese la multa de cuatrocientas onzas de oro a que haba sido sentenciado, puesto que no pocos magos eran de dictamen de quemarle como hechicero. Furon con mucho aparato a su casa el escribano de la causa, los alguaciles y los procuradores, a llevarle sus cuatrocientas onzas, sin guardar por las costas ms que trescientas noventa y ocho; verdad es que los escribientes pidieron una gratificacin. Viendo Zadig que era cosa muy peligrosa el saber en demasa, hizo propsito firme de no decir en otra ocasin lo que hubiese visto, y la ocasin no tard en presentarse. Un reo de estado se escap, y pas por debajo de los balcones de Zadig. Tomronle declaracin a este, no declar nada; y habindole probado que se haba asomado al balcn, por tamao delito fue condenado a pagar quinientas onzas do oro, y dio las gracias a los jueces por su mucha benignidad, que as era costumbre en Babilonia, Gran Dios, deca Zadig entre s, qu desgraciado es quien se pasea en un bosque por donde haya pasado el caballo del rey, o la perrita de la reina! Qu de peligros corre quien a su balcn se asoma! Qu cosa tan difcil es ser dichoso en esta vida!

Apel Zadig a la amistad y a la filosofa para consolarse de los males que le haba hecho la fortuna. En un arrabal de Babilonia tenia una casa alhajada con mucho gusto, y all reuna las artes y las recreaciones dignas de un hombre fino. Por la maana estaba su biblioteca abierta para todos los sabios, y por la tarde su mesa a personas de buena educacin. Pero muy presto ech de ver que era muy peligroso tratar con sabios. Suscitse una fuerte disputa acerca de una ley de Zoroastro, que prohbe comer grifo. Como est prohibido el grifo, decan unos, si no hay tal animal? Fuerza es que le haya, decan otros, cuando no quiere Zoroastro que le comamos. Zadig, por ponerlos conformes, les dijo: Pues no comamos grifo, si grifos hay; y si no los hay, menos los comeremos, y as obedeceremos a Zoroastro. Haba un sabio escritor que haba compuesto una obra en trece tomos en folio acerca de las propiedades de los grifos, gran teurgista, que a toda prisa se fue a presentar ante el archimago Drastans, el ms necio, y a consecuencia el ms fantico de los Caldeos de aquellos remotos tiempos. En honra y gloria del Sol, habra este mandado empalar a Zadig, y rezado luego el breviario de Zoroastro con mas devota compuncin. Su amigo Cador (que un amigo vale mas que un ciento de clrigos) fue a ver al viejo Drastans, y le dijo as: Gloria al Sol y a los grifos; nadie toque al pelo a Zadig, que es un santo, y mantiene grifos en su corral, sin comrselos: su acusador s, que es hereje. Pues no ha sustentado que no son ni solpedos ni inmundos los conejos? Bien, bien, dijo Drastans, meneando la temblona cabeza: a Zadig se le ha de empalar, porque tiene ideas errneas sobre los glifos; y al otro, porque ha hablado sin miramiento de los conejos. Apacigulo Cador todo por medio de una moza de retrete de palacio, a quien haba hecho un chiquillo, la cual tenia mucho influjo con el colegio de los magos, y no empalaron a nadie; cosa que la murmuraron muchos doctores, y por ello pronosticaron la prxima decadencia de Babilonia. Deca Zadig: En qu se cifra la felicidad? Todo me persigue en la tierra, hasta los seres imaginarios; y maldiciendo de los sabios, resolvi ceirse a vivir con la gente fina. Reunanse en su casa los sujetos de mas fino trato de Babilonia, y las mas amables damas; servanse exquisitas cenas, precedidas las mas veces de academias, y que animaban conversaciones amables, en que nadie aspiraba a echarlo de agudo, que es medio certsimo de ser un majadero, y deslustrar la mas brillante tertulia. Los platos y los amigos no eran los que escoga la vanagloria, que en todo prefera a la apariencia la realidad, y as se granjeaba una estimacin slida, por eso mismo que menos a ella aspiraba. Viva en frente de su casa un tal Arimazo, sujeto que llevaba la perversidad de su nimo en la fisonoma grabada: corroale la envidia, y reventaba de vanidad, desando aparte que era un presumido de saber fastidioso. Como las personas finas se burlaban de l, l se vengaba hablando mal de ellas. Con dificultad reuna en su casa aduladores, puesto que era rico. Importunbale el ruido de los coches que entraban de noche en casa de Zadig, pero mas le enfadaba el de las alabanzas que de l oa. Iba algunas veces a su casa, y se sentaba a la mesa sin que le convidaran, corrompiendo el jbilo de la compaa entera, como dicen que inficionan las arpas los manjares que tocan. Sucedile un da que quiso dar un banquete a una dama, que, en vez de admitirle, se fue a cenar con Zadig; y otra vez, estando ambos hablando en palacio, se lleg un ministro que convid a Zadig a cenar, y no le dijo nada a Arimazo. En tan flacos cimientos estriban a veces las ms crueles enemigas. Este hombre, que apellidaba Babilonia el envidioso, quiso dar al traste con Zadig, porque le llamaban el dichoso. Cien veces al da, dice Zoroastro, se halla ocasin para hacer dao, y para hacer bien apenas una vez

al ao. Fuse el envidioso a casa de Zadig, el cual se estaba paseando por sus jardines con dos amigos, y una seora a quien deca algunas flores, sin otro nimo que decirlas. Tratbase de una guerra que acababa de concluir con felicidad el rey contra el prncipe de Hircania, feudatario suyo. Zadig que en esta corta guerra haba dado repetidas pruebas de valor, hacia muchos elogios del rey, y ms todava de la dama. Cogi su libro de memoria, y escribi en l cuatro versos de repente, que dio a leer a su hermosa husped; pero aunque sus amigos le suplicaron que se los leyese, por modestia, o acaso por un amor propio muy discreto, no quiso hacerlo: que bien sabia que los versos de repente hechos solo son buenos para aquella para quien se hacen. Rasg pues en dos la hoja del librillo de memoria en que los haba escrito, y tir los dos pedazos a una enramada de rosales, donde fue en balde buscarlos. Empez en breve a lloviznar, y se volvieron todos a los salones; pero el envidioso que se haba quedado en el jardn, tanto registr que dio con una mitad de la hoja, la cual de tal manera estaba rasgada, que la mitad de cada verso que llenaba un rengln formaba sentido, y aun un verso corto; y lo mas extrao es que, por un acaso todava mas extraordinario, el sentido que formaban los tales versos cortos era una atroz infectiva contra el rey. Lease en ellos: Un monstruo detestable Hoy rige la Caldea; Su trono incontrastable El poder mismo afea, Por la vez primera de su vida se crey feliz el envidioso, teniendo con que perder a un hombre de bien y amable. Embriagado en tan horrible jbilo, dirigi al mismo rey esta stira escrita de pluma de Zadig, el cual, con sus dos amigos y la dama, fue llevado a la crcel, y se le form causa, sin que se dignaran de orle. Psose el envidioso, cuando le hubieron sentenciado, en el camino por donde haba de pasar, y le dijo que no valan nada sus versos. No lo echaba Zadig de poeta; senta empero en el alma verse condenado como reo de lesa majestad, y dejar dos amigos y una hermosa dama en la crcel por un delito que no haba cometido. No lo permitieron alegar nada en su defensa, porque el libro de memoria estaba claro, y que as era estilo en Babilonia. Caminaba pues al cadalso, atravesando inmensas filas de gentes curiosas; ninguno se atreva a condolerse de l, pero s se agolpaban para examinar qu cara pona, y si iba a morir con aliento. Sus parientes eran los nicos afligidos, porque no heredaban, habindose confiscado las tres cuartas partes de su caudal a beneficio del erario, y la restante al del envidioso. Mientras que se estaba disponiendo a morir, se vol del balcn el loro del rey, y fue a posarse en los rosales del jardn de Zadig. Haba derribado el viento un melocotn de un rbol inmediato, que haba cado sobre un pedazo de un librillo de memoria escrito, y se le haba pegado. Agarr el loro el melocotn con lo escrito, y se lo llev todo a las rodillas del rey. Curioso esta ley unas palabras que no significaban nada, y parecan fines de verso. Como era aficionado a la poesa, y que siempre se puede sacar algo con los prncipes que gustan de coplas, le dio en que pensar la aventura del papagayo. Acordndose entonces la reina de lo que haba en el trozo del libro de memoria de Zadig, mand que se le trajesen, y confrontando ambos trozos se vio que venia uno con otro; y los versos de Zadig, ledos como l los haba escrito, eran los siguientes: Un monstruo detestable es la sangrienta guerra; Hoy rige la Caldea en paz el rey sin sustos: Su trono incontrastable amor tiene en la tierra; El poder mismo afea quien no goza sus gustos. Al punto mand el rey que trajeran a Zadig a su presencia, y que sacaran de la crcel a sus dos amigos y la hermosa dama. Postrse el rostro por el suelo Zadig a las plantas del rey y la reina; pidiles rendidamente perdn por los malos versos que haba compuesto, y habl con tal donaire, tino y agudeza, que los monarcas quisieron volver a

verle: volvi, y gust ms. Le adjudicaron los bienes del envidioso que injustamente le haba acusado: Zadig se los restituy todos, y el nico afecto del corazn de su acusador fue el gozo de no perder lo que tenia. De da en da se aumentaba el aprecio que el rey de Zadig hacia: convidbale a todas sus recreaciones, y le consultaba en todos asuntos. Desde entonces la reina empez a mirarle con una complacencia que poda acarrear graves peligros a ella, a su augusto esposo, a Zadig y al reino entero, y Zadig a creer que no es cosa tan dificultosa vivir feliz.

Vino la poca de la celebridad de una solemne fiesta que se hacia cada cinco aos, porque era estilo en Babilonia declarar con solemnidad, al cabo de cinco aos, cual de los ciudadanos haba hecho la mas generosa accin. Los jueces eran los grandes y los magos. Expona el primer strapa encargado del gobierno de la ciudad, las acciones mas ilustres hechas en el tiempo de su gobierno; los jueces votaban, y el rey pronunciaba la decisin. De los extremos de la tierra acudan espectadores a esta solemnidad. Reciba el vencedor de mano del monarca una copa de oro guarnecida de piedras preciosas, y le deca el rey estas palabras: Recibid este premio de la generosidad, y ojal me concedan los Dioses muchos vasallos que a vos se parezcan. Llegado este memorable da, se dej ver el rey en su trono, rodeado de grandes, magos y diputados de todas las naciones, que venan, a unos juegos donde no con la ligereza de los caballos, ni con la fuerza corporal, sino con la virtud se granjeaba la gloria. Recit en voz alta el strapa las acciones por las cuales podan sus autores merecer el inestimable premio, y no habl siquiera de la magnanimidad con que haba restituido Zadig todo su caudal al envidioso: que no era esta accin que mereciera disputar el premio. Primero present a un juez que habiendo, en virtud de una equivocacin de que no era responsable, fallado un pleito importante contra un ciudadano, le haba dado todo su caudal, que era lo equivalente de la perdida del litigante. Luego produjo un mancebo que perdido de amor por una doncella con quien se iba a casar, se la cedi no obstante a un amigo suyo, que estaba a la muerte por amores de la misma, y adems dot la doncella. Hizo luego comparecer a un militar que en la guerra de Hircania haba dado ejemplo todava de mayor generosidad. Llevbanse a su amada unos soldados enemigos, y mientras la estaba defendiendo contra ellos, le vinieron a decir que otros Hircanos se llevaban de all cerca a su madre; y abandon llorando a su querida, por libertar a la madre. Cuando volvi a tomar la defensa de su dama, la encontr expirando, y se quiso dar la muerte; pero le represent su madre que no tena ms apoyo que l, y tuvo nimo para sufrir la vida. Inclinbanse los jueces por este soldado; pero el rey tomando la palabra, dijo: accin es noble la suya, y tambin lo son las de los otros, pero no me pasman; y ayer hizo Zadig una que me ha pasmado. Pocos das ha que ha cado de mi gracia Coreb, mi ministro y valido. Quejbame de l con vehemencia, y todos los palaciegos me decan que era yo demasiadamente misericordioso; todos decan a porfa mal de Coreb. Pregunt su dictamen a Zadig, y se atrevi a alaharle. Confieso que en nuestras historias he visto ejemplos de haber pagado un yerro con su caudal, cedido su dama, o antepuesto su madre al objeto de su amor; pero nunca he ledo que un palaciego haya dicho bien de un ministro cado con quien estaba enojado su soberano. A cada uno de aquellos cuyas acciones se han recitado le doy veinte mil monedas de oro; pero la copa se la doy a Zadig. Seor, replic este, vuestra majestad es el nico que la merece, y quien ha hecho la

mas inaudita accin, pues siendo rey no se ha indignado contra su esclavo que contradeca su pasin. Todos celebraron admirados al rey y a Zadig. Recibieron las ddivas del monarca el juez que haba dado su caudal, el amante que haba casado a su amada con su amigo, y el soldado que antes quiso librar a su madre que a su dama; y Zadig obtuvo la copa. Granjese el rey la reputacin de buen prncipe, que no conserv mucho tiempo; y se consagr el da con fiestas que duraron mas de lo que prescriba la ley, conservndose aun su memoria en el Asia. Deca Zadig: con que en fin soy feliz! pero Zadig se engaaba.

Habiendo perdido el rey a su primer ministro, escogi a Zadig para desempear este cargo. Todas las hermosas damas de Babilonia aplaudieron esta eleccin, porque nunca haba habido ministro tan mozo desde la fundacin del imperio: todos los palaciegos la sintieron; al envidioso le dio un vmito de sangre, y se le hincharon extraordinariamente las narices. Dio Zadig las gracias al rey y a la reina, y fue luego a drselas al loro. Precioso pjaro, le dijo, t has sido quien me has librado la vida, y quien me has hecho primer ministro. Mucho mal me haban hecho la perra y el caballo de sus majestades, pero t me has hecho mucho bien. En qu cosas estriba la suerte de los humanos! Pero puede ser que mi dicha se desvanezca dentro de pocos instantes. El loro respondi: antes. Dio golpe a Zadig esta palabra; puesto que a fuer de buen fsico que no crea que fuesen los loros profetas, se soseg luego, y empez a servir su cargo lo mejor que supo. Hizo que a todo el mundo alcanzara el sagrado poder de las leyes, y que a ninguno abrumara el peso de su dignidad. No impidi la libertad de votos en el divn, y cada visir poda, sin disgustarle, exponer su dictamen. Cuando fallaba de un asunto, la ley, no l, era quien fallaba; pero cuando esta era muy severa, la suavizaba; y cuando faltaba ley, la hacia su equidad tal, que se hubiera podido atribuir a Zoroastro. El fue quien dej vinculado en las naciones el gran principio de que vale mas libertar un reo, que condenar un inocente. Pensaba que era destino de las leyes no menos socorrer a los ciudadanos que amedrentarlos. Cifrbase su principal habilidad en desenmaraar la verdad que procuran todos obscurecer. Sirvise de esta habilidad desde los primeros das de su administracin. Haba muerto en las Indias un comerciante muy nombrado de Babilonia: y habiendo dejado su caudal por iguales partes a sus dos hijos, despus de dotar a su hija, dejaba adems un legado de treinta mil monedas de oro a aquel de sus hijos que se decidiese que le haba querido ms. El mayor le erigi un sepulcro, y el menor dio a su hermana parte de su herencia en aumento de su dote. La gente deca: El mayor quera ms a su padre, y el menor quiere ms a su hermana: las treinta mil monedas se deben dar al mayor. Llam Zadig sucesivamente a los dos, y le dijo al mayor: No ha muerto vuestro padre, que ha sanado de su ltima enfermedad, y vuelve a Babilonia. Loado sea Dios, respondi el mancebo; pero su sepulcro me haba costado harto caro. Lo mismo dijo luego Zadig al menor. Loado sea Dios, respondi, voy a restituir a mi padre todo cuanto tengo, pero quisiera que desase a mi hermana lo que le he dado. No restituiris nada, dijo Zadig, y se os darn las treinta mil monedas, que vos sois el que mas a vuestro padre querais. Haba dado una doncella muy rica palabra de matrimonio a dos magos, y despus de haber recibido algunos meses instrucciones de ambos, se encontr en cinta. Ambos queran casarse con ella. La doncella dijo que seria su marido el que la haba puesto en estado de dar un ciudadano al imperio. Uno deca: Yo he sido quien he hecho esta buena obra; el otro: No, que soy yo quien he tenido tanta dicha. Est bien, respondi la doncella, reconozco por padre de la criatura el que le pueda dar mejor educacin. Pari un chico, y quiso educarle uno y otro mago. Llevada la instancia ante Zadig, los llam a

entrambos, y dijo al primero: Qu has de ensear a tu alumno? Ensearle, respondi el doctor, las ocho partes de la oracin, la dialctica, la astrologa, la demonologa, qu cosa es la sustancia y el accidente, lo abstracto y lo concreto, las monadas y la armona preestablecida. Pues yo, dijo el segundo, procurar hacerle justo y digno de tener amigos. Zadig fall: Ora seas o no su padre, t te casars con su madre. Todos los das venan quejas a la corte contra el Itimadulet de Media, llamado Irak, gran potentado, que no era de perversa ndole, pero que la vanidad y el deleite le haban estragado. Raras veces permita que le hablasen, y nunca que se atreviesen a contradecirle. No son tan vanos los pavones, ni mas voluptuosas las palomas, ni menos perezosos los galpagos; solo respiraba vanagloria y deleites vanos. Probse Zadig a corregirle, y le envi de parte del rey un maestro de msica, con doce cantores y veinte y cuatro violines, un mayordomo con seis cocineros y cuatro gentileshombres, que no le dejaban nunca. Deca la orden del rey que se siguiese puntualsimamente el siguiente ceremonial, como aqu se pone. El da primero, as que se despert el voluptuoso Iras, entr el maestro de msica acompaado de los cantores y violines, y cantaron una cantata que dur dos horas, y de tres en tres minutos era el estribillo: Cuanto merecimiento! Qu gracia, qu nobleza! Que ufano, que contento Debe estar de s propio su grandeza! Concluida la cantata, le recit un gentilhombre una arenga que dur tres cuartos de hora, pintndole como un dechado perfecto de cuantas prendas le faltaban; y acabada, le llevaron a la mesa al toque de los instrumentos. Dur tres horas la comida; y as que abra la boca para decir algo, exclamaba el gentilhombre: Su Excelencia tendr razn. Apenas deca cuatro palabras; interrumpa el segundo gentilhombre, diciendo: Su Excelencia tiene razn. Los otros dos soltaban la carcajada en aplauso de los chistes que haba dicho o debido decir Iras. Servidos que fueron los postres, se repiti la cantata. Parecile delicioso el primer da, y qued persuadido de que le honraba el rey de reyes conforme a su mrito. El segundo le fue algo menos grato; el tercero estuvo incomodado; el cuarto no le pudo aguantar; el quinto fue un tormento; finalmente, aburrido de or cantar sin cesar: qu ufano, qu contento dle estar de s propio su grandeza! de que siempre le dijeran que tenia razn, y de que le repitieran la misma arenga todos los das a la propia hora, escribi a la corte suplicando al rey que fuese dignado de llamar a sus gentileshombres, sus msicos y su mayordomo, prometiendo tener mas aplicacin y menos vanidad. Luego gust menos de aduladores, dio menos fiestas, y fue ms feliz; porque, como dice el Sader, sin cesar placeres no son placeres.

De este modo acreditaba Zadig cada da su agudo ingenio y su buen corazn; todos le miraban con admiracin, y le amaban empero. Era reputado el mas venturoso de los hombres; lleno estaba todo el imperio de su nombre; guibanle a hurtadillas todas las mujeres; ensalzaban su justificacin los ciudadanos todos; los sabios le miraban como un orculo, y hasta los mismos magos confesaban que sabia punto mas que el viejo archimago Siara, tan lejos entonces de formarle cansa acerca de los grifos, que solo se crea lo que a l le pareca creble. Reinaba de mil y quinientos aos atrs una gran contienda en Babilonia, que tenia dividido el imperio en dos irreconciliables sectas: la una sustentaba que siempre se deba entrar en el templo de Mitras el pi izquierdo por delante; y la otra miraba con abominacin semejante estilo, y llevaba siempre el pi derecho delantero. Todo el mundo aguardaba con ansia el da de la fiesta solemne del fuego sagrado, para saber qu secta favoreca Zadig: todos tenan clavados los ojos en sus dos pies; toda la ciudad

estaba suspensa y agitada. Entr Zadig en el templo saltando a pie juntillas, y luego en un elocuente discurso hizo ver que el Dios del cielo y la tierra, que no mira con privilegio a nadie, el mismo caso hace del pi izquierdo que del derecho. Dijo el envidioso y su mujer que no haba suficientes figuras en su arenga, donde no se vean bailar las montaas ni las colinas. Decan que no haba en ella ni jugo ni talento, que no se va la mar ahuyentada, las estrellas por tierra, y el sol derretido como cera virgen; por fin, que no estaba en buen estilo oriental. Zadig no aspiraba ms que a que fuese su estilo el de la razn. Todo el mundo se declar en su favor, no porque estaba en el camino de la verdad, ni porque era discreto, ni porque era amable, sino porque era primer visir. No dio menos feliz cima a otro intrincadsimo pleito de los magos blancos con los negros. Los blancos decan que era impiedad dirigirse al oriente del invierno, cuando los fieles oraban a Dios; y los negros afirmaban que miraba Dios con horror a los hombres que se dirigan al poniente del verano. Zadig mand que se volviera cada uno hacia donde quisiese. Encontr medio para despachar por la maana los asuntos particulares y generales, y lo dems del da se ocupaba en hermosear a Babilonia. Hacia representar tragedias para llorar, y comedias para rer; cosa que haba dejado de estilarse mucho tiempo hacia, y que l restableci, porque era sujeto de gusto fino. No tenia la mana de querer entender ms que los pentos en las artes, los cuales los remuneraba con ddivas y condecoraciones, sin envidiar en secreto su habilidad. Por la noche diverta mucho al rey, y ms a la reina. Deca el rey: Qu gran ministro! y la reina: Qu amable ministro! y ambos aadan: Lstima fuera que le hubieran ahorcado. Nunca otro en tan alto cargo se vio precisado a dar tantas audiencias a las damas: las ms venan a hablarle de algn negocio que no les importaba, para probarse a hacerle con l. Una de las primeras que se present fue la mujer del envidioso, jurndole por Mitras, por Zenda Vesta, y por el fuego sagrado, que siempre haba mirado con detectacin la conducta de su marido. Luego le fi que era el tal marida celoso y mal criado, y le dio a entender que le castigaban los Dioses privndole de los preciosos efectos de aquel sacro fuego, el nico que hace a los hombres semejantes a los inmortales; por fin dej caer una liga. Cogila Zadig con su acostumbrada cortesana, pero no se la at a la dama a la pierna; y este leve yerro, si por tal puede tenerse, fue origen de las desventuras mas horrendas. Zadig no pens en ello, pero la mujer del envidioso pens ms de lo que decirse puede. Cada da se le presentaban nuevas damas. Aseguran los anales secretos de Babilonia, que cay una vez en la tentacin, pero que qued pasmado de gozar sin deleite, y de tener su dama en sus brazos distrado. Era aquella a quien sin pensar dio pruebas de su proteccin, una camarista de la reina Astarte. Por consolarse deca para s esta enamorada Babilonia: Menester es que tenga este hombre atestada la cabeza de negocios, pues aun en el lance de gozar de su amor piensa en ellos. Escapsele a Zadig en aquellos instantes en que los mas no dicen palabra, o solo dicen palabras sagradas, clamar de repente: LA REYNA; y crey la Babilonia, que vuelto en s en un instante delicioso le haba dicho REYNA MIA. Mas Zadig, distrado siempre, pronunci el nombre de Astarte; y la dama, que en tan feliz situacin todo lo interpretaba a su favor, se figur que quera decir que era ms hermosa que la reina Astarte. Sali del serrallo de Zadig habiendo recibido esplndidos regalos, y fue a contar esta aventura a la envidiosa, que era su ntima amiga, la cual qued penetrada de dolor por la preferencia. Ni siquiera se ha dignado, deca, de atarme esta malhadada liga, que no quiero que me vuelva a servir, Ha, ha! dijo la afortunada a la envidiosa, las mismas ligas llevis que la reina: las tomis en la misma tienda? Sumise en sus ideas la envidiosa, no respondi, y se

fue a consultar con el envidioso su marido. Entretanto Zadig conoca que estaba distrado cuando daba audiencia, y cuando juzgaba; y no saba a qu atribuirlo: esta era su nica pesadumbre. So una noche que estaba acostado primero encima de unas yerbas secas, entre las cuales haba algunas punzantes que le incomodaban; que luego reposaba blandamente sobre un lecho de rosas, del cual sala una sierpe que con su venenosa y acerada lengua le hera el corazn. Ay! deca, mucho tiempo he estado acostado encima de las secas y punzantes yerbas; ahora lo estoy en el lecho de rosas: mas cual ser la serpiente?

De su misma dicha vino la desgracia de Zadig, pero ms aun de su mrito. Todos los das conversaba con el rey, y con su augusta esposa Astarte, y aumentaba el embeleso de su conversacin aquel deseo de gustar, que, con respecto al entendimiento, es como el arreo a la hermosura; y poco a poco hicieron su mocedad y sus gracias una impresin en Astarte, que a los principios no conoci ella propia. Creca esta pasin en el regazo de la inocencia, abandonndose Astarte sin escrpulo ni recelo al gusto de ver y de or a un hombre amado de su esposo y del reino entero. Alababsele sin cesar al rey, hablaba de l con sus damas, que ponderaban ms aun sus prendas, y todo as ahondaba en su pecho la flecha que no senta. Hacia regalos a Zadig, en que tenia mas parte el amor de lo que ella se pensaba; y muchas veces, cuando se figuraba que le hablaba como reina, satisfecha se expresaba como mujer enamorada. Mucho ms hermosa era Astarte que la Semira que tanta ojeriza tenia con los tuertos, y que la otra que haba querido cortar a su esposo las narices. Con la llaneza de Astarte, con sus tiernas razones de que empezaba a sonrojarse, con sus miradas que procuraba apartar de l, y que en las suyas se clavaban, se encendi en el pecho de Zadig un fuego que a l propio le pasmaba. Combati, llamo a su auxilio la filosofa que siempre le haba socorrido; pero esta ni alumbr su entendimiento, ni alivi su nimo. Ofrecanse ante l, como otros tantos dioses vengadores, la obligacin, la gratitud, la majestad suprema violadas: combata y venca; pero una victoria a cada instante disputada, le costaba lgrimas y suspiros. Ya no se atreva a conversar con la reina con aquella serena libertad que tanto a entrambos haba embelesado; cbranse de una nube sus ojos; eran sus razones confusas y mal hiladas; bajaba los ojos; y cuando involuntariamente en Astarte los pona, encontraba los suyos baados en lgrimas, de donde salan inflamados rayos. Parece que se decan uno a otro: Nos adoramos, y tememos amarnos; ambos ardemos en un fuego que condenamos. De la conversacin de la reina sala Zadig fuera de s, desatentado, y como abrumado con una caiga con la cual no poda. En medio de la violencia de su agitacin, dej que su amigo Cador columbrara su secreto, como uno que habiendo largo tiempo aguantado las punzadas de un vehemente dolor, descubre al fin su dolencia por un grito lastimero que vencido de sus tormentos levanta, y por el sudor fro que por su semblante corre. Djole Cador: Ya haba yo distinguido los afectos que de vos mismo os esforzabais a ocultar: que tienen las pasiones seales infalibles; y si yo he ledo en vuestro corazn, contemplad, amado Zadig, si descubrir el rey un amor que le agravia; l que no tiene otro defecto que ser el mas celoso de los mortales. Vos resists a vuestra pasin con ms vigor que combate Astarte la suya, porque sois filsofo y sois Zadig. Astarte es mujer, y eso ms deja que se expliquen sus ojos con imprudencia que no piensa ser culpada: satisfecha por desgracia con su inocencia, no se cura de las apariencias necesarias. Mientras que no le remuerda en nada la conciencia, tendr miedo de que se pierda. Si ambos estuvieseis acordes, frustrarais los ojos ms linces: una pasin en su cuna y contrarestada rompe afuera; el amor satisfecho se sabe ocultar. Estremecise Zadig con

la propuesta de engaar al monarca su bienhechor, y nunca fue mas fiel a su prncipe que cuando culpado de un involuntario delito. En tanto la reina repeta con tal frecuencia el nombre de Zadig; colorbanse de manera sus mejillas al pronunciarle; cuando le hablaba delante del rey, estaba unas veces tan animada y otras tan confusa; parbase tan pensativa cuando se iba, que turbado el rey crey todo cuanto va, y se figur lo que no va. Observ sobre todo que las babuchas de su mujer eran azules, y azules las de Zadig; que los lazos de su mujer eran pajizos, y pajizo el turbante de Zadig: tremendos indicios para un prncipe delicado. En breve se tornaron en su nimo exasperado en certeza las sospechas. Los esclavos de los reyes y las reinas son otras tantas espas de sus ms escondidos afectos, y en breve descubrieron que estaba Astarte enamorada, y Moabdar celoso. Persuadi el envidioso a la envidiosa a que enviara al rey su liga que se pareca a la de la reina; y para mayor desgracia, era azul dicha liga. El monarca solo pens entonces en el modo de vengarse. Una noche se resolvi a dar un veneno a la reina, y a enviar un lazo a Zadig al rayar del alba, y dio esta orden a un despiadado eunuco, ejecutor de sus venganzas. Hallbase a la sazn en el aposento del rey un enanillo mudo, pero no sordo, que dejaban all como un animalejo domstico, y era testigo de los mas recnditos secretos. Era el tal mudo muy afecto a la reina y a Zadig, y escuch con no menos asombro que horror dar la orden de matarlos ambos. Mas cmo hara para precaver la ejecucin de tan espantosa orden, que se iba a cumplir dentro de pocas horas? No sabia escribir, pero s pintar, y especialmente retratar al vivo los objetos. Una parte de la noche la pas dibujando lo que quera que supiera la reina: representaba su dibujo, en un rincn del cuadro, al rey enfurecido dando rdenes a su eunuco; en otro rincn una cuerda azul y un vaso sobre una mesa, con unas ligas azules, y unas cintas pajizas; y en medio del cuadro la reina moribunda en brazos de sus damas, y a sus plantas Zadig ahorcado. Figuraba el horizonte el nacimiento del sol, como para denotar que esta horrenda catstrofe deba ejecutarse al rayar de la aurora. Luego que hubo acabado, se fue corriendo al aposento de una dama de Astarte, la despert, y le dijo por seas que era menester que llevara al instante aquel cuadro a la reina. Hete pues que a media noche llaman a la puerta de Zadig, le despiertan, y le entregan una esquela de la reina: dudando Zadig si es sueo, rompe el nema con trmula mano. Qu pasmo no fue el suyo, ni quien puede pintar la consternacin y el horror que le sobrecogieron, cuando ley las siguientes palabras! Huid sin tardanza, o van a quitaros la vida. Huid, Zadig, que yo os lo mando en nombre de nuestro amor, y de mis cintas pajizas. No era culpada, pero veo que voy a morir delincuente. Apenas tuyo Zadig fuerza para articular una palabra. Mand llamar a Cador, y sin decirle nada le dio la esquela; y Cador le forz a que obedeciese, y a que tomase sin detenerse el camino de Menfis. Si os aventuris a ir a ver a la reina, le dijo, aceleris su muerte; y si hablis con el rey, tambin es perdida. Yo me encargo de su suerte, seguid vos la vuestra: esparcir la voz de que os habis encaminado hacia la India, ir pronto a buscaros, y os dir lo que hubiere sucedido en Babilonia. Sin perder un minuto, hizo Cador llevar a una salida excusada de palacio dos dromedarios ensillados de los ms andariegos; en uno mont Zadig, que no se poda tener, y estaba a punto de muerte, y en otro el nico criado que le acompaaba. A poco rato Cador sumido en dolor y asombro hubo perdido a su amigo de vista. Lleg el ilustre prfugo a la cima de un collado de donde se descubra a Babilonia, y clavando los ojos en el palacio de la reina se cay desmayado. Cuando recobr el sentido, verti abundante llanto, invocando la muerte. Al fin despus de haber lamentado la deplorable estrella de la ms amable de las mujeres, y la primera reina del mundo, reflexionando un instante en su propia suerte, dijo: Vlgame Dios; y lo que es

la vida humana! O virtud, para que me has valido! Indignamente me han engaado dos mujeres; y la tercera, que no es culpada, y es ms hermosa que las otras, va a morir. Todo cuanto bien he hecho ha sido un manantial de maldiciones para m; y si me he visto exaltado al pice de la grandeza, ha sido para despearme en la ms honda sima de la desventura. Si como tantos hubiera sido malo, seria, como ellos, dichoso. Abrumado con tan fatales ideas, cubiertos los ojos de un velo de dolor, plido de color de muerte el semblante, y sumido el nimo en el abismo de una tenebrosa desesperacin, sigui su viaje hacia el Egipto.

Encaminabase Zadig en la direccin de las estrellas, y le guiaban la constelacin de Orin y el luciente astro de Sirio hacia el polo de Canopo. Contemplaba admirado estos vastos globos de luz que parecen imperceptibles chispas a nuestra vista, al paso que la tierra que realmente es un punto infinitamente pequeo en la naturaleza, la mira nuestra codicia como tan grande y tan noble. Representbase entonces a los hombres como realmente son, unos insectos que unos a otros se devoran sobre un mezquino tomo de cieno; imagen verdadera que acallaba al parecer sus cuitas, retratndole la nada de su ser y de Babilonia misma. Lanzbase su nimo en lo infinito, y desprendido de sus sentidos contemplaba el inmutable orden, del universo. Mas cuando luego tornando en s, y entrando dentro de su corazn, pensaba en Astarte, muerta acaso a causa de l, todo el universo desapareca, y no va mas que a la moribunda Astarte y al malhadado Zadig. Agitado de este flujo y reflujo de sublime filosofa y de acerbo duelo, caminaba hacia las fronteras de Egipto, y ya haba llegado su fiel criado al primer pueblo, y le buscaba alojamiento. Pasebase en tanto Zadig por los jardines que ornaban las inmediaciones del lugar, cuando a corta distancia del camino real vio una mujer llorando, que invocaba cielos y tierra en su auxilio, y un hombre enfurecido en seguimiento suyo. Alcanzbala ya; abrazaba ella sus rodillas, y el hombre la cargaba de golpes y denuestos. Por la saa del Egipcio, y los reiterados perdones que le peda la dama, coligi que l era celoso y ella infiel; pero habiendo contemplado a la mujer, que era una beldad peregrina, y que adems se pareca algo a la desventurada Astarte, se sinti movido de compasin en favor de ella, y de horror contra el Egipcio. Socorredme, exclam la dama a Zadig entre sollozos, y sacadme de poder del ms inhumano de los mortales; libradme la vida. Oyendo estas voces, fue Zadig a interponerse entre ella y este cruel. Entenda algo la lengua egipcia, y le dijo en este idioma: Si tenis humanidad, rugoos que respetis la flaqueza y la hermosura. Cmo agraviis un dechado de perfecciones de la naturaleza, postrado a vuestras plantas, sin ms defensa que sus lgrimas? Ha, ha, le dijo el hombre colrico: con que tambin t la quieres? pues en ti me voy a vengar. Dichas estas razones, deja a la dama que tenia asida por los cabellos, y cogiendo la lanza va a pasrsela por el pecho al extranjero. Este que estaba sosegado par con facilidad el encuentro de aquel frentico, agarrando la lanza por junto al hierro de que estaba armada. Forcejando uno por retirarla, y otro por quitrsela, se hizo pedazos. Saca entonces el Egipcio su espada, rmase Zadig con la suya, y se embisten uno y otro. Da aquel mil precipitados golpes; pralos este con maa: y la dama sentada sobre el csped los mira, y compone su vestido y su tocado. Era el Egipcio ms forzudo que su contrario, Zadig era ms maoso: este peleaba como un hombre que guiaba el brazo por su inteligencia, y aquel como un loco que ciego con los arrebatos de su saa le mova a la aventura. Va Zadig a l, le desarma; y cuando ms enfurecido el Egipcio se quiere tirar a l, le agarra, le aprieta entre sus brazos, le derriba por tierra, y ponindole la espada al pecho, le quiere dejar la vida. Desatinado el Egipcio saca un pual, y hiere a Zadig, cuando vencedor este le perdonaba; y Zadig indignado le pasa con su espada el

corazn. Lanza el Egipcio un horrendo grito, y muere convulso y desesperado, Volvise entonces Zadig a la dama, y con voz rendida le dijo: Me ha forzado a que le mate; ya estis vengada, y libre del hombre mas furibundo que he visto: qu queris, Seora, que haga? Que mueras, infame, replic ella, que has quitado la vida a mi amante: ojal pudiera yo despedazarte el corazn! Por cierto, Seora, respondi Zadig, que era raro sujeto vuestro amante; os aporreaba con todas sus fuerzas, y me quera dar la muerte, porque me habais suplicado que os socorriese. Pluguiera al cielo, repuso la dama en descompasados gritos, que me estuviera aporreando todava, que bien me lo tenia merecido, por haberle dado celos! Pluguiera al cielo, repito, que l me aporreara, y que estuvieras t como l! Ms pasmado y ms enojado Zadig que nunca en toda, su vida, le dijo: Bien merecierais, puesto que sois linda, que os aporreara yo como l hacia, tanta es vuestra locura; pero no me tomar ese trabajo. Subi luego en su camello, y se encamin al pueblo. Pocos pasos haba andado, cuando volvi la cara al ruido que metan cuatro correos de Babilonia, que a carrera tendida venan. Dijo uno de ellos al ver a la mujer: Esta misma es, que se parece a las seas que nos han dado; y sin curarse del muerto, echaron mano de la dama. Daba esta gritos a Zadig diciendo: Socorredme, generoso extranjero; perdonadme si os he agraviado: socorredme, y soy vuestra hasta el sepulcro. Pero a Zadig se le haba pasado la mana de pelear otra vez por favorecerla. Para el tonto, respondi, que se descare engaar. Adems estaba herido, iba perdiendo la sangre, necesitaba que le diesen socorro; y le asustaba la vista de los cuatro Babilonios despachados, segn toda apariencia, por el rey Moabdar. Aguij pues el paso hacia el lugar, no pudiendo al mar porque venan cuatro coricos de Babilonia a prender a esta Egipcia, pero mas pasmado todava de la condicin de la tal dama.

Entrando en la aldea egipcia, se vio cercado de gente que deca a gritos: Este es el robador de la hermosa Misuf, y el que acaba de asesinar a Cletofis. Seores, les respondi, lbreme Dios de robar en mi vida a vuestra hermosa Misuf, que es antojadiza en demasa; y a ese Cletofis no le he asesinado, sino que me he defendido de l, porque me quera matar, por haberle rendidamente suplicado que perdonase a la hermosa Misuf, a quien daba desaforados golpes. Yo soy extranjero, vengo a refugiarme en Egipto; y no es presumible que uno que viene a pedir vuestro amparo, empiece robando a una mujer y asesinando a un hombre. Eran en aquel tiempo los Egipcios justos y humanos. Condujo la gente a Zadig a la casa de cabildo, donde primero le curaron la herida, y luego tomaron separadamente declaracin a l y a su criado para averiguar la verdad, de la cual result notorio que no era asesino; pero habiendo derramado la sangre de un hombre, le condenaba la ley a ser esclavo. Vendironse en beneficio del pueblo los dos camellos, y se reparti entre los vecinos todo el oro que traa; l mismo fue puesto a pblica subasta en la plaza del mercado, junto con su compaero de viaje, y se remat la venta en un mercader rabe, llamado Setoc; pero como el criado era mas apto para la faena que el amo, fue vendido mucho mas caro, porque no haba comparacin entre uno y otro. Fue pues esclavo Zadig, y subordinado a su propio criado: atronlos juntos con un grillete, y en este estado siguieron a su casa al mercader rabe. En el camino consolaba Zadig a su criado exhortndole a tener paciencia, y haciendo, segn acostumbraba, reflexiones sobre las humanas vicisitudes. Bien veo que la fatalidad de mi estrella se ha comunicado a la tuya. Hasta ahora todas mis cosas han tomado raro giro: me han condenado a una multa por haber visto pasar una perra; ha estado en poco que me empalaran por un grifo; he sido condenado a muerte por haber compuesto unos versos en alabanza del rey; me he huido a ua de caballo de la horca, porque gastaba la reina cintas amarillas; y ahora soy

esclavo contigo, porque un zafio ha aporreado a su dama. Vamos, no perdamos nimo, que acaso todo esto tendr fin: fuerza es que los mercaderes rabes tengan esclavos; y por qu no lo he de ser yo lo mismo que otro, siendo hombre lo mismo que otro? No ha de ser ningn inhumano este mercader; y si quiere sacar fruto de las faenas de sus esclavos, menester es que los trate bien. As deca, y en lo interior de su corazn no pensaba ms que en el destino de la reina de Babilonia. Dos das despus se parti el mercader Setoc con sus esclavos y sus camellos a la Arabia desierta. Resida su tribu en el desierto de Oreb, y era arduo y largo el camino. Durante la marcha hacia Setoc mucho mas aprecio del criado que del amo, y le daba mucho mejor trato porque sabia cargar mas bien los camellos. Dos jornadas de Oreb muri un camello, y la carga se reparti sobre los hombros de los esclavos, cabindole su parte a Zadig. Echse a rer Setoc, al ver que todos iban encorvados; y se tom Zadig la libertad de explicarle la razn, ensendole las leyes del equilibrio. Pasmado el mercader le empoz a tratar con mas miramiento; y viendo Zadig que haba despertado su curiosidad, se la aument instruyndole de varias cosas que no eran ajenas de su comercio; de la gravedad especfica de los metales y otras materias en igual volumen, de las propiedades de muchos animales tiles, y de los medios de sacar fruto de los que no lo eran: por fin, le pareci un sabio, y en adelante le apreci en mas que a su camarada que tanto haba estimado, le dio buen trato, y le sali bien la cuenta. As que lleg Setoc a su tribu, reclam de un hebreo quinientas onzas de plata que le haba prestado a presencia de dos testigos; pero haban muerto ambos, y el hebreo que no poda ser convencido, se guardaba la plata del mercader, dando gracias a Dios porque le haba proporcionado modo de engaar a un rabe. Comunic Setoc el negocio con Zadig de quien haba hecho su consejero. Qu condicin tiene vuestro deudor? le dijo Zadig. La condicin de un bribn, replic Setoc. Lo que yo pregunto es si es vivo o flemtico, imprudente o discreto. De cuantos malos pagadores conozco, dijo Setoc, es el ms vivo. Est bien, repuso Zadig, permitidme que abogue yo en vuestra demanda ante el juez. Con efecto cit al tribunal al hebreo, y habl al juez en estos trminos: Almohada del trono de equidad, yo soy venido para reclamar, en nombre de mi amo, quinientas onzas de plata que prest a este hombre, y que no le quiere pagar. Tenis testigos? dijo el juez. No, porque se han muerto; mas queda una ancha piedra sobre la cual se cont el dinero; y si gusta vuestra grandeza mandar que vayan a buscar la piedra, espero que ella dar testimonio de la verdad. Aqu nos quedaremos el hebreo y yo, hasta que llegue la piedra, que enviar a buscar a costa de mi amo Setoc. Me place, dijo el juez; y pas a despachar otros asuntos. Al fin de la audiencia dijo a Zadig: Con que no ha llegado esa piedra todava? Respondi el hebreo soltando la risa: Aqu se estara vuestra grandeza hasta maana, esperando la piedra, porque est ms de seis millas de aqu, y son necesarios quince hombres para menearla. Bueno est, exclam Zadig, no haba dicho yo que la piedra dara testimonio? una vez que sabe ese hombre donde est, confiesa que se cont el dinero sobre ella. Confuso el hebreo se vio precisado a declarar la verdad, y el juez mand que le pusiesen atado a la piedra, sin comer ni beber, hasta que restituyese las quinientas onzas de plata que pag al instante; y el esclavo Zadig y la piedra se granjearon mucha reputacin en toda la Arabia.

Embelesado Setoc hizo de su esclavo su ms ntimo amigo, y no poda vivir sin l, como haba sucedido al rey de Babilonia: fue la fortuna de Zadig que Setoc no era casado. Descubri este en su amo excelente ndole, mucha rectitud y una sana razn, y senta ver que adorase el ejrcito celestial, quiero decir el sol, la luna y las estrellas,

como era costumbre antigua en la Arabia; y le hablaba a veces de este culto, aunque con mucha reserva. Un da por fin le dijo que eran unos cuerpos como los dems, y no ms acreedores a su veneracin que un rbol o un peasco. S tal, replic Setoc, que son seres eternos que nos hacen mil bienes, animan la naturaleza, arreglan las estaciones; aparte de que distan tanto de nosotros que no es posible menos de reverenciarlos. Mas provecho sacis, respondi Zadig, de las ondas del mar Rojo, que conduce vuestros gneros a la India: y por qu no ha de ser tan antiguo como las estrellas? Si adoris lo que dista de vos, tambin habis de adorar la tierra de los Gangaridas, que est al cabo del mundo. No, deca Setoc; mas el brillo de las estrellas es tanto, que es menester adorarlas. Aquella noche encendi Zadig muchas hachas en la tienda donde cenaba con Setoc; y luego que se present su amo, se hinc de rodillas ante los cirios que ardan, dicindoles: Eternas y brillantes lumbreras, sedme propicias. Pronunciadas estas palabras, se sent a la mesa sin mirar a Setoc. Qu hacis? le dijo este admirado. Lo que vos, respondi Zadig; adoro esas luces, y no hago caso de su amo y mo. Setoc entendi lo profundo del aplogo, alberg en su alma la sabidura de su esclavo, dej de tributar homenaje a las criaturas, y ador el Ser eterno que las ha formado. Reinaba entonces en la Arabia un horroroso estilo, cuyo origen venia de la Escitia, y establecido luego en las Indias a influjo de los bracmanes, amenazaba todo el Oriente. Cuando mora un casado, y quera ser santa su cara esposa, se quemaba pblicamente sobre el cadver de su marido, en una solemne fiesta, que llamaban la hoguera de la viudez; y la tribu ms estimada era aquella en que ms mujeres se quemaban. Muri un rabe de la tribu de Setoc, y la viuda, por nombre Almona, persona muy devota, anunci el da y la hora que se haba do tirar al fuego, al son da tambores y trompetas. Represent Zadig a Setoc cuan opuesto era tan horrible estilo al bien del humano linaje; que cada da dejaban quemar a viudas mozas que podan dar hijos al estado, o criar a lo menos los que tenan; y convino Setoc en que era preciso hacer cuanto para abolir tan inhumano estilo fuese posible. Pero aadi luego: Mas de mil aos ha que estn las mujeres en posesin de quemarse vivas. Quin se ha de atrever a mudar una ley consagrada por el tiempo? Ni qu cosa hay ms respetable que un abuso antiguo? Mas antigua es todava la razn, replic Zadig; hablad vos con los caudillos de las tribus, mientras yo voy a verme con la viuda moza. Presentse a ella; y despus de hacerse buen lugar encareciendo su hermosura, y de haberle dicho cuan lastimosa cosa era que tantas perfecciones fuesen pasto de las llamas, tambin exalt su constancia y su esfuerzo. Tanto querais a vuestro marido? le dijo. Quererle? no por cierto, respondi la dama rabe: si era un zafio, un celoso, hombre inaguantable; pero tongo hecho propsito firme de tirarme a su hoguera. Sin duda, dijo Zadig, que debe ser un gusto exquisito esto de quemarse viva. Ha, la naturaleza se estremece, dijo la dama, pero no tiene remedio. Soy devota, y perdera la reputacin que por tal he granjeado, y todos se reiran de m si no me quemara. Habindola hecho confesar Zadig que se quemaba por el que dirn y por mera vanidad, convers largo rato con ella, de modo que le inspir algn apego a la vida, y cierta buena voluntad a quien con ella razonaba, Qu hicierais, le dijo en fin, si no estuvierais poseda de la vanidad de quemaros? Ha, dijo la dama, creo que os brindara con mi mano. Lleno Zadig de la idea de Astarte, no respondi a esta declaracin, pero fue al punto a ver a los caudillos de las tribus, y les cont lo sucedido, aconsejndoles que promulgaran una ley por la cual no seria permitido a ninguna viuda quemarse antes de haber hablado a solas con un mancebo por espacio de una hora entera; y desde entonces ninguna dama se quem en toda Arabia, debindose as a Zadig la obligacin de ver abolido en solo un da estilo tan cruel, que reinaba tantos siglos haba: por donde merece ser nombrado el bienhechor de la Arabia.

No pudiendo Setoc apartarse de este hombre en quien resida la sabidura, le llev consigo a la gran feria de Basora, donde se juntaban los principales traficantes del globo habitable. Zadig se alegr mucho viendo en un mismo sitio juntos tantos hombres de tan varios pases, y le pareci que era el universo una vasta familia que se hallaba reunida en Basora. Comi el segundo da a la misma mesa con un Egipcio, un Indio gangarida, un morador del Catay, un Griego, un Celta, y otra muchedumbre de extranjeros, que en sus viajes frecuentes al seno Arbigo haban aprendido el suficiente rabe para darse a entender. El Egipco no caba en s de enojo. Qu abominable pas es Basora! mil onzas de oro no me han querido dar sobre la alhaja mas preciosa del mundo. Cmo as? dijo Setoc; sobre qu alhaja? Sobre el cuerpo de mi ta, respondi el Egipcio, la ms honrada mujer de Egipto, que siempre me acompaaba, y se ha muerto en el camino; he hecho de ella una de las ms hermosas momias que pueden verse, y en mi tierra encontrara todo cuanto dinero pidiese sobre esta prenda. Buena cosa es que no me quieran dar siquiera mil onzas de oro, empeando un efecto de tanto precio. Lleno de furor todava iba a comerse la pechuga de un excelente pollo guisado, cuando cogindole el Indio de la mano, le dijo en tono compungido: Ha qu vais a hacer? A comer de ese pollo, le respondi el hombre de la momia. No hagis tal, replic el Gangarida, que pudiera ser que hubiese pasado el alma de la difunta al cuerpo de este pollo, y no os habis de aventurar a comeros a vuestra ta. Guisar los pollos es un agravio manifiesto contra la naturaleza. Qu nos trais aqu con vuestra naturaleza, y vuestros pollos? repuso el iracundo Egipcio: nosotros adoramos un buey, y comemos vaca. Un buey adoris! Es posible? dijo el hombre del Ganges. Y cmo si es posible? continu el otro: ciento treinta y cinco mil aos ha que as lo hacemos, y nadie entre nosotros lo lleva a mal. Ha, en eso de ciento treinta y cinco mil, dijo el Indio, hay su poco de ponderacin, porque no ha mas de ochenta mil que est poblada la India, y nosotros somos los mas antiguos; y Brama nos haba prohibido que nos comiramos a los bueyes, antes que vosotros los pusierais en los altares y en las parrillas. Valiente animal es vuestro Brama comparado con Apis, dijo el Egipcio; qu cosas tan portentosas ha hecho ese Brama? El brahmn le replic: ha enseado a los hombres a leer y escribir, y la tierra le debe el juego de ajedrez. Estis equivocado, dijo un Caldeo que a su lado estaba; el pez Oanes es el autor de tan sealados beneficios, y a l solo se le debe de justicia tributar homenaje. Todo el mundo sabe que era un ser divino, que tenia la cola de oro, y una cabeza humana muy hermosa, y sala del mar para predicar en la tierra tres horas al da. Tuvo muchos hijos, que todos fueron reyes, como es notorio. En mi casa tengo su imagen, y la adoro como es debido. Lcito es comer vaca hasta no querer ms, pero es accin impa sobre manera guisar pescado. Dejando esto aparte, ambos sois de origen muy bastardo y reciente, y no podis disputar conmigo. La nacin egipcia no pasa de ciento treinta y cinco mil aos, y los Indios no se dan arriba de ochenta mil, mientras que conservamos nosotros calendarios de cuatro mil siglos. Creedme, y dejaos de desatinos, y os dar a cada uno una efigie muy hermosa de Oanes. Tomando entonces la palabra el hombre de Cambalu, dijo: Mucho respeto a los Egipcios, a los Caldeos, a los Griegos, a los Celtas, a Brama, al buey Apis, y al hermoso pez Oanes; pero el Li o el Tien, como le quieran llamar , no valen menos acaso que los bueyes y los peces. No mentar mi pas, que es tamao como el Egipto, la Caldea y las Indias juntas, ni disputare acerca de su antigedad, porque lo que importa es ser feliz, y sirve de poco ser antiguo; pero si se trata de almanaques, dir que en toda el Asia corren los nuestros, y que los poseamos

aventajados, antes que supieran los Caldeos la aritmtica. Todos sois unos ignorantes, todos sin excepcin, exclam el Griego. Pues qu, no sabis que el padre de todo es el caos, y que el estado en que vemos el mundo es obra de la forma y la materia? Habl el tal Griego largo rato, hasta que le interrumpi el Celta, el cual haba bebido mientras que altercaban los dems, y que creyndose entonces mas instruido que todos, dijo echando por vidas, que solo Teutates y las agallas de roble merecan mentarse; que l llevaba siempre agallas en el bolsillo; que sus ascendientes los Escitas eran los nicos sujetos honrados que haba habido en el universo, puesto que de verdad coman a veces carne humana, pero que eso no quitaba que fuesen una nacin muy respetable; por fin, que si alguien deca mal de Teutates, l le enseara a no ser mal hablado. Encendise entonces la contienda, y vio Setoc la hora en que se iba a ensangrentar la mesa. Zadig, que no haba desplegado los labios durante la altercacin, se levant, y dirigindose primero al Celta, que era el ms furioso, le dijo que tena mucha razn, y le pidi agallas; alab luego la elocuencia del Griego, y calm todos los nimos irritados. Poco dijo al del Catay, que haba hablado con ms juicio que los dems; y al cabo se explic as: Amigos mos, ibais a enojaros sin motivo, porque todos sois del mismo dictamen. Todos se alborotaron al or tal. No es verdad, dijo al Celta, que no adoris esta agalla, mas s al que cri el roble y las agallas? As es la verdad, respondi el Celta. Y vos, Seor Egipcio, de presumir es que en un buey tributis homenaje al que os ha dado los bueyes. Eso es, dijo el Egipcio. El pez Oanes, continu, le debe ceder a aquel que form la mar y los peces. Estamos conformes, dijo el Caldeo. El Indio y el Catays reconocen igualmente que vosotros, aadi, un principio primitivo. No he entendido muy bien las maravillosas lindezas que ha dicho el Griego, pero estoy cierto de que tambin admite un ser superior del cual depende la forma y la materia. El Griego, que se va celebrado, dijo que Zadig haba comprendido perfectamente su idea. Con que todos estis conformes, repuso Zadig, y no hay motivo de contienda. Abrazle todo el mundo; y Setoc, despus de haber vendido muy caros sus gneros, se volvi con su amigo Zadig a su tribu. As que lleg, supo Zadig que se le haba formado causa en su ausencia, y que le iban a quemar vivo.

Mientras este viaje a Basora, concertaron los sacerdotes de las estrellas el castigo de Zadig. Pertenecanles por derecho divino las piedras preciosas y dems joyas de las viudas mozas que moran en la hoguera; y lo menos que podan hacer con Zadig era quemarle por el flaco servicio que les haba hecho. Acusronle por tanto de que llevaba opiniones errneas acerca del ejrcito celestial, y declararon con juramento solemne que le haban odo decir que las estrellas no se ponan en la mar. Estremecironse los jueces de tan horrenda blasfemia; poco falt para que rasgaran sus vestiduras al or palabras tan impas, y las hubieran rasgado sin duda, si hubiera tenido Zadig con que pagarlas; mas se moderaron en la violencia de su dolor, y se cieron a condenar al reo a ser quemado vivo. Desesperado Setoc us todo su crdito para librar a su amigo, pero en breve le impusieron silencio. Almona, la viuda moza que haba cobrado mucha aficin a la vida, y se la deba a Zadig, se resolvi a sacarle de la hoguera, que como tan abusiva se la haba l presentado; y formando su plan en su cabeza, no dio parte de l a nadie. Al otro da iba a ser ajusticiado Zadig: solamente aquella noche le quedaba para libertarle, y la aprovech como mujer caritativa y discreta. Sahumse, atildse, aument el lucimiento de su hermosura con el mas bizarro y pomposo traje, y pidi audiencia secreta al sumo sacerdote de las estrellas. As que se hall en presencia de este venerable anciano, le habl de esta manera: Hijo primognito de la Osa mayor, hermano del toro, primo del can celeste (que tales eran los dictados de

este pontfice), os vengo a fiar mis escrpulos. Mucho temo haber cometido un gravsimo pecado no quemndome en la hoguera de mi amado marido. Y en efecto, qu es lo que he conservado? una carne perecedera, y ya marchita. Al decir esto, sac de unos luengos mitones de seda unos brazos de maravillosa forma, y de la blancura del ms puro alabastro. Ya veis, dijo, cuan poco vale todo esto. Al pontfice se le figur que esto vala mucho: asegurronlo sus ojos, y lo confirm su lengua, haciendo mil juramentos de que no haba en toda su vida visto tan hermosos brazos. Ay! dijo la viuda, acaso los brazos no son tan malos; pero confesad que el pecho no merece ser mirado. Diciendo esto, desabroch el ms lindo seno que pudo formar naturaleza; un capullo de rosa sobre una bola de marfil pareca junto a l un poco de rubia que colora un palo de box, y la lana de los albos corderos que salen de la alberca era amarilla a su lado. Este pecho, dos ojos negros rasgados que suaves y muelles de amoroso fuego brillaban, las mejillas animadas en prpura con la mas cndida leche mezclada, una nariz que no se semejaba a la torre del monte Lbano, sus labios que as se parecan como dos hilos de coral que las mas bellas perlas de la mar de Arabia ensartaban; todo este conjunto en fin persuadi al viejo a que se haba vuelto a sus veinte aos. Tartamudo declar su amor; y vindole Almona inflamado, le pidi el perdn de Zadig. Ay! respondi l, hermosa dama, con toda mi nima se le concediera, mas para nada valdra mi indulgencia, porque es menester que firmen otros tres de mis colegas. Firmad vos una por una, dijo Almona, Con mucho gusto, respondi el sacerdote, con la condicin de que sean vuestros favores premio de mi condescendencia. Mucho me honris, replic Almona; pero tomaos el trabajo de venir a mi cuarto despus de puesto el sol, cuando raye sobre el horizonte la luciente estrella de Scheat; en un sof color de rosa me hallaris, y haris con vuestra sierva lo que fuere de vuestro agrado. Sali sin tardanza con la firma, desando al viejo no menos que enamorado desconfindose de sus fuerzas; el cual lo restante del da lo gast en baarse, y bebi un licor compuesto con canela de Ceylan y con preciosas especias de Tidor y Tornate, aguardando con ansia que saliese la estrella de Scheat. En tanto la hermosa Almona fue a ver al segundo pontfice, que le dijo que comparados con sus ojos eran fuegos fatuos el sol, la luna, y todos los astros del firmamento. Solicit ella la misma gracia, y l le propuso el mismo premio. Dejse vencer Almona, y cit al segundo pontfice para cuando nace la estrella Algenib. Fue de all a casa del tercero y cuarto sacerdote, llevndose de cada uno su firma, y citndolos de estrella a estrella. Avis entonces a los jueces que vinieran a su casa para un asunto de la mayor gravedad. Fueron en efecto, y ella les ense las cuatro firmas, y les dio parte del precio a que haban vendido los sacerdotes el perdn de Zadig. Lleg cada uno a la hora sealada, y qued pasmado de encontrarse con sus colegas, y todava ms con los jueces que fueron testigos de su ignominia. Fue puesto en libertad Zadig, y Setoc tan prendado de la maa de Almona, que la tom por su mujer propia.

Tenia que ir Setoc para negocios de su trfico a la isla de Serendib; pero el primer mes de casados, que, como ya llevamos dicho, es la luna de miel, no le dej ni separarse de su mujer, ni aun presumir que podra separarse un da de ella. Rog por tanto a su amigo Zadig que hiciera por el este viaje. Ay! deca Zadig: con que aun he de poner ms tierra entre la hermosa Astarte y yo? Pero es fuerza que sirva a mis bienhechores. As dijo, llor, y se parti. A poco tiempo de haber aportado a la isla de Serendib, era tenido por hombre muy superior. Escogironle los negociantes por su rbitro, los sabios por su amigo, y el corto nmero de aquellos que piden consejo por su consejero. Quiso el rey verle y orle, y

conoci en breve cuanto vala Zadig; se fi de su discrecin, y le hizo amigo suyo. Temblaba Zadig de la llaneza y la estimacin con que le trataba el rey, pensando de noche y de da en las desventuras que le haba acarreado la amistad de Moabdar. El rey me quiere, deca; ser un hombre perdido? Con todo no se poda zafar de los halagos de su majestad, porque debemos confesar que era uno de los ms cumplidos prncipes del Asia Nabuzan, rey de Serendib, hijo de Nuzanah, hijo de Nabuzan, hijo de Sambusna; y era difcil que a quien le trataba, de cerca no le prendase. Sin cesar elogiaban, engaaban y robaban a este buen prncipe; y cada cual meta la mano como a porfa en el erario. El principal ministro de hacienda de la isla de Serendib daba este precioso ejemplo, y todos los subalternos le imitaban con fervor. El rey, que lo sabia, haba mudado varias veces de ministro, pero nunca haba podido mudar el estilo admitido de dividir las rentas reales en dos partes desiguales; la ms pequea para su majestad, y la mayor para sus administradores. Fi el buen rey Nabuzan su cuita del sabio Zadig. Vos que tantas cosas sabis, le dijo, no sabrais modo para que tope yo con un tesorero que no me robe? S por cierto, respondi Zadig; un modo infalible s de buscaros uno que tenga las manos limpias. Contentsimo el rey le pregunt, dndole un abrazo, como hara. No hay mas, replic Zadig, que hacer bailar a cuantos pretenden la dignidad de tesorero; y el que con ms ligereza bailare, ser infaliblemente el ms hombre de bien. Os estis burlando, dijo el rey: donoso modo por cierto de elegir un ministro de hacienda! Con que el que mas listo fuere para dar cabriolas en el aire ha de ser el mas integro y mas hbil administrador? No digo yo que haya de ser el ms hbil, replic Zadig, pero lo que s aseguro es que indubitablemente ha de ser el ms honrado. Tanta era la confianza con que lo deca Zadig, que se persuadi el rey a que posea algn secreto sobrenatural para conocer a los administradores. Yo no gusto de cosas sobrenaturales, dijo Zadig, ni he podido nunca llevar en paciencia ni los hombres que hacen milagros, ni los libros que los mentan: y si quiere vuestra majestad permitir que haga la prueba, quedar convencido de que mi secreto es tan fcil como sencillo. Ms se pasm Nabuzan, rey de Serendib, al or que era sencillo el secreto, que si le hubiera dicho que era milagroso. Est bien, le dijo, haced lo que os parezca. Dejadlo estar, que ganaris con esta prueba ms de lo que pensis. Aquel mismo da mand pregonar en nombre del rey, que todos cuantos aspiraban al empleo de principal ministro de las rentas de su sacra majestad Nabuzan, hijo de Nuzanab, viniesen con vestidos ligeros de seda a la antecmara del rey, el primer da de la luna del cocodrilo. Acudieron en nmero de sesenta y cuatro. Estaban los msicos en una sala inmediata, y dispuesto todo para un baile; pero estaba cerrada la puerta de la sala, y para entrar en ella haba que atravesar una galera bastante obscura. Vino un hujier a conducir uno tras de otro a cada candidato por este pasadizo, donde le dejaba solo algunos minutos. El rey que estaba avisado, haba hecho poner todos sus tesoros en la galera. Cuando llegaron los pretendientes a la sala, mand su majestad que bailaran, y nunca se haban visto bailarines ms topos ni con menos desenvoltura; todos andaban la cabeza baja, las espaldas corvas, y las manos pegadas al cuerpo. Qu bribones! deca en voz baja Zadig. Uno solo hacia con agilidad las mudanzas, levantada la cabeza, sereno el mirar, derecho el cuerpo, y firmes las rodillas. Qu hombre tan de bien, qu honrado sujeto! dijo Zadig. Dio el rey un abrazo a este buen bailarn, y le nombr su tesorero: todos los dems fueron justamente castigados y multados, porque mientras que haban estado en la galera, haba llenado cada uno sus bolsillos, y apenas poda dar pas. Compadecise el rey de la humana naturaleza, contemplando que de sesenta y cuatro bailarines los sesenta y tres eran ladrones rateros, y se dio a la galera obscura el ttulo de corredor de la tentacin. En Persia hubieran empalado a los sesenta y tres magnates; en otros pases, hubieran nombrado un juzgado,

que hubiera consumido en costas el triple del dinero robado, y no hubiera puesto un maraved en las arcas reales; en otros, se hubieran justificado plenamente, y hubiera cado de la gracia el gil bailarn: en Serendib fueron condenados a aumentar el fisco, porque era Nabuzan muy elemente. No era menos agradecido, y dio a Zadig una suma ms cuantiosa que nunca haba robado tesorero ninguno al rey su amo. Valise de este dinero Zadig para enviar a Babilonia expresos que le informaran de la suerte de Astarte. Al dar esta orden le tembl la voz, se le agolp la sangre hacia el corazn, se cubrieron de un tenebroso velo sus ojos, y se par a punto de muerte. Partise el correo, viole embarcar Zadig, y se volvi a palacio, donde sin ver a nadie, y creyendo que estaba en su aposento, pronunci el nombre de amor. Si, el amor, dijo el rey; de eso justamente se trata, y habis adivinado la causa de mi pena. Qu grande hombre sois! Espero que me enseis a conocer una mujer firme, como me habis hecho hallar un tesorero desinteresado. Volviendo en s Zadig le prometi servirle en su amor como haba hecho en real hacienda, aunque pareca la empresa ms ardua todava.

Mi cuerpo y mi corazn, dijo el rey a Zadig... Oyendo estas palabras no pudo menos el Babilonio de interrumpir a su majestad, y de decirle: Cuanto celebro que no hayis dicho mi alma y mi corazn!, porque no omos mas voces que estas en las conversaciones de Babilonia, ni leemos libros que no traten del corazn y el alma, escritos por autores que ni uno ni otra tienen; pero perdonadme, Seor, y proseguid. Nabuzan continu: Mi cuerpo y mi corazn son propensos al amor; a la primera de estas dos potencias le sobran satisfacciones, que tengo cien mujeres a mi disposicin, hermosas todas, complacientes, obsequiosas, y voluptuosas, o fingiendo que lo son conmigo. No es empero mi corazn tan afortunado, porque tengo sobrada experiencia de que el halagado es el rey de Serendib, y que hacen poqusimo aprecio de Nabuzan. No por eso digo que sean infieles mis mujeres, puesto que quisiera encontrar una que me quisiera por m propio, y diera por ella las cien beldades que poseo. Decidme si en mis cien sultanas hay una que de veras me quiera. Respondile Zadig lo mismo que acerca del ministro de hacienda. Seor, dejadlo a mi cargo; pero permitidme primero que disponga de todas las riquezas que se expusieron en la galera de la tentacin, y no dudis de que os dar buena cuenta de ellas, y no perderis un ardite. Dile el rey amplas facultades, y escogi Zadig treinta y tres jorobados de los ms feos de Serendib, treinta y tres pajes de los ms lindos, y treinta y tres de los ms elocuentes y forzudos bonzos. Dejles a todos facultad de introducirse en los retretes de las sultanas; dio a cada jorobado cuatro mil monedas de oro que regalar, y el primer da fueron todos felices. Los pajes que no tenan otra ddiva que hacer que la de su persona, tardaron dos o tres das en conseguir lo que solicitaban; y tuvieron mas dificultad en salir non la suya los bonzos; pero al cabo se les rindieron treinta y tres devotas. Presenci el rey todas estas pruebas por unas celosas que daban en los aposentos de las sultanas, y se qued atnito, que de sus cien mujeres las noventa y nueve se rindieron a su presencia. Quedaba una muy joven y muy novicia, a la cual nunca haba tocado su majestad: arrimronse a ella uno, dos y tres jorobados, ofrecindole hasta veinte mil monedas; pero se mantuvo incorruptible, rindose de la idea de los jorobados que crean que su dinero los hacia mas bonitos. Presentronse los dos mas lindos pajes, y les dijo que le pareca el rey mas lindo. Acometila luego el bonzo ms elocuente, y despus el ms intrpido: al primero le trat de parlanchn, y no pudo entender cual fuese el mrito del segundo. Todo se cifra en el corazn, dijo: yo no he de ceder ni al oro de un jorobado, ni a la hermosura de un paje, ni a las artes de un

bonzo; ni he de querer a nadie mas que a Nabuzan; hijo de Nuzanab, esperando a que l me corresponda. Qued el rey embargado en jbilo, cario y admiracin. Volvi a tomar todo el dinero con que haban comprado los jorobados su buena ventura, y se le regal a la hermosa Falida, que as se llamaba esta beldad. Dile con l su corazn, que mereca de sobra, porque nunca se vio juventud ms brillante y ms florida que la suya, nunca hermosura que mas digna de prendar fuese. Verdad es que no calla la historia que hacia mal una cortesa; pero confiesa que bailaba como las hadas, cantaba como las sirenas, y hablaba como las Gracias, y estaba colmada de habilidades y virtud. Adorbala el amado Nabuzan; pero tenia Falida ojos azules, lo cual caus las mas funestas desgracias. Estaba prohibido por una antigua ley de Serendib, que se enamoraran de una de las mujeres que llamaron luego los Griegos BOOPES; y hacia mas de cinco mil aos que haba promulgado esta ley el sumo bonzo, por apropiarse para s la dama del primer rey de la isla de Serendib; de suerte que el anatema de los ojos azules se haba hecho ley fundamental del estado. Todas las clases del estado hicieron enrgicas representaciones a Nabuzan; y pblicamente se deca que era llegada la fatal catstrofe del reino, que estaba colmada la medida de la abominacin, que un siniestro suceso amenazaba la naturaleza; en una palabra, que Nabuzan, hijo de Nuzanab, estaba enamorado de dos ojos azules rasgados. Los jorobados, los bonzos, los asentistas, y las ojinegras inficionaron de malcontentos el reino entero. El descontento universal anim a los pueblos salvajes que viven al norte de Serendib a invadir los estados del buen Nabuzan. Pidi subsidios a sus vasallos, y los bonzos que eran dueos de la mitad de las rentas del estado, se contentaron con levantar las manos al cielo, y se negaron a llevar su dinero al erario para sacar de ahogo al rey. Cantaron lindas oraciones en msica, y dejaron que los brbaros asolaran el estado. Querido Zadig, me sacars de este horrible apuro? le dijo en lastimoso tono Nabuzan. Con mucho gusto, respondi Zadig; los bonzos os darn cuanto dinero queris. Abandonad las tierras donde tienen levantados sus palacios, y no defendis mas que las vuestras. Hzolo as Nabuzan; y cuando vinieron los bonzos a echarse a sus plantas, implorando su asistencia, les respondi el rey con una soberbia msica cuya letra eran oraciones al cielo, rogando por la conservacin de sus tierras. Entonces los bonzos dieron dinero, y se concluy con felicidad la guerra. De esta suerte por sus prudentes y dichosos consejos, y por los mas sealados servicios, se haba acarreado Zadig la irreconciliable enemiga de los mas poderosos del estado: juraron su prdida los bonzos y las ojinegras, desacreditronle jorobados y asentistas, y le hicieron sospechoso al buen Nabuzan. Los servicios que el hombre hace se quedan en la antesala, y las sospechas penetran al gabinete, segn dice Zoroastro. Todos los das eran acusaciones nuevas; la primera se repele, la segunda hace mella, la tercera hiere, y la cuarta mata. Asustado Zadig, que haba puesto en auge los asuntos de su amigo, y envidole su dinero, no pens ms que en partirse de la isla, y en ir a saber en persona noticias de Astarte; porque si permanezco en Serendib, deca, me harn empalar los bonzos. Pero adonde ir? en Egipto ser esclavo, en Arabia segn las apariencias quemado, y ahorcado en Babilonia. Con todo menester es saber qu ha sido de Astarte: partmonos, y apuremos lo que me destina mi suerte fatal.

Al llegar a las fronteras que separan la Arabia ptrea de la Siria, y al pasar por junto a un fuerte castillo, salieron de l unos rabes armados. Vise rodeado de hombres que le gritaban: Rndete; todo cuanto traes es nuestro, y tu persona pertenece a nuestro amo. En respuesta sac Zadig la espada; lo mismo hizo su criado que era valiente, y dejaron sin vida a los primeros rabes que los haban embestido: dobl el nmero de enemigos,

mas ellos no se desalentaron, y se resolvieron a morir en la pelea. Veanse dos hombres que se defendan contra una muchedumbre; tan desigual contienda poco poda durar. Viendo desde una ventana el dueo del castillo, que se llamaba Arbogad, los portentos de valor que hacia Zadig, le cobr estimacin. Baj por tanto, y vino en persona a contener a los suyos, y librar a los dos caminantes. Cuanto por mis tierras pasa es mo, dijo, no menos que lo que en tierras ajenas encuentro; pero me parecis tan valeroso, que os eximo de la comn ley. Hzole entrar en el castillo, mandando a su tropa que le tratase bien; y aquella noche quiso cenar con Zadig. Era el amo de este castillo uno de aquellos rabes que llaman ladrones, el cual entre mil atrocidades sola hacer alguna accin buena; robaba con una furiosa rapacidad, y daba con prodigalidad: intrpido en una accin, de buen genio en el trato de la vida, bebedor en la mesa, de buen humor cuando haba bebido, y sobretodo sin solapa ninguna. Gustle mucho Zadig, y con la conversacin que se anim dur mucho el banquete. Djole en fin Arbogad: Aconsejoos que tomis partido conmigo, no podis hacer cosa mejor; no es tan malo el oficio, y un da podis llegar a ser lo que yo soy. Se puede saber, respondi Zadig, desde cuando ejercitis tan hidalga profesin? Desde nio, replic el seor. Era criado de un rabe muy hbil, y no poda acostumbrarme a mi estado, desesperado de ver que perteneciendo igualmente la tierra a todos, no me hubiera cabido a m la porcin correspondiente. File mi pena a un rabe viejo, el cual me dijo: Hijo mo, no te desesperes; sbete que en tiempos antiguos haba un grano de arena que se dola de ser un tomo desconocido en un desierto; andando aos, se convirti en diamante, y es hoy el mas precioso joyel de la corona del rey de las Indias. Dime tanto golpe esta respuesta, que siendo grano de arena me determin a volverme diamante. Rob primero dos caballos, me junt con otros compaeros, pseme en breve en estado de robar caravanas poco crecidas; y as fue disminuyndose la desproporcin que de m a los dems haba. Particip de los bienes de este mundo, v me resarc con usura: tuvironme en mucho, llegu a ser seor bandolero, y gan este castillo tomndole por fuerza. Quiso quitrmele el strapa de Siria, pero era ya tan rico que nada tenia que temer: di dinero al strapa, y conserv as el castillo, y agrand mis tierras, aadiendo a ellas el cargo que me confiri el strapa de tesorero de los tributos que pagaba la Arabia ptrea al rey de reyes. Yo hice las cobranzas, y me exime de hacer pagos. Envi aqu el gran Desterham de Babilonia, en nombre del rey Moabdar, a un satrapilla para mandarme ahorcar. Cuando l lleg con la orden, estaba yo informado de todo; hice ahorcar en su presencia las cuatro personas que traa consigo para apretarme el lazo al cuello, y le pregunt luego cuanto le poda valer la comisin de ahorcarme. Respondime que podra su gratificacin subir a trescientas monedas de oro, y yo le hice ver con evidencia que ganara mas conmigo: le cre bandolero inferior, y hoy es uno de los mejores y mas ricos oficiales que tengo; y si me queris creer, haris vos lo mismo. Nunca ha corrido tiempo mejor para robar, desde que ha sido muerto Moabdar, y que anda en Babilonia todo alborotado. Moabdar ha sido muerto! dijo Zadig: y que se ha hecho la reina Astarte? Yo no lo s, replic Arbogad; lo que s s, es que Moabdar se volvi loco, que fue muerto, que Babilonia esta hecha una cueva de ladrones, todo el imperio en la desolacin, que se pueden dar buenos golpes, y que yo por mi parte he dado algunos ballantes. Pero la reina, dijo Zadig, por vida vuestra nada sabis de la suerte de la reina? De un prncipe de Hircania me han hablado, replic; es de presumir que sea una de sus concubinas, a menos que en el alboroto la hayan muerto; pero a m lo que me importa es averiguar donde hay que robar, y no noticias. Muchas mujeres he cogido en mis correras, pero a ninguna conservo; cuando son bonitas, las vendo caras, sin informarme de lo que son, porque nadie compra la dignidad, y para una reina fea no

se encuentra despacho. Posible es que haya yo vendido a la reina Astarte, y posible es que haya muerto; poco me importa, y me parece que tampoco debe de importaros mucho a vos. Diciendo esto beba con tanto aliento, y de tal manera confunda las ideas todas, que no pudo Zadig sacar de l cosa ninguna mas. Estaba confuso, pensativo y sin movimiento, mientras que beba Arbogad y contaba mil historietas, repitiendo sin cesar que era el ms venturoso de los hombres, y exhortando a Zadig a que fuera tan dichoso como l era. Finalmente embargados los sentidos con los vapores del vino, se fue a dormir un sosegado sueo. Zadig pas aquella noche en la ms violenta zozobra. Con que se ha vuelto loco el rey, y ha sido muerto! deca; no puedo menos de compadecerle. Est despedazado el imperio, y este bandolero es feliz! O fortuna, o destino! Un bandolero feliz, y la ms amable produccin de la naturaleza ha muerto acaso de un modo horrible, o vive en peor condicin que la misma muerte! O Astarte! Qu te has hecho? Desde que amaneci el da, hizo preguntas a todos cuantos haba en el castillo, pero estaban todos ocupados, y nadie le respondi: aquella noche haban hecho nuevas conquistas, y se estaban repartiendo los despojos. Cuanto en esta tumultuaria confusin pudo conseguir, fue licencia para irse, que aprovech sin tardanza, ms sumido que nunca en sus tristes pensamientos. Caminaba Zadig inquieto y agitado, preocupado su nimo con la malhadada Astarte, con el rey de Babilonia, can su fiel Cador, con el dichoso bandolero Arbogad, con aquella tan antojadiza mujer que haban robado unos Babilonios en la frontera de Egipto, finalmente con todos los contratiempos y azares que haba sufrido.

A pocas leguas del castillo de Arbogad, se encontr a orillas de un riachuelo, lamentando siempre su suerte, y mirndose como el epilogo de las desdichas humanas. Vio un pescador acostado a la orilla, que con desmayada mano retena apenas sus redes que iba a dejar escapar, y alzaba los ojos al cielo. Por cierto que yo soy el ms desdichado de todos los hombres, deca el pescador. Por confesin de todo el mundo he sido el ms clebre mercader de requesones de toda Babilonia, y lo he perdido todo. Tenia la mujer mas linda que pueda poseer hombre, y me ha engaado. Me quedaba una mala casucha, y la he visto talar y derribar, Refugiado a una cabaa, sin ms recurso que la pesca, no saco ni un pescado. No quiero tirarte al agua, red ma, yo soy quien me he de tirar. Diciendo estas palabras se levant en postura de un hombre resuelto a dar fin a su vida en el ro. As, dijo Zadig para s, hay otros hombres tan desdichados como yo! Tan pronto como esta idea fue la de acudir a librar de la muerte al pescador. Corre a l, le detiene, y le hace preguntas en ademn enternecido y consolador. Dicen que es uno menos desdichado cuando no es l solo; pero segn Zoroastro no es por malicia, que es por necesidad, porque se siente uno entonces atrado por otro desventurado como por un semejante suyo. La alegra de un dichoso fuera insulto; y son dos desventurados como dos flacos arbolillos que, apoyndose uno en otro, contra la borrasca se fortalecen. Porqu os rends a vuestra desgracia? dijo Zadig al pescador. Porque no veo remedio a ella, le respondi. He sido el vecino ms pudiente de la aldea de Derlback, cerca de Babilonia, y con ayuda de mi mujer hacia los mejores requesones del imperio, que gustaban infinito a la reina Astarte y al clebre ministro Zadig. Habla suministrado para entrambas casas seiscientos requesones: fui un da a Babilonia a que me pagaran, y supe que aquella misma noche se haban desaparecido Zadig y la reina. Fui corriendo a casa del seor Zadig, a quien nunca haba visto, y encontr a los alguaciles del gran Desterham, que con un papel del rey en la mano robaban con mucho orden y sosiego

toda la casa. Pseme en volandas en la cocina de la reina; algunos de los gentileshombres de beca me dijeron que haba muerto, otros que estaba presa, y otros afirmaron que se haba escapado; pero todos estuvieron contestes en que no se me pagaran mis requesones. Fume con mi mujer a casa del seor Orcan, que era uno de mis parroquianos; le pedimos su amparo en nuestra cuita, y se le otorg a mi mujer, y a m no. Era mi mujer ms blanca que los requesones que fueron el origen de mi desventura, y no brilla ms la prpura de Tyro que el color que su blancura animaba: por eso se la guard Orcan, y me ech de su casa. Escrib a mi esposa desesperado una carta, y respondi al portador: S, ya, ya s quien me escribe, ya me han hablado de l; dicen que hace requesones excelentes: que me traiga, y que se los paguen. Quise acudir a la justicia en mi desdicha. Quedbanme seis onzas de oro: fue menester dar dos al jurisperito que consult, otras dos al procurador que se encarg de mi asunto, y dos al escribiente del primer juez. Hecho esto, aun no se haba empezado mi pleito, y ya llevaba mas dinero gastado que lo que mis requesones y mi mujer de aadidura valan. Volvme al pueblo con nimo de vender mi casa por recobrar a mi mujer. Vala esta unas sesenta onzas de oro; pero me vean pobre, y con premura de vender. El primero a quien me dirig me ofreci treinta, el segundo veinte, y el tercero diez; y la iba a dar por este precio, segn estaba ciego. Vino a la sazn a Babilonia un prncipe de Hircania, asolando todo el pas por donde pasaba, el cual saque mi casa, y despus le puso fuego. Habiendo perdido de esta manera dinero, mujer y casa, me retir al pas donde me veis, procurando ganar mi vida con la pesca. Los peces hacen burla de m lo mismo que los hombres: no saco ningunos, y me muero de hambre; y sin vos, consolador augusto, iba a tirarme al ro. No cont su historia el pescador sin hacer muchas pausas, y a cada una le deca Zadig, arrebatado y fuera de s: Con que nada sabis de la suerte de la reina? No, seor, responda el pescador; lo que s, es que ni la reina ni Zadig me han pagado mis requesones, que me han robado a mi mujer, y que estoy desesperado. Yo espero, dijo Zadig, que no habis de perder todo vuestro dinero. He odo hablar de ese Zadig, como de un hombre honrado; y si vuelve a Babilonia, mas de lo que os debe os dar; mas por lo que hace a vuestra mujer, que no es tan honrada, aconsejoos que no hagis diligencias por volver con ella. Tomad mi consejo, id a Babilonia, adonde antes que vos llegar yo, porque vais a pi y yo voy a caballo; veos con el ilustre Cador, decidle que habis encontrado a su amigo, y esperadme en su casa: id en paz, que acaso no seris siempre desdichado. Poderoso Orosmades, sigui, de m os habis valido para consolar a este hombre: de quin os valdris para darme a m consuelo? As deca dando al pescador la mitad de todo el dinero que traa de Arabia; y el pescador atnito y confuso besaba las plantas del amigo de Cador, y le apellidaba su ngel tutelar. Zadig no cesaba de preguntarle noticias, y de verter llanto. Cmo, seor, exclam el pescador, tambin sois desdichado siendo benfico? Cien veces ms infeliz que t, respondi Zadig. Cmo puede ser, deca el buen hombre, que sea el que da mas digno de lstima que el que recibe? Porque tu mayor desgracia, replic Zadig, era la necesidad, y la ma pende del coraron. Os ha robado Orcan a vuestra mujer? dijo el pescador. Esta pregunta trajo a la memoria a Zadig todas sus aventuras, y le hizo repasar la lista de todos sus infortunios, empezando por la perra de la reina hasta su arribo a casa del bandolero Arbogad. Ha, dijo al pescador, Orcan es digno de castigo; pero por lo comn esos son los hombres que estn en privanza del destino. Sea como fuere, vete a casa del seor Cador, y esprame. Separronse con esto: el pescador se fue dando gracias a su estrella, y Zadig maldiciendo sin cesar la suya.

Lleg Zadig a un hermoso prado, donde vio una muchedumbre de mujeres que andaban buscando solcitas cosa que pareca que haban perdido. Acercse a una de ellas, y le pregunt si quera que las ayudara a buscar lo que queran hallar. Dios nos libre, respondi la Siria; lo que nosotras buscamos solo las mujeres pueden tocarlo. Raro es eso, dijo Zadig: me haris el favor de decirme qu cosa es esa que solo las mujeres pueden tocarla? Un basilisco, respondi ella. Un basilisco, seora! Y por qu motivo buscis un basilisco? Para nuestro seor y dueo Ogul, cuyo palacio estis viendo a orillas del ro, y al cabo de este prado, que somos sus ms humildes esclavas. El seor Ogul est malo, y le ha recetado su mdico que coma un basilisco hervido en agua de rosas; y como es animal muy raro, y que solo de las mujeres se deja coger, ha prometido el seor Ogul que escoger por su querida esposa a la que le lleve un basilisco: con que as dejdmele buscar; que ya veis lo mucho que yo perdera, si una de mis compaeras antes que yo le topara. Dej Zadig a esta Siria y a todas las dems que buscaran su basilisco, y sigui su camino por la pradera. Al llegar a la orilla de un arroyuelo, encontr a otra dama acostada sobre los cspedes, que no buscaba nada. Pareca majestuosa su estatura, aunque tena cubierto el rostro de un velo. Estaba inclinada la cabeza al arroyo; exhalaba de rato en rato hondos sollozos, y tenia en la mano una varita con la cual estaba escribiendo letras en una fina arena que entre los cspedes y el arroyo mediaba. Quiso ver Zadig qu era lo que escriba: arrimse, y vio una Z, luego una A, y se maravill: despus ley una D, y le dio un vuelco el corazn; mas nunca fue tanto su pasmo, como cuando ley las dos postreras letras de su nombre. Permaneci inmvil un rato; rompiendo al fin el silencio, con voz mal segura, dijo: Generosa dama, perdonad a un extranjero desventurado, que a preguntar se atreve por qu extrao acaso encuentro aqu el nombre de Zadig, por vuestra divina mano escrito? Al or esta voz y estas palabras, alz con trmula mano su velo la dama, mir a Zadig, dio un grito de ternura, de asombro y de alborozo, y rindindose a los diversos afectos que de consuno embatan su alma, cay desmayada en sus brazos. Era Astarte, era la reina de Babilonia, la misma que idolatraba Zadig, y de cuyo amor le acusaba su conciencia; aquella cuya suerte tantas lgrimas le haba costado. Estuvo un rato privado del uso de sus sentidos; y cuando clav sus miradas en los ojos de Astarte que lentamente se abran de nuevo entre desmayados, confusos y amorosos: O potencias inmortales! exclam, me restitus a mi Astarte? En qu tiempo, en qu sitio, en qu estado torno a verla? Hincse de rodillas ante Astarte, inclinando su frente bajo del polvo de sus pies. Alzale la reina de Babilonia, y le sienta cabe s en la orilla del arroyo, enjugando una y mil veces sus ojos que siempre en frescas lgrimas se baaban. Veinte veces anudaba un hilo de razones que interrumpan sus gemidos; hacale preguntas acerca del acaso que los haba reunido, y no daba lugar a que respondiese con preguntas nuevas; empezaba a contar sus desventuras, y quera saber las de Zadig. Habiendo finalmente ambos sosegado un poco el alboroto de su pecho, dijo en breves palabras Zadig por qu acaso se encontraba en esta pradera. Pero como os hallo, o reina respetable y desdichada, en este desviado sitio, vestida de esclava, y acompaada de otras esclavas que buscan un basilisco, para hervirle, en virtud de una receta de mdico, en agua de rosas? Mientras que andan buscando su basilisco, voy a informaros, dijo la hermosa Astarte, de todo lo que he padecido, y que perdono al cielo una vez que vuelvo a veros. Ya sabis que el rey mi esposo llev a mal que fueseis el mas amable de todos los hombres, y acaso por este motivo tom una noche la determinacin de mandaros ahorcar, y darme un tsigo; y tambin sabis que los cielos compasivos dispusieron que

me avisara mi enano mudo de las rdenes de su sublime majestad. Apenas os hubo precisado el fiel Cador a obedecerme y partiros, se atrevi a penetrar por una puerta excusada en mi cuarto a media noche, me sac de palacio, y me llev al templo de Orosmades, donde me encerr su hermano el mago dentro de una estatua colosal cuya basa se apoya en los cimientos del templo, y la cabeza toca con la bveda. Aqu qued como enterrada, puesto que el mago que me servia cuid de que nada me faltase. Al rayar el da, entr en mi cuarto el boticario de su majestad con una pcima de beleo, opio, cicuta, elboro negro, y anapelo; y otro oficial se encamin a vuestra casa con un cordn de seda azul; mas no hallaron a nadie. Por engaar mas al rey, le hizo Cador una falsa denuncia contra nosotros dos, fingiendo que llevabais vos el camino de la India, y yo el de Menfis; y enviaron gente en nuestro seguimiento. No me conocan los mensajeros que fueron en busca ria, porque casi nunca haba mostrado mi semblante, como no fuese a vos, delante de mi marido y por orden suya. Ibanme persiguiendo por las seas que de mi persona les haban dado; y se encontraron a la raya de Egipto con otra de mi estatura misma, y que acaso era mas hermosa. Estaba baada en llanto, y andaba desatentada, de suerte que no dudaron de que era la reina de Babilonia, y la condujeron a Moabdar. Enojse violentamente el rey por la equivocacin; mas habiendo luego contemplado mas atentamente a esta mujer, vio que era muy hermosa, y se consol. Llambase Misuf, nombre que, segn despus me han dicho, significa en egipcaco la bella antojadiza, y lo era efectivamente; pero no iban en zaga sus artes a sus antojos, tanto que habiendo gustado a Moabdar, le cautiv de manera que la declar su legtima esposa. Manifestse entonces su ndole sin rebozo, entregndose sin freno a todas las extravagancias de su imaginacin. Quiso precisar al sumo mago, viejo y gotoso, a que bailase en su presencia; y habindose negado este, le persigui de muerte. A su caballerizo mayor le mand hacer una tarta de dulce; y puesto que represent que no era repostero, todo fue en balde: tuvo que hacer la tarta, y le despidi porque estaba muy tostada. El cargo de caballerizo mayor se le dio a su enano, y a un paje le hizo fiscal del consejo: de esta suerte gobern a Babilonia. Llorbame todo el mundo; y el rey, que hasta que haba mandado ahorcaros y darme veneno haba sido bastante bueno, dej que sus virtudes corriesen naufragio en su amor a la bella antojadiza. El da del fuego sagrado vino al templo, y le vi implorar a los Dioses por Misuf, postrado ante la estatua donde estaba yo metida. Alzando entonces la voz, le dije: Los Dioses desechan las splicas de un rey convertido en tirano, y que ha querido quitar la vida a una mujer de juicio, por casarse con una loca. Pusieron estas palabras en tamaa confusin a Moabdar, que se le fue la cabeza. Con el orculo que haba yo pronunciado, y con la tirana de Misuf sobraba para que perdiera la razn; y con efecto en pocos das se volvi loco. Esta locura, que se atribuy a castigo del cielo, fue la seal de rebelin: amotinse el pueblo, y tom armas; Babilonia, donde reinaba tanto tiempo hacia una muelle ociosidad, se convirti en teatro de una horrorosa guerra civil. Sacronme del hueco de mi estatua; pusironme al frente de un partido, y fue Cador corriendo a Menfis, para traeros a Babilonia. Noticioso de tan fatales nuevas acudi el prncipe de Hircania con su ejrcito a formar tercer partido en la Caldea, y vino a embestir al rey que le sali al encuentro con su desatinada egipcaca. Muri Moabdar, traspasado de mil heridas, y cay Misuf en poder del vencedor. Quiso mi desventura que yo tambin fuera cogida por una partida de guerrilla hircana, que me condujo a presencia del prncipe, al mismo tiempo que le llevaban a Misuf. Sin duda sabris con satisfaccin que me tuvo este por mas hermosa que la egipcia, pero no ser de menos sentimiento para vos qu os diga que me destin para su serrallo, dicindome sin andarse con rodeos, que luego que concluyese una expedicin militar para la cual iba a partirse, vendra a m. Figuraos cual

fue mi quebranto: rotos los vnculos que con Moabdar me estrechaban, poda ser de Zadig, y caa en los hierros de un brbaro. Respondle con toda la altivez que me inspiraban mi alta jerarqua y mis afectos, habiendo odo decir toda mi vida que las personas de mi dignidad las haban dotado los cielos de tal grandeza, que con una palabra y un mirar de ojos confundan en el polvo de la nada a cuantos temerarios eran osados a apartarse un punto del mas reverente acatamiento. Habl como reina, pero fui tratada como una moza de cntaro: el Hircano, sin dignarse siquiera de responderme, le dijo a su eunuco negro que yo era mal hablada, pero que le pareca linda. Mandle que me cuidase y me diera el trato que a las que estaban en su privanza, para que me volviesen los colores, y fuese mas digna de sus caricias el da que le pareciese oportuno honrarme con ellas. Djele que me matara, y me respondi rindose que ninguna se mataba por esas cosas, y que estaba acostumbrado a semejantes melindres, y se fue dejndome como un jilguero en jaula. Qu situacin para la primera reina del universo, y ms para un corazn que era de Zadig! El cual se hinc de rodillas al or estas razones, regando con sus lgrimas las plantas de Astarte. Alzle esta cariosamente, y prosigui diciendo: Veame en poder de un brbaro, y en competencia con una loca con quien estaba encerrada. Contme Misuf su aventura de Egipto; y por la pintura que de vos hizo, por el tiempo, por el dromedario en que ibais montado, y por las dems circunstancias vine en conocimiento de que era Zadig quien haba peleado en su defensa; y no dudando de que estuvierais en Menfis, me determin a refugiarme en esta ciudad. Bella Misuf, le dije, vos sois mucho ms donosa que yo, y divertiris ms bien al prncipe de Hircania: procuradme medio para escapar; reinaris vos sola, y me haris feliz, librndoos de una rival. Misuf me ayud a efectuar mi fuga, y me part secretamente con una esclava egipcia. Ya tocaba con la Arabia, cuando me rob un bandolero muy nombrado, llamado Arbogad, el cual me vendi a unos mercaderes que me trajeron a este palacio, donde reside el seor Ogul, que me compr sin saber quien yo fuese. Es este un glotn, que solo piensa en atracarse bien, y cree que le ha echado Dios al mundo para disfrutar de una buena mesa. Est tan excesivamente gordo, que a cada instante parece que va a reventar. Su mdico poco influjo tiene con l cuando hace buena digestin, pero le manda despticamente cuando tiene ahitera; y ahora le ha hecho creer que le haba de sanar con un basilisco hervido en agua de rosas. Ha prometido dar su mano a la esclava que le trajere un basilisco, y ya veis que yo las dejo que se merezcan tan alta honra, no habiendo nunca tenido menos ganas de topar el tal basilisco que desde que han querido los cielos que volviese a veros. Dijronse entonces Astarte y Zadig cuanto a los mas generosos y apasionados pechos pudieron inspirar afectos tanto tiempo contrarestados, y tanto amor, y tanta desdicha; y los genios que al amor presiden llevaron las razones de ambos a la esfera de Venus. Tornronse a la quinta de Ogul las mujeres sin haber hallado nada. Zadig se present a l, y le habl as: Descienda del cielo la inmortal Hygia para dilatar vuestros aos. Yo soy mdico; he venido habiendo odo hablar de vuestra dolencia, y os traigo un basilisco hervido en agua de rosas; no porque aspire a casarme con vos, que solo os pido la libertad de una esclava joven de Babilonia, que os vendieron pocos das hace; y me allano a permanecer esclavo en su lugar, si no tengo la dicha de sanar al magnifico seor Ogul. Fue admitida la propuesta, y se parti Astarte para Babilonia en compaa del criado de Zadig, prometindole que le despachara sin tardanza un mensajero, para informarle de cuanto hubiese sucedido. No menos que su reconocimiento fueron amorosos sus vales: porque, como est escrito en el gran libro del Zenda, las dos pocas

ms solemnes de la vida son el instante en que nos volvemos a ver, y aquel en que nos separamos. Quera Zadig a la reina tanto como se lo juraba, y la reina quera a Zadig mas de lo que deca. Zadig habl de esta suerte a Ogul: Seor, mi basilisco no se come, que toda su virtud se os ha de introducir por los poros; yo le he puesto dentro de una odre bien henchida de viento, y cubierta de un cuero muy fino; es menester que empujis hacia m dicha odre en el aire con toda vuestra fuerza, y que yo os la tire muchas veces; y con pocos das de dieta y de este ejercicio veris la eficacia de mi arte. Al primer da se hubo de ahogar Ogul, y crey que iba a exhalar el alma; al segundo se cans menos, y durmi ms bien: por fin a los ocho das recobr toda la fuerza, la salud, la ligereza, y el buen humor de sus ms floridos aos. Zadig le dijo: habis jugado a la pelota, y no os habis hartado: sabed que no hay tal basilisco en el mundo; que un hombre sobrio y que hace ejercicio siempre vive sano, y que tan imaginado es el arte de amalgamar la gula con la salud como la piedra filosofal, la astrologa judiciaria, y la teologa de los magos. Conociendo el primer mdico de Ogul cuan peligroso para la medicina era semejante hombre, se colig con el boticario del gremio para enviarle a buscar basiliscos al otro mundo: de suerte que habiendo sido castigado siempre por sus buenas acciones, iba a morir por haber dado la salud a un seor glotn. Convidronle a un esplndido banquete, donde le deban dar veneno al segundo servicio; pero estando en el primero, recibi un parte de la hermosa reina, y se levant de la mesa, partindose sin tardanza. El que es amado de una hermosa, dice el gran Zoroastro, de todo sale bien en este mundo.

Fue recibida la reina en Babilonia con aquel jbilo con que se recibe siempre una princesa hermosa y desdichada. Entonces Babilonia pareca algo mas quieta: el prncipe de Hircania haba perdido la vida en una batalla, y los Babilonios vencedores declararon que Astarte se casara con el que fuera elegido por soberano. Mas no quisieron que el primer puesto del mundo, que era el de esposo de Astarte y monarca de Babilonia, pendiese de enredos y partidos; y juraron reconocer por rey al mas valiente y discreto. Levantaron a pocas leguas de la ciudad un vasto palenque cercado de anfiteatros magnficamente adornados; los mantenedores se haban de presentar armados de punta en blanco, y se le haba sealado a cada uno un aposento separado, donde no poda ver ni hablar a nadie. Se haban de correr cuatro lanzas; y los que tuviesen la dicha de vencer a cuatro caballeros, haban luego de pelear unos con otros: de suerte que el postrero por quien quedara el campo fuese proclamado vencedor del torneo. Cuatro das despus haba de volver con las mismas armas, y acertar las adivinanzas que propusiesen los magos; y si no las acertase, no haba de ser rey, mas se haban de volver a correr lanzas, hasta que se diese con un hombre que saliese con victoria en ambas pruebas; porque estaban resueltos a no reconocer por rey a quien no fuese el mas valiente y mas discreto. En todo este tiempo no se permita a la reina comunicar con nadie: solo se le daba licencia para que asistiera a los juegos cubierta de un velo; pero no se le consenta hablar con ninguno de los pretendientes, porque no hubiese injusticia ni valimiento. Este aviso daba Astarte a su amante, esperando que acreditada por ella mas valor y discrecin que nadie. Partise Zadig, suplicando a Venus que fortaleciera su nimo y alumbrara su entendimiento, y lleg a las riberas del Efrates la vspera del solemne da. Hizo asentar luego su mote entre los de los dems combatientes, escondiendo su nombre y su rostro, como mandaba la ley, y se fue a descansar al aposento que le haba cabido en suerte. Su amigo Cador que estaba de vuelta en Babilonia, habindole

buscado en Egipto, mand llevar a su cuarto una armadura completa que le enviaba la reina, y tambin con ella el caballo mas lozano de la Persia. Bien vio Zadig que estas ddivas eran de mano de Astarte, y adquiri nuevo vigor, y esperanzas nuevas su amor y su denuedo. Al da siguiente, sentada la reina bajo un dosel guarnecido de piedras preciosas, y llenos los anfiteatros de todas las damas y de gente de todos estados de Babilonia, se dejaron ver en el circo los mantenedores. Puso cada uno su mote a los pies del sumo mago: sorteronse, y el de Zadig fue el postrero. Presentse el primero un seor muy rico, llamado Itobad, tan lleno de vanidad como falto de valor, de habilidad, y de entendimiento. Habanle persuadido sus sirvientes a que un hombre como el deba de ser rey, y l les haba respondido: Un hombre como yo debe reinar. Habanle armado pues de pies a cabeza: llevaba unas armas de oro con esmaltes verdes, un penacho verde, y la lanza colgada con cintas verdes. Por el modo de gobernar Itobad su caballo, se ech luego de ver que no haba destinado el cetro de Babilonia a un hombre como l el cielo. El primer caballero que corri lanza le hizo perder los estribos, y el segundo le tir por las ancas del caballo a tierra, las piernas arriba, y los brazos abiertos. Volvi a montar Itobad, pero haciendo tan triste figura, que todo el anfiteatro solt la risa. No se dign el tercero de tocarle con la lanza; sino que al pasar junto a l le agarr por la pierna derecha, y hacindole dar media vuelta, le derrib en la arena; los escuderos de los juegos acudieron a levantarle rindose: el cuarto combatiente le coge por la pierna izquierda, y le tira del otro lado. Condujronle con mil baldones a su aposento, donde conforme a la ley haba de pasar aquella noche: y deca, pudiendo apenas menearse: Qu aventura para un hombre como yo! Mejor desempearon su obligacin los dems adalides: hubo algunos que vencieron a dos combatientes, y unos pocos llegaron hasta tres. Solo el prncipe Otames venci a cuatro. Presentse el postrero Zadig, y con mucho donaire sac de los estribos a cuatro jinetes uno en pos de otro; con esto empez la lid entre Zadig y Otames. Este traa armas de azul y oro con un penacho de lo mismo; las de Zadig eran blancas. Los nimos de los asistentes estaban divididos entre el caballero azul y el blanco: a la reina le palpitaba el corazn, haciendo fervientes ruegos al ciclo por el color blanco. Dieron ambos campeones repetidas vueltas y revueltas con tanta ligereza, asentronse y esquivaron tales botes con las lanzas, y tan fuertes se mantenan en sus estribos, que todos, menos la reina, deseaban que hubiese dos reyes en Babilonia. Cansados ya los caballos, y rotas las lanzas, us Zadig esta treta: pasa por detrs del prncipe azul, se abalanza a las ancas de su caballo, le coge por la mitad del cuerpo, le derriba en tierra: monta en la silla vaca, y empieza a dar vueltas al rededor de Otames tendido en el suelo. Clama todo el anfiteatro: Victoria por el caballero blanco. Alzase enfurecido Otames, saca la espada; da Zadig un salto del caballo el alfanje desnudo. Ambos empiezan en la arena nueva y mas peligrosa batalla; ora triunfa la agilidad, ora la fuerza. Vuelan al viento heridos de menudeados golpes el plumaje de sus yelmos, los clavos de sus brazaletes, la malla de sus armas. De punta y de filo se hieren a izquierda, a derecha, la cabeza, el pecho: retiranse, acomtense; se apartan, se agarran de nuevo; dblanse como serpientes, embstense como leones: a cada instante saltan chispas de los golpes que se pegan. Zadig cobra en fin algn aliento, se para, esquiva un golpe de Otames, no le da vagar, le derriba, le desarma, y Otames exclama: Caballero blanco, a vos es debido el trono de Babilonia. No caba en s la reina de alborozo. Llevaron al caballero azul y al caballero blanco, a cada uno a su aposento, como haban hecho con todos los dems, cumpliendo con lo que mandaba la ley. Unos mudos los vinieron a servir, y les trajeron de comer. Bien se puede presumir si seria el mudo de la reina el que sirvi a Zadig. Dejronlos dormir solos hasta el otro da por la maana, que era

cuando haba de llevar el vencedor su mote al sumo mago, para cotejarle y darse a conocer. Tan cansado estaba Zadig que durmi profundamente, puesto que enamorado; mas no dorma Itobad que estaba acostado en el cuarto inmediato: y levantndose por la noche entr en el de Zadig, cogi sus armas blancas y su mote, y puso las suyas verdes en lugar de ellas. Apenas rayaba el alba, cuando se present ufano al sumo mago, declarndole que un hombre como l era el vencedor. Nadie lo esperaba, pero fue proclamado, mientras que aun estaba durmiendo Zadig. Volvise Astarte a Babilonia atnita y desesperada. Casi vaco estaba todo el anfiteatro cuando despert Zadig, y buscando sus armas se encontr con las verdes en su lugar. Vise precisado a revestirse de ellas, no teniendo otra cosa de que echar mano. Armase atnito, indignado y enfurecido, y sale con este arreo. Toda cuanta gente aun haba en el anfiteatro y el circo le acogi con mil baldones; todos so le arrimaban, y le daban vaya en su cara: nunca hombre sufri tan afrentoso desaire. Faltle la paciencia, y desvi a sablazos el populacho que se atrevi a denostarle; pero no sabia que hacerse, no pudiendo ni ver a la reina, ni reclamar las armas blancas que esta le haba enviado, por no aventurar su reputacin: y mientras que estaba Astarte sumida en un pilago de dolor, fluctuaba l entre furores y zozobras. Pasebase por las orillas del Efrates, persuadido a que le haba destinado su estrella a irremediable desdicha, y recapitulaba en su mente todas sus desgracias, desde la mujer que no poda ver a los tuertos, hasta la de su armadura. Eso he granjeado, deca, con haber despertado tarde; si no hubiera dormido tanto, fuera rey de Babilonia, y posesor de Astarte. As el saber, las buenas costumbres, el esfuerzo nunca para mas que para mi desdicha me han valido. Exhalse al cabo en murmuraciones contra, la Providencia, y le vino la tentacin de creer que todo lo regia un destino cruel que a los buenos oprima, y hacia que prosperasen los caballeros verdes: que uno de sus mayores sentimientos era verse con aquellas armas verdes que tanta mofa le haban acarreado. Pas un mercader, a quien se las vendi muy baratas, y le compr una bata y una gorra larga. En este traje iba siguiendo la corriente del Efrates, desesperado, y acusando en su corazn a la Providencia que no se cansaba de perseguirle.

Caminando, como hemos dicho, se encontr con un ermitao cuya luenga barba descenda hasta el estmago. Llevaba este un libro que iba leyendo muy atentamente. Parse Zadig y le hizo una profunda reverencia, a que correspondi el ermitao de manera tan afable y tan noble, que a Zadig le vino la curiosidad de razonar con l. Preguntle qu libro era el que lea. El libro del destino, dijo el ermitao: queris leer algn trozo? Pusosele en las manos; mas aunque fuese Zadig versado en muchos idiomas, no pudo conocer ni una letra, con lo cual se aument su curiosidad. Muy triste parecis, le dijo el buen padre. Tanto motivo tengo para estarlo! respondi Zadig. Si me dais licencia para que os acompae, repuso el anciano, acaso podr serviros en algo; que a veces he hecho bajar el consuelo a las almas de los desventurados. La traza, la barba y el libro del ermitao infundieron respeto en Zadig, y en su conversacin encontr superiores luces. Hablaba el ermitao del destino, de la justicia, de la moral, del sumo bien, de la humana flaqueza, de las virtudes y los vicios con tan viva y penetrante elocuencia, que Zadig por un irresistible embeleso se senta atrado hacia l, y le rog con ahnco que no le dejara hasta que estuviesen de vuelta en Babilonia. Ese mismo favor os pido yo; juradme por Orosmades, que sea lo que fuere lo que me veis hacer, no os habis de separar de m en algunos das. Jurlo Zadig, y siguieron juntos ambos su camino.

Aquella misma tarde llegaron a una magnifica quinta, y pidi el ermitao hospedaje para s y para el mozo que le acompaaba. Introdjolos en casa, con ademn de desdeosa generosidad, un portero que pareca un gran seor, y los present a un criado principal, que les ense los aposentos de su amo. Sentronlos al cabo de la mesa, sin que se dignara el dueo de aquel palacio de honrarlos con una mirada; pero los sirvieron, como a todos los dems, con opulencia y delicadeza. Dironles luego agua a manos en una palangana de oro, guarnecida de esmeraldas y rubes; llevronlos a acostar a un suntuoso aposento, y la maana siguiente trajo el criado a cada uno una moneda de oro, y despus los despidieron. El amo de esta casa, dijo Zadig en el camino, me parece que es hombre generoso, aunque algo altivo, y que ejercita con nobleza la hospitalidad. Al decir estas palabras, advirti que pareca tieso y henchido una especie de costal muy largo que traa el ermitao, y vio dentro la palangana de oro guarnecida de piedras preciosas, que haba hurtado. No se atrevi a decirle nada, pero estaba confuso y perplejo. A la hora de medioda se present el ermitao a la puerta de una casucha muy mezquina, donde viva un rico avariento, y pidi que le hospedaran por pocas lloras. Recibile con spero rostro un criado viejo mal vestido, y llev a Zadig con el ermitao a la caballeriza, donde les sirvieron unas aceitunas podridas, un poco de pan bazo, y de vino avinagrado. Comi y bebi el ermitao con tan buen humor como el da antes; y dirigindose luego al criado viejo que no quitaba la vista de uno y otro porque no hurtaran nada, y que les daba prisa para que se fuesen, le dio las dos monedas de oro que haba recibido aquella maana, y agradecindole su cortesa, aadi: Rugoos que me permitis hablar con vuestro amo. Atnito el criado le present los dos caminantes. Magnfico seor, dijo el ermitao, no puedo menos de daros las ms rendidas gracias por el agasajo tan noble con que nos habis hospedado; dignaos de admitir esta palangana de oro en corta paga de mi gratitud. Poco falt para desmayarse con el gozo el avariento; y el ermitao, sin darle tiempo para volver de su asombro, se parti a toda prisa con su compaero joven. Padre mo, le dijo Zadig, qu quiere decir lo que estoy viendo? parceme que no os semejis in nada a los dems: robis una palangana de oro guarnecida de piedras preciosas a un seor que os hospeda con magnificencia, y se la dais a un avariento que indignamente os trata! Hijo, respondi el anciano, el hombre magnfico que solo por vanidad, y por hacer alarde de sus riquezas, hospeda a los forasteros, se tornar mas cuerdo; y aprender el avariento a ejercitar la hospitalidad. No os d pasmo nada, y seguidme. Todava no atinaba Zadig si iba con el mas loco o con el mas cuerdo de los hombres; pero tanto era el dominio que se haba granjeado en su nimo el ermitao, que obligado tambin por su juramento no pudo menos de seguirle. Aquella tarde llegaron a una casa aseada, pero sencilla, y donde nada respiraba prodigalidad ni parsimonia. Era su dueo un filsofo retirado del trfago del mundo, que cultivaba en paz la sabidura y la virtud, y que nunca se aburra. Haba tenido gusto especial en edificar este retirado albergue, donde reciba a los forasteros con una dignidad que en nada se pareca a la ostentacin. El mismo sali al encuentro a los dos caminantes, los hizo descansar en un aposento muy cmodo; y poco despus vino l en persona a convidarlos a un banquete aseado y bien servido, durante el cual habl con mucho tino de las ltimas revoluciones de Babilonia. Pareci adicto de corazn a la reina, y hubiera deseado que Zadig se hubiera hallado entre los competidores a la corona; pero no merecen los hombres, aadi, tener un rey como Zadig. Abochornado este senta crecer su dolor. En la conversacin estuvieron todos conformes en decir que no siempre iban las cosas de este mundo a gusto de los sabios; pero sustento el ermitao que no conocamos las vas de la Providencia, y que era desacierto en los hombres fallar acerca de un todo, cuando no vean ms que una pequesima parte.

Tratse de las pasiones. Cuan fatales son! dijo Zadig. Son, replic el ermitao, los vientos que hinchen las velas del navo; algunas veces le sumergen, pero sin ellas no es posible navegar. La bilis hace iracundo, y causa enfermedades; mas sin bilis no pudiera uno vivir. En la tierra todo es peligroso, y todo necesario. Tratse del deleite, y prob el ermitao que era una ddiva de la divinidad; porque el hombre, dijo, por s propio no puede tener sensaciones ni ideas: todo en l es prestado, y la pena y el deleite le vienen de otro, como su mismo ser. Pasmbase Zadig de que un hombre que tantos desatinos haba cometido, discurriese con tanto acierto. Finalmente despus de una conversacin no menos grata que instructiva, llev su husped a los dos caminantes a un aposento, dando gracias al cielo que le haba enviado dos hombres tan sabios y virtuosos. Brindles con dinero de un modo ingenuo y noble que no poda disgustar: rehusle el ermitao, y le dijo que se despeda de l, porque hacia nimo de partirse para Babilonia antes del amanecer. Fue afectuosa su separacin, y con especialidad Zadig se qued penetrado de estimacin y cario a tan amable husped. Cuando estuvo con el ermitao en su aposento, hicieron ambos un pomposo elogio de su husped. Al rayar el alba, despert el anciano a su camarada. Vmonos, le dijo; quiero empero, mientras que duerme todo el mundo, dejar a este buen hombre una prueba de mi estimacin y mi cario. Diciendo esto, cogi una tea, y peg fuego a la casa. Asustado Zadig dio gritos, y le quiso estorbar que cometiese accin tan horrenda; pero se le llevaba tras s con superior fuerza el ermitao. Arda la casa, y el ermitao que junto con su compaero ya estaba desviado, la miraba arder con mucho sosiego. Loado sea Dios, dijo, ya est la casa de mi buen husped quemada hasta los cimientos, Qu hombre tan feliz! Al or estas palabras le vinieron tentaciones a Zadig de soltar la risa, de decir mil picardas al padre reverendo, de darle de palos, y de escaparse; pero las reprimi todas, siempre dominado por la superioridad del ermitao, y le sigui hasta la ltima jornada. Alojronse en casa de una caritativa y virtuosa viuda, la cual tenia un sobrino de catorce aos, muchacho graciossimo, y que era su nica esperanza. Agasajlos lo mejor que pudo en su casa, y al siguiente da mand a su sobrino que fuera acompaando a los dos caminantes hasta un puente que se haba roto poco tiempo hacia, y era un paso peligroso. Precedalos muy solcito el muchacho; y cuando hubieron, llegado al puente, le dijo el ermitao: Ven ac, hijo mo, que quiero manifestar mi agradecimiento a tu ta; y agarrndole de los cabellos le tira al ro. Cae el chico, nada un instante encima del agua, y se le lleva la corriente. O monstruo, o hombre el mas perverso de los hombres! exclam Zadig. De tener mas paciencia me habais dado palabra, interrumpi el ermitao: sabed que debajo de los escombros de aquella casa a que ha pegado fuego la Providencia, ha encontrado su dueo un inmenso tesoro; sabed que este mancebo ahogado por la Providencia haba de asesinar a su ta de aqu a un ao, y de aqu a dos a vos mismo. Quin te lo ha dicho, inhumano? clam Zadig; y aun cuando hubieses ledo ese suceso en t libro de los destinos, qu derecho tienes para ahogar a un muchacho que no te ha hecho mal ninguno? Todava estaba hablando el Babilonio, cuando advirti que no tena ya barba el anciano, y que se remozaba su semblante. Luego desapareci su traje de ermitao, y cuatro hermosas alas cubrieron un cuerpo majestuoso y resplandeciente. O paraninfo del cielo, o ngel divino, exclam postrado Zadig, con que has bajado del empreo para ensear a un flaco mortal a que se someta a sus eternos decretos! Los humanos, dijo el ngel Jesrad, sin saber de nada fallan de todo: entre todos los mortales t eras el que mas ser ilustrado merecas. Pidile Zadig licencia para hablar, y le dijo: No me fo de mi entendimiento; pero si he de ser osado a suplicarte que disipes una duda ma, dime

si no vala ms haber enmendado a ese muchacho, y hchole virtuoso, que ahogarle? Si hubiese sido virtuoso y vivido, respondi Jesrad, era su suerte ser asesinado con la mujer con quien se haba de casar, y el hijo que de este matrimonio haba de nacer. Con que es indispensable, dijo Zadig, que haya atrocidades y desventuras, y que estas recaigan en los hombres virtuosos? Los malos, replic Jesrad, siempre son desdichados, y sirven para probar un corto nmero de justos sembrado sobre la haz de la tierra, sin que haya mal de donde no resulte un bien. Empero, dijo Zadig, si solo hubiese bienes sin mezcla de males? La tierra entonces, replic Jesrad, fuera otra tierra; la cadena de los sucesos otro orden de sabidura; y este orden, que seria perfecto, solo en la mansin del Ser Supremo, donde no puede caber mal ninguno, puede existir. Millones de mundos ha criado, y no hay dos que puedan parecerse uno a otro: que esta variedad inmensa es un atributo de su inmenso poder. No hay en la tierra dos hojas de rbol, ni en los infinitos campos del cielo dos globos enteramente parecidos; y cuanto ves en el pequesimo tomo donde has nacido forzosamente, haba de existir en su tiempo y lugar determinado, conforme a las inmutables rdenes de aquel que todo lo abraza. Piensan los hombres que este nio que acaba de morir se ha cado por casualidad en el ro, y que aquella casa se quem por casualidad; mas no hay casualidad, que todo es prueba o castigo, remuneracin o providencia. Acurdate de aquel pescador que se tenia por el mas desventurado de los mortales, y Orosmades te envi para mudar su suerte. Deja, flaco mortal, de disputar contra lo que debes adorar. Empero, dijo Zadig... Mientras l deca EMPERO, ya diriga el ngel su raudo vuelo a la dcima esfera. Zadig vener arrodillado la Providencia, y se someti. De lo alto de los ciclos le grit el ngel: Encamnate a Babilonia.

Fuera de s Zadig, como uno que ha visto caer junto a s un rayo, caminaba desatentado. Lleg a Babilonia el da que para acertar las adivinanzas, y responder a las preguntas del sumo mago, estaban ya reunidos en el principal atrio del palacio todos cuantos haban combatido en el palenque; y haban llegado todos los mantenedores de la justa, menos el de las armas verdes. Luego que entr Zadig en la ciudad, se agolp en torno de l la gente, sin que se cansaran sus ojos de mirarle, su lengua de darle bendiciones, ni su corazn de desear que se ciese la corona. El envidioso que le vio pasar se esquiv despechado, y le llev en volandas la muchedumbre al sitio de la asamblea. La reina, a quien informaron de su arribo, vacilaba agitada de temor y esperanza; y llena de desasosiego no poda entender porque venia Zadig desarmado, o como llevaba Itobad las armas blancas. Alzse un confuso murmullo as que columbraron a Zadig: todos estaban pasmados y llenos de alborozo de verle; pero solamente los caballeros que haban peleado tenan derecho a presentarse en la asamblea.Yo tambin he peleado, dijo, pero otro ha usurpado mis armas; y hasta que tenga la honra de acreditarlo, pido licencia para presentarme a acertar los enigmas. Votaron; y estaba tan grabada aun en todos los nimos la reputacin de su probidad, que unnimemente fue admitido. La primera cuestin que propuso el sumo mago fue: cual es la mas larga y mas corta de todas las cosas del mundo, la mas breve y mas lenta, la mas divisible y mas extensa, la que mas se desperdicia y mas se llora haber perdido, sin la que nada se puede hacer, que se traga todo lo mezquino, y da vida a todo lo grande? Tocaba a Itobad responder, y dijo que l no entenda de adivinanzas, y que le bastaba haber sido vencedor lanza en ristre. Unos dijeron que era la fortuna, otros que la tierra, y otros que la luz. Zadig dijo que era el tiempo. No hay cosa mas larga, aadi, pues mide la eternidad; ni mas corta, pues falta para todos nuestros planes: ni mas lenta para el que

espera, ni mas veloz para el que disfruta; se extiende a lo infinitamente grande, y se divide hasta lo infinitamente pequeo; ninguno hace aprecio de l, y todos lloran su prdida; sin l nada se hace; sepulta en el olvido cuanto es indigno de la posteridad, y hace inmortales las glandes acciones. La asamblea confes que tena razn Zadig. Preguntaron luego: Qu es lo que recibimos sin agradecerlo, disfrutamos sin saber cmo, damos a otros sin saber donde estamos, y perdemos sin echarlo de ver? Cada uno dijo su cosa; solo Zadig adivin que era la vida, y con la misma facilidad acert los dems enigmas. Itobad deca al fin que no haba cosa ms fcil, y que con la mayor facilidad habra l dado con ello, si hubiera querido tomarse el trabajo. Propusironse luego cuestiones acerca de la justicia, del sumo bien, del arte de reinar; y las respuestas de Zadig se reputaron por las ms slidas. Lstima es, decan todos, que sujeto de tanto talento sea tan mal jinete. Ilustres seores, dijo en fin Zadig, yo he tenido la honra de vencer en el palenque, que soy el que tenia las armas blancas. El seor Itobad se revisti de ellas mientras que yo estaba durmiendo, creyendo que sin duda le sentaran ms bien que las verdes. Le reto para probarle delante de todos vosotros, con mi bata y mi espada, contra toda su luciente armadura blanca que me ha quitado, que fui yo quien tuve la honra de vencer al valiente Otames. Admiti Itobad el duelo con mucha confianza, no dudando de que con su yelmo, su coraza y sus brazaletes, acabara fcilmente con un campen que se presentaba en bata y con su gorro de dormir. Desnud Zadig su espada despus de hacer una cortesa a la reina, que agitada de temor y alborozo le miraba; Itobad desenvain la suya sin saludar a nadie, y acometi a Zadig como quien nada tenia que temer. Ibale a hender la cabeza de una estocada, cuando par Zadig el golpe, haciendo que la espada de su contrario pegase en falso, y se hiciese pedazos. Abrazndose entonces con su enemigo le derrib al suelo, y ponindole la punta de la espada por entre la coraza y el espaldar: dejaos desarmar, le dijo, si no queris perder la vida. Pasmado Itobad, como era su costumbre, de las desgracias que a un hombre como l sucedan, no hizo resistencia a Zadig, que muy a su sabor le quit su magnfico yelmo, su soberbia coraza, sus hermosos brazaletes, sus lucidas escarcelas, y as armado fue a postrarse a las plantas de Astarte. Sin dificultad prob Cador que pertenecan estas armas a Zadig, el cual por consentimiento unnime fue alzado por rey, con sumo beneplcito de Astarte, que despus de tantas desventuras disfrutaba la satisfaccin de contemplar a su amante digno de ser su esposo a vista del universo. Fuse Itobad a su casa a que le llamaran Su Excelencia. Zadig fue rey y feliz, no olvidndose de cuanto le haba enseado el ngel Jesrad, y acordndose del grano de arena convertido en diamante: y l y la reina adoraron la Providencia. dej Zadig correr por el mundo a la bella antojadiza Misuf; envi a llamar al bandolero Arbogad, a quien dio un honroso puesto en el ejrcito, prometindole que le adelantara hasta las primeras dignidades militares si se portaba como valiente militar, y que le mandara ahorcar si hacia el oficio de ladrn. Setoc, llamado de lo interior de la Arabia, vino con la hermosa Almona, y fue nombrado superintendente del comercio de Babilonia. Cador, colocado y estimado como merecan sus servicios, fue amigo del rey, y este ha sido el nico monarca en la tierra que haya tenido un amigo. No se olvid Zadig del mudo, ni del pescador, a quien dio una casa muy hermosa. Orcan fue condenado a pagarle una fuerte cantidad de dinero, y a restituirle su mujer; pero el pescador, que se haba hecho hombre cuerdo, no quiso ms que el dinero. La hermosa Semira no se poda consolar de haberse persuadido a que hubiese quedado Zadig tuerto, ni se hartaba Azora de llorar por haber querido cortarle las narices. Calm el rey su dolor con ddivas; pero el envidioso se cay muerto de pesar y

vergenza. Disfrut el imperio la paz, la gloria y la abundancia; y este fue el ms floreciente siglo del mundo, gobernado por el amor y la justicia. Todos bendecan a Zadig, y Zadig bendeca el cielo. (Nota.) Aqu se concluye el manuscrito que de la historia de Zadig hemos hallado. Sabemos que le sucedieron luego otras muchas aventuras que se conservan en los anales contemporneos, y suplicamos a los eruditos intrpretes de lenguas orientales, que nos las comuniquen si a su noticia llegaren.

Un apacible viejo, que siempre se queja del tiempo presente y alaba el pasado, me deca en una ocasin: Amigo, Francia no es tan rica como lo era en tiempo de Enrique IV. Y por qu? Porque no estn los campos bien cultivados, porque faltan brazos para la labranza; porque al encarecer los jornales, dejan muchos colonos sus tierras sin labrar. De dnde procede esa escasez de labriegos? De que todo aquel que es inteligente toma el oficio de bordador, de grabador, de relojero, de tejedor de seda, de procurador o telogo. De que la revocacin del edicto de Nantes ha dejado un inmenso vaco en el reino. De que se han multiplicado las monjas y los pordioseros, y en fin, de que cada uno esquiva, en cuanto puede, las penosas faenas de la tierra, para las que Dios nos ha creado, y que tenemos por indignas, de puro lgicos que somos. Otra causa de nuestra pobreza es la muchedumbre de necesidades nuevas: pagamos a nuestros vecinos 15.000.000 por este artculo, 20 30 por aqul. Metemos en las narices un polvo hediondo que viene de Amrica, y tomar caf, t, chocolate y obtener la grana, el ail, y las especias nos cuesta ms de 200.000.000 de reales al ao. Nada de esto era conocido en tiempo de Enrique IV como no fuesen las especias, que se consuman mucho menos. Gastamos cien veces ms cera, y ms de la mitad nos viene de pas extranjero, porque no cuidamos de aumentar nuestras colmenas. Las mujeres de Pars y dems grandes ciudades llevan hoy al cuello, en las manos y en las orejas ms diamantes que todas las damas de palacio en tiempos de Enrique IV, sin exceptuar la reina. Casi todas estas superfluidades las tenemos que pagar en dinero contante. Pagamos ms de 60.000.000 de rditos a los extranjeros. Cuando subi Enrique IV al trono, encontr una deuda de 2.000.000 que reembols en gran parte, para aliviar de esta carga al Estado. Nuestras contiendas civiles, trajeron a Francia los tesoros de Mjico, cuando don Felipe el Prudente quiso comprar el reino; pero despus las guerras en pases extranjeros nos han aligerado de la mitad de nuestro dinero. Estas son, en parte, las causas de nuestra pobreza, que escondemos bajo hermosos artesonados y entre el primor de nuestras modas; aunque tenemos buen gusto, somos pobres. Asentistas, empresarios y comerciantes hay riqusimos, y muy ricos son sus hijos y sus yernos, pero la nacin, en general, es pobre. Los argumentos, buenos o malos, de este viejo me hicieron mucha impresin, porque el cura de mi parroquia, que siempre me quiso bien, me ense algo de historia y geometra, y s discurrir, cosa muy rara en mi tierra. No sabr decir si llevaba razn; pero como soy muy pobre, no me fue difcil creer que haba muchos como yo.

Quiero que sepa el universo que tengo una tierra que me valdra cuarenta escudos, si no fuese por los tributos que paga. Segn el prembulo de unos cuantos decretos lanzados por ciertas personas que gobiernan al Estado, los poderes legislativo y ejecutivo son, por derecho divino, copropietarios de mi tierra, y les debo la mitad, por lo menos, de cuanto como. No puedo menos de persignarme al considerar la capacidad estomacal de los poderes legislativo y ejecutivo. Pues qu sera si esos poderes que presiden el orden esencial de las sociedades se llevan mi tierra toda entera? La cosa sera ms divina todava. Su Excelencia, el seor ministro de Hacienda, sabe muy bien que, contndolo todo,

no pagaba yo antes ms de 44 reales, lo que ya era para m una carga muy pesada, y que no hubiese podido sobrellevar si no me hubiere favorecido Dios con la habilidad de hacer cestos de mimbre, con lo cual ganaba para aliviar a mi pobreza. Pues cmo he de poder dar de repente al rey 20 escudos? En su prembulo decan tambin los ministros que el campo es el nico que debe pagar; porque todo, hasta las lluvias, provienen de la tierra; y que, por consiguiente, de los frutos de la tierra deben salir los impuestos. Durante la ltima guerra vino un alguacil a mi casa, y me pidi como contribucin tres fanegas de trigo y un costal de habas, valor en total de 20 escudos, para continuar la guerra que se estaba haciendo, sin que yo sepa por qu, y en la cual guerra, segn decan, no iba Francia a ganar nada y en cambio aventuraba perder mucho. Como a la sazn yo no tena trigo, ni habas, ni un ochavo, el poder legislativo y el ejecutivo me metieron en la crcel y continu la guerra como Dios quiso. Al salir de la prisin, con slo el pellejo y los huesos, top de manos a boca con un hombre gordo y colorado, que iba en un coche de seis caballos, con seis lacayos detrs, a cada uno de los cuales le daba de salario doble de lo que yo tena; su mayordomo, que estaba de tan buen aspecto como l, ganaba 2.000 francos al ao, y robaba 20.000. La moza del hombre gordo y colorado no le costaba a ste ms de 40.000 escudos cada medio ao. Cuando le conoc en otro tiempo era ms pobre que yo. Para consolarme me dijo que tena una renta de 400.000 libras. Segn eso, paga usted doscientos mil al Estado le dije, para sostener la ventajossima guerra que estamos haciendo; porque yo que no tengo ms que 40 escudos de renta pago la mitad. Contribuir yo a las cargas del Estado? replic. Usted se burla, amigo mo. Yo hered a un to que haba ganado ocho millones en Cdiz y en Surate, y no poseo ni un celemn de tierra. Toda mi fortuna est invertida en crditos slidos y buenas letras de cambio. De modo que nada debo al Estado. Usted que posee tierras s debe pagar la mitad de lo que tiene. Todo procede de la tierra; la moneda y los libramientos no son ms que instrumentos de cambio. En vez de jugar a una carta en el faran 100 sacos de trigo, 100 vacas, 1.000 carneros y 200 fanegas de cebada, pongo yo un montn de oro que representa todos esos miserables gneros. Adems, si despus de haber pagado por ellos su propietario el impuesto correspondiente, me pidieran a m ms dinero, sera arbitrario. Sera pagar dos veces una misma cosa. Mi to vendi en Cdiz por valor de 2 millones de trigo de Francia, y otros dos millones de tejidos de lana hechos en nuestras fbricas y en estas dos ventas gan ms de un 100 por 100. Como usted ve esta ganancia la hizo sobre tierras que haba pagado ya: lo que mi to le compra a usted por 2, lo venda en Mjico por 200. Deduciendo todo gasto gan 8 millones. Hubiera sido una injusticia enorme cobrarle un solo franco de los 2 que a usted le haba pagado. Si veinte sobrinos como yo, cuyos tos en Mjico, en Buenos Aires, en Lima, en Surate o en Pondichery, hubiesen ganado 8 millones, prestaran al Estado 200.000 francos cada uno en una urgencia de la patria, el tal emprstito ascendera a 4 millones. Qu horror! Pague usted pues, amigo mo, ya que disfruta en paz de una renta de cuarenta escudos limpios de polvo y paja; sirva con celo a la patria y vngase de cuando en cuando a comer con mis criados. Tan plausible razonamiento me dio mucho que pensar, pero no logr consolarme.

que est probando. Nos explica un gemetra que entre un crculo y una tangente pueden pasar infinidad de lneas curvas, y que no es posible que pase una recta; los ojos y la razn nos dicen lo contrario; el gemetra afirma que se trata de un infinito de segundo orden. Uno se calla sorprendido, sin entender nada y sin replicarle. Consulta luego con otro gemetra, menos rgido y le oye decir: Suponemos, lo que no existe en la naturaleza, lneas con longitud y sin grosor; fsicamente hablando, es imposible que una lnea real corte a otra; ni curva ni recta, ninguna lnea real puede pasar por entre otras dos en su punto de contacto. Creer otra cosa es fantasear, es un juego de la inteligencia; la geometra verdadera es el arte de medir las cosas existentes. Cuando yo o esta confesin de labios de un matemtico, en medio de mi desventura, me ech a rer al considerar que hasta en las ciencias exactas hay mixtificacin y engao. Era mi gemetra un ciudadano filsofo, que algunas veces se haba dignado discutir conmigo en mi pobre vivienda. Decale yo: Caballero, usted ilustra a los papanatas de Pars acerca de lo que ms importa a los hombres, que es la duracin de la vida humana; si el gobierno sabe cunto debe pagar de renta a cada uno de los beneficiarios de su deuda segn la edad de ellos, gracias a usted existe un proyecto para llevar a cada casa de Pars el agua que le hace falta, y librarnos, al fin, del vergonzoso pregn de quin compra agua? y de ver muchos que suben cubos de ella a un cuarto piso. Ahora bien, dgame por favor, cuntos animales bmanos y bpedos hay en Francia. El gemetra: Dicen que hay unos 20.000.000 y yo acepto el clculo, que es muy probable, mientras se comprueba, cosa que sera muy fcil y que an no han hecho, porque nunca se piensa en todo. El hombre de los cuarenta escudos: Cuntas fanegas de tierra tiene Francia? El gemetra: Ciento sesenta millones; cerca de la mitad en bosques, lugares, villas y ciudades, pramos, pantanos, arenales, terrenos estriles, conventos intiles, jardines de recreo, ms agradables que tiles, tierras sin cultivar, y tierras muy malas y peor cultivadas. Los campos que dan fruto, se pueden reducir a 100.000.000 de fanegas; pero, pongamos ciento cinco, porque no se diga que somos mezquinos con nuestra patria. El hombre de los cuarenta escudos: Cunto cree usted que da cada fanega, un ao con otro, trmino medio, de trigo y de toda especie de semillas, vino, lea, metales, animales, fruta, lana, seda, leche, aceite, etc., deducidos los gastos, y sin contar el impuesto? El gemetra: Si una con otra produce 100 reales, ser todo lo ms, pero contemos hasta diez escudos por no desalentar a nuestros compatriotas: tierras hay que dan hasta 100 por fanega, y otras que no producen arriba de uno; la media proporcional entre uno y ciento es diez, porque bien sabe usted que uno es a diez como diez es ciento. Bien es verdad que si hubiese muchas fanegas que diesen diez, y muy pocas que diesen ciento, no saldra la cuenta; pero vuelvo a decir que no me quiero parar en menudencias. El hombre de los cuarenta escudos: Y cunto producen en dinero los 105.000.000 de fanegas de tierra? El gemetra: La cuenta es clara: 1.050.000.000 de escudos, valor actual de la plata. El hombre de los cuarenta escudos: He ledo, no s dnde, que el rey Salomn posea 100.000 millones de reales en

dinero efectivo. En Francia no hay arriba de 9.900.000.000 en circulacin. Sin embargo, Francia es segn me han dicho, un reino mucho mayor y ms rico que el de Salomn. El gemetra: Eso es una incgnita. Acaso no llega a 4.000.000.000 el dinero que circula en Francia; pero como pasa de mano en mano para pagar todas las mercancas y todo cuanto se trabaja, un mismo escudo puede ir y volver mil veces del bolsillo del labrador al del tabernero y de ste al del recaudador de contribuciones. El hombre de los cuarenta escudos: Ya entiendo. Pero usted me ha dicho que ramos 20.000.000 de habitantes entre hombres y mujeres, nios y viejos: cunto toca a cada uno? El gemetra: Cuarenta escudos poco ms o menos. El hombre de los cuarenta escudos: Esa es cabalmente mi renta; cinco fanegas de tierra tengo, que contando los aos de barbecho con los de producto, me valen 550 reales, que es poqusima cosa. As pues, si cada uno poseyera igual porcin de tierra no obtendra ms de 27 escudos y medio al ao? El gemetra: Nada ms, segn mi clculo que tal vez he exagerado un poco. La vida y el dinero son cosas limitadsimas. En Pars se vive en promedio, de veintids a veintitrs aos, y tiene 40 escudos anuales para sus gastos cada francs. Esa cantidad representa lo que usted come, lo que gasta en vestirse, en muebles, en alquiler de casa, etc. El hombre de los cuarenta escudos: Qu mal le he hecho a usted que as me priva de mi vida y de mi dinero? Conque, no tengo ms que veintitrs aos de vida, a menos que robe una parte de la de mis prjimos? El gemetra: As ocurre en la buena ciudad de Pars; pero de esos veintitrs aos hay que quitar diez por lo menos de la niez, porque los nios no gozan de la vida que se preparan a vivir. La infancia es el vestbulo del edificio, el rbol que todava no da fruto, el amanecer del da. Quite usted ahora de los trece aos que restan la mitad por lo menos de sueo y de aburrimiento, y quedan seis aos y medio, que se van en pesares, enfermedades, placeres fugaces y esperanzas baldas. El hombre de los cuarenta escudos: Dios mo! Segn esa cuenta, apenas me quedan tres aos de existencia tolerable. El gemetra: No es culpa ma. La naturaleza se preocupa muy poco de los individuos. Insectos hay, que no viven arriba de veinticuatro horas, pero su especie dura siempre. La naturaleza es parecida a los prncipes ilustres a quienes no importa la prdida de 400.000 hombres en una batalla, con tal de llevar a cabo sus ambiciosos designios. El hombre de los cuarenta escudos: Cuarenta escudos y tres aos de vida! Y qu remedio encuentra usted para estos dos males? El gemetra: Para alargar la vida sera necesario purificar el aire de Pars, que fuese la gente menos viciosa, que hiciera ms ejercicio, que las madres criasen a sus hijos, que no temiesen la inoculacin; todo esto, ya lo he dicho en alguna parte. En cuanto a lo dems, lo ms acertado es casarse, y hacer chicos. El hombre de los cuarenta escudos: Entonces el medio de vivir bien es juntar mi pobreza con la miseria ajena?

El gemetra: Cinco o seis miserias juntas hacen un mediano bienestar. Con una mujer que trabaje, dos hijos y dos hijas, junta usted 300 escudos para el hogar, suponiendo que la reparticin sea igual, y que tenga cada individuo cuarenta escudos de renta. Los hijos en la primera infancia cuestan muy poco, cuando son grandes ayudan; su auxilio le ahorra a usted casi todo gasto, y vive feliz como un filsofo, a menos que los seores que gobiernan el Estado cometan el abuso de imponer a cada uno de ustedes 25 escudos de contribuciones al ao. Por desgracia, no estamos en el siglo de oro, en que todos eran iguales, y tenan la misma participacin en los pinges beneficios de una tierra que produca sin que la cultivasen. Hoy estamos muy distantes de que cada animal de dos pies y dos manos sea dueo de una tierra que produzca 40 escudos al ao. El hombre de los cuarenta escudos: Usted nos quita el pan de la boca! Hace poco me deca que en un pas con 100.000.000 de fanegas de buena tierra y 20.000.000 de habitantes, le tocaban a cada uno 40 escudos de renta, y ahora nos los quita usted. El gemetra: S, pero calculaba segn los libros de caja del siglo de oro, y es menester contar con arreglo a los del de hierro. Muchos individuos hay que carecen de lo que representa el valor de 25 escudos de renta; otros que no tienen el de cuatro o cinco, y pasan de 6.000.000 los que no poseen nada. El hombre de los cuarenta escudos: Pero, esos se morirn de hambre al cabo de tres das. El gemetra: No por cierto, los que poseen les dan trabajo y as son pagados el telogo, el confitero, el boticario, el predicador, el comediante, el procurador y el cochero. Usted se crea digno de compasin porque no tiene ms de 450 reales al ao, reducidos a 400; pues vea a los soldados que vierten su sangre por la patria; y que a razn de seis cuartos al da no suman arriba de 257 reales con 22 cntimos, y a pesar de ello viven muy satisfechos y juntan sus ranchos. El hombre de los cuarenta escudos: Pues segn eso, un ex jesuita tiene de pensin ms de cinco veces la paga del soldado, aunque los soldados hayan rendido ms servicios al Estado, a la vista del rey en Fontenoy, en Lewfelt y en el sitio de Friburgo que cuantos pudiera alegar el reverendo padre La Valette. El gemetra: Eso es muy cierto, como lo es tambin que cada jesuita secularizado tiene ms de lo que costaba a su convento, y muchos de ellos han ganado bastante dinero escribiendo folletos contra los parlamentos, como el reverendo padre Patouillet y el reverendo padre Nonotte. En este mundo cada uno se las ingenia como puede; ste dirige una fbrica de tejidos, aqul otra de loza, el otro es empresario de la Opera, uno compone la gaceta eclesistica, otro una tragicomedia o una novela al estilo ingls, y entre todos mantienen al papelero, al fabricante de tinta, al librero y al encuadernador, que si no fuera por ellos pediran limosna. Todo se resume en que la restitucin de los 40 escudos a los que nada tienen, hace que viva y florezca el Estado. El hombre de los cuarenta escudos: Lindo modo de florecer! El gemetra: Pues no hay otro; en todo pas el rico hace que viva el pobre, y esa es la nica razn de ser de la industria. Cuanto ms industriosa es una nacin ms ganancia obtiene de los extranjeros. Si logrsemos de los pases extranjeros 40.000.000 de reales al ao, en el

intercambio comercial, dentro de veinte aos dispondra el Estado de 800.000.000 ms, que seran 40 reales ms por cabeza que repartir; esto es, los negociantes haran ganar a cada pobre 40 reales ms con la esperanza de obtener ganancias todava ms considerables. Pero el comercio tiene sus lmites, lo mismo que la fertilidad de la tierra; si no se perdera en el infinito; por otra parte, la balanza comercial no nos es siempre favorable; pocas hay en que perdemos. El hombre de los cuarenta escudos: Muchas veces he odo hablar del aumento de poblacin. Si se nos ocurriese echar al mundo doble nmero de chiquillos que ahora, si nuestra patria tuviese doble poblacin, y hubiese 40.000.000 en vez de 20, qu sucedera? El gemetra: Que cada uno tendra 25 escudos menos, o bien, la tierra debera producir el doble de lo que produce, o que habra doble nmero de pobres, o que sera preciso duplicar la industria, y ganar doble en el comercio exterior, o enviar la mitad de la nacin a Amrica, o que la mitad de nacin se comiera a la otra. El hombre de los cuarenta escudos: Pues contentmonos con nuestros 20.000.000 de hombres y nuestros cuarenta escudos por cabeza, repartidos como Dios quisiera; pero esta situacin es muy triste, y el siglo de hierro muy duro. El gemetra: Ninguna nacin hay que sea ms rica, y muchas hay que son ms pobres. Cree usted que los pases del Norte podran repartir por valor de 40 escudos a cada individuo? Si hubieran tenido el equivalente los hunos, los godos, los alanos, los vndalos y los francos, no hubieran desertado de su patria para ir a establecerse en otra, arrasndolo todo a sangre y fuego. El hombre de los cuarenta escudos: De creerle a usted yo soy un hombre feliz con mis 40 escudos. El gemetra: Si cree usted que lo es, lo ser sin duda. El hombre de los cuarenta escudos: Nadie se puede figurar lo que no es, a menos de estar loco. El gemetra: Ya he dicho a usted que para vivir con ms holgura y ms feliz es preciso que se case; pero aado que su mujer ha de tener 40 escudos de renta como usted, es decir, 4 fanegas de tierra a 10 escudos la fanega. Los antiguos romanos no tenan tanto. Si sus hijos de usted son laboriosos, podrn ganar otro tanto cada uno trabajando para los dems. El hombre de los cuarenta escudos: De modo que ellos han de ganar dinero para que lo pierdan otros. El gemetra: Esa es la ley de todas las naciones, y a ese precio vivimos todos. El hombre de los cuarenta escudos: Y ha de ser forzoso que demos mi mujer y yo cada uno la mitad de nuestra cosecha al Estado y que se lleve el gobierno la mitad de lo que ganemos con nuestro trabajo y el de nuestros hijos, antes de que stos puedan siquiera bastarse a s mismos? Cunto dinero mete el gobierno en las arcas reales? El gemetra: Usted paga 25 escudos por cinco fanegas de tierra que rinden 50; el rico que posee 500 fanegas pagar 2,500 escudos, 100.000,000 de fanegas darn al rey 500.000,000 de escudos al ao, o sea, 5,500.000,000 de reales.

El hombre de los cuarenta escudos: No lo creo posible. El gemetra: Tiene usted razn; y esa imposibilidad prueba matemticamente que los clculos de nuestros ministros adolecen de una falsedad fundamental. El hombre de los cuarenta escudos: Y dgame, no es monstruoso quitarme la mitad de mi trigo, de mi camo, de la lana de mis carneros, etc., y no exigir tributo alguno a los que ganan 40, 80 100.000 reales con mi camo, tejiendo lienzos, con mis lanas, fabricando paos, y con mi trigo, vendindolo ms caro de lo que lo compraron? El gemetra: Tan evidente es la injusticia de semejante administracin, como errado su clculo. Se debe fomentar la industria, pero tambin los grandes rendimientos de la industria deben tributar al Estado. Cosa es demostrada que los intermediarios le han quitado a usted parte de sus cuarenta escudos, que se han apropiado vendindole a usted mismo, sus camisas y sus vestidos veinte veces ms caros que le hubieran costado si se los hubiera hecho usted. Confieso que el fabricante que a costa de usted se ha hecho rico, proporcion un jornal a sus oficiales, que nada propio tenan; pero ha retenido cada ao una cantidad para s, que al cabo le valieron 10,000 escudos de renta. Gan, pues, este capital, a costa de usted, y usted nunca podr venderle a l sus productos, tan caros, que se pueda resarcir de lo perdido en lo que l le compr a usted. Y si usted pudiera subir su precio de venta, l los traera del extranjero ms baratos. La prueba de que as sucede, es que los 10,000 escudos de renta del intermediario aumentan, mientras los 40 de usted no aumentan, y muchas veces disminuyen. Por tanto, sera necesario y conforme a la equidad, que pagase ms el comerciante que el labrador. El mismo principio rige respecto a los intendentes de hacienda. Antes que nuestros grandes ministros le quitasen a usted 20 escudos, pagaba 4, de los cuales el intendente se quedaba con 2 reales para s; de suerte que si en la provincia de usted hay quinientas mil almas, habr ganado 1.000,000 de reales al ao; y suponiendo que gaste 200,000, es claro que al cabo de diez aos tendr un capital de 8.000.000. Justo sera que l pagase un impuesto sobre sus ganancias. El hombre de los cuarenta escudos: Le agradezco mucho que con su teora tenga tambin que pagar impuestos el intendente; con eso se alivia mi imaginacin. Pero si ste sabe aumentar sus ganancias, no habr medio para que yo aumentase tambin mi pobre peculio? El gemetra: Ya le he dicho: csese, trabaje y procure sacar de la tierra algunas espigas ms de las que antes produca. El hombre de los cuarenta escudos: Supongamos que trabajo mucho, que todo el pas hace lo mismo, que el Estado cobr ms impuestos, qu provecho obtendr la nacin al cabo del ao? El gemetra: Ni un ochavo, a menos que sostenga un comercio exterior ventajoso. Pero el individuo habr vivido mejor, habr tenido ms vestidos, ms camisas y ms muebles que antes; y la circulacin monetaria ser mayor. A ello se sigue aumento de jornales casi en proporcin al nmero de sacos de trigo, de vellones de carnero, de pieles de bueyes, venados y cabras que se hayan trabajado, de racimos de uvas llevadas al lagar. El rey tendr ms dinero dentro de sus arcas, pero no habr un solo escudo sobrante en todo el reino. El hombre de los cuarenta escudos:

Entonces, qu remanente le queda al Estado? El gemetra: Ninguno. Y es bien que as suceda. El Estado ha atendido a sus necesidades y lo mismo han hecho los ciudadanos, cada uno con arreglo a sus medios. No hay atesoramiento. Si lo hace, priva a la circulacin de todo el dinero que acumula, y hace tantos miserables como pilas de a 50 escudos guarda en sus arcas. El hombre de los cuarenta escudos: Segn eso, nuestro gran Enrique IV era un avaro y un estrujador del pueblo, pues tena en la Bastilla un depsito de 200.000.000 de reales. El gemetra: Enrique IV era un monarca tan prudente y bueno como valeroso. Dispuesto a emprender una guerra justa, cre una reserva de 110.000.000 de reales, moneda de entonces, dejando ms de otros 80 millones en circulacin. Supo ahorrar a su pueblo ms de 400 millones que le habra costado, si hubiese procedido de otro modo; el triunfo sobre un enemigo desprevenido, era seguro, segn todo clculo de probabilidades. El hombre de los cuarenta escudos: Con razn se ha dicho que proporcionalmente ramos ms ricos bajo el gobierno del duque de Sully, que bajo el de los nuevos ministros, autores de la contribucin nica, y que me quitan 20 escudos de los 40 que tengo. Dgame usted, se lo ruego, si existe alguna nacin en el mundo que disfrute del exquisito beneficio de la contribucin nica. El gemetra: Ninguna entre las grandes. Los ingleses, que no son muy propensos a la risa, se han echado a rer al enterarse de que se haba propuesto en nuestro pas, y por hombres de talento, semejante idea. Verdad es, que los lapones y samoyedos pagan una contribucin nica en pieles de marta, y que la Repblica de San Marino no paga ms que el diezmo, con lo que mantiene el esplendor del Estado. En nuestra Europa existe una nacin clebre por su culto a la justicia y el valor de sus hijos, en la que no hay en realidad impuesto: el pueblo helvtico; pero lo que sucede es que este pueblo recibe las antiguas rentas de los duques de Austria y Zeringen. Los cantones chicos son democrticos, y cada habitante paga una pequesima suma para las necesidades del Estado. En los cantones ricos, se nutren de los censos que cobraban los archiduques de Austria y los seores de villas y lugares. Los cantones protestantes son ms ricos que los catlicos, porque el Estado posee los bienes que fueron de los frailes. As, quienes antes eran vasallos de los archiduques de Austria, de los duques de Zeringen y de los frailes, lo son hoy da de la patria, y pagan a la patria los mismos diezmos, los mismos derechos y el mismo laudemio que pagaban a sus seores antiguamente; y como, en general, los suizos trafican poco, no est sujeto el comercio a impuesto ninguno, como no sean derechos de escasa importancia. Los hombres comercian sus personas propias con las potencias extranjeras, y se venden por algunos aos, con lo cual obtiene el pas saneados ingresos a costa ajena; y es un ejemplo que no tiene par en las naciones civilizadas, como tampoco lo tiene la contribucin nica establecida por nuestros legisladores. El hombre de los cuarenta escudos: As que, seor, a los suizos no los privan por derecho divino de la mitad de sus bienes, ni da dos vacas al Estado el que no posee ms que cuatro? El gemetra: Ni por pienso. En un cantn que produzca trece toneladas de vino dan uno, y se beben doce; y en otro pagan la duodcima parte, y se beben once.

El hombre de los cuarenta escudos: Ah! Suizo me vuelvo. Maldita contribucin la inicua y nica que me conducir a pedir limosna! Pero, acaso son ms justos y ms llevaderos otros trescientos o cuatrocientos impuestos que ni aun sus nombres puedo conservar en la memoria. No los hay por el peso del carbn, el aforo del vino, la molienda de la aceituna, la fabricacin del jabn? Y todo ello para mantener ejrcitos de granujas, ms crecidos que el de Alejandro Magno, mandados por generales que entran a saco en un pas, alcanzan ilustres victorias, hacen prisioneros, y hasta los ahorcan o degellan, como hacan los antiguos escitas, segn he odo decir al cura de mi parroquia, Era mejor ese sistema, contra el cual se levantaron tantas protestas e hizo verter tantas lgrimas, que el que del primer envite me priva sencillamente de la mitad de mi existencia? Mucho me temo que, si bien se considera, el mtodo antiguo no era peor, pues ste no quita a pellizcos las tres cuartas partes de nuestra hacienda. El gemetra: Iliacos intra muros peccatur, et extra... Est modus in rebus... Caveas ne quid nimis El hombre de los cuarenta escudos: Yo s algo de historia y de geometra, pero no entiendo el latn. El gemetra: Mi latn significa: ambos criterios se engaan; en todo se ha de guardar moderacin; nada en demasa. El hombre de los cuarenta escudos: Nada en demasa; s, seor, en ese caso me encuentro yo, puesto que no tengo lo suficiente. El gemetra: Convengo en que se morir usted de hambre, y yo tambin, y el Estado tambin, suponiendo que la nueva administracin dure dos aos ms; esperemos que Dios tenga misericordia de nosotros. El hombre de los cuarenta escudos: Esperando se pasa la vida, y esperando se muere uno. Quede usted con Dios; salgo instruido, pero desconsolado. El gemetra: Ese es muchas veces el fruto de la ciencia.

Despus de dar las ms rendidas gracias al sabio de la Academia de Ciencias, volv a mi casa mohino por dems y murmurando entre dientes tristes reflexiones: Slo 40 escudos para vivir, y nada ms que veinte aos de vida! Ah, pluguiera al cielo que fuese todava ms corta nuestra vida, pues tan llena est de desventuras! Distrado con mis meditaciones me encontr de pronto frente a un soberbio edificio; me apretaba el hambre, y no posea ni siquiera la centsima parte de la cantidad que de derecho pertenece a cada individuo. Dijronme que aquel palacio era la residencia de los reverendos padres carmelitas descalzos, y respir entonces, diciendo entre m: puesto que son tan humildes estos santos varones que andan sin zapatos, sern tambin lo suficientemente caritativos para darme de comer. Toqu, pues, la campanilla, y apareci un carmelita. Qu quiere, hijo mo? Reverendo padre, pan; los nuevos decretos me lo han quitado de la boca.

Hijo mo, nosotros pedimos limosna, pero no la damos. No lo entiendo. Son ustedes tan humildes que van descalzos, viven, sin embargo, en una mansin principesca, son caritativos y no dan de comer. Hijo mo, verdad es que no llevamos medias ni zapatos, y eso menos tenemos que gastar; pero creedme, no sentimos ms fro en los pies que en las manos, y si nos mandara nuestro santo instituto que fusemos con el culo al aire, tampoco tendramos fro en el trasero. En cuanto a nuestra magnfica casa, la hemos construido con mucha facilidad, porque las que alquilamos en esta misma calle nos rentan 400.000 reales al ao. Ah, ah! Dejan ustedes que me muera de hambre, y tienen 400.000 reales de renta? Bien es verdad que pagarn 200.000 al gobierno. Lbrenos Dios de pagar ni un cntimo! Slo el fruto de la tierra cultivada por manos laboriosas, encallecidas y baadas en lgrimas debe ser gravado con impuestos para el Estado. Con las limosnas recibidas edificamos esas casas; pero como provenan dichas limosnas de los productos de la tierra, que ya han pagado su tributo, no vamos nosotros a pagarle otra vez. En cambio, bendecimos a los fieles que se han empobrecido por enriquecernos. Pedimos limosna y damos ocasin a los fieles de barrio de San Germn para bendecirlos ms y ms. Diciendo esto, me dio el carmelita con la puerta en las narices. March luego al cuartel de carabineros, cont lo que me haba pasado a uno de ellos, y me dieron bien de comer y medio escudo. Uno de los carabineros dijo que haba que ir a pegar fuego al convento; pero otro compaero ms sensato le hizo ver que an no era tiempo, y le exhort a que esperase dos o tres aos.

Fume con mi medio escudo a presentar un memorial al seor ministro de Hacienda, que aquel da daba audiencia. La antecmara estaba llena de toda clase de gentes, y not que haba muchos semblantes rubicundos, barrigas obesas y rostros altivos. No me atreva a arrimarme a estos personajes; los vea y no me vean. Un fraile encargado de cobrar los diezmos explotaba a unos ciudadanos que calificaba de vasallos suyos. Reciba el fraile ms dinero del que tenan la mitad de sus feligreses juntos, y era con eso seor de vasallos. Pretenda que habiendo stos, despus de rudas faenas, convertido en vias unos matorrales, le eran deudores de la dcima parte de su vino; lo cual, teniendo en cuenta el coste del trabajo, de los rodrigones, de las cubas y de las atarazanas, ascenda a ms de la cuarta parte del valor de la cosecha. Mas como son los diezmos deca el fraile de derecho divino solicito, en nombre de Dios, la cuarta parte del producto del trabajo de mis vasallos. Dijle el ministro: Veo que es usted un hombre caritativo... Un asentista general, sujeto muy versado en materia de rentas provinciales, dijo entonces: Excelentsimo seor: sus vasallos no pueden dar nada a este fraile, porque habindoles yo hecho pagar el ao pasado 32 impuestos por el vino que haban cosechado, carecen en absoluto de recursos. Les he vendido sus animales de labranza y sus aperos, y an as no han podido acabarme de pagar. Me opongo, pues, a la solicitud del reverendo. El ministro le replic: Evidentemente es usted digno competidor suyo; los dos dan iguales pruebas de amor al prjimo, y me tienen, por igual, conmovido por su proceder. El tercero, que era seor de vasallos, de los que en Francia llaman manos muertas, y

tambin fraile, esperaba una sentencia del Consejo Real, por la que se le adjudicasen los bienes de un pobre parisiense, que haba vivido un ao y un da en una casa situada en los dominios del eclesistico. Como el parisiense falleci en ella, el fraile, fundndose en el derecho divino, reclamaba todos los bienes del difunto. Al ministro le pareci que este fraile tena un corazn tan piadoso y tan noble como los dos primeros. El cuarto, que era contador de bienes de la Corona, present una exposicin de derecho, justificndose en ella de haber arruinado a veinte familias, gentes que al heredar bienes de sus tos o tas, hermanos o primos, tuvieron que presentarse a pagar los correspondientes derechos. El contador les advirti lealmente que no haban valorado en lo justo sus bienes, y que eran mucho ms ricos de lo que crean. Por tanto, les impuso una multa triple del importe del impuesto, y adems les conden a costas. Despus de arruinarlos hizo encarcelar a varios de aquellos padres de familia que tuvieron que vender su hacienda. As haba adquirido el contador sus grandes posesiones, sin que le costasen un ochavo. Djole el ministro, esta vez con un tono despectivo: Euge, contador bone et fidelis; quia super pauca fuisti fidelis, intendentem de provincia te constituam. Y volvindose a uno de sus empleados, que junto a l estaba, murmur entre dientes: Hay que hacerles vomitar a todas estas sanguijuelas sagradas y profanas la sangre que han chupado. Ya es tiempo de dar algn alivio al pueblo. Si no fuera por nuestro espritu de justicia y nuestros desvelos, el pueblo no tendra con qu vivir, como no fuera en el otro mundo. Presentronse luego unos cuantos arbitristas: uno haba imaginado crear un tributo sobre el ingenio. Todo el mundo, deca, se dar prisa a pagarle, porque nadie quiere pasar plaza de tonto. Usted estara exento de pagar esa contribucin le dijo el ministro. Un digno y discreto ciudadano prometa proporcionar al rey tres veces ms rentas que las que reciba, y que la nacin pagase tres veces menos tributos. El ministro le envi a la escuela para que aprendiese a contar. Otro quera probar su adhesin al monarca, aumentando sus ingresos por impuestos de 300.000.000 de reales a 900.000.000. Nos har usted un gran favor replic el ministro, pero antes tendremos que pagar las deudas del Estado. Lleg, en fin, el agente de ese tratadista que quiere convertir al Estado en copropietario de todas nuestras tierras de derecho divino, para que entren 4.400.000.000 de reales al ao en las arcas de S. M. Conoc en l al hombre que me haba metido en la crcel por no haber pagado mis escudos, y me ech a los pies del ministro para pedirle justicia. Su Excelencia prorrumpi en una gran carcajada y me dijo que todo aquello fue una broma. Orden que se me entregasen cien escudos en resarcimiento de dao y me eximi de todo pago de impuestos por todo lo que me reste de vida. Dios se lo pague a Su Excelencia le dije, y me desped de l.

Muy seor mo: Aunque soy tres veces ms rico que usted, quiero decir, que poseo 120 escudos de renta, le escribo como si fuera su igual, sin envanecerme por mi superior fortuna. He ledo su historia con todas sus desgracias, y de la justicia que le ha hecho el seor ministro de Hacienda, y le felicito por ello muy de veras; pero acabo de leer, por mi desdicha, El financiero ciudadano, no obstante la repugnancia que me haba

inspirado el ttulo, y que a muchas gentes les parece contradictorio. El tal ciudadano le quita a usted 10 escudos de renta y 30 a m, calculando nada ms 40 escudos de aqulla por individuo; verdad es que otro autor, no menos ilustre, calcula 60 escudos. Su gemetra de usted adopta un trmino medio; se ve que no pertenece al grupo de esos ilustres seores que adjudican a Pars 1.000.000 de almas, al reino 6.000.000.000 de reales en dinero fsico, no obstante todo lo que hemos perdido en las pasadas guerras. Como es usted aficionado a leer, le prestar El financiero ciudadano, pero no crea todo lo que dice, porque cita el testamento del gran ministro Colbert, sin saber que es una mala falsificacin hecha por un tal Gatien de Courtilz; cita el Diezmo del mariscal de Vauban ignorando que es de un tal Bousguilbert; cita el testamento del cardenal de Richelieu, y tambin desconoce que es del abate de Bourzeis; afirma que el cardenal dijo que cuando se encarece la carne se le da ms prest al soldado, cosa que no es cierta, adems de que durante el gobierno del cardenal, encareci mucho la carne y no por eso se subi la paga a la tropa. Ese texto de Richelieu fue declarado apcrifo cuando se public. En realidad, no es ms obra suya que lo son de aquellos en cuyo nombre estn escritos los testamentos del mariscal de Belle-Isle y del cardenal Alberoni. Desconfe siempre de testamentos polticos y de sistemas: yo he sido vctima de stos lo mismo que usted, y si se han burlado de usted los Solones y Licurgos modernos, de m se mofaron los Triptolemos. Yo, sin una pequea herencia que recib, me hubiera muerto de hambre. Ciento cincuenta fanegas de tierra de labor poseo en el pas ms agradable de la tierra y en el terreno ms ingrato; cada fanega, pagados los gastos, no rinde ms que un escudo. En una ocasin le en los peridicos que un prestigioso agrnomo haba inventado un mtodo de siembra, por el cual, sembrando menos grano recoga ms cosecha; tom dinero a usura y puse en prctica su mtodo con lo cual perd mi tiempo, mi dinero y mi trabajo, no menos que el susodicho agrnomo prestigioso, que ahora siembra como todo el mundo. Quiso mi mala estrella que leyera luego en el Diario econmico, que se vende en casa del librero Boudet, en Pars, el experimento que llev a cabo cierto parisiense, quien para entretenerse labr quince veces la tierra de su jardn, sembr en ella trigo en vez de plantar tulipanes, y cogi una excelente cosecha. Tom ms dinero a prstamo y labr treinta veces mi tierra diciendo para m: de esta manera obtendr doble fruto del que consigui en su jardn el ingenioso parisiense (que seguramente aprendi agricultura en la pera y en la comedia) y me har rico gracias a su ejemplo y a sus lecciones. Verdad es que en mi tierra era imposible labrar ni siquiera cuatro veces, porque no lo permite el rigor y la mudanza repentina de las estaciones, sin contar con que la desgracia de mi ensayo anterior me haba obligado a vender mi yunta. Hice, pues, arar treinta veces las 150 fanegas por todas las yuntas que haba en cuatro leguas a la redonda. Tres labores por fanega cuestan cinco ducados; de suerte que por las treinta tuve que pagar 50 ducados, con lo que las 150 me salieron a 7.500 ducados. La cosecha, que en los aos medianos en mi maldito pas no da ms de 300 fanegas, fue aquel ao de 330 a siete ducados; total, 2.310; de suerte que perd 5.190 ducados, o 57.090 reales, contando como ganancia la paja de la cosecha. Estaba arruinado y mi perdicin hubiera sido absoluta a no ser por una ta vieja, a quien un famoso mdico expidi al otro mundo, discurriendo sobre medicina con tanto acierto como yo sobre agricultura. Creer usted que todava fui bastante necio para dejarme engaar por el diario de Boudet? Le en su peridico que empleando 1.000 ducados en el cultivo de la alcachofa pueden obtenerse esos mismos 1.000 ducados de renta. Vaya por Dios! dije. Boudet me restituir en alcachofas lo que en trigo me ha hecho perder. Me gasto, pues, 1.000 ducados y los ratones se comen mis alcachofas. Todos mis vecinos se burlan de

m y yo, avergonzado, escribo una carta fulminante a Boudet. Por toda respuesta el muy bribn se dedic a lanzarme mil cuchufletas en su diario, y hasta me neg que los caribes sean rojos. No pas por esto y gestion una declaracin jurada del ex procurador del rey en la Guadalupe, en la que constaba que Dios haba hecho a los caribes rojos como a los negros tiznados. Pero este triunfo no quita para que haya perdido toda la herencia de mi ta, hasta el ltimo cntimo, a causa de haber confiado ingenuamente en los nuevos sistemas. Insisto en decir a usted que se guarde de embaucadores, y quedo muy suyo, etc.

As como hay sujetos que se entretienen en buscar substitutos a los reyes para gobernar los Estados y otros se creen ellos mismos Csares y Triptolemos, otros, an ms soberbios, colocan a Dios en segundo trmino y crean el universo con su pluma, como al principio lo cre Dios con su palabra. Uno de stos, de los primeros que conoc, presunto descendiente de Tales, llamado Telliamed, me dijo que las montaas y los hombres haban nacido de las aguas del mar; el hombre era un animal marino que luego se volvi anfibio, hasta convertir su hermosa cola de pez en muslos y piernas. A m, que tena llena la cabeza de las metamorfosis de Ovidio, y de un libro que explicaba cmo el linaje humano proceda de los babuinos, tanto me daba descender de un pescado como de un simio. Con el tiempo me sobrevinieron algunas dudas acerca de esta genealoga, como tambin acerca de la formacin de las montaas. Pues que, no sabe usted me dijo Telliamed que las corrientes del mar desplazan a uno y otro lado la arena que encuentran a su paso, lo cual va formando montoncitos, que al cabo de infinitos siglos son montaas de 20.000 pies de alto, en las que, por cierto, no hay arena? Sepa usted que el mar ha cubierto el globo entero, y la prueba es que se han encontrado anclas de navo en la montaa de San Bernardo, que estaban all desde muchos siglos antes de que los hombres tuvieran navos. La tierra es como un globo de vidrio, el cual estuvo largos siglos cubierto de agua. Cuanto ms me explicaba su doctrina mayor era mi incredulidad. No ha visto usted insisti, las capas de concha de la Turena, a 36 leguas de distancia del mar? Son restos de conchas de ostras y con ellos los labradores abonan la tierra como con estircol. El mar ha depositado, a travs del tiempo, una mina entera de conchas a 36 leguas del ocano. Respondle yo: Seor Telliamed: yo no puedo creer que sea de vidrio mi jardn, y en cuanto a su capa de conchas, dudo mucho que sea de conchas marinas; muy bien pudieran ser piedrecillas calizas que con facilidad parecen fragmentos de conchas, como hay piedras que tienen forma de lengua y no son lenguas; de estrellas sin ser astros; de culebras enroscadas, y no son culebras; de partes naturales del bello sexo, y no por eso son restos de mujeres. Vemos tambin rocas que semejan rboles y casas, sin que hayan sido nunca encinas ni edificios. Si tantos estratos de conchas ha depositado el mar en la Turena, por qu no ha hecho lo mismo en la Bretaa, la Normanda, la Picarda y los dems terrenos costeros? Mucho es que tan decantado filn de conchas proceda del mar como proceden los hombres; pero dado caso que hubiese penetrado el mar a 36 leguas tierra adentro, no quiere decir que avanzase 300 y hasta 3.000, y que todas las montaas hayan emergido de las aguas. Tanto vale decir que el Cucaso fue formado por el mar,

como afirmar que lo fue el mar por el Cucaso. Pues qu responder usted, seor incrdulo, respecto a las ostras petrificadas que se han encontrado en las cumbres de los Alpes? Responder, seor creador, que as he visto otras petrificaciones como anclas de navos en lo alto del San Bernardo; responder lo que est contestado: que se encontraron conchas que fcilmente se petrifican, a distancias muy considerables del mar, as como se han descubierto medallas romanas a cien leguas de Roma. Siempre creer mejor que los peregrinos que iban a Santiago perdieron algunas de las conchas que llevaban, que ha sido formado por el mar el monte San Bernardo. Conchas se encuentran en todas partes. No est probado que procedan del mar en vez de ser caparazones de crustceos procedentes de los lagos. Seor incrdulo, yo le ridiculizar a usted en el mundo que me propongo crear. Seor creador, como usted quiera; cada uno es dueo de sus acciones en este mundo; pero nunca me convencer de que sea de vidrio ste en que vivimos, ni que el hallazgo de unas conchas demuestre que los Alpes y el monte Tauro fuesen formados por el mar. En las montaas de Amrica no hay concha ninguna; habr que pensar que no es usted el creador del otro hemisferio, y que se ha contentado con crear el viejo mundo. Esto ya basta y sobra. Seor mo, si an no se han descubierto conchas en las montaas de Amrica, ya se descubrirn. Seor mo, eso se llama hablar como creador, que sabe lo que hay y lo que ha de ser. Si usted quiere, yo le dejar su mina de conchas, con tal que me deje mis montaas; y con esto ser el ms obediente y seguro servidor de Vuestra Providencia. Mientras as me instrua Telliamed, un jesuita irlands, excelente investigador y que tena un buen microscopio, cre anguilas con harina de trigo. Al punto se tuvo por cosa segura que con la harina del pan candeal podran crearse hombres, ya que muy pronto se obtendran molculas orgnicas. Y por qu no? Puesto que el clebre gemetra Fatio resucitaba muertos en Londres, no haba inconveniente en hacer hombres vivos en Pars con partculas orgnicas; mas la desgracia orden que desaparecieran las nuevas anguilas de Needham, y con ellas los sabios que fueron a refugiarse al pas de las mnadas, todo l lleno de materia sutil, globulosa y estriada. No quiero decir que no hayan servido mucho para el adelanto de la fsica estos inventores de sistemas, ni plegue a Dios que disminuya yo el mrito de sus tareas; pueden compararse con los alquimistas, que trabajan por hacer oro, que nadie hace y han hallado excelentes remedios de botica o cosas muy curiosas cuando menos. Posible es que sea uno hombre de singular entendimiento y no comprenda ni la formacin de los animales, ni la estructura del planeta. Pero ni los peces convertidos en hombres, ni las aguas en montaas, me hubieran acarreado nunca los perjuicios que me caus el seor Boudet, y eso que yo no haca sino exponer mis dudas sin enfadarme. Poco despus conoc a un lapn, filsofo profundo, que me brind ayuda. Era hombre que no consenta que nadie le llevase la contraria. Lo primero que hizo fue vaticinar el futuro, lo que me produjo tal exaltacin que ca enfermo; pero me cur untndome con trementina de pies a cabeza. Apenas pude andar, me propuso que hiciramos un viaje a las tierras australes para disecar cabezas de gigantes, con objeto de averiguar qu cosa era el alma. Como a m me ponen malo los viajes por mar, marcharamos por tierra, atravesando el globo terrqueo con un agujero que ira a parar a los Patagones. Pero, a la entrada del agujero me romp una pierna, y cost mucho trabajo componrmela; al fin se form en la fractura un callo, lo que alivi mi situacin. Mi filsofo lapn llambase seor de Maupertuis, hombre que en sus obras dejar a la posteridad todos los descubrimientos que llevo apuntados.

Ya bastante instruido, el hombre de los cuarenta escudos, y hecho un caudalejo, se cas con una bonita muchacha que tena 100 escudos de renta; en breve embaraz a su mujer, por lo que fue a ver a su gemetra, y a preguntarle si el recin nacido sera chico o chica. Respondile el gemetra que eso lo suelen saber las comadronas y las criadas; pero que no estaban tan adelantados como ellas los astrnomos que predicen los eclipses. Luego le pregunt si su hijo o su hija tena ya un alma, a lo que contest el gemetra que no entenda de eso, y que lo consultase con un telogo. El hombre de los cuarenta escudos, que era ya hombre de 140, quiso enterarse tambin en qu sitio estaba su hijo. En una bolsita, le dijo su amigo, entre la vejiga y el intestino recto. Jess me valga! exclam: El alma inmortal de mi hijo ha nacido y vive entre la orina y otra cosa 'peor? S, querido vecino, y el alma de un cardenal no tuvo tampoco alojamiento ms aseado. A pesar de eso se las echan luego de personajes superiores a todos. Me podr usted decir, seor mo, cmo se forman las criaturas? No, pero puedo decirle lo que piensan de ello los filsofos. El reverendo padre Snchez, en su excelente libro De Matrimonio, es en todo del dictamen de Hipcrates, y cree como artculo de fe que se atraen y se unen entre s los dos fluidos del hombre y de la mujer, y de esta unin brota al punto la criatura. Tan seguro se halla el catlico doctor de su explicacin fsica, trasladada a la teologa, que en el captulo 21 de su libro afirma: utrum virgo Maris semen emiserit in copulatione cum Spiritu Sancto. Ya le he dicho a usted que no entiendo el latn: tradzcame al romance, ese orculo del padre Snchez. El gemetra se lo tradujo y ambos se estremecieron de horror. Pero aunque el padre Snchez le pareci extraordinariamente ridculo al recin casado, qued bastante satisfecho con Hipcrates, y con la halagea idea de que su mujer haba cumplido todos los placenteros requisitos que cita este doctor para hacer un chiquillo. Sin embargo le dijo el gemetra, muchas mujeres hay que no derraman licor alguno, que reciben con repugnancia las caricias de sus maridos, y no por eso dejan de tener hijos. Este solo hecho desvirta lo que afirman Hipcrates y Snchez. Tambin parece verosmil que en los mismos casos obre siempre la naturaleza por los mismos principios; ahora bien: muchas especies de animales engendran sin coito; por ejemplo, los pescados de escama, las ostras y los pulgones; pero los mdicos quieren establecer un mecanismo de generacin aplicable a todos los animales. El clebre Harvey, que descubri la circulacin de la sangre, y mereca descubrir el secreto de la naturaleza, crey que lo haba encontrado en las gallinas por el hecho de que stas ponen huevos. As, pues, imagin que tambin las mujeres ponan huevos. Los juglares cantaban ya al gallear de los mozos cuando empiezan a gustarles las muchachas. La opinin de Harvey prevaleci en Europa y qued aceptado que provenimos de un huevo. El hombre de los cuarenta escudos: Pero si dice usted que la naturaleza siempre es semejante a s propia, y que en casos idnticos obra por los mismos principios, cmo es que las mujeres, las burras, las yeguas y las anguilas no ponen? Se est usted burlando de m. El gemetra: No ponen fuera, pero ponen dentro. Las mujeres tienen su ovario y se empolla en la matriz. Todos los pescados de escama y las ranas ponen huevos que luego fecunda el macho; las ballenas y los dems cetceos salen del huevo en la matriz; las araas, las polillas y los ms viles insectos proceden visiblemente de un huevo; todo proviene del

huevo, y nuestro globo terrqueo no es ms que un huevo inmenso que contiene todos los dems. El hombre de los cuarenta escudos: Creo que esa hiptesis tiene muchas probabilidades de ser cierta. Es sencilla, clara, evidente en la mayor parte de los animales y a m me convence. No quiero aceptar otra. Los huevos de mi mujer son indiscutibles para m. El gemetra: Pero al fin, los sabios se han cansado de esta teora y ahora quieren que los chicos se hagan de otra manera. El hombre de los cuarenta escudos: Y por qu, siendo esa tan natural? El gemetra: Porque prefieren que las mujeres no tengan ovario, sino unas glndulas. El hombre de los cuarenta escudos: Seguramente eso lo dicen algunos tericos que quieren imponer sus doctrinas y desacreditar la de los huevos. El gemetra: Bien puede ser. Dos holandeses, al examinar al microscopio el licor seminal del hombre y de otros animales, observaron minsculos seres ya formados que corran con increble velocidad. Estos seres los descubrieron hasta en el licor seminal del gallo. De esto deducen que en la procreacin todo lo hacen los machos y nada las hembras, las cuales slo sirvieron de depositaras del tesoro que en ellas coloca el macho. El hombre de los cuarenta escudos: Cosa muy rara es esa. Yo dudo mucho que todos esos animalillos minsculos se muevan tanto en un licor y luego permanezcan inmviles en los huevos de los pjaros, y no menos quietos por espacio de nueve meses en el vientre de una mujer. No me parece posible ni acorde con los procedimientos de la naturaleza. Dgame usted, cmo son esos enanillos que nadan con tanta maestra en el licor que me dice? El gemetra: Son como gusanos. Un mdico llamado Andry crea que todo consista en los gusanos; era enemigo de Harvey y sus doctrinas, y de buena gana hubiera suprimido la circulacin de la sangre, porque la haba descubierto otro. Este Andry con los otros dos holandeses, despus de cometer el pecado de Onan, y mirar el producto con el microscopio, redujeron al nombre a la condicin de oruga. Primero somos gusanos como stas, luego como ellas en nuestro capullo nos convertimos por espacio de nueve meses en crislidas, y al fin, lo mismo que cuando la oruga llega a ser mariposa, nosotros pasamos a hombres; tal es nuestra metamorfosis. El hombre de los cuarenta escudos: Y todo para aqu, o ha habido otra moda nueva? El gemetra: Se aburrieron de tanta oruga. Un filsofo muy gracioso, llamado Maupertuis, ha descubierto que los chicos se hacen por atraccin. Vea usted cmo: as que cae el esperma en la matriz, el ojo derecho atrae al izquierdo, el cual en cuanto ojo quiere unirse a l; pero se lo estorban las narices, que encuentra en el camino, y que le obliga a mantenerse a la izquierda; lo mismo sucede con los brazos, los muslos y las piernas que estn pegadas a los muslos. Segn tal hiptesis no es fcil explicar la situacin de las mamas y las nalgas. No admite este gran filsofo otro plan en el Supremo Creador, ni cree que el corazn fue hecho para recibir y reverter la sangre, ni el estmago para digerir, ni los ojos para ver, ni para or los odos; todo esto es una vulgaridad; no hay ms que una funcin: la atraccin.

El hombre de los cuarenta escudos: Pero ese hombre es un loco rematado y nadie habr que adopte tan extravagantes ideas. El gemetra: Dieron mucho que rer, pero el loco, parecido a los telogos, que persiguen a quienes bromean con sus ocurrencias, no dej en paz a sus contradictores. Otros filsofos sustentan otras diversas teoras, pero no han hecho proslitos. Ya no es el brazo el que corre tras el brazo, ni el muslo tras el muslo; son molculas orgnicas, partculas de brazos y piernas las que juegan entre s. Al cabo nos veremos obligados a recurrir otra vez a los huevos, despus de haber perdido mucho tiempo. El hombre de los cuarenta escudos: Creo que es lo ms sensato. Y en qu han terminado todas esas contiendas? El gemetra: En seguir dudando. Si se hubiera controvertido la cuestin entre telogos, hubiera habido excomuniones y derramamientos de sangre, pero los fsicos hacen pronto las paces; cada uno se acuesta con su mujer, sin importarles nada su ovario, ni sus trompas de Falopio; y las mujeres se quedan preadas sin que siquiera traten de averiguar cmo se efecta tal misterio, del mismo modo que el sembrador siembra el trigo sin preocuparse de cmo germina ste en la tierra. El hombre de los cuarenta escudos: Oh! Eso s que me lo ensearon desde hace mucho tiempo. Brota porque se pudre. Claro que a veces me tienta la risa con esa explicacin. El gemetra: Esa tentacin revela a un hombre de juicio. Aconsejle a usted que dude de todo, como no sea de que los tres ngulos del tringulo son iguales a dos rectos; de que los tringulos que tienen la misma base y la misma altura son iguales, y de otras proposiciones semejantes, por ejemplo, de que tres y dos son cinco. El hombre de los cuarenta escudos: S, seor, bien creo que de sabios es dudar, pero siento en m mucha curiosidad desde que tengo algo de dinero y no trabajo tanto. Cuando mi voluntad mueve mi brazo o mi pierna, quisiera yo saber con qu muelle los mueve, porque es cierto que algn muelle hay. Algunas veces me sorprende el poder alzar y bajar los ojos y no poder alzar las orejas. Yo pienso, y deseara saber... lo que hay aqu... tocar con la mano mi pensamiento. Querra saber si pienso por m mismo, si Dios me da las ideas, cmo vino mi alma a mi cuerpo cuando tena ste seis semanas o cuando tena un da; cmo se halla esa alma aposentada en mi cerebro. Me devano los sesos imaginando cmo influye un cuerpo sobre otro; no menos me maravillan mis sensaciones, y encuentro en ellas un algo divino, sobre todo en el goce. Algunas veces hago infinitos esfuerzos para entender cmo podra ser un nuevo sentido, y jams lo he conseguido. Los gemetras saben perfectamente todas estas cosas. Hgame usted el favor de informarme sobre ellas. El gemetra: Ah! Tan ignorantes de ellas somos como usted. Acuda a los telogos de la Sorbona.

Cuando se vio padre de un nio, el hombre de los cuarenta escudos crey que eso tena alguna importancia para la nacin y se propuso dar diez vasallos por lo menos, al rey. El hombre saba tejer canastos y su mujer era excelente costurera. Haba nacido sta en un pueblecillo inmediato a una abada que daba 50.000 escudos de renta. El hombre

pregunt un da al gemetra por qu razn siendo estos seores tan pocos disfrutaban tantas rentas, es decir, se engullan tantas porciones de 50 escudos. Son acaso ms tiles que yo a la patria? No, querido vecino. Contribuyen como yo al aumento de la poblacin del reino? No, a lo menos manifiestamente. Labran la tierra? Defienden al Estado cuando hay guerra? No; pero ruegan a Dios por usted. Perfectamente, pues yo rogar a Dios por ellos, y en paz. Cuntos individuos tiles de uno y otro sexo cree usted que hay en los conventos? El siglo pasado, haba cerca de 90.000. Pues a razn de 40 escudos cada uno, no deben tener ms de 4.500.000 escudos. Y cunto tienen? Cosa de 200.000.000, contando las misas y los ingresos de los frailes mendicantes que reciben verdaderamente una contribucin enorme del pueblo. Un fraile de cierto convento de Pars ha declarado pblicamente que sacaba de limosna 1.000 onzas de oro todos los aos. 200.000.000 de escudos, repartidos entre 90.000 frailes y monjas dan 2.222 escudos. Fuerte suma es y ms para una colectividad en la que los gastos se simplifican; porque gastan mucho menos 10 personas que viven juntas, que si mantuvieran cada una mesa y casa aparte. Entonces los ex jesuitas, a quienes se les pasa una pensin de 1.600 reales, han salido perdiendo? Creo que no, porque casi todos se han retirado a casa de parientes que los ayudan; muchos cobran por decir misa, cosa que no hacan, antes; otros son preceptores; a otros los mantienen las beatas; todos se las arreglan bien. En fin, pocos habr a estas horas que despus de haber disfrutado del mundo y la libertad, quisieran volver a sus antiguas cadenas. Digan lo que quieran, la vida monstica nada tiene de envidiable; y como afirma el dicho popular, los frailes son hombres que se renen sin conocerse, viven sin quererse y mueren sin llorarse. Cree usted que se les hara un favor desfrailndolos a todos? Mucho ganaran, sin duda, y todava ms el Estado. Se restituiran a la patria ciudadanos y ciudadanas que han hecho el temerario sacrificio de su libertad en edad en que no permiten las leyes que disponga uno de un peculio propio. Se sacaran estos cadveres de la sepultura, como en una verdadera resurreccin. Los conventos se convertiran en hospitales, escuelas pblicas o fbricas; crecera la poblacin y el cultivo de las artes. Cuando menos disminuira el nmero de esas vctimas voluntarias y tendra la patria ms servidores tiles y menos desventurados. Tal es la opinin de las personas cultas y el deseo unnime del pueblo, desde que las gentes son ms instruidas. Prueba evidente de la necesidad de esta reforma es el ejemplo de Inglaterra y de muchas otras naciones. Qu hara hoy la Gran Bretaa con 40.000 frailes, en vez de 40.000 marinos? Cuanto ms se desarrollan las artes, ms se necesitan hombres laboriosos. Es seguro que existen enterrados en los claustros muchos hombres de talento que pierde el pas. Para que un reino prospere, necesita tener el menor nmero posible de eclesisticos y el mayor nmero de artesanos. En vez de hacer lo que en su ignorancia hicieron nuestros padres, debemos procurar lo que ellos hubieran hecho si hubiesen vivido cuando nosotros y tenido nuestras luces. No es menester suprimir los frailes por el odio que se les profese, sino por lstima hacia ellos, y por amor a la patria.

Lo mismo pienso yo. Sentira tanto que fuese fraile un hijo mo, que si creyese que criaba hijos para el claustro no me acostara nunca con mi mujer. Efectivamente, qu buen padre de familia no se lamenta de ver a su hijo o a su hija perdidos para la sociedad? Hay quien dice que de esa manera se evita el peligro, pero no castigan al soldado que huye de la pelea? Todos somos soldados de la patria; todos nos debemos a la sociedad, y cuando la abandonamos, somos desertores. Qu digo? Los frailes son parricidas que aniquilan a toda una posteridad; 90.000 eclesisticos que berrean o ganguean en latn, podran dar dos vasallos uno con otro, al Estado, es decir, 180.000 hombres que perecen en germen. Al cabo de cien aos es la prdida inmensa. Esta es una verdad indiscutible. Pues cmo ha podido subsistir el monaquismo? Porque desde Constantino fueron casi siempre absurdos y detestables los gobiernos; porque despus de hacerse cristianos los caudillos de las naciones brbaras para consolidar su poder ejercieron la ms horrorosa tirana, y las gentes se metan en tropel en los claustros, huyendo de la furia de estos bandidos; aceptaban una esclavitud por evitar otra ms dura; porque al multiplicarse las rdenes religiosas, el Papa tena ms sbditos en los estados catlicos; porque el labriego prefiere que le llamen reverendo padre y echar bendiciones, a manejar el arado, ignorando que el arado es ms digno que el hbito monacal, y porque cree que es ms cmodo vivir a costa de los tontos que trabajan honradamente. Adems, porque no advierte que la vida del claustro es miserable y colmada de pesares y aburrimiento. Vamos, seor, no ms frailes, por su dicha y por la nuestra. Un seor de mi pueblo, padre de cuatro hijos y tres hijas, deca que no saba qu hacer con tanta familia, si no meta a las chicas en un convento. Ese argumento, tantas veces repetido, es inhumano, antipatritico, antisocial. Aquel estado o situacin del que pueda decirse que si lo adoptase todo el mundo se acabara la humanidad, debe condenarse, y, quien lo adopte causa a la especie a que pertenece, el mayor mal que puede hacerle. Es evidente que si todos los mancebos y todas las doncellas, se recluyesen en los conventos, se acabara el mundo; luego, la frailera por su propia condicin y naturaleza, es enemiga de la humanidad. Y no se puede decir otro tanto de los soldados? No, por cierto; porque si toma las armas a su turno cada ciudadano, como antiguamente hacan todas las repblicas, y particularmente en la de Roma, el soldado resulta luego excelente labrador. El soldado, convertido en ciudadano se casa y se afana por su mujer y por sus hijos. Ojal hubiesen sido militares todos los labriegos! Pero un fraile, en cuanto fraile, no es bueno sino para vivir a costa de sus compatriotas. Esto es evidente. Sin embargo, las doncellas, las hijas de los hidalgos pobres que no se pueden casar qu han de hacer? Ya se ha dicho mil veces: lo que hacen en Inglaterra, en Escocia, en Irlanda, en la Suiza, en Holanda, en la mitad de Alemania, en Suecia, en la Noruega, en Dinamarca, en Tartaria, en Turqua, en frica y en casi todo el resto del mundo. No es necesario tener dote para ser buena madre de familia. En Alemania, se casan los hombres con mujeres que no tienen dote. Una mujer econmica y trabajadora aprovecha ms en una casa que la hija de un millonario, que ms gasta en cosas superfluas que la dote que a su marido le trajo. En cuanto a los asilos, bien est que haya instituciones que den albergue a la vejez y a los enfermos y a los deformes; pero por un abuso detestable, en esos establecimientos religiosos no admiten ms que a los jvenes y a las personas bien constituidas. Lo primero que en los conventos hacen es poner en cueros a los novicios de ambos sexos, contra toda ley de decencia y examinarlos atentamente por detrs y por

delante. Si se presenta para tomar el hbito una vieja jorobada, la despiden sin la menor consideracin, a menos que pague una cuantiosa dote. Qu digo? Toda monja ha de pagar su dote si no quiere ser la criada del convento. Nunca hubo ms intolerable abuso. Eso es muy cierto. Yo le aseguro que jams sern mis hijas religiosas, y que aprendern a hilar, a coser, a hacer punto, a bordar, en una palabra, a ser tiles. Dgame cmo podr sostener un amigo mo sin duda por llevar la contraria a todo el mundo que los frailes son tilsimos para el Estado sin admitir otra razn que la de que sus conventos estn muy limpios y bien conservados, ms que las casas seoriales y perfectamente cultivados sus huertos? Quin es ese amigo de usted que sostiene afirmacin tan peregrina? El amigo de los hombres, o por mejor decir, de los frailes. Pues se burla, sin duda. Porque no puede ignorar que diez familias que poseen cada una dos mil escudos de renta en tierras, son 100 veces y 1.000 veces ms tiles que un monasterio que disfruta de 20,000 escudos, adems de poseer su tesoro secreto. El que los frailes edifiquen esplndidos conventos, es precisamente lo que ms irrita al pueblo y de lo que se protesta en toda Europa. El voto de pobreza es incompatible con vivir en palacios, como lo es la soberbia con la humildad, y como el hecho de no propagar la especie es contrario a la ley natural. Veo que lo mejor es fiarse poco de los libros. Hay que saberlos escoger, leerlos y desde luego no creer ms que en la evidencia.

Un mes hace dice el gemetra que me vino a ver el hombre de los cuarenta escudos; entr reventando de risa y de tan buena gana rea, que sin saber por qu me ech yo tambin a rer; que as de imitador ha nacido el hombre y tanto nos domina el instinto y tan contagiosos son los grandes movimientos del nimo. Ren con el que re los humanos; con el que llora, lloran. Cuando se hubo redo muy a su sabor, me dijo que acababa de dar con un hombre que se deca protonotario de la Santa Sede, y que enviaba el tal una gran cantidad de dinero a un italiano que resida a 600 leguas de Pars, en nombre de un francs a quien haba concedido el rey un pequeo feudo, y que nunca podra disfrutar, el tal francs, de su propiedad si no le daba al italiano el primer ao de renta. Es muy cierto le dije, pero no es cosa de risa. En derechos de esta especie, paga Francia ms de milln y medio de escudos al ao, y en los dos siglos y medio de que data esa costumbre, hemos entregado a Italia ms de 365.000.000 de escudos. Dios de mi alma! exclam. Cuntas veces 40 escudos! De modo que ese italiano nos sojuzg hace dos siglos y medio y nos impuso ese tributo? Exacto le respond. Y antes nos impona otros ms gravosos, porque el de ahora es una friolera en comparacin de lo que por espacio de muchos siglos sacaba de nuestra pobre nacin y de las otras pobres naciones de Europa. Contle entonces de qu modo se haban establecido estas santas usurpaciones, y como sabe algo de historia y tiene buen sentido, vio claro que habamos sido galeotes y que todava llevbamos arrastrando un trozo de nuestra cadena. Habl con energa y largamente contra estos abusos. Pero qu respeto profesaba a la religin! Qu reverencia a los obispos! Cmo deseaba que tuviesen muchos miles de escudos para gastarlos en sus dicesis en obras de caridad! Tambin quera que todos los curas de pueblo ganasen 40 escudos, para que pudiesen vivir con holgura. Es lamentable afirmaba que un cura se vea obligado a pleitear con un feligrs suyo por medio celemn de trigo y que no le pague lo suficiente el Estado;

siempre estn litigando con los municipios. Estas contiendas eternas, por imaginarios derechos y por los diezmos, quebrantan el respeto que se les debe. El infeliz labrador que ya ha pagado al rey el diezmo, las primicias y el rescate de alojamiento de tropa, sin que le eximan de alojar tropa, etc., etc.; este desventurado, digo, que ve que el cura viene despus a llevarse el diezmo de lo que le queda, ya no le mira como a su pastor, sino como a un carnicero que le acaba de desollar el poco pellejo que le resta; si la cosecha de diez celemines, le ha costado el valor de nueve y el derecho divino le lleva lo que vale el otro celemn qu le queda para s y para su familia? Llanto, hambre, desesperacin y morir de fatiga y miseria. Si el Estado pagara bien al cura, consolara al labrador y nadie mirara al cura como a un enemigo pblico. El buen hombre se emocionaba al decir estas cosas porque amaba a su patria y ansiaba verla bien gobernada. Qu nacin la francesa, si quisiera! deca con frecuencia. Fuimos a ver a su hijo, a quien la madre, estaba dando el pecho, un seno muy blanco y turgente. La criatura era preciosa. Ah! murmur su padre. No vivir ms que veintitrs aos, ni tendr ms capital que cuarenta escudos!

El producto de los extremos es igual al producto de los medios, pero dos costales de trigo robados no son, respecto al ladrn, como la prdida de la vida de ste es al inters de la persona robada. El prior de... a quien dos de los trabajadores de su huerto, le haban robado dos fanegas de trigo, acaba de hacer ahorcar a los dos delincuentes. La ejecucin le ha costado ms de lo que vala toda su cosecha y desde entonces, no halla ningn jornalero que quiera trabajar en el convento. Si hubieran mandado las leyes que los que roban el trigo de su amo labrasen el campo del robado toda su vida con un grillete al pie y una campanilla al cuello atada a una argolla, hubiera ganado mucho el tal prior. Sin duda, es preciso escarmentar al delincuente, pero ms que la horca, le intimidan el trabajo forzado y la vergenza duradera. Hace algunos meses, un malhechor fue condenado en Londres a trabajar en Amrica, con los negros, en los ingenios de azcar. En Inglaterra, como en otros muchos pases, tienen derecho los delincuentes a presentar un memorial al rey, pidiendo el perdn absoluto o la conmutacin de la pena. Este present un memorial para que le ahorcasen, diciendo que aborreca el trabajo y que prefera que le ahorcasen en un minuto a que le obligaran a cortar caa toda su vida. No todos piensan as; los gustos son diferentes; pero ya se ha dicho y nunca se repetir bastante, que un ahorcado para nada sirve, y que las penas han de servir de ejemplo. Algunos aos hace que en la Tartaria condenaron a empalar a dos mancebos por haber tenido el bonete en la cabeza mientras pasaba una procesin de lamas. El emperador de la China, hombre de mucho talento, dijo que l los hubiera condenado a ir delante de las procesiones con la cabeza descubierta, por espacio de tres meses. Proporcionad las penas a los delitos, dice el marqus de Beccaria. Pero los que han hecho las leyes no eran gemetras. Si escribe unos libelos miserables el abate Guyon o Ceg, o cualquiera otro ex jesuita o clerizonte, le habremos de ahorcar como ha hecho el prior de... con sus dos gaanes, considerando que los calumniadores son ms delincuentes que los ladrones? Hemos de sacar a la vergenza pblica al seor Larcher, porque es un escritor indigesto que acumula errores sobre errores, nunca supo graduar los valores, y afirma

que en una grande y antigua ciudad, famosa por su civilizacin, y por los celos de los maridos, iban las princesas al templo a conceder en pblico sus favores a los extranjeros? A este escritor se le podra enviar a esa ciudad a ver si era tan agasajado. Debemos procurar ser ecunimes y debemos proporcionar las penas a los delitos. Las leyes de Dracon, que castigaban por igual los crmenes y las leves faltas, la perversidad y la locura, me parecen odiosas. No trataremos al jesuita Nonotte, que no ha cometido ms delito que escribir calumnias y disparates, como trataron a los jesuitas Malagrida, Oldecorne, Garnet, Guignard, Gueret y cmo debieran haber tratado al jesuita Le Tellier, que enga a su rey y llen de duelo y confusin a Francia. En todo pleito, en toda contienda, en toda disputa, distingamos el agresor del agraviado y el opresor del oprimido. La guerra ofensiva es infame, pero la defensiva es justa. Engolfado me hallaba yo dice el gemetra, en estas reflexiones, cuando me vino a ver, deshecho en llanto el hombre de los cuarenta escudos. Pregntele muy alterado si se haba muerto su hijo, que deba vivir veintitrs aos. No me dijo, mi hijo est bien, lo mismo que mi mujer; pero me llamaron a declarar contra un molinero al que han impuesto la prueba del tormento, y que es inocente; le he visto desmayarse en las horribles torturas, he odo crujir sus huesos y todava perduran en mi odo sus aullidos y sus gritos. No lo puedo olvidar, lloro de lstima y tiemblo de horror! Yo, que soy de un natural muy compasivo, no pude menos de echarme tambin a llorar y de estremecerme. Representseme entonces a la memoria la espantosa aventura de los Calas: una virtuosa madre encarcelada, sus hijas fugitivas y posedas de la mayor desesperacin, saqueada la casa, un honorable padre de familia enloquecido por la tortura, agonizando en una rueda y expirando en una hoguera; su hijo cargado de cadenas, llevado a rastras ante los jueces, y uno de stos dicindole: Hemos destrozado a tu padre y a ti tambin te destrozaremos. Record la familia de Sirven, que encontr uno de mis amigos en plena montaa, cubiertos de nieve, huyendo de la persecucin de un juez tan inicuo como ignorante. Este juez dijo mi amigo, ha condenado a morir en el cadalso a toda esa inocente familia, suponiendo, sin la ms leve apariencia de prueba, que el padre y la madre, con ayuda de sus dos hijas, haban ahogado a la tercera para evitar que fuese a misa. La conducta de semejante juez me mostraba hasta dnde pueden llegar la estupidez, la injusticia y el salvajismo humanos. El hombre de los cuarenta escudos y yo nos dolamos de tales crmenes. Llevaba yo en el bolsillo el discurso de un fiscal del Delfinado, que en parte trataba de esta clase de asuntos; lo saqu del bolsillo y le los siguientes prrafos: Los gobiernos deben estar formados por hombres que por hacer felices a los pueblos y a los individuos, acepten como premio la ingratitud y que por querer proporcionar el sosiego a sus gobernados renuncien al suyo propio. Han de colocarse entre la Providencia y los humanos para llevar a stos una ventura, que aqulla parece negarles... Cuando un juez se encuentra solo en su gabinete, no se estremece de horror y lstima al pasar la vista por los legajos que le rodean, monumentos del crimen y de la inocencia? No le parece que oye salir gemidos de estos escritos fatales que le recuerdan lo que fue de un ciudadano, un esposo, un padre, una familia? Qu juez, si no es un desalmado, puede pasar por una crcel sin ponerse plido? Soy yo, se dice a s mismo, quien encierra en este horrible lugar a mis semejantes, acaso a mi igual, a ciudadanos, a hombres, en fin! Yo los encadeno y los sepulto aqu. Muchos desesperados me maldecirn pidiendo al Juez Supremo mi castigo, a esa Providencia que ha de juzgarnos a todos... Horroroso espectculo el que tengo que contemplar. El

reo no quiere confesar sus culpas. l juez, ya fatigado de intiles requerimientos y acaso irritado por ello, recurre al suplicio. Aparecen cadenas y palancas, teas encendidas y todos los instrumentos que para atormentar fueron inventados. El verdugo acude a cumplir su oficio para arrancar por la violencia, las declaraciones que voluntariamente no fueron hechas. Oh, t, dulce filosofa!, t que slo con paciencia y reflexin indagas la verdad, concibes que en tu siglo se utilicen, para descubrirla, instrumentos semejantes? Es cierto que aprueban nuestras leyes tan incomprensibles mtodos y que las costumbres los consagran...? Tan viles son los suplicios de la justicia como los crmenes del delincuente, y no son menos crueles que los actos de sus pasiones los de su sentencia. Cul es el motivo de esta situacin? El desequilibrio entre nuestras viejas supersticiones y nuestro moderno sentido moral; la escasa confianza en las ideas y el mucho apego a la rutina. En realidad, preferimos no detenernos a reflexionar sobre las cosas, y ms si ello perturba nuestra tranquilidad y la comodidad de nuestras costumbres, que si no son buenas, son gratas. Somos cultos, pero poco humanos. Estos fragmentos, dictados por la bondad y la razn, fueron gran lenitivo para el nimo de mi amigo. Estaba maravillado y conmovido. Por lo visto, tambin en provincias se escriben cosas buenas! deca absorto. Me haba dicho que no haba ms que un Pars en el mundo. No hay ms que un Pars repliqu, donde se hagan peras cmicas. Pero por qu no ha de haber en provincias personas honorables, magistrados ntegros? Antiguamente los orculos de la justicia y los de la moral eran igualmente ridculos; el doctor Balonar era farsante en el foro y grotesco en el plpito. El buen sentido recomienda que no se hable en pblico ms que cuando se tiene algo til y nuevo que decir. Pero y si no tenemos nada que decir? preguntan los charlatanes. Entonces, guardad silencio, aconseja la razn. La garrulera palabrera es como las hogueras de la noche de San Juan, superfluas porque no hace fro. Lea Francia libros buenos. En realidad, leemos muy poco, y la mayor parte de los que se quieren instruir leen muy mal. Hay mucha gente entre la cual no faltan personas honradas y aun muchas que se tienen por sensatas que preguntan severamente para qu sirven los libros. Habra que decirles que con libros se gobierna. No otra cosa que libros son las ordenanzas civiles, los cdigos y el Evangelio. La lectura fortalece el alma cuanto la conversacin la dispersa y el juego la enerva. Yo tengo muy poco dinero me respondi el hombre de los cuarenta escudos, pero cuando lo consiga comprar muchos libros en casa de Marc Michel Rey, de Amsterdam.

Viva el hombre de los cuarenta escudos en un pueblo pequeo, donde desde haca ciento cincuenta aos no haban entrado militares, por lo que las costumbres eran tan puras como el aire que respiraba. Nadie saba que se poda envenenar el amor en sus fuentes mismas, corromperse en su germen las generaciones, negndose a s propia la naturaleza, el afecto convertirse en odio y en suplicio el deleite. Pero entraron unas tropas en el pueblo y todo vari. Dos tenientes, el capelln del regimiento, un cabo y un recluta, que acababa de salir del seminario conciliar, bastaron para envenenar ese pueblo y otros doce en menos de tres meses. Dos primas del hombre de los cuarenta escudos se llenaron de costras de pies a cabeza; se les cayeron sus luengos y rubios cabellos; se les enronqueci la voz; hinchronse sus ojos y apenas podan mover brazos y piernas, atenazados por el dolor; los huesos comenzaban a ser rodos por una secreta carcoma, como los del rabe Job, aunque nunca adoleci Job de semejante achaque.

El cirujano mayor del regimiento, hombre de consumada experiencia, se vio obligado a pedir a la Corte que enviaran muchos mdicos para curar a todas las mujeres del pas, y como el ministro de la Guerra era protector declarado del bello sexo, le envi una leva de practicantes, que con una mano echaban a perder lo que con la otra curaban. Estaba entonces el hombre de los cuarenta escudos leyendo la historia filosfica de Cndido, del doctor Ralph, traducida del alemn, en la cual se prueba que todo ocurre para bien de todos y que el mundo en que vivimos es el mejor de los mundos posibles. As pues, las bubas, la peste, la estrangurria, los lamparones y la Santa Inquisicin son encantos del universo creado nicamente para el hombre, rey de los animales a imagen y semejanza de Dios. En la verdica historia de Cndido, ley que debido a la enfermedad el doctor Pangloss haba perdido un ojo y una oreja. Ah! Pobres primas mas! clamaba el hombre de los cuarenta escudos. Se van a quedar tuertas y desorejadas. No, seor le dijo el mayor consolndole. Los alemanes son otra cosa. Nosotros sabemos curar y curaremos a esas muchachas pronto, sin grandes molestias y para siempre. Efectivamente, sus dos lindas primas no sintieron ms molestias que la cabeza hinchada como una tinaja durante seis semanas, escupir la mitad de los dientes y muelas con un palmo de lengua fuera, y morirse tsicas al cabo de seis meses. Mientras se trataba de curar a las muchachas, tuvieron el cirujano y el primo la conversacin siguiente: El hombre de los cuarenta escudos: Es posible, seor, que la naturaleza rodee de tales tormentos un placer tan necesario, de tantos duelos tan suaves glorias, y que sea cosa ms peligrosa hacer un chiquillo que matar a un hombre? Es cierto, a lo menos, para nuestro consuelo, que disminuye algo esta plaga en la tierra y cada da es menos peligrosa? El cirujano mayor: Todo lo contrario. Cada da cunde ms en toda la Europa cristiana y ya se extiende hasta Siberia. Ms de 50 personas he conocido que de ella han muerto, entre otras un bizarro general y un sagaz hombre de Estado. Las personas dbiles no resisten la enfermedad ni el remedio. Las bubas y las viruelas se han conjurado, todava ms que los frailes, para acabar con el gnero humano. El hombre de los cuarenta escudos: He aqu otro motivo para acabar con los frailes o para que, volviendo a su condicin de hombres, reparen en algo el dao que causan esas dos enfermedades. Le ruego que me diga si tienen bubas los animales. El cirujano: Ni bubas, ni viruelas, ni frailes. El hombre de los cuarenta escudos: Pues confesemos que son ms felices y ms cuerdos que nosotros en este inmejorable mundo. El cirujano: Nunca lo he dudado. Adolecen de menos achaques que nosotros; su instinto es menos falible que nuestra razn, y nunca los atormenta ni el tiempo pasado ni el venidero. El hombre de los cuarenta escudos: Usted ha sido cirujano de un embajador de Francia en Turqua. Dgame, hay muchas bubas en Constantinopla? El cirujano:

Los franceses las llevaron al arrabal de Pera, donde ellos viven. All conoc a un capuchino que estaba rodo de bubas como Pangloss; pero no han invadido el interior de la ciudad. Casi nunca duermen los franceses en ella, y apenas hay rameras en esta inmensa capital. Todos los turcos ricos tienen mujeres esclavas de la Circasia, guardadas y vigiladas siempre, y cuya hermosura no puede ser peligrosa. A las bubas las llaman los turcos el mal cristiano, y eso contribuye no poco a aumentar el desprecio profundo que sienten por nuestra teologa. Para desquitarse disfrutan de la peste, enfermedad de Egipto, de la cual no hacen caso, y que no se toman el trabajo de precaver. El hombre de los cuarenta escudos: Y en qu tiempo cree usted que empez esta plaga en Europa? El cirujano: A la vuelta del primer viaje de Cristbal Coln a pueblos inocentes que ni la avaricia ni la guerra conocan, el ao de 1494. Desde tiempo inmemorial padecan este achaque aquellas buenas gentes, as como exista la lepra en la Arabia y la Judea, y la peste en Egipto. El primer fruto que sacaron los espaoles de la conquista del Nuevo Mundo fueron las bubas, que se esparcieron con mucha ms prontitud que la plata de Mjico, la cual no circul en Europa hasta mucho tiempo despus. En todos los pases existan entonces magnficos establecimientos, llamados mancebas, autorizados por los soberanos para preservar el honor de las damas. Los espaoles envenenaron estas casas privilegiadas, de donde extraan los prncipes y los obispos las mozas que necesitaban. En Constanza haba 718 para abasto del clero que con tanta devocin mand quemar a Juan Hus y a Jernimo de Praga, y ya se supondr con cunta rapidez cundi la enfermedad en todo el pas. El primer magnate muerto por ella fue el ilustrsimo y reverendsimo obispo virrey de Hungra, en 1499, a quien no pudo curar Bartolom Montanagua, clebre mdico de Padua. Gualtieri afirma que Bertoldo de Henneberg, arzobispo de Maguncia, acometido de las bubas, entreg su alma a Dios en 1504. Sabido es que nuestro rey Francisco I muri de ellas; Enrique III se contagi en Venecia, pero Jacobo Clemente, fraile dominico, anticip el efecto del mal. Siempre celoso del bien pblico el Parlamento de Pars dict severas medidas contra las bubas, prohibiendo, en 1497 a todos los bubosos vivir en Pars so pena de horca; mas como no era fcil probar el delito, la disposicin no fue ms eficaz que la que posteriormente tom contra el emtico; y contra la voluntad del Parlamento de Pars fue aumentando sin cesar el nmero de reos. Verdad es que, si en vez de mandarlos ahorcar los hubieran exorcizado ninguno andara hoy por el mundo, pero quiso la mala ventura que no pensaran en ello. El hombre de los cuarenta escudos: Es cierto lo que en Cndido he ledo que cuando marchan en orden de batalla dos ejrcitos de treinta mil hombres cada uno, puede apostarse que hay veinte mil bubosos de cada parte? El cirujano: Certsimo; y lo mismo sucede con los cursantes de teologa de la Sorbona. Qu quiere usted que hagan unos estudiantes mozos, en quien la naturaleza se explica con ms vigor y voz ms alta que la teologa? Puedo jurar a usted que en proporcin, ms clrigos jvenes curamos mis colegas y yo que militares. El hombre de los cuarenta escudos: No habr medio para extirpar ese morbo contagioso que destroza a Europa? Ahora que el veneno de las viruelas se atena no podra contrarrestarse el otro veneno? El cirujano: Un solo remedio habra, y es que se alen, para ello, todos los prncipes de

Europa, como hicieron en tiempo de Godofredo de Bouillon. Cierto que una cruzada contra las bubas sera ms razonable que las que antiguamente se hicieron contra Melecsala, Saladino y los albigenses, y que tan funestas fueron. Ms valiera concertarse para exterminar al enemigo del linaje humano que no hacerlo para asolar pases y cubrir los campos de cadveres. Hablo aqu contra mis intereses, porque la guerra y las bubas aumentan mis ingresos; pero antes de ser cirujano mayor soy hombre. De este modo fue aprendiendo el de los cuarenta escudos a discurrir, y a sentir. No slo hered a sus dos primas, que murieron en espacio de seis meses, sino tambin a un pariente lejano que fue abastecedor de los hospitales militares y se hizo rico a costa del hambre de los soldados heridos. Era soltero, tena un harn, nunca hizo caso de su familia, vivi siempre en plena crpula y muri de un hartazgo. Como se ve, era un ciudadano til a su patria... Viose obligado nuestro nuevo filsofo a ir a Pars a recoger la herencia de su pariente, que le disputaban los asentistas de rentas reales; pero tuvo la dicha de ganar el pleito, y la generosidad de dar a los pobres del lugar, que no tenan su renta de cuarenta escudos, parte de los dineros del ricacho. Despus quiso satisfacer el deseo, que siempre haba tenido, de poseer una biblioteca. Por las maanas lea y por las tardes consultaba a los doctos para saber en qu lengua haba hablado la serpiente a nuestra madre Eva; si reside el alma en el cuerpo calloso o en la glndula pineal; si San Pedro haba estado veinticinco aos en Roma y por qu tienen los negros las narices aplastadas. No quera mezclarse en poltica ni escribir folletos contra las comedias nuevas. Llambanle el seor Andr, que era su nombre de pila; cuantos le conocan elogiaban su modestia y sus buenas prendas naturales y adventicias. El seor Andr se mand construir una casa en su antiguo predio de cinco fanegas; su hijo tendr, muy en breve, edad para ir al colegio; pero su padre no quiere que vaya al de Mazarino, porque sabe que all est el profesor Cog, que escribe libelos, y un profesor no debe escribir libelos. En cuanto a la seora Andr dio a luz una muchacha muy linda, a la que andando el tiempo casarn sus padres con un covachuelista de Hacienda, con tal que ste no adolezca del mal que quiere extirpar el cirujano mayor en toda Europa.

Mientras estaba el seor Andr en Pars se suscit una polmica muy importante. Tratbase de saber si Marco Antonio era hombre de bien y si estaba en el infierno, en el purgatorio o en el limbo, mientras llega el da de la resurreccin. Todas las personas distinguidas defendan a Marco Antonio; Marco Antonio, decan, fue siempre sobrio, justo, casto, benfico. Verdad es que no ocupa un lugar tan alto en el cielo como el bendito San Junpero, porque en todo hay categoras; pero, el alma de Marco Antonio no debe estar quemndose en las calderas de Pedro Botero, y si se halla en el purgatorio, no hay ms que sacarle de l a fuerza de misas: ah estn los jesuitas que nada tienen que hacer. Ellos pueden decir tres mil misas por el descanso del alma de Marco Antonio, que a tres reales la pieza valdran 9.000. Marco Antonio no puede estar en el infierno porque a un monarca no se le mete en el infierno as como as. Los adversarios a estos argumentos decan que no se poda dar cuartel a Marco Antonio; que era un hereje; que haba muerto sin confesin; que era necesario hacer un escarmiento; que convena enviarle al infierno para que supieran a qu atenerse los emperadores de China y del Japn, los de Persia, Turqua y Marruecos, los reyes de Inglaterra, Suecia, Dinamarca y Prusia, el estatuderl de Holanda y la aristocracia de Berna, los cuales as se confiesan como el emperador Marco Antonio; finalmente, que es una satisfaccin inefable fulminar decretos contra los soberanos muertos, cuando no

puede uno lanzarlos contra los vivos, por miedo a que le corten las orejas. Tan seria lleg a ser la polmica, como antiguamente la de las monjas de Santa rsula con las del convento de la Anunciacin, acerca de quin de las dos rdenes llevara ms tiempo, entre las nalgas, huevos pasados por agua sin cascarlos. Temise un cisma, cosa horrible, porque cisma quiere decir diferencia de opinin, y hasta este fatal momento, todos los humanos haban pensado de un mismo modo. El seor Andr, excelente ciudadano, convid a cenar a los directores de ambos partidos. Era un hombre jovial, alegre sin bullicio, y de corazn en la mano, sin afectar nunca aquella especie de ingenio que no deja lucir el de los dems. Saba hacerse simptico y conciliar en l la autoridad y la confianza. Era un hombre que hubiese logrado que cenaran en paz un genovs y un corso, un mufl y un arzobispo. En la cena a los polemistas el seor Andr mostr gran habilidad, conduciendo la conversacin de modo que no hubiese lugar a la discusin entre los adversarios a quienes hizo rer con sus frases ingeniosas. Despus, cuando el vino comenz a hacer sus efectos, logr que conviniesen en que el alma del emperador Marco Antonio permaneca in statu quo, esto es, entre el cielo y la tierra como los duendes, hasta el da del Juicio Final. Volvironse luego a sus limbos respectivos los espritus de los doctores, apenas terminada la cena. Esta reconciliacin proporcion tanto prestigio al hombre de los cuarenta escudos, que ms tarde, cuando surga alguna disputa entre literatos o no, las personas neutrales aconsejaban a los contendientes que fuesen a cenar a casa del seor Andr. De dos facciones s yo, muy encarnizadas, que por no haber cenado en casa del seor Andr se han causado mutuamente daos inmensos.

La reputacin de que gozaba el seor Andr, de reconciliar a los enemigos dndoles bien de cenar, le trajo cierto da una visita muy extraa. Un hombre vestido de negro, de muy mal aspecto, encorvado de espaldas, la cabeza torcida hacia el hombro izquierdo, los ojos aviesos y las manos sucias, fue a suplicarle que le convidase a cenar en unin de sus enemigos. Pero quines son sus enemigos, y quin es usted? le pregunt el seor Andr. Ay! respondi. Confieso a usted, seor, que se me tiene por uno de esos bellacos que escriben libelos a cambio de un pedazo de pan, y van gritando por ah: Dios, Dios! Religin, religin!, con lo que suelen conseguir alguna prebendilla o beneficio simple. Me acusan de haber calumniado a muchos hombres de bien, sinceramente religiosos. Verdad es, que en el fuego de la inspiracin, a los escritores se nos escapan palabras imprudentes, afirmaciones inexactas o apasionadas, que luego califican los dems de injurias y cnicas mentiras. Los autores de mi cuerda solemos pasar por pcaros, y en tanto nos aplauden las viejas beatas, somos objeto del desprecio de cuantos hombres de bien saben leer. Mis enemigos son gentes que pertenecen a las principales academias de Europa, escritores ilustres y ciudadanos honestos. Ahora he publicado una obra titulada Antifilosofa. Est hecha con la ms sana intencin; pero nadie ha querido comprar mi libro; y aquellos a quienes se lo he regalado lo han tirado al fuego, dicindome que no solamente era antifilosfico, sino antidecente y anticristiano. Perfectamente le dijo el seor Andr, pues haga usted lo que esos a quienes ha regalado su obra: trela al fuego y no se hable ms de ello. Celebro su arrepentimiento, pero no le puedo invitar a cenar con personas inteligentes, quienes, por otra parte, nunca han ledo ni leern sus obras. No podra usted, por lo menos insisti el libelista, ponerme a bien con la

familia del difunto presidente Montesquieu, cuya memoria agravi para glorificar al reverendo padre Routh? Como usted sabe, el padre Routh amarg los ltimos instantes del moribundo y fue arrojado de la casa a puntapis. S, lo recuerdo respondi el seor Andr. Ya hace mucho tiempo que muri tambin el reverendo padre Routh; vyase a cenar con l. El seor Andr es hombre que no aguanta a esta clase de granujas tontos; de sobra saba que lo que quera el visitante era que le presentase a escritores y filsofos conocidos para espiarlos, hacerles hablar y luego disparar sobre ellos injurias y calumnias. As que prefiri echarlo de su casa, ni ms ni menos que a Routh le haban arrojado de la del presidente Montesquieu. No era fcil engaar al seor Andr. Todo cuanto tena de ingenuo y sencillo cuando era el hombre de los cuarenta escudos, lo tuvo despus de avisado y despierto, que no en balde conoca ya el mundo.

Cunto se ha vigorizado la sana razn del seor Andr desde que tiene una biblioteca! Vive con los libros como con los hombres; elige entre ellos y nunca se deja alucinar por los nombres. Qu satisfaccin tan grande le produce saber y ampliar los horizontes del espritu sin salir de su casa! Se felicita por haber nacido en el siglo en que empieza a adquirir todo su valor la razn humana. Qu desgracia hubiera sido la ma, exclamaba, si hubiera nacido en el siglo del jesuita Garasse, del jesuita Guignard, del doctor Boucher, del doctor Aubri, del doctor Guincestre, o en aquel en que condenaban a galeras a los que escriban contra las categoras de Aristteles! La miseria haba aflojado los muelles del nimo del seor Andr, y la riqueza les restituy su elasticidad. Muchos hay por el mundo como el seor Andr, a quienes una vuelta de la rueda de la fortuna bast para transformarse en hombres de gran mrito. El seor Andr est al tanto de todos los asuntos polticos de Europa, pero especialmente se interesa por los progresos del entendimiento humano. Hace poco deca: Me parece que la razn viaja a jornadas cortas, del Norte al Medioda, con sus dos amigas ntimas, la experiencia y la tolerancia, y en compaa de la agricultura y el comercio. Se present en Italia, pero la ha repelido la congregacin del Index, y no ha podido conseguir otra cosa que despachar all algunos de sus agentes secretos, lo que no deja de ser til. Dentro de pocos aos el pas de los Escipiones no ser el de los polichinelas con sayal. De cuando en cuando se suscitan contra ella enemigos encarnizados en Francia; pero tiene tantos amigos, que al fin llegar a ocupar la jefatura del gobierno en este pas. Cuando lleg a Baviera y Austria se encontr con dos o tres sujetos de gran peluca que la miraron entontecidos con ojos de asombro: Seora, aqu nunca hemos odo hablar de usted la dijeron, ni sabemos quin es. Seores les respondi, con el tiempo ustedes me conocern y sabrn amarme. En Berln, en Mosc, en Copenhague, en Estocolmo, soy muy bien vista y hace muchos aos que Locke, Gordon, Trenchard, milord de Shaftesbury y otros, me establecieron en Inglaterra. Yo soy la hija del tiempo y todo lo espero de mi padre. Cuando pas por la raya de Espaa y Portugal, di gracias a Dios al ver que no se encendan con tanta frecuencia las hogueras de la Inquisicin, y conceb lisonjeras esperanzas cuando vi echar de ambos reinos a los jesuitas. Si la razn entra de nuevo en Italia, comenzar seguramente por establecerse en Venecia y luego en el reino de Npoles, pues que posee un secreto infalible para desprender los cordones de una corona que se halla enredada, sin saber cmo, en los de

Ayer cen en su casa, en compaa de un doctor de la Sorbona; del seor Pinto, judo clebre; del capelln de la capilla reformada; del embajador btavo; del secretario del seor prncipe de Gallitzin, del rito griego; de un capitn suizo, calvinista; de dos filsofos y algunas seoras de mucho talento. Durante la cena, que fue larga, no se habl nada de religin, ni ms ni menos que si ninguno de los comensales la tuviese. Tan corteses nos hemos hecho y tanto tememos incomodar a los que cenan con nosotros! No sucede as con el regente Cog, ni con el ex jesuita Nonotte, ni con el ex jesuita Patouillet, ni con el ex jesuita Rotallier, ni con todos los animales de esta ralea; que estos bellacos ms villanas dicen en un par de hojas, que cosas instructivas y agradables puede decir en cuatro horas la gente de trato ms fino de Pars. Desde luego no se atreveran a decir a nadie cara a cara lo que tienen la vileza de imprimir. Al principio de la conversacin se trat de un chiste de las Cartas persas, en el cual, fundndose en la autoridad de varones muy graves, se afirma que no solamente va el mundo a peor, sino que se despuebla, con lo que a los reyes puede llegar a sucederles lo que al guardin del convento que se qued sin prior por falta de frailes. El doctor de la Sorbona dijo que efectivamente el mundo marcha hacia su fin prximo. Y cit al padre Petau, quien, refirindose a los tiempos bblicos, demostr que uno solo de los hijos de No o de Sem o de Jafet haba procreado tantos hijos, que en el ao 285 despus del diluvio universal sus descendientes eran 623.612.358.000. El seor Andr le pregunt por qu en tiempo de Felipe el Hermoso, esto es, cerca de trescientos aos despus de Hugo Capeto, no haba ya 623.000.000.000. Porque ha disminuido la fe, contest el doctor de la Sorbona. Se habl tambin de Tebas con sus cien puertas, y del milln de soldados, con 20.000 carros de guerra, que salan por ellas. Yo creo dijo el seor Andr que antiguamente se escriba la historia con la misma pluma que nos ha dejado La Sergas de Esplandin. Lo cierto es dijo uno de los presentes que Tebas, Menfis, Babilonia, Nnive, Troya, Seleucia, eran ciudades populosas que ya no existen. As es la verdad respondi el secretario del prncipe Gallitzin; pero tambin eran pramos entonces Mosc, Constantinopla, Londres, Pars, Amsterdam, Lyon y otras que valen ms que Troya, y todas las ciudades de Francia, Alemania, Espaa y el Norte de Europa. El capitn suizo, sujeto muy ilustrado, nos confes que cuando quisieron sus ascendientes abandonar sus montaas y precipicios para ir a apoderarse, como era lgico, de otro pas ms ameno, Csar, que cont con sus propios ojos a estos emigrantes, hall que ascendan a 368.000, incluyendo ancianos, nios y mujeres. Hoy da, en el solo cantn de Berna, que no es la mitad de Suiza, hay otros tantos, y puedo asegurar a ustedes que la poblacin de los trece cantones pasa de 720.000 almas, sin contar con los suizos que se hallan en el extranjero. Luego, ilustres seores, hagan clculos y establezcan sistemas y vern cuan fcil es caer en error con unos y con otros. Tratse despus la cuestin de si los vecinos de Roma en tiempo de los Csares eran ms ricos que los de Pars en tiempo de Luis XV. A m me toca responder a eso dijo el seor Andr, que he sido mucho tiempo el hombre de los cuarenta escudos. Creo que los ciudadanos romanos eran ms

ricos; estos ilustres salteadores de caminos haban saqueado los pases ms hermosos de frica, Asia y Europa, y gozaban con ostentacin del fruto de sus robos; no obstante, abundaban los mendigos en Roma. Seguramente entre aquellos vencedores del orbe, haba algunos limitados a sus cuarenta escudos de renta como yo lo he estado. Sabe usted intervino un doctor de la Academia de Inscripciones y Bellas Letras que cada cena que daba Lculo en su saln de Apolo le costaba 157.489 reales de nuestra moneda, y que tico, el clebre epicreo tico, no gastaba en cambio en su mesa ms de 940 reales al mes? S, as es. Tambin yo he ledo en Floro eso que usted dice, pero sin duda Floro nunca cen en casa de tico, o los copistas han alterado ese texto como otros muchos. Nunca me convencer Floro de que no gastaba en comer ms de mil reales al mes el amigo de Csar, Pompeyo, Cicern y Antonio, quienes muchas veces cenaban en su casa.

La cena de aquella noche en casa del seor Andr cost tanto como treinta de las de tico, y las seoras dudaron mucho de que fuesen ms divertidas las de Roma que las de Pars. Fue muy amena la conversacin, aunque algo cientfica, y no se trat ni de las modas ltimas, ni de las ridiculeces del prjimo, ni de los sucesos escandalosos ms recientes. Pero s del tema del lujo. Preguntaron si fue debida al lujo la cada del Imperio Romano, y se prob que ambos imperios, el de Oriente y el del Occidente, fueron destruidos por la teologa y los monjes. Efectivamente, cuando se apoder Alarico de Roma, no encontr all ms que disputas teolgicas, y cuando atac Constantinopla Mahomet II, defendan los frailes con ms energa la eternidad de la luz del Tabor, que en su ombligo vean, que la ciudad de los turcos. Uno de los comensales hizo observar que mientras ambos imperios haban perecido, todava subsisten los escritos de Horacio, Virgilio y Ovidio. Del siglo de Augusto pasaron de un vuelo al de Luis XIV. Una seora pregunt por qu los autores del da, aun cuando tengan mucho talento, no producen obras de tanto valor. Respondi el seor Andr que era porque ya las haban producido los de siglos pasados. Esta idea audaz, pero exacta, dio que pensar a los circunstantes, quienes se burlaron luego cruelmente de un escocs que se ha metido a regulador del buen gusto y a crtico de Racine, sin saber una palabra de francs. Con ms rigor todava fue tratado un italiano llamado Denina, el cual censur El espritu de las leyes, sin entender la obra, atacando lo mejor que ella tiene. Esto trajo a la memoria de todos, el afectado desdn en que Boileau tena al Tasso. Alguien manifest que con todos sus defectos, Tasso era tan superior a Homero, como con todos los suyos, todava mayores, es Montesquieu al aburrido Grocio. Se censuraron los prejuicios entre nacin y nacin y se trat al seor Denina como mereca, y como tratan las personas inteligentes a los pedantes. Tambin hubo de hacerse la observacin sagaz de que son las obras maestras del siglo pasado las que ms ocupan la atencin de los literatos actuales. Nuestra tarea se reduce a examinar sus mritos. Parecemos hijos desheredados, que hacen la cuenta del caudal de su padre. En lo que todos coincidieron fue en admitir que la filosofa haba adelantado mucho, pero que el estilo y el idioma se empobrecan. Norma es de todas las conversaciones saltar de un asunto a otro. En breve desaparecieron todos estos temas de amenidad, ciencia y gusto, para sealarse el magnfico espectculo que estaban dando al mundo la emperatriz de Rusia y el rey de Polonia, quienes acababan de enaltecer a la humanidad abatida, estableciendo la libertad de conciencia en territorios mucho ms extensos que nunca lo fue el Imperio Romano.

Celebrse, como era debido, tamao servicio hecho al mundo, y ejemplo tal dado a gobiernos que se tienen por ilustrados. Brindse a la salud de la emperatriz, del rey filsofo y a la de los que los imitasen. Hasta el doctor de la Sorbona les colm de elogios; porque ha de saberse que en ese gremio se encuentran a veces, sujetos razonables, como se encontraban hombres de talento en la Beocia. El secretario ruso dej a todos maravillados al hablarles de los progresos que en Rusia se hacan. Nadie supo decir por qu gustaba ms la historia de Carlos XII, que se pas la vida destruyendo, que la de Pedro el Grande, que pas la suya en crearlo todo. Supusimos que la razn de esta preferencia era nuestra frivolidad y falta de juicio, y convinimos en que Carlos XII fue el Don Quijote, y Pedro, el Soln del Norte; en que los entendimientos superficiales prefieren a fe los grandes planes del legislador, el extravagante herosmo del soldado, y les agrada menos la narracin circunstanciada de la fundacin de una ciudad que la temeridad de un capitn que con unos cuantos hombres se enfrenta a diez mil turcos. Ciertamente, la mayor parte de los sectores slo buscan el pasatiempo, no la instruccin. Por eso, de cada cien mujeres, noventa y nueve leen ridculos novelones y slo una un captulo de Condillac. De cuntas cosas se habl en esta cena que no olvidar en mucho tiempo! Al fin fue indispensable tocar la tecla de los cmicos y cmicas, eterno asunto de las conversaciones de sobremesa en Versalles y en Pars. Nadie neg que tan raro era un buen autor como un buen poeta, y se concluy la cena cantando algunas coplas, que un comensal haba escrito dedicadas a las damas. Confieso, por lo que a m toca, que no me hubiera parecido ms grato el banquete de Platn que el del seor y la seora Andr. 1768

Haba en uno de los planetas que giran en torno de la estrella llamada Sirio, un mozo de mucho talento, a quien tuve la honra de conocer en el postrer viaje que hizo a nuestro mezquino hormiguero. Era su nombre Micromegas. Tena ocho leguas de alto, quiero decir, veinticuatro mil pasos geomtricos de cinco pies cada uno. Algn matemtico, casta de gente muy til al pblico, tomar la pluma en este trance de mi historia y calcular que teniendo el seor Micromegas, morador del pas de Sirio, veinticuatro mil pasos, desde la cabeza a los pies, que hacen ciento veinte mil pies, y nosotros, ciudadanos de la Tierra, no ms por lo comn de cinco pies, y midiendo la circunferencia de nuestro globo nueve mil leguas, es absolutamente preciso que el planeta donde naci nuestro hroe tenga cabalmente veintin millones y seiscientas mil veces ms de circunferencia que nuestra minscula Tierra. Nada ms natural. Los Estados de ciertos prncipes de Alemania o de Italia, que pueden andarse en media hora, comparados con Turqua, Rusia o China, son un ejemplo muy plido de las diferencias que la naturaleza ha establecido en todas las cosas. Siendo la estatura de Su Excelencia la que llevamos dicha, convendrn todos nuestros pintores y escultores que su cintura podra medir unos cincuenta mil pies de circunferencia, lo que revela una bella figura. Su entendimiento era de los ms perspicaces; saba muchas cosas y otras las inventaba; apenas frisaba en los trescientos cincuenta aos y siendo estudiante de un colegio de jesuitas de su planeta, descubri a fuerza de inteligencia ms de cincuenta proposiciones de Euclides, dieciocho ms que Blas Pascal el cual, luego de adivinar como quien juega (segn dijo su hermana), treinta y dos, lleg a ser, andando los aos, un gemetra muy mediocre y un psimo metafsico. A la edad de cuatrocientos aos, o sea al salir de la infancia, disec unos insectos diminutos de apenas cien pies de grosor. Public un libro muy interesante acerca de esos insectos, lo que le proporcion bastantes disgustos. El muft de su pas, tan receloso como ignorante, advirti en su libro proposiciones sospechosas, blasfemas, temerarias, herticas, o que olan a hereja, y le persigui de muerte. Hubo que discutir si la sustancia formal de las pulgas de Sirio era de la misma naturaleza que la de los caracoles. Defendise con mucho ingenio Micromegas; se declararon las mujeres en su favor, y despus de doscientos veinte aos que dur el pleito, hizo el muft condenar el libro por jueces que no le haban ledo, ni saban leer. En cuanto al autor, fue desterrado de la Corte ochocientos aos. No le afligi mucho abandonar una Corte llena de enredos y chismes. Escribi unas dcimas muy graciosas contra el muft, que a ste le tuvieron sin cuidado, y se dedic a viajar de planeta en planeta para, como dicen, perfeccionar el juicio y el corazn. Quienes viajamos en diligencias o sillas de posta nos pasmaran los vehculos que all arriba usan. Nosotros, en la bola de cieno en que vivimos no comprendemos otros procedimientos. Micromegas, conocedor de las leyes de la gravitacin y de las fuerzas atractivas y repulsivas, se vala de ellas con tanto acierto que, ora montado en un rayo de sol, ora cabalgando en un cometa, o saltando de globo en globo, lo mismo que revolotea un pajarillo de rama en rama, l y sus sirvientes hacan su camino.

En poco tiempo recorri la va lctea. Debo confesar, y lo siento, que nunca logr ver, entre las estrellas que la pueblan, el emprico cielo que vio el ilustre Derhan con su catalejo. No niego que Derhan lo viese, Dios me libre de tamao error!, pero tambin Micromegas estaba all y no tena mala vista. En fin, yo no quiero contradecir a nadie. Despus de largo viaje, Micromegas lleg un da a Saturno, y aun cuando estaba acostumbrado a contemplar cosas nuevas, le sorprendi la pequeez de aquel planeta y de sus moradores. No pudo menos de sonrer con ese aire de superioridad que los ms discretos no pueden contener a veces. Verdad es que Saturno no es ms que novecientas veces mayor que la Tierra, y sus habitantes pobres enanos de unas dos mil varas de estatura, ms o menos. Rise al principio de ellos con sus criados, como se re cuando viene a Francia cualquier msico italiano, de la msica de Lulli. Pero el siriano era razonable y pronto se dio cuenta de que ningn ser que piensa es ridculo, aunque su estatura no pase de seis mil pies. Acostumbrse a los saturninos, despus de haber causado su asombro, y se hizo ntimo amigo del secretario de la Academia de Saturno, hombre de mucho talento. No haba inventado nada, pero explicaba muy bien los inventos de los dems, y saba componer coplas chicas y hacer clculos grandes. He aqu expuesta, para satisfaccin de mis lectores, una extraa conversacin que con el seor secretario, tuvo cierto da Micromegas.

Sentse Su Excelencia, acercse a l el secretario de la Academia, y dijo Micromegas: Confesemos que es muy varia la naturaleza. Verdad es dijo el saturnino. La naturaleza es como un jardn, cuyas flores... Ah! dijo el otro. Dejaos de floriculturas. Pues es sigui el secretario como una reunin de rubias y morenas, cuyos encantos... Dejad a vuestras morenas y a vuestras rubias! interrumpi el otro. O bien como una galera de cuadros cuyas imgenes... No! No seor, no replic el forastero. Decidme lo primero cuntos sentidos tienen los hombres en vuestro pas? Nada ms que setenta y dos contest el acadmico. Crame que todos los das nos lamentamos de esta limitacin. Nuestra imaginacin va ms all de nuestras posibilidades, por lo que nos parece que con nuestros setenta y dos sentidos, nuestro anillo y nuestras cinco lunas, no tenemos bastante; en realidad nos aburrimos mucho a pesar de nuestros setenta y dos sentidos y de las pasiones que de ellos se derivan. Lo creo dijo Micromegas, porque nosotros tenemos cerca de mil sentidos y todava nos quedan no s qu vagos deseos, no s qu inquietud, que sin cesar nos advierte que somos muy poca cosa y que hay seres mucho ms perfectos. En mis viajes he visto gentes muy inferiores a nosotros, y otras muy superiores; mas no he hallado ninguna que no tenga ms deseos que necesidades y ms necesidades que satisfacciones. Acaso llegue algn da a un pas donde no haya necesidades, pero hasta ahora no tengo la menor noticia de semejante pas. El saturnino y el siriano quedaron meditabundos. Luego se entregaron a ingeniosas reflexiones tan agudas como inconsistentes, hasta que les fue forzoso atenerse a los hechos. Es muy larga vuestra vida? pregunt el siriano. Ah! No. Muy corta replic el hombrecillo de Saturno. Lo mismo sucede en nuestro pas, siempre nos estamos quejando de la brevedad

de la vida. Debe ser una ley universal de la naturaleza. Ay! Nuestra vida dijo el saturnino se limita a quinientas revoluciones solares, que vienen a ser unos quince mil aos segn nuestra aritmtica. Esto es casi nacer y morir en un momento. As, nuestra existencia es un punto, nuestra vida un instante, y el globo en que habitamos un tomo. Apenas empieza uno a saber algo, a instruirse, cuando llega la muerte. Por mi parte no me atrevo a formar proyecto alguno; me siento como una gota de agua en el ocano inmenso. Ahora estoy avergonzado en vuestra presencia al considerar lo ridculo de mi figura. Replicle Micromegas: Si no fuerais filsofo, temera desconsolaros dicindoos que nuestra vida es setecientas veces ms larga que la vuestra; pero ya sabis que cuando llega el momento de reintegrarse a la naturaleza, para reanimarla bajo distinta forma que es a lo que llaman morir, cuando llega ese instante de metamorfosis, lo mismo da haber vivido una eternidad o slo un da. He conocido pases donde viven las gentes mil veces ms que en el mo, y he visto que, sin embargo, se quejaban; pero en todas partes hay gentes razonables, que saben resignarse y dar gracias al autor de la naturaleza, que con maravillosa profusin ha esparcido en el universo las variedades ms distintas sin olvidar la uniformidad. As, por ejemplo, todos los seres que piensan son diferentes, y sin embargo, todos se parecen en el don de pensar y desear. La materia es la misma en todas partes, pero en cada mundo manifiesta propiedades distintas. Cuntas propiedades tiene la materia del vuestro? Si os refers a las propiedades fundamentales, sin las cuales nuestro planeta no podra existir tal como es dijo el saturnino, pasan de trescientas; conviene saber: la extensin, la impenetrabilidad, la movilidad, la gravitacin, la divisibilidad, etc. Sin duda replic el viajero, que es bastante con eso, con arreglo al plan del Creador para el reducido planeta en que vivs. En todas sus cosas adoro la sabidura, porque si en todas advierto diferencia, advierto tambin proporcin. Saturno es pequeo y lo son sus moradores; tenis pocas sensaciones y goza vuestra materia de pocas propiedades. Todo ello lo dispuso as la Providencia. De qu color es vuestro sol? Blancuzco, ceniciento dijo el saturnino. Al dividir uno de sus rayos, observamos que tiene siete colores. El nuestro tira a encarnado dijo el siriano, y tenemos treinta y nueve colores fundamentales. He podido estudiar muchos soles y no he hallado dos que se parezcan, de la misma manera que en nuestro planeta no se ve una cara que no se diferencie de las dems. Tras de hablar de muchas cuestiones anlogas, se inform de cuntas sustancias distintas en esencia se conocan en Saturno y se le respondi que unas treinta: Dios, el espacio, la materia, los seres extensos que sienten, los seres extensos que sienten y piensan, los seres que piensan y no son muy extensos, los que se penetran, y los que no se penetran, etc. El siriano, en cuyo planeta haba trescientas, y que haba descubierto en sus viajes hasta tres mil, dej asombrado al filsofo de Saturno. Finalmente, habindose comunicado mutuamente casi todo cuanto saban, y muchas cosas que no saban, y despus de discutir por espacio de toda una revolucin solar, acordaron realizar juntos un corto viaje filosfico.

Ya estaban para embarcar nuestros dos filsofos en la atmsfera de Saturno con una buena provisin de instrumentos de matemticas, cuando la querida del saturnino, que lo supo, le vino a dar amargas quejas. Era sta una morenita muy agraciada, que no tena ms que mil quinientas varas de estatura, pero que con su gentileza compensaba la

pequeez de su cuerpo. Ah, cruel! exclam. Despus de mil quinientos aos de haber resistido tus solicitudes amorosas y cuando apenas hace cien aos me haba entregado a ti, me abandonas para irte a viajar con un gigante de otro mundo! Slo tuviste un capricho, nunca me amaste. Si fueras saturnino legtimo no seras tan inconstante. A dnde vas? Qu ambicionas? Nuestras cinco lunas son menos errticas que t y menos mudable nuestro nulo. Abrazla el filsofo, llor con ella, aunque filsofo; y su querida, despus de haberse desmayado, se fue a consolar con un petimetre. Partieron sin dilacin ambos viajeros, y saltaron primero al anillo, que se le antoj muy aplastado, como lo supuso un ilustre habitante de nuestro minsculo globo terrqueo, y desde all anduvieron de luna en luna. De pronto pas un cometa junto a ellos y a l se tiraron, con sus sirvientes y sus instrumentos. Un poco ms adelante (ciento cincuenta millones de leguas) se toparon con los satlites de Jpiter y luego con este planeta, donde se apearon y permanecieron un ao. En l descubrieron algunos secretos muy curiosos, que hubieran dado a la imprenta, a no haber sido por los seores inquisidores, que encontraron proposiciones bastante duras de tragar. Yo pude leer el manuscrito en la biblioteca del ilustrsimo seor arzobispo de..., quien con toda la benevolencia que a tan insigne prelado caracteriza, me permiti husmear en sus libros. Pero volvamos a nuestros aventureros. Al salir de Jpiter atravesaron un espacio de cerca de cien millones de leguas y costearon el planeta Marte, el cual como todos saben es cinco veces ms pequeo que la Tierra, donde vieron las dos lunas de que dispone y que no han podido descubrir todava nuestros astrnomos. Aun cuando s que el abate Castel rechazar ingeniosamente la existencia de dichas lunas, no ignoro tampoco que me darn la razn quienes saben razonar, aquellos a los que no puede escaprseles el hecho de que no le sera posible a Marte vivir sin dos lunas por lo menos, estando tan distante del Sol. Sea como fuere, a los viajeros les pareci un mundo tan chico que temieron no hallar alojamiento aceptable y pasaron de largo, como hacen los caminantes cuando topan con una mala venta en despoblado. Hicieron mal y se arrepintieron, pues tardaron mucho en encontrar albergue. Al fin divisaron una lucecilla, que era la Tierra, y que pareci muy mezquina cosa a gentes que venan de Jpiter. No obstante, y a trueque de arrepentirse otra vez, resolvieron desembarcar en ella. Pasaron a la cola del cometa y hallando una aurora boreal a mano, se metieron dentro. Tomaron tierra en la orilla septentrional del mar Bltico, el da 5 de julio de 1737.

Despus de reposar un poco, almorzaron un par de montaas que les guisaron sus criados con mucho aseo. Quisieron luego reconocer el mezquino pas donde se hallaban y marcharon de Norte a Sur. Los pasos que daban el siriano y sus acompaantes abarcaban unos treinta mil pies cada uno. Seguales de lejos el enano de Saturno, que perda el aliento, porque tena que dar doce pasos mientras los otros daban una zancada. Iba, si se me permite la comparacin, como un perrillo faldero que sigue a un capitn de la Guardia del rey de Prusia. Como andaban de prisa, dieron la vuelta al globo en veinticuatro horas; verdad es que el Sol, o por mejor decir, la Tierra, hace el mismo viaje en un da; pero hemos de convenir que es cosa ms fcil girar sobre su eje que andar a pie. Volvieron al fin al sitio de donde partieron despus de haber visto la balsa, casi imperceptible para ellos, denominada mar Mediterrneo y el otro pequeo estanque que llamamos gran Ocano y que rodea nuestra madriguera; al enano no le llegaba el agua a media pierna y apenas si

se mojaba el otro los talones. Fueron y vinieron arriba y abajo, procurando averiguar si estaba o no habitado este mundo; agachndose, tendironse lo ms posible palpando por todas partes; pero eran tan enormes sus ojos y sus manos en relacin con los seres minsculos que nos arrastramos aqu abajo, que no lograron captar nuestra presencia, ni siquiera sorprender algn indicio que la revelase. El enano, que a veces juzgaba con ligereza, manifest terminantemente que no haba habitantes en la Tierra; basado en primer lugar en que l no vea ninguno. Micromegas le dio a entender cortsmente que su deduccin no era fundada, porque le dijo es que acaso con esos ojos tan pequeos que tenis sois capaz de ver las estrellas de quincuagsima magnitud? Yo en cambio las veo perfectamente. Afirmaris, sin embargo, que esas estrellas no existen? Os digo que he buscado y rebuscado por todas partes dijo el enano. Y no hay nada? Lo nico que hay es que este planeta est muy mal hecho replic el enano; irregular y mal dispuesto, resulta no slo ridculo, sino catico. No veis esos arroyuelos que ninguno corre derecho; esos estanques que no son redondos ni cuadrados, ni ovalados ni de forma geomtrica alguna? Observad esos granos de arena (se refera a las montaas), que por cierto se me han metido en los pies... Ved el achatamiento de los polos de este globo que gira y gira alrededor del Sol y cuyo rgimen climatolgico es tan absurdo que las zonas de ambos polos son yertas y estriles. Lo que ms me hace creer que no hay habitantes, es considerar que nadie con un poco de sentido comn querra vivir en l. Eso no importa nada dijo Micromegas. Pueden no tener sentido comn y habitarle. Todo aqu se os antoja irregular y descompuesto porque no est trazado con tiralneas como en Jpiter y Saturno. Eso es lo que os confunde. Por mi parte estoy acostumbrado a ver en mis viajes las cosas ms distintas y los aspectos ms variados. Replic el saturnino a estas razones, y no se hubiera concluido esta disputa, si en el calor de ella no hubiese roto Micromegas el hilo de su collar de diamantes y cadose stos, que eran muy hermosos aunque pequeitos y desiguales. Los ms gruesos pesaban cuatrocientas libras y cincuenta los ms menudos. Cogi el enano alguno y arrimndoselos a los ojos observ que tal como estaban tallados resultaban excelentes microscopios. Tom uno, pequeo, puesto que no tena ms de ciento sesenta pies de dimetro, y se lo aplic a un ojo mientras que se serva Micrornegas de otro de dos mil quinientos pies. Al principio no vieron nada con ellos, pero hechas las rectificaciones oportunas, advirti el saturnino una cosa imperceptible que se mova entre dos aguas en el mar Bltico: era una ballena; psosela bonitamente encima de la ua del pulgar y se la ense al siriano, que por la segunda vez se ech a rer de la insignificancia de los habitantes de la Tierra. Crey, pues, el saturnino que nuestro mundo estaba habitado slo por ballenas y como era muy listo quiso averiguar de qu manera poda moverse un tomo tan ruin, y si tena ideas, voluntad y libre albedro. Micrornegas no saba qu pensar; mas despus de examinar con mucha atencin al animal, sac en consecuencia que no poda caber un alma en un cuerpo tan chico. Inclinbanse ya a creer ambos viajeros que en el terrqueo no exista vida racional, cuando, con el auxilio del microscopio descubrieron otro bulto ms grande que la ballena flotando en el mar Bltico. Como es sabido, por aquellos das regresaba del crculo polar una banda de filsofos, que haban ido a tomar unas medidas en que nadie hasta entonces haba pensado. Se dijo en los papeles pblicos que su barco haba encallado en las costas de Botnia y que por poco perecen todos. Pero nunca se sabe en este mundo la verdad oculta de las cosas. Contar con sinceridad lo ocurrido sin quitar

Tendi Micrornegas con mucho tiento la mano al sitio donde se vea aquel objeto, y alargando y encogiendo los dedos, por miedo a equivocarse, y abrindolos luego y cerrndolos, agarr con mucha maa el navo donde iban aquellos sabios y le puso con mucho cuidado en la ua del pulgar. He aqu un animal muy distinto del otro dijo el enano de Saturno, mientras el siriano colocaba al pretenso animal en la palma de la mano. Los pasajeros y marineros de la tripulacin, creyndose arrebatados por un huracn, y al buque varado en un bajo, se ponen todos en movimiento; cogen los marineros toneles de vino, los tiran a la mano de Micrornegas, y ellos se tiran despus; sacan los sabios sus cuartos de crculo, sus sectores y sus muchachas laponas y se apean en los dedos del siriano, quien por fin siente que se mueve una cosa que le pica el dedo. Era un garrote con un hierro en la punta que le clavaban hasta un pe de profundidad en el dedo ndice; esta picazn le hizo creer que haba salido algo del cuerpo del animalejo que tena en la mano; mas no pudo sospechar al principio otra cosa, pues con su microscopio, que apenas bastaba para distinguir un navo de una ballena, no era posible descubrir a un entecillo como el hombre. No quiero zaherir la vanidad de nadie; pero ruego a las personas soberbias que reflexionen sobre este clculo: aceptando como estatura media del hombre la de cinco pies, su presencia en la Tierra como individuo no hace ms bulto que el que hara en una bola de diez pies de circunferencia un animal de seiscientos milavos de pulgada de alto. No hay duda de que si algn capitn de granaderos lee esta narracin mandar que su tropa se ponga morriones de dos o tres pies ms altos que los actuales, pero por ms que haga, siempre sern l y sus soldados seres infinitamente pequeos. El filsofo de Sirio tuvo que proceder con suma habilidad para examinar esos tomos. No fue tan extraordinario el descubrimiento de Leuwenhock y Hartsoeker cuando vieron, o creyeron ver los primeros, la simiente que nos engendra. Qu placer el de Micromegas cuando vio cmo se movan aquellos seres; cuando examin sus movimientos todos y sigui todas sus acciones! Con qu jbilo alarg a sus compaero de viaje uno de sus microscopios! Los veo perfectamente decan ambos, a la vez; observad cmo andan y suben y bajan. Esto decan y les temblaban las manos de gozo al ver objetos tan nuevos y tambin de miedo a perderlos de vista. Pasando el saturnino de un extremo de desconfianza al opuesto de credulidad, se figur que algunos estaban ocupados en la propagacin de su especie. Ah! dijo el saturnino. Ya tengo en mis manos el secreto de la naturaleza. Evidentemente las apariencias, cosa que sucede a menudo, engaan, tanto si se usa como si no se usa microscopio.

Mejor observador Micromegas que el enano, advirti claramente que aquellos tomos se hablaban y as se lo hizo notar a su compaero, el cual, con la vergenza de haberse engaado acerca del mecanismo de la generacin, no quiso creer que semejante especie de bichos pudieran tener y comunicarse sus ideas. Micromegas posea el don de lenguas, no menos que el siriano, y no entendiendo a nuestros tomos, supona que no hablaban; y luego cmo haban de tener rganos de la voz unos seres casi

imperceptibles, ni qu se haban de decir? Para hablar es indispensable pensar, y si pensaban, llevaban en s algo que equivala al alma; y atribuir una cosa equivalente al alma a especie tan ruin, se le antojaba mucho disparate. Djole el siriano: Pues no creas, hace poco, que se estaban amando? Pensis que se hacen ciertas cosas sin pensar y sin hablar, o a lo menos, sin darse a entender? Creis que es ms fcil hacer un chico que un silogismo? A m, una y otra cosa me parecen impenetrables misterios. No me atrevo ya dijo el enano a creer ni a negar nada; procedamos a examinar estos insectos y meditemos luego. De acuerdo respondi Micromegas. Y sacando unas tijeras se cort la ua de su dedo pulgar con la que hizo una especie de bocina enorme, como un embudo inmenso, y luego se puso el can al odo; la circunferencia del embudo abarcaba al navo y toda su tripulacin, y la ms dbil voz se introduca en las fibras circulares de la ua; de suerte que, merced a su ingenio, el filsofo de all arriba, oy perfectamente el zumbido de nuestros insectos de ac abajo, y en pocas horas logr distinguir las palabras y entender el idioma francs en que hablaban. Lo mismo hizo el enano, aunque no con tanta facilidad. Creca el asombro de los dos viajeros al or hablar con notable discrecin y les pareca inexplicable este fenmeno de la naturaleza. Como podemos figurarnos el enano y el siriano se moran de deseos de entablar conversacin con aquellos tomos; pero tenan miedo de que su voz atronara a los microbios sin que la oyesen. Trataron, pues, de amortiguar su intensidad, y para ello se pusieron en la boca unos mondadientes muy menudos, cuya punta muy afilada iba a parar junto al navo. Puso el siriano al enano entre sus rodillas, y encima de una ua, el navo con su tripulacin; baj la cabeza y habl muy quedo, y despus de todas estas precauciones, y muchas ms, dijo lo siguiente: Invisibles insectos que la diestra del Creador se plugo producir en los abismos de lo infinitamente pequeo; yo os bendigo. Acaso luego me desprecien en mi Corte; pero yo a nadie desprecio, y os brindo mi proteccin. Si hubo asombros en el mundo, ninguno lleg al de los que estas palabras oyeron, sin poder atinar de dnde salan. Rez el capelln las preces contra el demonio, blasfemaron los marineros, e inventaron varios sistemas los filsofos del navo; pero a pesar de sus meditaciones, no les fue posible averiguar quin era el que les hablaba. Fue entonces cuando el enano de Saturno, que tena la voz ms dbil que Micromegas, les explic todo circunstanciadamente; el viaje desde Saturno, y quin era el seor Micromegas. Compadecido de que fueran tan chicos los habitantes de la Tierra les habl con ternura preguntndoles si haban sido siempre tan insignificantes y qu era lo que hacan en un globo que, al parecer, perteneca a las ballenas. Les pregunt tambin si eran felices, si tenan alma, si se reproducan y otras mil preguntas por el estilo. Ofendido de que alguien dudase de si tenan alma, un sabio de la Tierra, ms audaz que los dems, observ a su interlocutor con una pnula adaptada a un cuarto de crculo, midi los tringulos y por ltimo dijo as: Creis, caballero, que porque tengis una estatura de dos mil metros sois un...? Dos mil metros? exclam el enano. No se ha equivocado ni en una pulgada! As pues, este tomo ha podido medirme. Sabe matemticas y ha determinado mi tamao. En cambio, yo no le puedo ver sin el auxilio del microscopio y no s qu dimensiones tiene. S, supe mediros dijo el matemtico y podr hacer lo mismo con el gigante que os acompaa.

Admitida la propuesta, se tendi Su Excelencia en el suelo, porque estando en pie, su cabeza se perda en las nubes, y nuestros filsofos le plantaron un rbol muy grande en cierto sitio que el doctor Swift hubiera designado por su nombre, pero que yo no me atrevo a mencionar por el mucho respeto que tengo a las damas. Luego, mediante una serie de tringulos que trazaron y relacionaron unos con otros, sacaron en consecuencia que la persona que medan era un sujeto de veinte mil pies de estatura. Micromegas deca: Cuan cierto es que nunca se deben juzgar las cosas por su apariencia! Seres insignificantes, despreciables, tienen uso de razn, y aun es posible que otros ms pequeos todava posean ms inteligencia que esos inmensos animales que he visto en el cielo y que con un solo pie cubriran el planeta en que me encuentro. Para Dios, en su omnipotencia, no hay dificultad en proveer de entendimiento, lo mismo a los seres infinitamente grandes que a los infinitamente pequeos. Respondile uno de los filsofos que bien poda creer, sin duda alguna, que haba seres inteligentes mucho ms pequeos que el hombre, y para probrselo le cont, no las fbulas de Virgilio sobre las abejas, sino lo que Swammerdam ha descubierto, y lo que ha disecado Reaumur. Djole tambin que hay animales que son, con respecto a las abejas, lo que las abejas con respecto al hombre y le hizo notar lo que el propio siriano significaba en relacin con aquellos animales enormes a que se haba referido; a su vez, estos grandes animales comparados con otros, parecen imperceptibles tomos. Poco a poco fue hacindose interesante la conversacin. Micromegas se expres as:

Oh tomos inteligentes en quienes quiso el Eterno manifestar su arte y su poder! Decidme, amigo no disfrutis en vuestro globo terrqueo pursimos deleites? Apenas tenis materia, sois todo espritu, lo cual quiere decir que seguramente emplearis vuestra vida en pensar y amar, que es la vida que corresponde a los espritus. Yo que no he visto la felicidad en ninguna parte, creo ahora que est entre vosotros. Encogironse de hombros al or esto los filsofos. Uno de ellos quiso hablar con sinceridad y manifest que, exceptuando un nmero reducidsimo, a quienes para nada se tena en cuenta, todos los dems eran una cfila de locos, perversos y desdichados. Ms materia tenemos dijo de la que es menester para obrar mal, si procede el mal de la materia, y mucha inteligencia, si proviene de la inteligencia. Sabis por ejemplo que a estas horas, cien mil locos de nuestra especie, que llevan sombrero, estn matando a otros cien mil animales que llevan turbante, o muriendo a sus manos? Tal es la norma en la tierra, desde que el hombre existe. Horrorizse el siriano y pregunt cul era el motivo de tan horribles contiendas entre animales tan ruines. Se disputan dijo el filsofo unos trochos de tierra del tamao de vuestros pies; y se los disputan no porque ninguno de los hombres que pelean y mueren o matan quiera para s un terrn siquiera de aquel pedazo de tierra, sino por si ste ha de pertenecer a cierto individuo que llaman Sultn o a otro que apellidan Zar. Ninguno de los dos ha visto, ni ver nunca, el minsculo territorio en litigio, as como tampoco ninguno de los animales que recprocamente se asesinan han visto al animal por quien se asesinan. Desventurados! exclam con indignacin el siriano. Cmo es posible tan absurdo frenes? Deseos me dan de pisar a ese hormiguero ridculo de asesinos. No hace falta que os tomis ese trabajo. Ellos solos se bastan para destruirse. Dentro de cien aos habrn quedado reducidos a la dcima parte. Aun sin guerras

perecen de hambre, de fatiga, o de vicios. Pero no son ellos los que merecen castigo, sino quienes desde la tranquilidad de su gabinete y mientras hacen la digestin de una oppara comida, ordenan el degello de un milln de hombres y dan luego gracias a Dios en solemnes funciones religiosas. Sentase el viajero movido a piedad hacia el ruin linaje humano en el cual tantas contradicciones descubra. Puesto que pertenecis al corto nmero de los sabios dijo a sus interlocutores os ruego me digis cules son vuestras ocupaciones. Disecamos moscas respondi uno de los filsofos, medimos lneas, coleccionamos nombres, coincidimos acerca de dos o tres puntos que entendemos y discrepamos sobre dos o tres mil que no entendemos. El siriano y el saturnino se pusieron a hacerles preguntas para saber sobre qu estaban acordes. Qu distancia hay dijo el saturnino desde la Cancula hasta la mayor de Gminis? Respondironle todos a la vez: Treinta y dos grados y medio. Qu distancia hay de aqu a la Luna? Setenta semidimetros de la Tierra. Cunto pesa vuestro aire? No crean que pudiesen responder a esta pregunta; pero todos le dijeron que pesaba novecientas veces menos que el mismo volumen del agua ms ligera y diecinueve mil veces menos que el oro. Atnito el enanillo de Saturno ante la exactitud de las respuestas, estaba tentado a creer que eran magos aquellos mismos a quienes un cuarto de hora antes les haba negado la inteligencia. Por ltimo habl Micromegas: Ya que tan perfectamente sabis lo de fuera de vuestro planeta, sin duda mejor sabris lo que hay dentro. Decidme, pues, qu es vuestra alma y cmo se forman vuestras ideas? Los filsofos hablaron todos a la par como antes, pero todos manifestaron distinto parecer. Cit el ms anciano a Aristteles, otro pronunci el nombre de Descartes, ste el de Malebranche, aqul el de Leibnitz y el de Locke otro. El viejo peripattico dijo con gran conviccin: El alma es una entelequia, una razn en virtud de la cual tiene el poder de ser lo que es; as lo dice expresamente Aristteles, pgina 633 de la edicin del Louvre: etc. No entiendo el griego confes el gigante. Ni yo tampoco respondi el filsofo. Entonces por qu citis a ese Aristteles en griego? Porque lo que uno no entiende, lo ha de citar en una lengua que no sabe. Tom entonces la palabra el cartesiano y dijo: El alma es un espritu puro, que en el vientre de la madre recibe todas las ideas metafsicas y que, en cuanto sale de l, tiene que ir a la escuela para aprender de nuevo lo que tan bien saba y que nunca volver a saber. El animal de ocho leguas opin que importaba muy poco que el alma supiera mucho en el vientre de su madre si despus lo ignora todo. Pero decidme, qu entendis por espritu? Valiente pregunta! contest el otro. No tengo idea de l. Dicen que es lo

que no es materia. Y sabis lo que es materia? Eso s. Esa piedra, por ejemplo, es parda y de tal figura, tiene tres dimensiones y es pesada y divisible. As es asinti el siriano; pero esa cosa que te parece divisible, pesada y parda me dirs qu es? T sabes de algunos de sus atributos, pero el sostn de esos atributos lo conoces? No dijo el otro. Luego no sabes qu cosa sea la materia. Dirigindose entonces el seor Micromegas a otro sabio que encima de su dedo pulgar se posaba, le pregunt qu crea que era su alma y de qu se ocupaba l. No hago nada respondi el filsofo malebranchista; Dios es quien lo hace todo por m; en El lo veo todo, en El lo hago todo y es El quien todo lo dispone sin cooperacin ma. Eso es igual que no existir respondi el filsofo de Sirio. Y t, amigo le dijo a un leibnitziano que all estaba, qu haces? Qu es tu alma? Una aguja de reloj dijo el leibnitziano que seala las horas mientras suenan musicalmente en mi cuerpo, o bien, si os parece mejor, el alma las suena mientras el cuerpo las seala; o bien, mi alma es el espejo del universo y mi cuerpo el marco del espejo. La cosa no puede ser ms clara. Estbalos oyendo un sectario de Locke, y cuando le toc hablar dijo: Yo no s cmo pienso; lo que s es que nunca he pensado como no sea por medio de mis sentidos. Que haya sustancias inmateriales e inteligentes, no lo pongo en duda; pero que no pueda Dios comunicar la inteligencia a la materia, eso no lo creo. Respeto al eterno poder, y s que no me compete definirle; no afirmo nada y me inclino a creer que hay muchas ms cosas posibles de lo que se piensa. Sonrise el animal de Sirio y le pareci que no era ste el menos cuerdo. Si no hubiera sido por la enorme desproporcin de sus tamaos corpreos, hubiese dado un abrazo, el enano de Saturno al discpulo de Locke. Por desgracia, se encontraba tambin all un bichejo tocado con un birrete, que, interrumpiendo el dilogo, manifest que l estaba en posesin de la verdad que no era otra que la expuesta en la Summa de Santo Toms; y mirando de pies a cabeza a los dos viajeros celestes les dijo que sus personas, sus mundos, sus soles y sus estrellas, todo haba sido creado para el hombre. Al or los otros tal sandez, se echaron a rer estrepitosamente con aquella inextinguible risa que, segn Homero, es atributo de los dioses. Las convulsiones de tanta hilaridad hicieron caer al navo de la ua del siriano al bolsillo de los calzones del saturnino. Buscronle ambos mucho tiempo; al cabo toparon con la tripulacin y la metieron en el barco lo mejor que pudieron. Luego el siriano se despidi amablemente de aquellos charlatanes, aunque le tena algo mohno ver que unos seres tan infinitamente pequeos, tuvieran una vanidad tan infinitamente grande. Prometiles un libro de filosofa escrito en letra muy menuda, para que pudieran leerle. En l veris dijo la razn de todas las cosas. En efecto, antes de irse les dio el libro prometido que llevaron a la Academia de Ciencias de Pars. Cuando lo abri el viejo secretario de la Academia, observ que todas las pginas estaban en blanco. Ah! dijo. Ya me lo figuraba yo.

Todo el mundo en la provincia de Candahar conoce la aventura del joven Rustn. Era hijo nico de un mirza de la regin; como quien dice un marqus en Francia o un barn en Alemania. Su padre, el mirza, tena una fortuna considerable. El joven Rustn deba casarse con una doncella o mirzesa de su condicin. Las dos familias deseaban apasionadamente. El deba ser el consuelo de sus padres, hacer feliz a su mujer y serlo con ella. Pero por desgracia haba visto a la princesa de Cachemira en la feria de Kabul, que es la feria ms importante del mundo, e incomparablemente ms frecuentada que las de Basora y Astracn; y he aqu por qu el anciano prncipe de Cachemira haba ido a la feria en unin de su hija. Haba perdido las dos piezas ms raras de su tesoro: una era un diamante del tamao del dedo pulgar, en el cual se haba grabado el retrato de su hija, gracias a un arte que entonces dominaban los indios y que posteriormente se ha perdido; la otra era un venablo que iba por s mismo adonde uno deseaba; lo cual no es nada extraordinario entre nosotros, pero que lo era en Cachemira. Un faquir de Su Alteza le rob esas dos joyas; las llev a la princesa. Guardad cuidadosamente estos dos objetos le dijo; vuestro destino depende de ellos. Luego parti y nunca volvi a saberse de l. El duque de Cachemira, sumido en la desesperacin, decidi ir a la feria de Kabul para ver si de todos los mercaderes que all van de las cuatro partes del mundo, alguno de ellos tuviera su diamante y su arma. En todos sus viajes se haca acompaar por su hija. Ella llevaba su diamante bien oculto en el cinturn; y en cuanto al venablo, que no poda ocultar tan fcilmente, lo haba dejado cuidadosamente encerrado en Cachemira en su gran cofre de la China. Rustn y ella se vieron en Kabul; se amaron con toda la sinceridad de su edad y todo el fuego de sus pases. La princesa, en prenda de su amor, le dio su diamante, y Rustn, antes de separarse, le prometi que ira a verla secretamente a Cachemira. El joven mirza tena dos favoritos que le servan de secretarios, de escuderos, de mayordomos y de ayudas de cmara. Uno se llamaba Topacio: era apuesto, bien formado, blanco como una circasiana, dcil y servicial como un armenio, juicioso como un guebro. El otro se llamaba Ebano: era un negro bastante bien parecido, ms rpido, ms ingenioso que Topacio, y a quien ninguna empresa pareca difcil. El les comunic el proyecto de su viaje. Topacio trat de disuadirle con el celo circunspecto de un servidor que no quiere contrariar a su amo; le hizo ver todo lo que arriesgaba. Cmo dejar a dos familias en la desesperacin? Cmo hundir un pual en el corazn de sus padres? Rustn vacil; pero Ebano le confirm en su idea y disip todos sus escrpulos. El joven careca de dinero para emprender un viaje tan largo. El prudente Topacio le aconsejaba que no lo tomara a prstamo; Ebano se encarg de ello. Sustrajo hbilmente el diamante a su amo, mand hacer una imitacin en todo semejante a la joya verdadera, que devolvi a su lugar, y empe el diamante a un armenio por varios millares de rupias. Cuando el marqus tuvo sus rupias, todo estuvo a punto para la marcha. Su equipaje fue cargado a lomos de un elefante; ellos iban a caballo. Topacio dijo a su amo: Yo me tom la libertad de poner objeciones a vuestra empresa; pero despus de hacer objeciones, hay que obedecer; soy vuestro, os amo, os seguir hasta el fin del mundo: pero consultemos por el camino al orculo que est a dos parasangas de aqu.

Rustn consinti. El orculo respondi: Si vas hacia Oriente, estars en Occidente. Rustn no comprendi nada de esta respuesta. Topacio afirm que no presagiaba nada bueno. Ebano, siempre complaciente, le convenci de que era muy favorable. An haba otro orculo en Kabul; y all fueron. El orculo de Kabul respondi con estas palabras: Si posees, no poseers: si vences, no vencers; si eres Rustn, no lo sers. Este orculo pareci todava ms ininteligible que el otro. Tened mucho cuidado deca Topacio. No temis nada deca Ebano. Y este ltimo, como ya puede imaginarse, tena siempre razn ante su amo, cuya pasin y cuya esperanza alentaba. Al salir de Kabul atravesaron un gran bosque, se sentaron en la hierba para comer y dejaron pacer a los caballos. Cuando se disponan a descargar al elefante que llevaba la comida y el servicio, se dieron cuenta de que Topacio y Ebano haban desaparecido de la pequea caravana. Les llamaron; en el bosque resonaron los nombres de Ebano y de Topacio. Los criados les buscaron por todas partes y llenaron el bosque con sus gritos; volvieron sin haber visto nada, sin que nadie hubiese respondido. Lo nico que hemos encontrado dijeron a Rustn es un buitre que luchaba con un guila y que le arrancaba todas sus plumas. La descripcin de este combate pic la Curiosidad de Rustn; se dirigi a pie hacia el lugar y all no vio ni buitre ni guila; pero vio a su elefante, an completamente cargado con su equipaje, que era atacado por un enorme rinoceronte. El uno embesta con el cuerno, el otro golpeaba con la trompa. El rinoceronte, al ver a Rustn, abandon la lucha; los criados se hicieron cargo del elefante, pero les fue imposible encontrar los caballos. Qu cosas tan extraas ocurren en los bosques cuando uno viaja! exclamaba Rustn. Los criados estaban consternados, y el amo desesperado por haber perdido al mismo tiempo sus caballos, a su querido negro y al juicioso Topacio, por quien segua sintiendo un gran afecto, a pesar de que nunca fuera de su parecer. La esperanza de estar muy pronto a los pies de la bella princesa de Cachemira le consolaba, cuando tropez con un gran asno rayado al que un rstico, vigoroso y terrible daba cien bastonazos. Nada ms hermoso, ni ms raro, ni ms ligero en la carrera que los asnos de esta especie. Aqul responda a la lluvia de estacazos del villano con unas coces capaces de desarraigar un roble. El joven mirza tom, como era justo, el partido del asno, que era un animal encantador. El rstico huy diciendo al asno: Me las pagars. El asno dio las gracias a su libertador en su lenguaje, se acerc, se dej acariciar y acarici. Rustn, despus de haber comido, mont en l y tom el camino de Cachemira con sus criados, que le seguan, unos a pie y otros montados en el elefante. Apenas se vio sobre el asno, cuando este animal se dirige hacia Kabul en vez de seguir el camino de Cachemira. Aunque su amo tira de la brida, le da sacudidas, aprieta las rodillas, le clava las espuelas, arroja la brida, tira hacia s, le azota a derecha y a izquierda, el terco animal sigue corriendo en direccin a Kabul. Rustn sudaba, se agitaba, se desesperaba, cuando encontr a un mercader de camellos que le dijo: . Seor, vais montado en un asno muy ladino que os lleva adonde no queris ir; si queris cedrmelo, yo os dar a cambio cuatro de mis camellos que vos mismo elegiris.

Rustn dio gracias a la Providencia por haberle proporcionado un trato tan ventajoso. Topacio se equivocaba por completo dijo cuando me anunciaba que mi viaje sera desgraciado. Mont en el ms hermoso de los camellos y los otros tres le siguieron; y volvi a reunirse con su caravana, vindose ya en el camino de su dicha. Apenas haban andado cuatro parasangas cuando les cort el paso un torrente profundo, ancho e impetuoso que arrastraba grandes rocas blanqueadas de espuma. Las dos orillas eran horribles precipicios que deslumbraban los ojos y helaban el corazn; ningn medio de cruzar, ninguna manera de ir a la derecha o a la izquierda. Empiezo a temer dijo Rustn que Topacio estaba en lo cierto al desaconsejarme que hiciera este viaje, y que comet un grave error al emprenderlo; si al menos le tuviese a mi lado, podra darme algn buen consejo. Si tuviera a Ebano, l me consolara y encontrara alguna solucin; pero todo me faltaba. La consternacin que se haba apoderado de sus criados aumentaba su turbacin; haba oscurecido por completo y pasaron la noche lamentndose. Por fin, la fatiga y el abatimiento cerraron los ojos al viajero enamorado. Se despert al amanecer y vio un hermoso puente de mrmol que cruzaba el torrente uniendo ambas orillas. Solamente se oan exclamaciones, gritos de sorpresa y de jbilo. Es posible? Estamos soando? Qu prodigio! Qu encantamiento! Nos atreveremos a pasar? Toda la expedicin caa de rodillas, se levantaba, iba hacia el puente, besaba la tierra, contemplaba el cielo, extenda las manos, apoyaba un pie tembloroso en el puente, iba y vena, estaba en xtasis; y Rustn deca: Por ahora el Cielo me favorece; Topacio no saba lo que se deca; los orculos me eran favorables; Ebano tena razn; pero por qu no est a mi lado? Apenas todos los hombres hubieron cruzado a la otra orilla, cuando el puente se desplom en el agua con un horrsono estruendo. Tanto mejor, tanto mejor! exclam Rustn. Dios sea loado! El Cielo sea bendito! No quiere que vuelva a mi tierra, en la que no hubiese sido ms que un simple gentilhombre; quiere que me case con mi amada. Ser prncipe de Cachemira; y as, al poseer a mi amada, no poseer mi pequeo marquesado de Candahar. Ser Rustn y no lo ser, puesto que me convertir en un gran prncipe; ya est explicado claramente y en mi favor una gran parte del orculo, el resto se explicar semejantemente; soy supremamente feliz. Pero por qu Ebano no est junto a m? Le echo de menos mil veces ms que a Topacio. Recorri unas cuantas parasangas ms con la mayor alegra; pero, a la cada de la tarde, una cadena de montaas ms empinadas que una contraescarpa y ms altas de lo que hubiera sido la torre de Babel en caso de terminarse, cerr por completo el paso a la caravana, dominada por el temor. Todo el mundo exclam: Dios quiere que perezcamos aqu! Si ha hecho que se desmoronase el puente ha sido tan slo para arrebatarnos toda esperanza de regreso; si ha elevado la montaa ha sido tan slo para privarnos de todo medio de seguir adelante. Oh, desventurado marqus! Nunca llegaremos a ver Cachemira, nunca volveremos a la tierra de Candahar. El ms intenso dolor, el mayor de los abatimientos sucedan en el alma de Rustn al inmoderado jbilo que haba sentido, a las esperanzas con las que se haba embriagado. Estaba muy lejos de interpretar las profecas en favor suyo. Oh, Cielo! Oh, Dios paternal! Por qu habr perdido a mi amigo Topacio? Mientras pronunciaba estas palabras emitiendo profundos suspiros y vertiendo lgrimas en medio de sus desesperados servidores, vio abrirse la base de la montaa y

presentarse ante sus maravillados ojos una larga galera abovedada, iluminada por cien mil antorchas; ante lo cual Rustn prorrumpi en exclamaciones y sus criados cayeron de rodillas o se desplomaron de espaldas por la sorpresa, gritando milagro! y diciendo: Rustn es el favorito de Visn, el bienamado de Brahma; ser el dueo del mundo. El propio Rustn as lo crea, estaba fuera de s, como enajenado. Ah, Ebano, mi querido Ebano! Dnde ests? Cunto me duele que no seas testigo de todas estas maravillas! Por qu te habr perdido? Bella princesa de Cachemira, cundo volver a ver tus encantos? Se adelanta con sus criados, su elefante, sus camellos, bajo la bveda de la montaa, al trmino de la cual sale a una pradera esmaltada de flores y limitada por unos arroyuelos; y al final de la pradera empiezan unas avenidas de rboles hasta perderse de vista; y al extremo de estas avenidas, un ro, a lo largo del cual hay mil quintas de recreo, con jardines deliciosos. Oye por doquier conciertos de voces y de instrumentos; ve bailes; se apresura a cruzar uno de los puentes del ro; pregunta al primer hombre al que encuentra cul es aquel hermoso pas. El hombre a quien se haba dirigido le respondi: Os encontris en la provincia de Cachemira; aqu veis a sus habitantes entregados al jbilo y a los placeres; celebramos las bodas de nuestra hermosa princesa, que va a casarse con el seor Barbar, a quien su padre la ha prometido; que Dios perpete su felicidad! Al or estas palabras Rustn cay desvanecido, y el seor cachemiro crey que era vctima de la epilepsia; le hizo llevar a su casa, en la que estuvo largo rato sin conocimiento. Fueron a llamar a los dos mdicos ms hbiles de la comarca; stos tomaron el pulso al enfermo, quien, despus de haber recuperado el conocimiento, sollozaba, pona los ojos en blanco y exclamaba a cada momento: Topacio, Topacio, qu razn tenias! Uno de los dos mdicos dijo al seor cachemiro: Veo por su acento que es un joven de Candahar, a quien el aire de este pas no sienta bien; hay que devolverle a su tierra; veo en sus ojos que se ha vuelto loco; confidmelo, yo le devolver a su patria y le curar. El otro mdico asegur que slo estaba enfermo de pesar, que haba que llevarle a la boda de la princesa y hacerle bailar. Mientras ellos discutan, el enfermo recobr sus fuerzas; los dos mdicos fueron despedidos y Rustn se qued a solas con su husped. Seor le dijo, os pido perdn por haberme desvanecido delante de vos, ya s que esto es muy poco corts; os suplico que os dignis aceptar mi elefante como muestra de mi gratitud por las bondades con que me habis honrado. Luego le cont todas sus aventuras, guardndose mucho de hablarle del objeto de su viaje. Pero en nombre de Visn y de Brahma le dijo, decidme quin es este feliz Barbar que se casa con la princesa de Cachemira; por qu su padre le ha elegido como yerno y por qu la princesa le ha aceptado como esposo. Seor le dijo el cachemiro, la princesa est muy lejos de haber aceptado a Barbar; por el contrario, est deshecha en llanto, mientras toda la provincia celebra con jbilo sus bodas; se ha encerrado en la torre de su palacio; no quiere ver ninguna de las fiestas que se celebran en su honor. Rustn, al or estas palabras, se sinti renacer; el brillo de sus colores, que el dolor haba apagado, reapareci en su rostro. Decidme, os lo ruego sigui, por qu el prncipe de Cachemira se obstina

en dar su hija a un Barbar que ella rechaza? He aqu lo ocurrido respondi el cachemiro. Sabis que nuestro augusto prncipe haba perdido un gran diamante y un venablo por los que senta gran aprecio? Ah! Claro que lo s dijo Rustn. Sabed, pues dijo su husped, que nuestro prncipe, desesperado al no tener noticias de sus dos joyas, despus de haberlas hecho buscar mucho tiempo por toda la tierra, prometi su hija a quien le devolviera el uno o el otro. Y se present un tal seor Barbar con el diamante, y maana se casa con la princesa. Rustn palideci, farfull un cumplido, se despidi de su husped y, despus de montar en su dromedario, se apresur a dirigirse a la capital donde deba celebrarse la ceremonia. Lleg al palacio del prncipe; dijo que tena algo importante que comunicarle; pidi una audiencia; le respondieron que el prncipe estaba ocupado con los preparativos de la boda. Precisamente es de eso de lo que quiero hablarle dijo. Tanto insisti, que por fin le dejaron pasar. Excelencia dijo, que Dios corone todos vuestros das de gloria y de magnificencia! Vuestro yerno es un bribn. Un bribn? Qu osis decirme? Es as como se habla a un duque de Cachemira del yerno que l ha elegido? Si., un bribn repiti Rustn, y para demostrarlo a Vuestra Alteza, aqu tenis vuestro diamante, que yo os traigo. El duque, muy sorprendido, compar los dos diamantes; y como l no entenda mucho en la materia, fue incapaz de decir cul era el verdadero. Ahora tengo dos diamantes dijo, pero slo tengo una hija; qu situacin ms singular y embarazosa! Mand llamar a Barbar y le pregunt si no le haba engaado. Barbar jur que haba comprado su diamante a un armenio; el otro no deca de dnde haba sacado el suyo, pero propuso una solucin: rog a Su Alteza que le permitiera combatir inmediatamente con su rival. No basta con que vuestro yerno d un diamante deca; tiene tambin que dar pruebas de valor; no os parece justo que el que d muerte al otro se case con la princesa? Me parece muy bien respondi el prncipe, ser un esplndido espectculo para la corte; batos los dos inmediatamente; el vencedor tomar las armas del vencido, segn la costumbre de Cachemira, y se casar con mi hija. Los dos pretendientes bajaron acto seguido al patio. En la escalera haba una urraca y un cuervo. El cuervo gritaba: Batos, batos; y la urraca: No os batis. Esto hizo rer al prncipe; los dos rivales apenas le prestaron atencin: empezaron el combate; todos los cortesanos formaban un crculo en torno a ellos. La princesa, que segua voluntariamente encerrada en su torre, se neg a asistir a este espectculo; estaba muy lejos de sospechar que su amado se encontraba en Cachemira, y senta tanto horror por Barbar, que no quera ver nada. El combate se desarroll del mejor modo posible; Barbar cay muerto en seguida, y al pueblo le pareci de perlas, porque era feo y Rustn era muy buen mozo: casi siempre es esto lo que decide el favor pblico. El vencedor revisti la cota de malla, la banda y el casco del vencido, y se dirigi, seguido de toda la corte y al son de las charangas, hasta el pie de las ventanas de su amada. Todo el mundo gritaba: Bella princesa, asomaos para ver a vuestro guapo marido que ha matado a su feo rival. Sus doncellas le repitieron estas palabras. Por desgracia la princesa se asom a la

ventana, y, al ver la armadura de un hombre al que aborreca, corri desesperada a su cofre de China, y sac de l el venablo fatal y lo lanz, atravesando a su querido Rustn, que no llevaba la coraza; l profiri un penetrante grito, y por este grito la princesa crey reconocer la voz de su desventurado amante. Baj desmelenada y con la angustia en los ojos y en el corazn. Rustn se haba desplomado ensangrentado en los brazos de su padre. Ella le vio: oh, qu momento, oh, qu visin, oh, qu reconocimiento, del que sera imposible expresar ni el dolor, ni el amor, ni el horror! Se arroj sobre l, besndole: Ahora recibes le dijo los primeros y los ltimos besos de tu amada y de tu asesina. Retir el venablo de la herida, se lo hundi en el corazn y muri sobre el amante al que adoraba. El padre, horrorizado, enloquecido, dispuesto a morir como ella, trat en vano de devolverla a la vida; la joven ya no exista; el prncipe maldijo entonces aquel venablo fatal, lo rompi en pedazos, arroj a lo lejos sus dos diamantes funestos; y mientras preparaban los funerales de su hija, en lugar de su boda, hizo llevar a su palacio al ensangrentado Rustn, que an conservaba un hlito de vida. Le depositaron sobre una cama. Lo primero que vio a ambos lados de este lecho mortuorio fue a Topacio y a Ebano. Su sorpresa le devolvi un poco de fuerzas. Ah, crueles! dijo. Por qu me habis abandonado? Tal vez la princesa an vivira si hubieseis permanecido junto al desventurado Rustn. Yo no os he abandonado ni un momento dijo Topacio. Yo siempre he estado junto a vos dijo Ebano. Ah! Qu me decs? Por qu insultar mis ltimos momentos? respondi Rustn con voz desfalleciente. Bien podis creerme dijo Topacio; ya sabis que nunca he aprobado este fatal viaje cuyas horribles consecuencias prevea. Yo era el guila que combati con el buitre y que fue desplumada por l; yo era el elefante que se llevaba el equipaje para obligaros a volver a vuestra patria; yo era el asno rayado que os devolva a pesar vuestro a la casa de vuestro padre; fui yo quien perd vuestros caballos; yo quien form el torrente que os cort el paso; yo quien elev la montaa que os impeda continuar un camino tan funesto; yo era el mdico que os aconsejaba volver a respirar el aire natal; yo era la urraca que os gritaba que no combatieseis. Y yo dijo Ebano era el buitre que desplum al guila; el rinoceronte que dio cien cornadas al elefante; el rstico que apaleaba al asno rayado; el mercader que os proporcionaba camellos para correr a vuestra perdicin; yo constru el puente por el que pasasteis; yo cav la caverna que atravesasteis; yo era el mdico que os alentaba a andar; el cuervo que os gritaba que combatieseis. Ay de m!. Acurdate de los orculos dijo Topacio: Si vas hacia Oriente, estars en Occidente. Si dijo Ebano, aqu sepultan a los muertos con la cara vuelta hacia Occidente: el orculo era claro, cmo no lo comprendiste? Has posedo y no poseers; porque tenias el diamante, pero era falso y t no lo sabas. Vences y mueres; eres Rustn y dejas de serlo: todo se ha cumplido. Mientras hablaba as, cuatro alas blancas cubrieron el cuerpo de Topacio y cuatro alas negras el de Ebano. Qu es lo que veo? exclam Rustn. Topacio y Ebano respondieron a un tiempo: Ves a tus dos genios. Pero, vamos a ver, seores les dijo el desventurado Rustn, por qu tenais que mezclaros en todo eso? Y por qu dos genios para un pobre hombre?

Es la ley dijo Topacio; cada hombre tiene sus dos genios, Platn fue el primero en decirlo y luego otros lo han repetido; ya ves que nada es ms verdad. Yo que te estoy hablando soy tu genio bueno, y mi deber era velar por ti hasta el ltimo momento de tu vida; he cumplido fielmente mi misin. Pero dijo el moribundo si tu misin era servirme, es que yo soy de una naturaleza muy superior a la tuya; y cmo te atreves a decirme que eres mi genio bueno cuando has dejado que me engaase en todo lo que he emprendido, y me dejas morir, a m y a mi amada, miserablemente? Ay! Tal era tu destino dijo Topacio. Si es el destino el que lo hace todo dijo el moribundo, para qu sirve un genio? Y t, Ebano, con tus cuatro alas negras, por lo visto te has erigido en mi genio malo. Vos lo habis dicho respondi Ebano. Pero entonces, eras tambin el genio malo de mi princesa? No, ella tena el suyo, y yo le he secundado perfectamente. Ah, maldito Ebano! Si tan malvado eres, no debes pertenecer al mismo amo que Topacio. Es que los dos habis sido formados por dos principios diferentes, uno de los cuales es bueno y el otro malo por su naturaleza? De una cosa no se deduce la otra dijo Ebano, sta es una gran dificultad. No es posible sigui diciendo el agonizante que un ser favorable haya hecho un genio tan funesto. Posible o no posible contest Ebano, la cosa es tal como te digo. Ay! dijo Topacio. Mi pobre amigo, no ves que este granuja an tiene la malicia de hacerte discutir para encenderte la sangre y apresurar la hora de tu muerte? Pues mira, yo no estoy mucho ms contento de ti que de 61 dijo el triste Rustn; al menos l reconoce que ha querido perjudicarme; y t, que pretendas defenderme, no me has servido de nada. Lo cual siento muchsimo dijo el buen genio. Y yo tambin dijo el moribundo; hay algo en el fondo de todo eso que no comprendo. Ni yo tampoco dijo el pobre genio bueno. Dentro de un momento lo sabr dijo Rustn. Esto es lo que vamos a ver dijo Topacio. Entonces todo desapareci. Rustn se encontr en la casa de su padre, de la que no haba salido, y en su cama, en la que haba dormido una hora. Se despert con sobresalto, baado en sudor, asustado; se palp el cuerpo, llam, grit, agit la campanilla. Su ayuda de cmara, Topacio, acudi con su gorro de dormir, y bostezando. Estoy muerto, o vivo? exclam Rustn. Se salvar la bella princesa de Cachemira? Ha soado el seor? respondi framente Topacio. Ah! exclam Rustn. Qu se ha hecho de ese brbaro de Ebano con sus cuatro alas negras? El es quien me hace morir de una muerte tan cruel. Seor, le he dejado arriba, est roncando; queris que le haga bajar? El malvado! Hace seis meses enteros que me persigue; l es quien me llev a aquella feria fatal de Kabul; fue l quien me sustrajo el diamante que me haba dado la princesa; l fue la nica causa de mi viaje, de la muerte de la princesa y de la herida de venablo de la que muero en la flor de la edad. Tranquilizaos dijo Topacio; vos nunca habis estado en Kabul; en Cachemira no hay ninguna princesa; su padre slo ha tenido dos varones que actualmente estn en el colegio. Vos nunca habis tenido un diamante; la princesa no

puede haber muerto, puesto que nunca naci; y vos os encontris en perfecto estado de salud. Pero cmo? No es verdad que t me asistas en la hora de mi muerte, en la cama del prncipe de Cachemira? No has confesado que para protegerme de tantas desdichas habas sido guila, elefante, asno rayado, mdico y urraca? El seor ha debido de soar todo eso: cuando dormimos, nuestras ideas ya no dependen de nosotros como en la vigilia. Dios ha querido que esta sarta de ideas os haya pasado por la cabeza probablemente para daros alguna instruccin que os ser provechosa. Te ests burlando de m le contest Rustn. Cunto tiempo he estado durmiendo? Seor, habis dormido menos de una hora. Pues bien, maldito disputador, cmo quieres que en una hora haya ido a la feria de Kabul hace seis meses, que haya regresado, que haya hecho el viaje a Cachemira, y que estemos muertos Barbar, la princesa y yo? Seor, nada ms fcil ni ms ordinario, e igualmente hubierais podido dar la vuelta al mundo y correr muchas ms aventuras en mucho menos tiempo. No es cierto que podis leer en una hora el compendio de la historia de los persas, escrita por Zoroastro? Y sin embargo, este compendio abarca ochocientos mil aos. Todos estos acontecimientos desfilan ante vuestros ojos uno tras otro en una hora; ahora bien, tendris que convenir conmigo en que a Brahma le es tan fcil meterlos todos en el espacio de una hora como extenderlos en el espacio de ochocientos mil aos; esto es exactamente la misma cosa. Figuraos que el tiempo gira sobre una rueda cuyo dimetro es infinito. Bajo esta rueda inmensa hay una multitud innumerable de ruedas, unas dentro de otras; la del centro es imperceptible y da un nmero infinito de vueltas exactamente en el mismo tiempo que invierte la rueda grande en dar una sola vuelta. Es evidente que todos los hechos, desde el comienzo del mundo hasta su fin, pueden ocurrir sucesivamente en mucho menos tiempo de una cienmilsima parte de segundo; e incluso puede decirse que la cosa es as. No comprendo nada dijo Rustn. Si me lo permits dijo Topacio, tengo un loro que os lo har comprender fcilmente. Naci poco tiempo antes del diluvio y estuvo en el arca de No; ha visto muchas cosas; y no obstante solamente tiene un ao y medio; l os contar su historia, que es muy interesante. Id en seguida a buscar vuestro loro dijo Rustn; l me distraer hasta que pueda volver a conciliar el sueo. Lo tiene mi hermana la religiosa dijo Topacio: voy a buscarlo, estoy seguro de que quedaris contento; su memoria es fiel, cuenta las cosas con toda sencillez, sin aspirar a lucir su ingenio en todo momento, y sin hacer grandes frases. Miel sobre hojuelas dijo Rustn, as es como me gustan los cuentos. Le llevaron el loro, el cual habl del modo siguiente: N. B. La seorita Catherine Vad hasta ahora no ha podido encontrar la historia del loro en el cartapacio de su difunto primo Antoine Vad65, autor de este cuento. Es una verdadera lstima, dado el tiempo en que haba vivido el tal loro.

Entre las deidades que presiden los imperios del mundo, Ituriel es considerada como una de las de rango ms elevado y tiene a su cargo todo el territorio de la alta Asia. Una maana descendi hasta la residencia del escita Babuc, situada en la orilla del Oxus, dicindole: Babuc, las locuras y los excesos de los persas nos han hecho montar en clera. Ayer nos reunimos en asamblea todos los genios de la alta Asia para dictaminar si se destruira Perspolis o se castigara a sus habitantes. Vete rpidamente a esa ciudad, examnalo todo; cuando vuelvas, me dars cuenta exacta de todo. Entonces decidir, segn sea tu informe, lo que he de hacer para enmendar la poblacin, o bien destruir la ciudad. Pero, seor dijo Babuc, con humildad, nunca he estado en Persia. Adems, no conozco a nadie de all. Tanto mejor dijo el ngel. As no pecars de parcialidad; has recibido del cielo la agudeza del discernimiento y yo aado el don de inspirar confianza; vete, mira y escucha, observa y no temas nada; en todas partes sers bien recibido. Babuc mont en su camello y parti acompaado de servidumbre. Al cabo de algunos das se encontr en las llanuras de Senaar con el ejrcito persa, que iba a combatir contra el ejrcito indio. Entonces se dirigi a un soldado persa que hall separado de sus compaeros y le pregunt el motivo de la guerra. Por todos los dioses dijo el soldado que no s nada de ello. No es asunto mo; mi oficio consiste en matar o dejarme matar para ganarme la vida; es indiferente que lo haga a favor de los unos o de los otros. Podra muy bien ser que maana me pasase al campo de los indios, pues me han dicho que dan ms de media dracma de jornal a sus soldados, mucho ms de lo que recibimos permaneciendo en este cochino servicio de los persas. Si os interesa saber el porqu nos batimos, hablad con nuestro capitn. Babuc, despus de ofrecer un pequeo obsequio al soldado, entr en el campamento. Bien pronto pudo entablar dilogo con el capitn, al cual pregunt la causa de la guerra. Cmo queris que yo lo sepa? dijo el capitn. Adems, qu me importa ese detalle? Habito a doscientas leguas de Perspolis; oigo decir que se ha declarado la guerra; entonces, abandono rpidamente a mi familia, y, segn nuestra costumbre, voy a buscar la fortuna o la muerte, teniendo presente que no hago otro trabajo. Pero, vuestros compaeros no estarn un poco ms informados que vos? inquiri Babuc. No dijo el oficial. El porqu nos degollamos slo nuestros strapas lo sabrn con precisin. Babuc, asombrado, se introdujo en las tiendas de los generales, para entablar conversacin con ellos. Finalmente, uno de stos le pudo relatar el motivo de la lucha. La causa de esta guerra, que devasta el Asia hace veinte aos, originariamente proviene de una querella entre un eunuco de una mujer del gran rey de Persia y un empleado de una oficina del gran rey de la India. Se trataba de un recargo que importaba aproximadamente la trigsima parte de un darico. El primer ministro de la India y el nuestro sostuvieron con dignidad los derechos de sus dueos respectivos. La querella se enardeci. Cada parte contrincante puso en campaa un ejrcito compuesto

por un milln de soldados. Este ejrcito tuvo que reclutar anualmente ms de cuatrocientos mil hombres. Los asesinatos, incendios, ruinas y devastaciones se multiplicaron; sufrieron los dos lados y an contina el encarnizamiento. Nuestro primer ministro y el de la India no paran de manifestar que todo se hace en beneficio del gnero humano, y despus de cada manifestacin, siempre resulta alguna ciudad destruida y varias provincias saqueadas. Al da siguiente, despus de correr el rumor de que se iba a concertar la paz, el general persa y el general indio se apresuraron a entablar batalla; fue una lucha sangrienta. Babuc pudo observar todas las peripecias y todas las abominaciones; fue testigo de las maniobras de los principales strapas, que hicieron lo imposible a fin de que su propio jefe fuese derrotado. Vio oficiales muertos por sus mismas tropas; contempl soldados que remataban, arrancndoles jirones de carne sangrienta, a sus propios compaeros moribundos, desgarrados y cubiertos de fango. Entr en hospitales adonde se transportaban los heridos, que expiraban por la negligencia inhumana de los mismos que el rey de Persia pagaba con creces para socorrer: Es que son hombres o bestias feroces? se deca Babuc. Ah! Ya veo bien que Perspolis ser destruida. Ocupado con este pensamiento, se person en el campamento de los indios, donde fue tan bien recibido como lo haba sido en el de los persas, segn le predijera la deidad; pero tambin pudo comprobar los mismos excesos que le haban llenado de horror. Oh, oh! se dijo a s mismo. Si el ngel Ituriel quiere exterminar a los persas, es necesario que la deidad de los indios destruya, al mismo tiempo, a sus creyentes. Despus de haberse informado con ms detalle de lo que haba ocurrido en los dos ejrcitos rivales, pudo comprobar, con asombro y admiracin, que se haban realizado acciones de generosidad, de grandeza de alma y de espritu humanitario. Inexplicables seres humanos exclamaba. Cmo podis reunir tanta bajeza y tanta magnanimidad, tantas virtudes y tantos crmenes? A pesar de todo, se concert la paz. Los jefes de los dos ejrcitos, ninguno de los cuales haba obtenido la victoria, aunque s hecho verter la sangre de tantos hombres slo para su propio inters, se fueron a intrigar para obtener recompensas en sus respectivas cortes. Con motivo de celebrarse la paz, se anunci en los escritos pblicos que ya volvera a reinar la virtud y la felicidad sobre la tierra. Alabado sea Dios! se dijo Babuc. Perspolis ser la morada de la inocencia purificada; ya no ser destruida, como queran esos genios perversos; vamos, sin falta, a esa capital asitica. Lleg a la inmensa ciudad y pas por la entrada ms antigua, que era grosera y tosca, rusticidad que ofenda la vista de todos los que ambulaban por all. Toda aquella parte de la ciudad se resenta de los defectos de la poca en que se haba edificado, pues, a pesar de la testarudez de la gente en alabar lo antiguo a expensas de lo moderno, debemos convenir que en todas las obras los primeros ensayos resultan groseros. Babuc se meti entre un gento compuesto por lo ms sucio y feo de los dos sexos. Aquella multitud se precipitaba con aire atontado hacia un vasto lugar cercado y sombro. Por el murmullo que escuchaba, por el movimiento y por el dinero que vio que daban unas personas a otras para poder sentarse, crey encontrarse dentro de un mercado donde vendan sillas de paja; pero al observar que muchas mujeres se arrodillaban, mirando con fijeza enfrente de ellas, y ver los rostros de hombres que tena a su lado, pronto se dio cuenta de que estaba en un templo. Voces speras, roncas, salvajes y discordantes hacan resonar la bveda con sonidos mal articulados, que daban una impresin parecida a los rebuznos de los asnos silvestres cuando responden, en las llanuras de los pictavos, a la corneta que los llama. Se obtur los odos, luego tuvo que

cerrar los ojos y taparse la nariz con presteza, cuando vio entrar en el templo a unos obreros con palancas y palas. Estos obreros removieron una gran piedra y echaron, a su derecha y a su izquierda, una tierra que exhalaba un hedor espantoso; luego se coloc un cadver en aquella abertura, a la que otra vez cubrieron con la piedra. Vamos! exclam para s Babuc. Esta gente entierra a sus muertos en el mismo lugar que adora a la Divinidad! Vaya! Sus templos estn cubiertos de cadveres! Ya no me asombra que Perspolis se halle tan a menudo asolada por enfermedades pestilentes... La podredumbre de los muertos y la de tantos vivos reunidos y apretados en el mismo sitio es capaz de emponzoar a todo el globo terrestre. Ah, la despreciable ciudad de Perspolis! Parece que los ngeles la quieren destruir para reconstruirla ms bella y poblarla de habitantes ms limpios y que canten con voz ms afinada. Puede que la Providencia tenga sus razones para ello; dejemos que acte a su manera. El sol ya se hallaba a la mitad de su carrera. Babuc tena que ir a comer en la casa de una dama, donde iba recomendado con una carta del marido, un oficial del ejrcito. Antes de presentarse, dio algunas vueltas por Perspolis; pudo contemplar otros templos mejor construidos y adornados con ms gusto, llenos de personas elegantes y en los que resonaba una msica armoniosa; observ algunas fuentes pblicas, mal situadas, aunque atraan las miradas por su belleza; unas plazas donde pareca que los mejores reyes de Persia respiraban en sus figuras de bronce, y otras plazas donde el pueblo gritaba: Cundo veremos aqu la estatua del soberano que tanto amamos? Admir los magnficos puentes que cruzaban el ro, los muelles soberbios y cmodos, los palacios construidos a derecha e izquierda, un inmenso edificio donde millares de viejos soldados, heridos y vencedores, daban todos los das gracias al Dios de los ejrcitos. Finalmente, entr en la casa de la dama, que estaba esperndole para comer en compaa de gente decente. La casa estaba limpia y arreglada con gusto; la comida era deliciosa; la dama, joven, bella, espiritual y atractiva; los comensales, dignos de ella. Y Babuc se deca continuamente: El ngel Ituriel se est burlando de todo el mundo cuando dice querer destruir a una ciudad tan encantadora. No obstante, lleg a percibir que la dama, la cual haba empezado solicitndole con ternura noticias de su marido, al final de la comida hablaba muy tiernamente a un joven mago. Vio que un magistrado acosaba vivamente a una viuda en presencia de su esposa, y que la tal viuda, indulgente, tena una mano puesta en el torno del cuello del magistrado, en tanto mantena la otra alrededor del cuello de un ciudadano ms joven, muy bien parecido y muy modesto. La mujer del magistrado fue la primera que se levant para ir a una habitacin contigua a conversar con su director espiritual, el cual, a pesar de ser esperado para la comida, haba llegado demasiado tarde; el director, que era hombre elocuente, le habl a la dama con tanta vehemencia y uncin, que sta, cuando volvi al comedor, tena los ojos hmedos, las mejillas encendidas, el paso inseguro y la palabra temblorosa. Entonces, Babuc empez a temer que el genio Ituriel tuviera razn. El talento que haba recibido para poder atraer la confianza del prjimo le facilit conocer los secretos de la esposa del oficial; sta le confi su cario hacia el joven mago, y le asegur que en todas las casas de Perspolis hallara la equivalencia de lo que haba observado en la suya. Babuc lleg a la conclusin de que una sociedad as no poda subsistir; que los celos, la discordia y la venganza deban desolar a todas las familias; que todos los das deban verterse muchas lgrimas y mucha sangre; que, con certeza, los maridos mataran a los galanes de sus esposas o seran muertos por ellos; y que, finalmente, Ituriel haca muy bien en querer destruir de golpe a una ciudad librada a tan continuo desorden.

Cuando se hallaba ms absorto con aquellas ideas funestas, se present a la puerta un hombre severo, con capa negra, que pidi humildemente permiso para hablar al joven magistrado. Este, sin levantarse ni dignarse mirarle, le entreg framente y con aire distrado algunos papeles y lo despidi. Babuc pregunt quin era aquel hombre. La duea de casa le dijo en voz baja: Es uno de los mejores abogados de la ciudad; hace cincuenta aos que estudia leyes. El seor magistrado, que slo tiene veinticinco aos y que desde hace un par de das es strapa en leyes, le ha encargado hacer el extracto de un proceso que l an no ha examinado y que debe juzgar. Este joven aturdido obra sabiamente dijo Babuc pidiendo consejo a un viejo. Pero..., por qu no es este viejo quien hace de juez? Estis de broma le contestaron. No pueden llegar nunca a tales dignidades los que han envejecido en empleos laboriosos y subalternos. Este joven ocupa un cargo importante porque su padre es rico, y aqu el derecho de hacer justicia se compra como si se tratase de una finca. Oh, qu costumbre! Qu desgraciada ciudad! exclam Babuc. He ah el colmo del desorden; no cabe duda de que, habiendo comprado el derecho de juzgar, vendern sus sentencias. Con este sistema slo pueden resultar iniquidades. Mientras manifestaba de esta forma su sorpresa y su pesar, un joven guerrero, que haba vuelto del ejrcito aquel mismo da, le dijo: Por qu no os parece bien que se compren los empleos de la toga? Yo he comprado el mo, que consiste en el derecho de enfrentarme con la muerte al frente de dos mil hombres, a los cuales dirijo; este ao me ha costado cuarenta mil daricos de oro, para dormir treinta noches seguidas en el duro suelo, vestido de rojo, y, adems, para recibir dos flechazos, que an me duelen. Si me arruino sirviendo al emperador persa, al cual no he visto nunca, el seor strapa togado puede muy bien pagar algo para tener el placer de dar audiencia a los abogados. Babuc se indign. No pudo por menos que condenar desde el fondo del corazn a un pas donde las dignidades de la paz y de la guerra se venden en pblica subasta; con rapidez lleg a la conclusin de que eran absolutamente ignoradas la guerra y las leyes, y que, aunque Ituriel no exterminase aquellos pueblos, pereceran por su detestable administracin. An aument ms su mala opinin cuando vio que llegaba un hombre gordo, el cual, despus de saludar con gran familiaridad a todos los presentes, se acerc al joven oficial para decirle: Slo puedo prestaros cincuenta mil daricos de oro, ya que este ao las aduanas del imperio solamente me han proporcionado trescientos mil. Babuc se inform de quin era aquel hombre que se quejaba de ganar tan poco, entonces se enter de que en Perspolis haba cuarenta reyes plebeyos que tenan en arriendo el imperio persa, y que daban algo de ello al monarca. Despus de la comida del medioda se fue a uno de los ms soberbios templos de la ciudad y se sent entre una muchedumbre de personajes de ambos sexos que estaban all para pasar el rato. Compareci un mago, que permaneci de pie en un sitio elevado y que habl durante mucho rato del vicio y de la virtud. Aquel mago dividi en muchas partes lo que no haba necesidad de dividir; prob metdicamente todo lo que ya estaba bien claro; ense todo lo que ya se saba. Se apasion framente y se march sudando y jadeando. Todos los reunidos se desvelaron, creyendo haber asistido a un sumario. Babuc se dijo: He aqu a un hombre que ha hecho todo lo posible para aburrir a doscientos o trescientos de sus conciudadanos, pero la intencin ha sido buena, y por tal motivo no

debe destruirse a Perspolis. Al salir de aquel templo, fue llevado a una fiesta pblica que se celebraba todos los das del ao; tena lugar en una especie de baslica, en el fondo de la cual se divisaba un palacio. Las ms hermosas ciudadanas de Perspolis y los strapas de ms categora, alineados con orden, formaban un espectculo tan bello, que Babuc crey que toda la fiesta consista en eso. Dos o tres personas, que parecan reyes y reinas, aparecieron en el vestbulo de dicho palacio, hablando de manera distinta al lenguaje del pueble. Se expresaban en forma mesurada, armoniosa y sublime. Nadie se dorma, se les escuchaba con profundo silencio, que slo se interrumpa para dar lugar a los testimonios de sensibilidad y de admiracin pblicas. El deber de los reyes, el amor a la virtud, los peligros de las pasiones, se expresaban de manera tan viva y sensible, que Babuc no pudo por menos que derramar lgrimas. Ni por un momento dud de que aquellos hroes y heronas, aquellos reyes y reinas a los que acababa de escuchar seran los predicadores del imperio; y se propuso incitar a Ituriel para que fuera a escucharles, seguro de que tal espectculo le reconciliara con la ciudad. Cuando se acab la fiesta, quiso ver a la reina principal, que en aquel hermoso palacio haba demostrado una moral tan noble y tan pura; se hizo introducir en casa de Su Majestad; se le condujo por una estrecha escalera hasta el segundo piso, a una habitacin mal amueblada, donde hall a una mujer mal vestida que le dijo con aire noble y pattico: Esta profesin no me da para vivir; uno de los prncipes que habis visto me ha hecho un beb; dentro de poco dar a luz. Me falta dinero, y sin l no se puede tener un buen parto. Babuc le entreg cien daricos de oro, dicindole: Si slo se tratase de estos casos en la ciudad, Ituriel hara mal en enfadarse tanto. Despus se fue a pasar la velada en casa de unos comerciantes que vendan magnficas inutilidades. Un hombre inteligente con quien haba trabado conocimiento lo llev all; compr lo que le pareci, que fue vendido con mucha cortesa, y por lo que abon mucho ms de lo que vala. De vuelta en su casa, el amigo le demostr que lo haban engaado. Babuc puso el nombre del comerciante en sus tablillas, para que Ituriel supiera de quin se trataba en el da del castigo de la ciudad. Cuando lo estaba escribiendo, llamaron a la puerta; era el mercader en persona, que llegaba para devolver la bolsa que Babuc se haba descuidado encima del mostrador. A qu ser debido que seis tan fiel y tan generoso, despus de tener la osada de venderme estas baratijas cuatro veces ms caras de lo que valen? exclam Babuc. No hay ningn comerciante que sea algo conocido en esta ciudad que no hubiese venido a devolveros la bolsa le respondi el vendedor Pero os han mentido al decir que os haba vendido lo que habis comprado en mi casa cuatro veces ms caro de lo que vale: os lo he vendido diez veces ms caro, y esto lo podris comprobar si dentro de un mes lo queris revender. Por ello no os pagarn ni la dcima parte de lo que habis invertido. Pero eso es justo; es la fantasa de la gente quien pone precio a esas cosas tan frvolas; es esa fantasa quien da trabajo a los cien obreros que tengo empleados; es ella la que me ha permitido construir una hermosa casa, tener un carruaje cmodo y caballos; es ella la que hace funcionar la industria y mantiene el gusto, la circulacin y la abundancia. A los pases vecinos les vendo las mismas bagatelas mucho ms caras que a vos, y de esa manera soy de utilidad para el imperio. Despus de reflexionarlo bien, Babuc se dispuso a borrar de sus tablillas el nombre del comerciante. Babuc, que se haba quedado muy dubitativo sobre lo que deba pensar de Perspolis, se decidi a ver magos y literatos, pues los unos estudian la religin y los

otros la sabidura. Se hizo la ilusin de que por la conducta de stos podra obtener la gracia para el resto de la poblacin. Al da siguiente por la maana se dirigi a un colegio de magos. El archimandrita le confes que disfrutaba de cien mil escudos de renta por haber hecho voto de pobreza, y que ejerca un imperio muy extendido en virtud de su voto de humildad; despus se retir y dej a Babuc al cuidado de un pequeo fraile que le hizo los honores. Mientras el fraile le mostraba las magnificencias de aquella casa de penitencia, se extendi el rumor de que haba llegado para reformar todas aquellas instituciones. En el acto recibi las memorias de todas ellas. Cada una deca en concreto: Conservadnos y destruid las otras. Segn manifestaban, todas aquellas instituciones eran indispensables; de acuerdo con sus acusaciones recprocas, todas merecan ser aniquiladas. Le admir ver que todas, en su deseo de edificar el universo, queran dominarlo por completo. Entonces se le present un hombrecito que era medio mago y dijo: Veo perfectamente que se va a cumplir la obra, pues Zerdust ha vuelto a la tierra; las muchachitas profetizan hacindose dar pellizcos por delante y latigazos por detrs. As, pues, os pedimos vuestra proteccin contra el gran lama. Cmo! dijo Babuc. Contra ese pontfice que reside en el Tibet? Contra el mismo. Es que le hacis la guerra y habis reclutado tropas para luchar contra l? No, pero ha dicho que el hombre es libre y nosotros no lo creemos; escribimos pequeos libros contra l, que personalmente no lee. Apenas ha odo hablar de nosotros; slo nos ha hecho condenar, como un amo ordenara que descopasen los rboles de sus jardines. Babuc se maravill de la locura de aquellos hombres que hacen profesin de sabidura, de las intrigas de los que han renunciado al mundo, de la ambicin y codicia orgullosa de los que ensean la humanidad y el desinters; concluy creyendo que Ituriel tena sus buenas razones para querer destruir a toda aquella estirpe. Una vez en su casa, Babuc envi a buscar nuevos libros para distraer su mal humor, y convid a algunos literatos a comer para regocijarse un poco. Comparecieron el doble de los que haba invitado, como las avispas atradas por la miel. Aquellos parsitos se apresuraron a comer y a hablar; alababan dos clases de personas: los difuntos y ellos mismos; y nadie mencionaba a los contemporneos, excepto al dueo de la casa. Si alguno de ellos deca palabras lisonjeras, los otros bajaban los ojos y se mordan los labios por el dolor de no haberlas dicho antes. Saban disimular menos que los magos, porque carecan de grandes ambiciones. Cada uno de ellos intrigaba para obtener un empleo de lacayo y la reputacin de hombre famoso; se decan frases insultantes a la cara, creyendo demostrar un ingenio irnico. Estaban algo enterados de la misin de Babuc. Uno de ellos le rog, en voz baja, que exterminase a su autor, que no le haba alabado suficientemente haca cinco aos; otro le pidi la prdida de un ciudadano que no haba redo nunca al contemplar sus comedias; un tercero le exigi la extincin de la Academia, porque no haba sido admitido en ella. Una vez acabada la comida, cada uno se march solo, pues de todos los reunidos no haba dos personas que pudieran verse ni hablarse, salvo en casa de los ricos donde eran invitados a comer. Babuc crey que no se perdera gran cosa cuando aquella gentuza pereciera en la destruccin general. Una vez que se hubo librado de ellos, empez a leer algunos de los libros nuevos. En ellos reconoci la manera de obrar de sus convidados. Vio con indignacin las gacetas de murmuracin, los archivos del mal gusto que la envidia, la bajeza y el hambre dan a la publicidad; las cobardes stiras donde se ensalza al buitre y se desgarra a la paloma; las novelas faltas de imaginacin, donde se leen tantos retratos de mujeres

que al autor no ha conocido nunca. Ech al fuego todos aquellos detestables escritos y sali por la noche a dar un paseo. Fue presentado a un viejo literato que no haba participado en la comida de sus invitados del medioda. Dicho literato siempre se apartaba de la multitud, conoca a los hombres y usaba de ellos comportndose con discrecin. Babuc le cont con pena lo que haba ledo y lo que haba visto. Habis visto cosas muy despreciables le dijo el sabio literato, pero tened presente que en todas las pocas, en todos los pases y en todos los gneros domina lo malo, y lo bueno es rarsimo. Habis recibido en vuestra casa a la chusma de la pedantera, porque en todas las profesiones, los ms indignos suelen ser los que se presentan con ms impudencia. Los verdaderos sabios viven retirados entre ellos, muy tranquilos; y entre nosotros an se pueden hallar buenas personas y buenos libros, dignos de vuestra atencin. Mientras le hablaba de esta forma, se les reuni otro literato. Dio unas explicaciones tan agradables e instructivas, tan por encima de los prejuicios y tan conformes a la virtud, que Babuc se confes no haber odo nunca algo semejante. He aqu a unos hombres a quienes Ituriel no se atrevera a tocar, y si lo hace ser muy lamentable, se dijo en voz baja. De acuerdo con aquellos dos literatos, se senta furioso contra el resto del pas. Como sois extranjero le dijo el hombre juicioso que le haba hablado antes, todos los abusos se os presentan de golpe, y el bien, por hallarse oculto y por ser a veces el producto de esos mismos abusos, se os escapa. Entonces se enter de que haba algunos literatos que no eran envidiosos, y que tambin existan magos virtuosos. Finalmente se form el concepto de que aquellas grandes oposiciones, que chocando mutuamente parecan preparar su propia ruina, en el fondo resultaban saludables; que cada sociedad de magos frenaba a sus rivales; que si bien dichos mulos diferan en algunas opiniones, todos enseaban la misma moral. Que instruan al pueblo, que vivan sujetos a una leyes parecidas a los preceptores que velan al hijo de la casa, mientras el dueo los vigila a ellos. Que ste tambin practica algunas de dichas leyes y que donde menos se espera se encuentran almas nobles. Aprendi que entre los locos que pretendan hacer la guerra al gran lama haba habido hombres geniales. Sospech que las costumbres de Perspolis seran como sus edificios, que los unos le haban parecido dignos de lstima y los otros le haban arrebatado de admiracin. S muy bien que los magos que yo haba credo tan peligrosos dijo Babuc al literato resultan, en efecto, muy tiles, sobre todo cuando un gobierno juicioso les impide hacerse demasiado necesarios; pero al menos estaris de acuerdo conmigo en que vuestros jvenes magistrados, que compran un cargo de juez tan pronto saben montar a caballo, deben desenvolverse en los tribunales con impertinente ridiculez y con iniquidad perversa; que sin duda valdra ms ceder estos puestos gratuitamente a los viejos jurisconsultos que han pasado toda la vida sopesando el pro y el contra de las cosas. Ya habis visto nuestro ejrcito antes de llegar a Perspolis le replic el literato . Sabis, por tanto, que nuestros jvenes oficiales se baten muy bien, aunque hayan comprado sus cargos. Quiz podis ver que nuestros jvenes magistrados no juzgan tan mal, aunque hayan pagado para hacerlo. A la maana siguiente, el literato llev a Babuc al Gran Tribunal, donde se deba dictar una sentencia importante. La causa era conocida de todo el mundo... Todos los viejos abogados que tomaban parte en la discusin se mantenan fluctuantes en sus opiniones; citaban infinidad de leyes, ninguna de las cuales era aplicable al caso que

diriman; se miraba el asunto por cien lados diferentes, sin relacin con el proceso. Los jvenes abogados se decidieron con ms rapidez que los abogados ancianos. Su sentencia fue casi unnime y juzgaron bien, porque siguieron los dictados de la razn. Los otros haban opinado mal, porque slo haban consultado sus libros. Babuc sac la conclusin de que a menudo haba algo bueno en los abusos. Vio que las riquezas de los financieros, que tanto le haban exasperado, podan hacer un gran bien, pues hallndose el emperador falto de dinero, en una hora poda disponer de ste gracias a ellos, en tanto que por las vas normales hubiera tardado seis meses para obtenerlo. Vio que aquellas nubes tan densas, hinchadas con el roco de la tierra, convertan en lluvia todo lo que haban tomado. Por otra parte, los hijos de aquellos hombres nuevos, a menudo mejor educados que los de las familias ms antiguas, valan mucho ms, pues nada impide llegar a ser un buen juez, un bravo guerrero o un hbil hombre de Estado, cuando se tiene un padre que cuida de sus hijos. Insensiblemente, Babuc dispensaba la avidez del financiero, que en el fondo no lo es ms que los otros hombres y resulta necesario. Excusaba la locura de arruinarse para poder juzgar o batirse, locura que produce grandes magistrados y hroes. Perdonaba la envidia de los literatos, entre los cuales haba hombres que ilustraban al mundo; se reconciliaba con los magos ambiciosos e intrigantes, en casa de los cuales dominaban ms las grandes virtudes que los pequeos vicios; pero le quedaban muchas cosas por las que no poda transigir; sobre todo, las galanteras de las damas y los perjuicios que de stas podan derivarse le llenaban de inquietud y de espanto. Con objeto de hacerse cargo de las distintas condiciones humanas, se hizo conducir a casa de un ministro; pero por el camino temblaba al pensar que alguna mujer pudiera ser asesinada por su marido. Cuando hubo llegado a casa del hombre de Estado, tuvo que hacer antecmara durante dos horas sin ser anunciado, y dos horas ms despus de serlo. Durante aquel intervalo de tiempo, no cesaba de pensar que recomendara el ministro y sus insolentes ujieres al ngel Ituriel. La antecmara estaba llena de damas de todas las alcurnias, de magos de todos los colores, de jueces, de comerciantes, de oficiales y de pedantes; todos se quejaban del ministro. El avaro y el usurero decan: No cabe duda de que este hombre roba de todas las provincias. Los caprichosos le echaban en cara sus extravagancias. Los voluntarios decan: Solamente vive para sus placeres. El intrigante se complaca esperando verle pronto hundido por alguna cbala; las mujeres aguardaban poder tratar con un ministro ms joven. Babuc, que escuchaba todos estos comentarios, no pudo por menos que decir: He aqu a un hombre de suerte. Tiene la antecmara llena de enemigos. Con su poder aplasta a los que le envidian y contempla a sus pies a todos los que lo detestan. Por fin pudo entrar. Entonces vio a un hombre viejo, pequeo y encorvado por el peso de los aos y de los asuntos del Ministerio, pero vivaracho e inteligente. Al ministro le gust Babuc, y a Babuc le pareci que aqul era hombre de estima. La conversacin se hizo interesante. El ministro le confes que era muy desgraciado; que pasaba por rico y era pobre; que se le crea poderoso y se vea siempre impugnado; que estaba rodeado de ingratos y que, en un continuado trabajo de cuarenta aos, apenas haba tenido un momento de consuelo. Babuc se sinti conmovido y pens que si aquel hombre haba cometido faltas, y si el ngel Ituriel lo quera castigar, no era preciso exterminarle, puesto que dejarlo en el cargo ya era suficiente. Mientras estaba hablando con el ministro, entr bruscamente la bella dama en casa de la cual Babuc haba comido; en sus ojos y sobre la frente se notaban los sntomas del dolor y de la clera. Se deshizo en reproches contra el hombre de Estado, vertiendo

abundantes lgrimas; se quej con amargura de que se hubiese rehusado dar un empleo a su marido, que esperaba obtener por su alcurnia, y que se mereca por sus servicios y sus heridas. Se expres con tanta energa, se quej con tanta gracia, anulaba las objeciones con tanta habilidad, hizo valer sus razones con tanta elocuencia, que no sali de la habitacin hasta haber logrado la fortuna de su marido. Es posible, seora, que os hayis tomado tanto trabajo para complacer a un hombre al cual no amis y del que podis temerlo todo? le pregunt Babuc, dndole la mano. Un hombre que no amo! exclam ella. Debis saber que mi esposo es el mejor amigo que tengo en el mundo, que soy capaz de sacrificarlo todo por l, excepto a mi amante; que l lo har todo por m, salvo abandonar a su querida. Os la har conocer; es una mujer encantadora, muy inteligente y con el mejor carcter del mundo. Hoy cenaremos juntas con mi esposo y mi pequeo mago. Venid para compartir nuestra alegra. La dama se fue acompaada de Babuc. El marido, que haba llegado hundido por el dolor, al ver a su esposa la recibi con grandes muestras de alegra y de reconocimiento. Abraz uno tras otro a su mujer, a su querida, al pequeo mago y a Babuc. La unin, el placer, el ingenio y la ternura fueron las caractersticas de aquella cena. Fijaos bien le dijo a Babuc la bella dama en casa de la cual cenaba que las mujeres, a las que a veces se las llama deshonestas, casi siempre cuentan con un marido muy honesto, y para convenceros, venid maana a comer conmigo en casa de la bella Teona. Hay algunas viejas vestales que la denigran, pero ella practica ms el bien que todas sus detractoras juntas. Es incapaz de cometer la ms leve injusticia. A su amante slo le da consejos generosos y nicamente se ocupa en aumentarle el prestigio. El hombre se sonroja delante de ella si ha dejado perder alguna ocasin de hacer el bien, pues nada estimula tanto a practicar acciones virtuosas como el tener una querida de la cual se desea merecer estimacin. Babuc no falt a la invitacin. Vio una mansin donde reinaban todos los placeres. Teona haca de reina. Saba tratar a todos a gusto de cada uno. Su ingenuo natural facilitaba que brillase el de los otros. Complaca casi sin pretenderlo. Era tan amable como bienhechora, y, adems, era bella, lo que aumentaba el valor de todas sus cualidades. Babuc, a pesar de ser un escita y enviado de una deidad, se dio cuenta de que si permaneca por ms tiempo en Perspolis, olvidara a Ituriel, pensando en Teona. Tomaba cario a la ciudad, ya que la gente era corts, dulce y bienhechora, aunque ligera de cascos, murmuradora y cargada de vanidad. Tema que Perspolis sera condenada, como tambin tema el informe que iba a presentar. Ahora veremos cmo se las ingeni para dar cuenta de su misin. Hizo fundir, por el mejor fundidor de la ciudad, una estatuilla compuesta por todos los metales, tierras y piedras ms preciosas y ms viles, y la llev a Ituriel, a quien dijo: Vais a destruir esta hermosa estatua porque no est hecha exclusivamente de oro y de diamantes? Ituriel entendi el significado de la pregunta y decidi no pensar ms en el mundo tal como va y dijo: Pues si todo no est bien por lo menos es pasadero. Se dej subsistir a Perspolis, y Babuc se guard muy bien de quejarse, al contrario de Jons, que se enfad porque no se destrua Nnive. Pero cuando se ha permanecido tres das en el cuerpo de una ballena, no se est de tan buen humor como cuando se ha pasado el tiempo en la pera, en la comedia y cenando con buena compaa. 1748

Pitgoras, estando en la India, aprendi, como saben todos, en la escuela de los gimnosofistas la lengua de los animales y la de las plantas. Pasendose un da por un prado cerca de la orilla del mar, oy estas palabras: Qu desdicha la ma de haber nacido hierba, apenas llego a dos pulgadas de alto, cuando me huella bajo sus vastos pies un monstruo voraz, un animal horroroso, que tiene armada la boca de una fila de tajantes hoces con que me siega, me hace aicos, y me traga: los hombres llaman carnero a este monstruo, y no creo que haya en el universo criatura ms abominable. Dio Pitgoras algunos pasos ms, y encontr una ostra abierta sobre una piedra: todava no haba abrazado la admirable ley que prohibe comerse a los animales nuestros semejantes; iba a tragarse la ostra, cuando dijo ella estas lastimosas razones: Oh, naturaleza, qu feliz es la hierba, que como yo es obra tuya! Cuando la cortan, renace, y es inmortal; y nosotras desventuradas ostras, en balde nos defiende una doble coraza, que unos malvados nos engullen a docenas para desayunarse, y se acab para siempre. Qu suerte tan horrenda la de una ostra! Que inhumanos son los hombres! Estremecido Pitgoras conoci la enormidad del delito que iba a cometer: pidi llorando perdn a la ostra, y la repuso bonitamente encima de la piedra. Mientras iba meditando profundamente en este suceso, vi de vuelta al pueblo araas que se coman las moscas, golondrinas que se coman las araas, y gavilanes que se coman las golondrinas. Todas estas gentes, deca, no son filsofos! Al entrar en el pueblo le apretaron, le estrujaron y le tiraron al suelo una muchedumbre de pillos y desarrapados que iban corriendo y gritando: muy bien hecho; bien lo merecen. Quin?, qu?, dijo levantndose Pitgoras. Y la gente corra sin cesar diciendo: ah, qu gusto ser verlos asar! Pitgoras crey que hablaban de membrillos o de alguna otra fruta; pero no era as, que era de dos pobres indios. Sin duda, dijo Pitgoras, que sern dos grandes filsofos aburridos de la vida y que anhelan renacer bajo otra forma. Siempre es cosa gustosa mudar de casa, puesto que ningn alojamiento hay bueno; pero sobre gustos no se ha de disputar. Sigui con la muchedumbre hasta la plaza pblica, y all vi una gran hoguera encendida, y enfrente de la hoguera un banco que llamaban un tribunal, y en este banco unos jueces; y estos jueces tenan todos en la mano una cola de vaca, y en la cabeza un bonete que se pareca perfectamente a las dos orejas del animal que montaba Isleo cuando vino en otro tiempo al pas con Baco, despus de atravesar el mar Eritreo a pie enjuto, y parar el Sol y la Luna, como lo cuentan los verdicos rficos. Entre estos jueces se encontraba un hombre de bien a quien conoca mucho Pitgoras; y el sabio de la India explic al de Samos de qu se trataba en la fiesta que iban a dar al pueblo indio. Los dos indios, le dijo, no tienen ganas ninguna de que los quemen; que les han condenado a este suplicio mis graves colegas: al uno, porque ha dicho que la sustancia de Jaca es distinta de la de Brama; y al otro, porque ha sospechado que era posible agradar al Ser supremo siendo virtuoso, sin agarrar a la hora de la muerte una vaca por la cola; porque, dice l, en todos los tiempos es posible practicar la virtud, y no siempre se encuentra una vaca a mano. Las buenas mujeres de este pueblo se han alborotado de tal modo al or estas dos proposiciones herticas, que no han dejado ni a sol ni a sombra a los jueces, hasta que han mandado el suplicio de estos dos infelices. Infiri Pitgoras que, desde la hierba hasta el hombre, haba motivos de quebranto en este mundo, puesto que trajo a la razn a los jueces, y an a las devotas, cosa que solamente esta vez ha sucedido.

Fuse luego a predicar la tolerancia a Crotona; ms un intolerante peg fuego a su casa, y se quem en ella despus de haber librado a dos indios de las llamas. Escape el que pudiere!

Vine al mundo en la ciudad de Canda el ao 1600. Era gobernador mi padre, y me acuerdo que un poeta menos que mediano, aunque no fuese medianamente desaliado su estilo, llamado Iro, hizo unas malas coplas en elogio mo, en las cuales me calificaba de descendiente de Minos en lnea recta; mas habiendo luego cesado en el gobierno a mi padre, compuso otras en que me trataba de nieto de Pasifae y su amante. Mal sujeto era de veras el tal Iro y el bribn ms fastidioso de toda la isla. Quince aos tena yo cuando me envi mi padre a estudiar a Roma, y all llegu con la esperanza de aprender todas las verdades, porque hasta entonces me haban enseado todo lo contrario de la verdad, segn es uso en este mundo, desde la China hasta los Alpes. Monseor Profondo, a quien iba recomendado, era sujeto raro, y uno de los ms terribles sabios que en el mundo han existido. Qusome instruir en las categoras de Aristteles y por poco me pone en la de sus favoritos. De buena me libr. Vi procesiones, exorcismos y no pocas rapias. Decan, aunque no era cierto, que la seora Olimpia, honorable dama, venda ciertas cosas que no suelen venderse. A mi edad todo esto me pareca muy gracioso. Ocurrile a una seora moza y de amable condicin, llamada la seora Fatelo, prendarse de m; frecuentbala el reverendsimo padre Poignardini y el reverendsimo padre Aconiti, religiosos de una congregacin que ya no existe, y a quienes ella coloc a la misma altura al otorgarme sus favores. Pero como corra yo serio peligro de ser envenenado y excomulgado, abandon Roma no obstante mi admiracin por la arquitectura de la baslica de San Pedro. Viaj por Francia, donde reinaba a la sazn Luis el Justo, y lo primero que me preguntaron fue si quera para mi almuerzo un trozo de mariscal de Ancre, cuya carne vendan asada y bastante barata a los que queran comprarla. Era este pas teatro de continuas guerras civiles, unas veces por una plaza en el Consejo y otras por dos pginas de controversias teolgicas. Ms de sesenta aos haca que tan hermosas tierras se vean asoladas por una especie de volcn, que en ocasiones se amortiguaba y otras arda con violencia. Ay! dije para m. A este pueblo, de natural tan apacible, quin le ha trastornado de esta manera? Todo lo toma a broma y, sin embargo, se lanza a la degollina de San Bartolom. Pas a Inglaterra, donde las mismas disputas ocasionaban los mismos horrores. Unos cuantos catlicos benemritos haban determinado, en servicio de la Iglesia, volar con plvora al rey, la familia real y al Parlamento, y librar a Inglaterra de tanto hereje. Ensanme el sitio donde la bondadosa reina Mara, hija de Enrique VIII, haba hecho quemar a quinientos de sus vasallos, accin que, segn un clrigo irlands, era muy meritoria para con Dios, en primer lugar, porque los quemados eran todos ingleses, y en segundo, porque nunca tomaban agua bendita, ni crean en las llagas de San Patricio. El clrigo se asombraba de que an no estuviese canonizada la reina Mara, pero estaba seguro de que no tardara en subir a los altares. Fuime a Holanda, donde esperaba encontrar sosiego, en medio de un pueblo tan flemtico. Cuando llegu a La Haya estaban cortando la cabeza a un anciano venerable; la cabeza calva del primer ministro Barneveldt. Movido a compasin pregunt qu delito era el suyo y si haba sido traidor al estado. Mucho peor que eso me respondi un protestante envuelto en negra capa. Figrese que cree que el hombre puede salvarse lo mismo por sus buenas obras que por la fe. Si semejantes doctrinas se extendiesen, peligrara la existencia de la Repblica.

Por eso es necesaria mucha severidad para atajar escndalos tan graves. Un poltico me dijo luego: Ah, seor! Estos procedimientos no durarn mucho. Nuestro pas se ha mostrado ahora excepcionalmente justo; pero su carcter lo inclina hacia la tolerancia, doctrina abominable, y algn da la adoptar. Me estremece pensarlo. Yo, en vista de que no nos hallbamos todava en esa poca fatal de la indulgencia y la moderacin, dej a toda prisa un pas donde ninguna alegra compensaba su crueldad y me embarqu para Espaa. Estaba la Corte en Sevilla; haban llegado los galeones de Indias, y en la ms hermosa estacin del ao, todo respiraba bienestar y alborozo. Al final de una calle de naranjos y limoneros vi un inmenso espacio acotado donde lucan hermosos tapices. Bajo un soberbio dosel se hallaban el rey y la reina, los infantes y las infantas. Enfrente de la familia real se vea un trono todava ms alto. Dije, volvindome a uno de mis compaeros de viaje: Como no est ese trono reservado a Dios, no s para quin pueda ser. Odas que fueron por un grave espaol estas imprudentes palabras, me salieron caras. Yo crea que bamos a ver un torneo o una corrida de toros, cuando vi subir al trono al inquisidor general, quien, desde l, bendijo al monarca y al pueblo. Vi luego desfilar a un ejrcito de frailes en filas de dos en dos, blancos, negros, pardos, calzados, descalzos, con barba, imberbes, con capirote puntiagudo y sin capirote; iba luego el verdugo, y detrs, en medio de alguaciles y duques, cerca de cuarenta personas cubiertas con hopas donde haba llamas y diablos pintados. Eran judos que se haban empeado en no renegar de Moiss y cristianos que se haban casado con sus concubinas, o que no fueron bastante devotos de Nuestra Seora de Atocha, o que no quisieron dar dinero a los frailes Jernimos. Cantronse pas oraciones, y luego fueron quemados vivos, a fuego lento, todos los reos; con lo cual qued muy edificada la familia real. Aquella noche, cuando me iba a meter en la cama, entraron dos familiares de la Inquisicin, acompaados de una ronda bien armada; dironme un carioso abrazo y me llevaron, sin decir palabra, a un calabozo muy fresco, donde haba una esterilla para acostarse y un soberbio crucifijo. All estuve seis semanas, pasadas las cuales me rog el seor inquisidor que me entrevistase con l. Estrechme en sus brazos con paternal cario y me dijo que senta muy de veras que estuviese tan mal alojado; pero que todos los cuartos de aquella santa casa se hallaban ocupados y que esperaba otra vez darme mejor habitacin. Preguntme luego, con no menos cordialidad, si saba por qu estaba all. Respond al santo varn que, sin duda, por mis pecados. Claro es, hijo mo; pero por qu pecados? Hblame sin recelo. Por ms que procuraba recordar no caa en cules pudieran ser, hasta que la caridad del piadoso inquisidor me dio alguna luz. Acordme al fin de mis imprudentes palabras, y no fui condenado ms que a la aplicacin de disciplinas y treinta mil reales de multa. Tuve que ir a dar las gracias al inquisidor general, sujeto muy simptico que me pregunt qu tal me haba parecido su fiesta. Respondle que fue deliciosa. Y en seguida march a reunirme con mis compaeros de viaje, tan dispuestos como yo a salir de tan ameno pas, pues no ignorbamos las grandes proezas ejecutadas por los espaoles en obsequio de la religin, ni las Memorias del clebre obispo de Chiapa donde cuenta que degollaron, quemaron o ahorcaron a unos diez millones de idlatras americanos para convertirlos a nuestra santa fe. Probablemente exagera algo el obispo; pero aunque se rebaje la mitad de las vctimas, todava queda acreditado un celo portentoso. Como mi deseo de viajar no haba disminuido, resolv proseguir mi peregrinacin por Europa y visitar Turqua. Encamneme a esta nacin con el firme propsito de no

manifestar mi parecer otra vez acerca de las fiestas que viese. Estos turcos dije a mis compaeros son paganos, no han recibido el sagrado bautismo y, por tanto, deben ser ms crueles que los cristianos inquisidores; callmonos, pues, mientras vivamos entre moros. Con este nimo iba; pero qued atnito al ver en Turqua muchos ms templos cristianos que en mi isla natal, y hasta numerosas congregaciones de frailes, a quienes los turcos dejaban rezar en paz a la Virgen Mara y maldecir de Mahoma, unos en griego, otros en latn y otros en armenio. Qu admirable gente son los turcos! pensaba. Los cristianos griegos y los latinos que haba en Constantinopla eran irreconciliables enemigos, se perseguan unos a otros como perros que se muerden en la calle, y que a palos separan sus amos. Entonces, el Gran Visir protega a los griegos. El patriarca griego me acus de haber cenado con el patriarca latino, y fui condenado a recibir cien palos en las plantas de los pies, pena que rescat al precio de quinientos zeques. Al da siguiente ahorcaron al Gran Visir, y el otro, su sucesor (que no fue ahorcado hasta un mes ms tarde), me conden a la misma multa por haber cenado con el patriarca griego. Resolv, por tanto, no ir a la iglesia griega ni a la latina. Para consolarme, alquil a una hermosa circasiana, que era la mujer ms devota en la mezquita y la ms zalamera a solas con un hombre. Una noche, en medio de los placeres del amor, exclam dndome un abrazo: Al, ilah Al! Son palabras sacramentales entre los turcos. Yo pens que seran expresiones de amor y le dije con mucho cario: Al, ilah Al! Loado sea Dios misericordioso! exclam la mora. Ya sois turco. Respondle que daba las gracias al Seor que me haba dado fuerzas para serlo, y me sent muy dichoso. Por la maana se present para circuncidarme el imn, y como yo opusiese alguna resistencia me anunci el cad del barrio, hombre leal, su propsito de mandarme empalar. Por fin salv mi prepucio y mis nalgas por mil zeques y ech a correr hasta Persia, resuelto a no or en Turqua misa griega ni latina y a no decir nunca Al, ilah Al en una cita de amor. As que llegu a Ispahn me preguntaron si era del partido del Carnero Negro o del Carnero Blanco. Respond que lo mismo me daba uno que otro con tal de que fuera tierno. Debo advertir que todava se hallaba dividida Persia en dos facciones, la del Carnero Negro y la del Blanco. Creyeron que yo haca burla de ambos partidos y me encontr en un terrible compromiso a la puerta misma de la ciudad, del cual sal pagando una buena cantidad de zeques y pude evitar que me mezclasen en el conflicto de los carneros. Segu hasta la China, adonde llegu con un intrprete que me asegur que la China era el pas de la libertad y de la alegra; ahora bien, los trtaros, que la haban invadido lo llevaban todo a sangre y fuego, mientras que los reverendos padres jesuitas, por una parte, y los reverendos padres dominicos, por otra, se disputaban la misin de ganar almas para el cielo. Nunca se han visto catequistas ms celosos; se perseguan entre ellos con fervoroso ahnco, escriban a Roma tomos enteros de calumnias y se trataban unos a otros de infieles y prevaricadores. Por entonces mantenan un furioso debate acerca del modo de hacer reverencias. Los jesuitas queran que los chinos saludasen a sus padres y madres a la moda de China, y los dominicos se empeaban en que lo hiciesen a la moda de Roma. Sucedime que los jesuitas creyeron que yo me inclinaba por los dominicos y le dijeron a su majestad trtara que era espa del Papa. El Consejo Supremo encarg a un

primer mandarn que ordenase un alguacil que mandase cuatro corchetes para que me prendiesen y amarrasen con toda cortesa. Condujronme, despus de ciento cuarenta genuflexiones, ante su majestad, quien me pregunt si era yo espa del Papa y si era cierto que hubiese de venir este prncipe en persona a destronarle. Respondle que el Papa era un clrigo de ms de setenta aos, que distaban sus estados ms de cuatro mil leguas de los de la sacra majestad trtaro-china; que su ejrcito era de dos mil soldados que montaban la guardia con una sombrilla; que no destronaba a nadie, y que poda su majestad dormir tranquilo. Esta fue la menos fatal aventura de mi vida, pues no hicieron ms que enviarme a Macao, donde me embarqu para Europa. Fue preciso calafatear el navo en la costa de Golconda, lo que llev algn tiempo que aprovech para ver la Corte del Gran Aureng-Zeb, de quien se contaban entonces mil portentos. Estaba este monarca en Delhi y all pude verle el da de la pomposa ceremonia durante la cual recibe la celeste ddiva que le enva el jerife de la Meca. Se trata de la escoba con que se barri durante el ao la Santa Casa, la Kaaba, la BethAlah. Tal escoba es un smbolo del barrido que limpia todas las suciedades del alma. Parece que Aureng-Zeb no lo necesitaba, pues era el varn ms religioso de todo el Indostn. Bien es verdad que haba degollado a uno de sus hermanos y dado veneno a su padre, y haba hecho perecer en un patbulo a veinte rajes y otros tantos omres. Pero esto no tena importancia. No se hablaba de otra cosa que de su gran devocin, a la cual no se poda comparar la de ningn otro, como no fuese la de Sacra Majestad del Serensimo Emperador de Marruecos Muley Ismael, el cual cortaba unas cuantas cabezas todos los viernes despus de elevar sus plegarias a Dios. Claro que no hice el menor comentario a estas cosas; no era yo quien deba enjuiciar la conducta de estos soberanos. Pero un francs mozo, con quien estaba alojado, falt al respeto a los emperadores de las Indias y de Marruecos, manifestando imprudentemente que en Europa haba soberanos muy piadosos que gobernaban con acierto sus estados y frecuentaban tambin las iglesias, sin quitar por eso la vida a sus padres y hermanos, ni cortar la cabeza a sus vasallos. Nuestro intrprete dio cuenta en lengua india de lo que haba dicho aquel joven. Aleccionado yo por lo que en otras ocasiones me haba sucedido, mand ensillar mis camellos y me fui con el francs. Luego supe que aquella misma noche haban ido a prendernos los oficiales del Gran Aureng-Zeb, y no habiendo encontrado ms que al intrprete, fue ste ajusticiado en la plaza Mayor. Todos los palaciegos encontraron muy justa la pena impuesta al intrprete. Quedbame por visitar frica, para disfrutar a fondo de todas las delicias de nuestro mundo, y con efecto las disfrut. Unos corsarios negros apresaron nuestro navo, cuyo capitn quejndose amargamente, les pregunt por qu violaban los tratados internacionales. Respondile el capitn negro: Vuestra nariz es larga y la nuestra chata, vuestro cabello es liso, nuestra lana rizada, vuestro cutis es de color sonrosado y el nuestro de color de bano, por consiguiente, en virtud de las sacrosantas leyes de la naturaleza, debemos ser siempre enemigos. En las ferias de Guinea nos compris como si furamos acmilas, para forzarnos a que trabajemos en no s qu faenas tan penosas como ridculas; a vergajazos nos hacis horadar los montes para sacar una especie de polvo amarillo, que para nada es bueno, y que no vale ni con mucho, un cebollino de Egipto. As, cuando os encontramos, y nosotros podemos ms, os obligamos a que labris nuestras tierras o, de lo contrario, os cortamos las narices y las orejas. No haba rplica, en verdad, a tan discreto razonamiento. Fui, pues, a labrar el campo de una negra vieja para no perder mis orejas y mi nariz, y al cabo de un ao me rescataron.

En fin, despus de haber visto cuanto bueno, hermoso y admirable hay en la Tierra, resolv no apartarme ya mas de mis dioses penates. Me cas en mi pas, fui cornudo y acab por comprender que mi situacin era la ms grata a que se puede aspirar en la vida humana.

Memnn concibi un da la extravagante idea de ser completamente cuerdo, locura que pocos hombres han dejado de sufrir. Memnn discurra as: Para ser muy cuerdo, y, en consecuencia muy feliz, basta con no dejarse arrastrar de las pasiones, cosa fcil como nadie ignora. Lo primero, nunca he de amar a ninguna mujer. Cuando contemple a una mujer hermosa me dir a m mismo: Llegar un da en que esa cara se llene de arrugas, esos bellos ojos perdern su brillo, ese busto firme y turgente se volver fofo y cado, esa abundancia de pelo se trocar en calvicie. Me bastar figurarme entonces cmo ser esa linda cabeza para que no me haga perder la ma. Lo segundo, siempre ser sobrio por ms que me tiente la gula, los vinos exquisitos y el placer de las fiestas. Tendr muy en cuenta las consecuencias de los excesos de la mesa: el estmago estropeado, la cabeza pesada, la incapacidad para el trabajo. Comer con sobriedad y con el goce de la salud, mis ideas sern claras y felices. Luego continuaba Memnn, no descuidar mi hacienda. Soy hombre moderado. Tengo un capital que me produce buena renta y otro capital que maneja para acrecentarlo el tesorero general de Nnive. Con ellos puedo vivir sin depender de nadie, que es la mayor fortuna. No necesitar nunca ir a besar manos de palaciegos, ni envidiar a nadie, ni de nadie ser envidiado. Amigos tengo dijo, en fin, y los conservar, porque jams he de serles desleal y ellos sern buenos conmigo y yo con ellos; tampoco en esto hay dificultad. Formado as su plan, se puso a pasear por su cuarto y luego se asom a la ventana. Dos seoras que iban por la calle llamaron su atencin; una era vieja y la otra moza, linda y por lo mucho que gema y lloraba deba sufrir una gran pena. Su congoja la favoreca y daba una gracia especial. Impresionado nuestro sabio, no por la belleza de la muchacha, pues estaba seguro de no rendirse a tal debilidad, sino por el desconsuelo de que daba muestra, baj y acercse piadoso a la joven ninivita. Contle sta con la ms ingenua y tierna expresin las maldades de que la haca vctima un to suyo (que no tena), las maas con que la haba privado de una fortuna (que nunca haba posedo) y el temor que le causaban su violencia y brutalidad. Vos parecis hombre discreto le dijo. Si me hicieseis el favor de venir a mi casa yo os explicara mi situacin y estoy segura de que me sacarais del apuro en que me veo. No tuvo reparo Memnn en acompaarla para examinar despacio sus asuntos y darle buenos consejos. Una vez en su casa condjole, la afligida damisela, a una alcoba perfumada, le dijo que se sentase en un blando sof que all haba y sentse ella frente a l. Hablaba la joven bajando los ojos y enjugndose las lgrimas de vez en cuando. Al levantarlos siempre se cruzaban sus miradas con las del sensato Memnn. Sus palabras se hacan ms afectuosas cuando ambos se miraban. Memnn se interesaba ms y ms en lo que oa, aumentando su deseo de servir a tan hermosa y desdichada criatura. Con el calor de la conversacin, se fueron acercando poco a poco, hasta que los consejos de Memnn hicironse tan cariosos y prximos a la muchacha, que ni sta ni aqul saban ya dnde estaban, ni si realmente hablaban o no. Fue en este momento preciso cuando, como ya el lector se habr imaginado, se present el to, armado de punta en blanco. El hombre empez a vociferar y a decir que iba a matar a su sobrina y al sabio Memnn. Luego, ya calmado, manifest que slo les

perdonara si el galante caballero le entregaba una fuerte cantidad. Memnn le dio cuanto dinero tena. Y menos mal que su aventura no le trajo consecuencias peores, pues todava no se haba descubierto Amrica y las bellas afligidas no resultaban tan peligrosas como en nuestros tiempos. Confuso e indignado, Memnn volvi a su casa, donde le esperaba la invitacin de unos amigos para comer con ellos. Si me quedo solo en casa dijo me entristecer ms y puedo caer malo; mejor es ir a comer en su compaa, que al fin son amigos ntimos; me distraer y olvidar el disparate que he cometido. Fue a la comida, y sus amigos, viendo que estaba algo triste, le obligaron a que bebiese para disipar su melancola. El vino, si se bebe con moderacin es medicina para el nimo y para el cuerpo; as pensaba el sabio Memnn, pero a pesar de ello se embriag. Propusironle jugar a los naipes; el juego, cuando no se exponen cantidades importantes, es una diversin inocente. Pero Memnn perdi cuanto llevaba en el bolsillo, y cuatro veces ms sobre su palabra. Una de las jugadas produjo una disputa, e irritados los nimos, el ms ntimo de aquellos amigos suyos le tir a la cabeza un cubilete, con tanta fuerza, que le salt un ojo. Total, que llevaron a su casa al sabio Memnn borracho, sin dinero y con un ojo menos. Despus de dormir un rato, Memnn enva a su criado a casa del tesorero general de Nnive para que le diera dinero y poder pagar a sus amigos las deudas del juego. A poco vuelve su criado con la noticia de que el tesorero ha suspendido pagos y defraudado una gran cantidad. Angustiado Memnn corre a Palacio con un parche en el ojo y un memorial en la mano, pidiendo justicia al rey contra el tesorero. En la antecmara vio a muchas damas, todas como peonzas al revs, con elegantes tontillos de cinco metros de circunferencia y diez de cola. Una dama que le conoca, dijo, mirndole a hurtadillas: Jess, qu horror! Y otra, que era muy amiga suya: Buenas tardes, seor Memnn le dijo, cunto me alegro de veros seor Memnn. Crame que me encanta encontraros. Pero decidme, quin os ha dejado tuerto, seor Memnn? Dicho esto se fue sin aguardar respuesta. Ocultse Memnn lo mejor que pudo en espera de que pasase el rey y cuando ste apareci, Memnn, despus de besar el suelo tres veces, le alarg un memorial, que tom el soberano con mucha afabilidad y pas a uno de sus ministros para que se informase. El ministro llam aparte a Memnn, para decirle en tono de mofa no exento de clera: Sois un tuerto bastante atrevido. Por qu habis entregado al rey un memorial en vez de envirmelo a m? El tesorero es hombre honesto y yo le protejo porque es sobrino de una doncella de mi querida. No deis un paso ms en este asunto si no queris perder el ojo sano que os queda. De esa suerte, Memnn, que por la maana haba tomado la resolucin de no amar, de no acudir a festines, ni jugar, ni reir con nadie, ni, sobre todo, poner los pies en Palacio, antes de anochecer haba sido engaado por una mujer, se haba emborrachado, haba jugado, le haban saltado un ojo en una ria y haba ido a Palacio donde se burlaron de l. Confuso, abrumado por sus desgracias, regres a su casa. Al ir a entrar vio que se hallaba llena de alguaciles y escribanos, que le estaban embargando los muebles a peticin de sus acreedores. Casi sin sentido permaneci inmvil bajo una palmera. A poco acert a pasar por all la bella damisela de aquella maana. Iba paseando

con su amado to y no pudo contener la risa al observar a Memnn con su parche. Ya de noche se acost Memnn sobre un montn de paja, cerca de los muros de su casa. Acometile un acceso de fiebre y con ella una pesadilla: se le apareci en su letargo un espritu celeste, resplandeciente como el sol y provisto de seis hermosas alas, pero sin pies, cabeza ni cola, un ser que no tena semejanza con ninguna criatura humana. Quin eres? le dijo Memnn. Tu genio protector le respondi la aparicin. Pues devulveme repuso Memnn mi ojo, mi salud, mi dinero y mi cordura. Y en seguida le cont todo lo que haba perdido aquel da y de qu manera. Aventuras son esas replic el espritu que nunca suceden en el mundo donde nosotros vivimos. Pues, en qu mundo vivs? Mi patria dista quinientos millones de leguas del sol, y es aquella estrellita junto a Sirio que puedes observar desde aqu. Admirable pas! dijo Memnn. As pues, no tenis all bribonas que engaen a los hombres de bien, ni amigos que les estafen su dinero y les destrocen un ojo, ni deudores que quiebren, ni ministros que se ran de vosotros mientras os niegan justicia? No le dijo el habitante de la minscula estrella. Nada de eso; no nos engaan las mujeres, porque no las hay; no somos glotones, porque no comemos; no nos pueden sacar los ojos, porque en nada se parece nuestro cuerpo al vuestro; ni los ministros cometen injusticias, porque todos somos iguales y no hay ministros. Dijle entonces Memnn: Pero sin mujeres y sin comer, en qu pasis el tiempo? En cuidar dijo el genio de los dems mundos que estn a nuestro cargo. Por eso he venido a consolarte. Ay! replic Memnn. Y por qu no vinisteis anoche para evitar que hiciera tanto disparate? Porque fui a consolar a Asan, tu hermano mayor, que es ms desventurado que t, pues has de saber que Su Graciosa Majestad el Rey de las Indias, en cuyo palacio tiene el honor de ocupar un cargo, le mand arrancar los dos ojos por haber cometido leve falta. Ahora le tienen en un calabozo amarrado de pies y manos. Pardiez! exclam Memnn. Pues s que nos sirve de mucho a la familia, que nos proteja un genio bueno! De dos hermanos que somos, el uno est ciego y el otro tuerto, el uno tirado entre paja y el otro en una crcel. Tu suerte cambiar dijo el genio protector. Verdad es que ya en toda tu vida no dejars de ser tuerto; pero aparte de eso, sers feliz a condicin de que no cometas nunca la locura de pretender ser cuerdo del todo. Es que eso no es posible? pregunt Memnn reprimiendo un sollozo. No. Como no es posible ser del todo inteligente, del todo sano, del todo poderoso o del todo feliz. Nosotros mismos estamos lejos de serlo. Sin embargo, existe un mundo donde eso se logra; pero a ese slo se llega despus de pasar grado a grado por los cien mil millones de mundos que ruedan por el espacio. En el segundo hay menos placer y menos sabidura que en el primero; en el tercero menos que en el segundo, y as sucesivamente hasta el ltimo, en el que ya todos sus habitantes estn locos del todo. Mucho me temo dijo Memnn, que esa gran casa de orates del universo lo sea precisamente el mundo en que vivimos nosotros. No tanto, no tanto dijo el espritu; pero cerca le anda. Entonces replic Memnn, ciertos poetas y ciertos filsofos que afirman que todo es como debe ser estn equivocados?

No. Tienen razn dijo el filsofo del otro mundo, si consideramos el universo en su conjunto Ah! respondi el pobre Memnn. Ah tenis una cosa en que no creer mientras sea tuerto.

En mis viajes encontr un brahma anciano, sujeto muy cuerdo, instrudo y discreto, y con esto rico, cosa que le haca ms cuerdo; porque como no le faltaba nada, no necesitaba engaar a nadie. Gobernaban su familia tres mujeres muy hermosas, cuyo esposo era; y cuando no se recreaba con sus mujeres, se ocupaba en filosofar. Viva junto a su casa, que era hermosa, bien alhajada y con amenos jardines, una india vieja, tonta y muy pobre. Djome un da: Quisiera no haber nacido. Preguntle porqu, y me respondi: - Cuarenta aos ha que estoy estudiando, y los cuarenta los he perdido; enseo a los dems y lo ignoro todo. Este estado me tiene tan aburrido y tan descontento, que no puedo aguantar la vida; he nacido, vivo en el tiempo, y no s qu cosa es el tiempo; me hallo en un punto entre dos eternidades, como dicen nuestros sabios, y no tengo idea de la eternidad; consto de materia, pienso, y nunca he podido averiguar la causa eficiente del pensamiento; ignoro si es mi entendimiento una mera facultad, como la de andar y digerir, y si pienso con mi cabeza lo mismo que palpo con mis manos. No solamente ignoro el principio de mis pensamientos, tambin se me esconde igualmente el de mis movimientos; no s porqu existo, y no obstante todos los das me hacen preguntas sobre todos estos puntos; y como tengo que responder con precisin y no s que decir, hablo mucho, y despus de haber hablado me quedo avergonzado y confuso de m mismo. Peor es todava cuando me preguntan si Dios es eterno. A Dios lo pongo por testigo de que no lo s, y bien se echa de ver en mis respuestas. Reverendo Padre, me dicen, explicadme cmo el mal inunda la tierra entera. Tan adelantado estoy yo como los que me hacen esta pregunta: unas veces les digo que todo est perfectsimo; pero los que han perdido su patrimonio y sus miembros en la guerra no lo quieren creer ni yo tampoco, y me vuelvo a mi casa abrumado por mi curiosidad e ignorancia. Leo nuestros libros antiguos, y me ofuscan ms las tinieblas. Hablo con mis compaeros: unos me aconsejan que disfrute de la vida y me ra de la gente; otros creen que saben algo y se descarran en sus desatinos, y todo la angustia que padezco. Muchas veces estoy a pique de desesperarme, contemplando que al cabo de todas mis investigaciones, no s ni de donde vengo, ni qu soy, ni adnde ir, ni qu ser. Causme lstima de veras el estado de este buen hombre, que era el ms racional, y me convenc de que era ms desdichado el que ms entendimiento tena y era ms sensible. Aquel mismo da visit a la vieja vecina suya, y le pregunt si se haba apesadumbrado alguna vez por no saber qu era su alma, y ni siquiera entendi mi pregunta. Ni un instante en toda su vida haba reflexionado en alguno de los puntos que tanto atormentaban al buen brahma; crea con toda su alma en Dios y se tena por la ms dichosa mujer, con tal que de cuando en cuando tuviese agua para baarse. Atnito de la felicidad de esta pobre mujer, me volv a ver a mi filsofo y le dije: - No tenis vergenza de vuestra desdicha, cuando a la puerta de vuestra casa hay una vieja autmata que en nada piensa y vive contentsima? - Razn tenis me respondi-, y cien veces he dicho para m que sera muy feliz si fuera tan tonto como mi vecina; ms no quiero gozar semejante felicidad. Ms golpe me dio esta respuesta del buen hombre que todo cuanto primero me haba dicho; y examinndome a m mismo, v que efectivamente no quisiera yo ser feliz a cambio de ser un majadero. Se propuso el caso a varios filsofos, y todos fueron de mi parecer. No obstante,

deca yo para m, rara contradiccin es pensar as, porque al cabo lo que importa es ser feliz, y nada monta tener entendimiento o ser necio. Tambin digo: los que viven satisfechos con su suerte, bien ciertos estn de que viven satisfechos; y los que discurren, no lo estn de que discurren bien. Entonces, es claro que debiera escoger uno no tener migaja de razn , si el algo contribuye la razn a nuestra infelicidad. Todos fueron de mi mismo parecer, pero ninguno quiso entrar en el ajuste de volverse tonto por vivir contento. De aqu saco que si hacemos mucho aprecio de la felicidad, ms aprecio hacemos todava de la razn. Y reflexionndolo bien, parece que preferir la razn a la felicidad, es garrafal desatino. Pues, cmo hemos de explicar esta contradiccin? Lo mismo que todas las dems, y sera el cuento de nunca acabar.

Deca un da el gran filosofo Citofilo a una dama desconsolada, y que tenia sobrado motivo para estarlo: seora, la reina de Inglaterra, hija del gran Enrique cuarto, no fue menos desgraciada que vos: la echaron de su reino; se vio a pique de perecer en el ocano en un naufragio, y presencio la muerte del rey su esposo en un patbulo. Mucho lo siento, dijo la dama; y volvi a llorar sus desventuras propias. Acordaos, dijo Citofilo, de Maria Estuardo, que estaba honradamente prendada de un guapo msico que tenia excelente voz de sochantre. Su marido mato al msico; y luego su buena amiga y pariente, la reina Isabel, que se deca doncella, le mando cortar la cabeza en un cadalso colgado de luto, despus de haberla tenido diez y ocho anos presa. Cruel suceso!, respondi la seora; y se entrego de nuevo a su afliccin. Bien habris odo mentar, sigui el consolador, a la hermosa Juana de Npoles, que fue presa y ahorcada. Una idea confusa tengo de eso, dijo la afligida. Os contare, aadi el otro, la aventura sucedida en mi tiempo de una soberana destronada despus de cenar, y que ha muerto en una isla desierta. Toda esa historia la s, respondi la dama. Pues os dir lo sucedido a otra gran princesa, mi discpula de filosofa. Tena su amante, como le tiene toda hermosa y gran princesa: entro un da su padre en su aposento, y cogi al amante con el rostro encendido y los ojos que como dos carbunclos resplandecan, y la princesa tambin con la cara muy encarnada. Disgusto tanto al padre el rostro del mancebo, que le sacudi la ms enorme bofetada que hasta el da se ha pegado en toda su provincia. Cogi el amante las tenazas, y rompi la cabeza al padre de la dama, que estuvo mucho tiempo a la muerte, y aun tiene la seal de la herida: la princesa desatentada se tiro por la ventana, y se estropeo una pierna, de modo que aun el da de hoy se le conoce que cojea, aunque tiene hermoso cuerpo. Su amante fue condenado a muerte, por haber roto la cabeza a tan alto prncipe. Ya podis pensar en que estado estara la princesa, cuando sacaban a ahorcar a su amante; yo la iba a ver con frecuencia, cuando estaba ella en la crcel, y siempre me hablaba de sus desdichas. Pues porque no queris que me duela yo de las mas? le dijo la dama. Porque no es acertado dolerse de sus desgracias, y porque habiendo habido tantas principales seoras tan desventuradas, no parece bien que os desesperis. Contemplad a Hecuba, contemplad a Niobe. Ha, dijo la seora, si hubiera vivido yo en aquel tiempo, o en el de tantas hermosas princesas, y para su consuelo les hubierais contado mis desdichas, os habran acaso escuchado? Al da siguiente perdi el filsofo a su hijo nico, y falto poco para que se muriese de sentimiento. Mando la seora hacer una lista de todos los monarcas que haban perdido a sus hijos, y se la llevo al filosofo, el cual la ley, la encontr muy puntual, y sigui llorando. Al cabo de tres meses se volvieron a ver, y se pasmaron de hallarse muy contentos. Levantaron entonces una hermosa estatua al tiempo, con este rotulo: AL CONSOLADOR

Recibirá notificaciones por correo electrónico con respecto a la actividad de su cuenta. Puede administrar estas notificaciones en la configuración de su cuenta. Nos comprometemos a respetar su privacidad.






Cuentos Borgeanos - Resistir


http://www.biosciences.uphero.com/534889/foro-santo-tomas-moro.html

equitativo.webege.com

psicologia sexo amor sexo doloroso - centrales electricas subestaciones - land of the lost movie trailer - tratamiento de las condiciones pre cancerosas - pobladores de pisagua y diputado chileno - comentarios - denuncian amenazas de muerte a alcalde de bogota y dirigentes - palestralocal noticia al momento - angel zapata entrevista a medardo fraile - normas legales oficiales del ano 2011 en el mes de octubre fecha - capitulo iii separacion de cuerpos como medida - cristina alberdi en el gato al agua la izquierda quiere ligar a la - revista arbil n 75 los conservadores eco de los progresistas - informe anual de la coordinadora de derechos humanos - instalar windows 7 desde memoria usb facilmente -

 

 

 

No hay comentarios para este post
 

 

Envianos tus comentarios!

beruby.com - Empieza el día ahorrando


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13  

www.violetero.webege.com Todos los derechos reservados (novelas y cuentos)